Bertolucci fue el más internacional de los cineastas italianos

ROMA.- BERNARDO BERTOLUCCI (16 de marzo de 1941-26 de noviembre de 2018) cumpliría 80 años, el más internacional de los cineastas italianos. Ha sido el único realizador de la península que obtuvo un Oscar al Mejor Director en 1988, gracias a EL ÚLTIMO EMPERADOR, que le llevó a ganar nueve estatuillas.

En su casa de Roma tampoco faltaban los Globos de Oro, los premios a la carrera de la Mostra de Venecia y de la Academia de Los Ángeles, el Leopardo de Honor en Locarno y una avalancha de premios nacionales, incluidos David di Donatello, Nastri d’Argento y Ciak d’oro.

El de Bertolucci fue un camino surcado por éxitos (su estrella brilla en el Camino de la Fama de Los Ángeles) al igual que en suelo italiano donde inició con su ópera prima, La commare secca (1962) y en la escena internacional con la nominación al Oscar por Il conformista (1970).

Habría cumplido 80 años si la enfermedad no se hubiera apoderado de él, primero por una cirugía de espalda incapacitante y luego por un tumor incurable que le ocasionó su deceso el 26 de noviembre de 2018.

Cuatro años antes, su ciudad natal, Parma, le regalaba la satisfacción tal vez ambicionada en secreto: un título honorífico en historia y crítica de las artes escénicas.

Con su habitual sonrisa irónica, Bertolucci subió al palco para una memorable lección magistral que recorrió todas las etapas de su vida artística, comenzando por la infancia y la enseñanza de su padre, el poeta Attilio, para luego continuar un viaje como un eterno adolescente, con los ojos muy abiertos frente al “misterio del cine”.

De hecho, ese es el título del libro que, gracias a la pasión de su esposa, Claire Peploe, llega hoy a las librerías de Italia y reproduce aquella mágica lección, un ejercicio de sinceridad, memoria, poesía y técnica que recorre con mirada lúcida toda su obra.

El editor de libro, Michele Guerra, recordó que aquel día, tras haber entregado su diploma en la cátedra, el 16 de diciembre de 2014, fue para Bertolucci un verdadero “regreso a casa”.

La ocasión estuvo teñida de emoción y recuerdos, como para marcar la verdadera característica que connota su éxito: llevar su tierra a los rincones más recónditos del mundo, de China al Tíbet, del Sahara a París, sin arrancar nunca sus raíces, extraordinariamente evidente en el poema más ambicioso, el díptico del Novecento.

Bertolucci fue, antes que nada, un poeta, si bien la impronta paterna se revela solo en una antología adolescente, En busca del misterio, publicada en 1962 y premiada como ópera prima.

El cineasta fue un poeta por su visión casi infantil del cine como una linterna mágica del inconsciente, un lugar de sombras y ambigüedad en el que el hombre se pierde en busca de sí mismo mientras la sociedad que lo rodea lo transforma y lo desborda todo.

También lo fue al dejar la universidad para seguir a otro poeta, Pier Paolo Pasolini, elegido como maestro y a quien acompañó en el descubrimiento del “oficio” cinematográfico en el set de Accattone, en el que ambos debutaron, uno como director, el otro como aprendiz.

La poesía estuvo presente incluso en los viejos por el mundo, en la búsqueda de un secreto que llevaba dentro y que proyecto en el niño emperador de su “kolossal” sobre la reencarnación de Buda o en los dos niños amigos, obligados luego a crecer como Italia a través del fascismo en Novecento.

En un examen más detenido, muchas de sus películas revelan un punto de vista secretamente infantil o adolescente: tanto en Antes de la revolución (rodada en Parma) y en El Conformista, en los godardianos Socio, Último tango en París y, más tarde The Dreamers, en el inquieto Joe de La Luna, en la chica viajera de Té en el desierto y en la soleada Lucy de Yo bailo solo, hasta el adolescente Lorenzo en su última película , Tú y yo de 2012.

Evidentemente hay excepciones, cuando Bertolucci mira las transformaciones de su país con un ojo desencantado entre La estrategia de la araña, la otra cara de El conformista; La tragedia de un hombre ridículo, el pensativo Asedio, que es quizás su última y verdadera obra maestra.

El deseo que deja Bertolucci en las páginas de su libro es precisamente que el cine italiano recupera pronto su madurez, que vaya de la mano de una constante estatura internacional, pero en la que no se menoscaben las dos fortalezas de su obra: la luz del asombro de la mirada de un niño la mirada y la fuerza consciente de las propias raíces.

La última mención de su título honorífico lo devuelve a su verdadero mundo incluso hoy.

“Parma y las tierras bajas y colinas que la rodean -leemos- han aparecido en muchas de sus películas, desde Antes de la revolución en adelante, testificando el profundo vínculo que ha mantenido Bernardo Bertolucci con sus lugares de origen”.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s