Tom Hanks reanuda film de Elvis Presley, del cineasta Baz Luhrmann

SIDNEY.- La película de Elvis Presley de Baz Luhrmann tiene el 23 de septiembre como fecha para reanudar el rodaje en la Gold Coast de Queensland en Australia, luego de una pausa forzada en marzo, cuando uno de los protagonistas, Tom Hanks, y su esposa Rita Wilson, se infectaron con Covid-19. Así lo anunció el propio Luhrmann, quien ha dirigido películas como Moulin Rouge, Australia y El gran Gatsby, entre otras.

En la película, el doble ganador del Oscar Tom Hanks es el ‘coronel’ Tom Parker, el manager del cantante, interpretado por Austin Butler (Érase una vez en… Hollywood), mientras que Olivia DeJonge (Stray Dolls) es Priscilla Presley. La película de Warner Bros cubre la dinámica entre Presley y Parker a lo largo de 20 años, “con el telón de fondo del panorama cultural en evolución y la pérdida de la inocencia en Estados Unidos”.

Hanks llegó en un jet privado el martes por la noche y se aloja en un hotel de Gold Coast, que no es uno de los hoteles designados por el gobierno estatal, para la cuarentena de dos semanas de los que llegan a Australia, con los servicios de seguridad pagados por la producción.

Hanks interpretará al coronel Tom Parker, representante de Elvis y una persona crucial en la carrera del rey del rock and roll.

Luhrmann todavía no ha escogido a un actor para interpretar al músico, aunque Variety señaló que está buscando a un intérprete que no sea conocido por el gran público.

Esta cinta del estudio Warner Bros. cuenta con un guion de Kelly Marcel, que escribió largometrajes como Fifty Shades of Grey (2015) o Venom (2018).

Ganador de dos Óscar al mejor al mejor actor por los filmes Philadelphia (1993) y Forrest Gump (1994), Hanks estrenará este año A Beautiful Day in the Neighborhood, un biopic sobre el presentador de televisión Fred Rogers; y prestará su voz de nuevo al vaquero de juguete Woody en la cinta animada Toy Story 4.

Por su parte, el realizador australiano Baz Luhrmann alcanzó la fama gracias al musical sobre un cabaret de París Moulin Rouge!, para el que contó con Nicole Kidman y Ewan McGregor como estrellas.

Luhrmann fue nominado al Oscar a mejor película por esa cinta.

Su filmografía incluye otros títulos como Romeo + Juliet (1996), Australia (2008) o The Great Gatsby (2013).

Fallecido en 1977 a los 42 años, Elvis fue una de las figuras clave de la cultura popular en el siglo XX y del despegue del rock and roll en los años 50.

Su carrera incluye éxitos como Suspicious Minds, Hound Dog, Jailhouse Rock o Can’t Help Falling in Love.

Además, el mito de Elvis sigue siendo muy lucrativo ya que en 2018 fue con 40 millones de dólares el artista fallecido que generó más ingresos para sus herederos, según la lista anual que publica la revista Forbes y que el año pasado encabezó Michael Jackson con 400 millones.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Justo en su cumpleaños 60, Antonio Banderas da a conocer tiene covid-19

ROMA.- Vaya cumpleaños el que “celebra” el actor malagueño ANTONIO BANDERAS, a través de sus redes dio a conocer que ha dado positivo a covid-19 y se encuentra en cuarentena.

El mismo Banderas ha confirmado el contagio a través de sus cuentas de Instagram y Twitter junto a una imagen suya de la infancia: “Quiero hacer público que hoy, 10 de agosto, me veo obligado a celebrar mi 60 cumpleaños siguiendo cuarentena al haber dado positivo en la enfermedad covid-19, causada por el coronavirus”.

Si existe un lugar donde Josè Antonio Domínguez Bandera, conocido en todo el mundo como ANTONIO BANDERAS, tiene derecho a celebrar un cumpleaños que nunca olvidará – sus 60 años mañana – es Málaga donde nació el 10 de agosto. en 1960 por un padre policía y una madre maestra, mientras caían las estrellas en la noche de San Lorenzo. Málaga es la cuna, Málaga es el refugio, Málaga es la ciudad del corazón. De aquí partió a los 19 años con un diploma de la escuela de arte dramático en el bolsillo y la decepción de una carrera como futbolista en el club de la ciudad por una fractura en el pie.

Buscaba fortuna en los escenarios de Madrid y mientras se ganaba el pan entre el arte y la artesanía (también era modelo y camarero) el destino le hace conocer a un hermano mayor por elección propia, Pedro Almodóvar, ya definido como el talento naciente del posfranquista gracias a su deslumbrante debut con Pepi, Luci, Bon y las chicas del montón en 1980.

La correspondencia artística entre los dos fue inmediata y en 1982 estuvieron juntos en el plató de Labirinto di passioni. A Banderas se le asigna un pequeño papel, el del terrorista Sdec que tiene una fugaz historia de amor con Riza Niro, la monarca exiliada inspirada caprichosamente por el Sha de Persia: un destino singular para el actor que se convertirá en un símbolo sexual amado por las mujeres. al otro lado del mundo: “Es gracioso – dice de sí mismo – pero en mis más de 100 películas he sido más homosexual que latin lover. Y ciertamente no están en la vida cotidiana. En cambio, me he ganado una reputación de seductor que ahora acepto sin vergüenza, pero siempre lo encuentro vagamente surrealista “.

A pesar de tanto cine, muchas veces elegido sin criterio en la ruta Madrid-Hollywood, Antonio Banderas siempre ha llevado el teatro en su corazón: afirmado y rico, no dudó ni un momento cuando le propusieron volver como profesor y productor: hace unos años fundó su Academia, el Teatro Soho Caixa Bank de Málaga donde estudian 600 alumnos de toda España y hace un año puso en escena su versión de A Chorus Line allí.

 Las colaboraciones con Almodóvar son por ahora siete (más un cameo) y marcan su carrera: estuvo en Matador y en La ley del deseo, ganó la atención internacional con Mujeres al borde de un crisis nerviosa (1988) y después de Legami al año siguiente se fue de Europa a América gracias a imagen que su pigmalión le había cosido: una mezcla de testosterona, bondad, fuerza irónica e histriónico controlado. 

Pero en 2011 regresó de Almodóvar (La piel che habito) para reconstruir un vínculo con sus raíces y ocho años después, haciéndose “doble” de su maestro frente a la cámara, conquistó primero La Palma con Dolor y Gloria, oro en Cannes y luego la nominación al Oscar (una primicia en su palmarés). Mientras tanto, se había convertido en una promesa y luego en un “valor seguro” del cine escapista al estilo de Hollywood. 

Ha trabajado con grandes como Jonathan Demme (el aclamado Philadephia todavía en el papel de un gay), Neil Jordan (Entrevista con el vampiro), Alan Parker (Evita), De Palma (Femme fatale), Incluso Woody Allen (Conocerás al hombre de tus sueños), ha hecho una amistad férrea con Robert Rodríguez desde Desperado hasta Spy Kids, ha atravesado todos los géneros (incluso con la nostalgia de haber hecho más acción esa comedia), pero fue con La máscara del Zorro de Martin Campbell (1998) que se convirtió en una verdadera estrella. A pesar del fracaso de la secuela, esa película ahora es su marca registrada y los duetos con Catherine Zeta Jones por un lado y Anthony Hopkins por el otro son ahora legendarios. (1998) de Martin Campbell, quien se convirtió en una verdadera estrella. 

Guapo y mediterráneo, irónico y atlético, romántico y frágil, seductor y caballero, Antonio Banderas domina la escena americana de principios del siglo XXI. También le ayuda la inquebrantable relación amorosa con Melanie Griffith, la paternidad de la bella Stella (comparte escena con ella y su esposa en su primer director Crazy in Alabama, 1999), el cariño que siempre ha mostrado por su hijastra Dakota. Johnson. 

En 2015 cuando Banderas cambie de pareja por tercera vez (en España se casó con la actriz Ana Leza desde muy joven) uniéndose a la holandesa Nicole Kimpel que hoy maneja su vida y estuvo cercana a él en 2017 después de sufrir un infarto.

Caprichoso, vital, leal, curioso, Antonio Banderas es un actor al que siempre le ha gustado escapar de la coacción del modelo que lo caracteriza. También por esta razón aceptó de buen grado convertirse en una caricatura de sí mismo primero como El gato con botas en Shrek (en la que dobló a su doble animado tanto en inglés como en español y luego en italiano) y luego con la serie de chat de comercial del Mulino Bianco. Hay un sprite inquieto que siempre lo acompaña en el plató y que le ha hecho dar lo mejor de sí en películas que no siempre son perfectas (como el hermoso noir apocalíptico Automata de Gabe Ibáñez en 2014, pero también los valientes Panama Papers por Soderbergh en 2019).

Ahora tiene otra película en puerta que parece seguir sus elecciones habituales: puro cine de entretenimiento, sin mucha inventiva, a la espera de las oportunidades de calidad que una vez más llegarán de su Europa: la convulsa Los nuevos mutantes, fuera del establo de Marvel, pero pospuesto demasiadas veces para no plantear dudas. Mejor apostar por la Competencia oficial de la prometedora pareja Mariano Cohn-Gaston Duprat en la que hará un dueto con una amiga de toda la vida como Penélope Cruz. Ambos quieren confirmación y pueden volver a brillar junto con una comedia llena de adrenalina ambientada en el mundo del cine. 

Para Antonio se trata de jugar en casa. ¿Hay algún aire de confirmación tras el gran regreso de Dolor y gloria?

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Musicales, la pasión y el legado del cineasta Alan Parker, quien falleció a los 76 años

LONDRES.- El realizador británico ALAN PARKER, director de películas como Midnight’s Escape (Expreso de medianoche), Mississippi Burning, Will be Famous y Evita, murió a los 76 años . El British Film Institute dio a conocer que el cineasta falleció después de una “larga enfermedad”. 

PARKER estaba orgulloso de su título de baronet, otorgado por la reina Isabel en 2002 para coronar una carrera exitosa, pero estaba igualmente orgulloso de sus orígenes humildes y el acento cockney, que lo exhibió casi como un signo distintivo. ALAN PARKER era un británico de pura sangre nacido y criado en el suburbio londinense de Islington, de madre costurera y padre pintor de casas. 

En la escuela no era un alumno modelo, pero con tenacidad se aplicó en materias científicas y cosechó elogios entre sus compañeros de clase por su habilidad como narrador, a gusto con los géneros más diversos. Le gustaba la fotografía y amaba la música, especialmente la estadounidense traída por los marines a Inglaterra, tal como nació, en 1944, el año del Día D. A los 18 años abandonó el estudio para ganarse su libertad como mensajero en una agencia de publicidad: él no lo sabía, pero habría sido su suerte, ya que pronto todos lo apreciaron como redactor y narrador.

Uno de los primeros en darse cuenta de esto fue uno de los grandes productores de su generación, Alan Marshall, quien junto con David Puttnam habría sido su amigo y pigmalión. Gracias a Marshall, de hecho, habría diseñado y dirigido sus primeros comerciales y luego se habría convertido en el socio creativo de una de las agencias más buscadas en el mundo anglosajón.

“En ese momento, dijo Parker, ya no había una industria cinematográfica inglesa; después de la última ola de ‘enojo’ a principios de la década de 1960, fue el turno de anunciantes como yo que se convirtieron en directores gracias a los comerciales con los que tenían pasado el desorden “. 

Después de muchos premios en publicidad y un buen debut como guionista gracias a David Puttnam (Melody de 1971), para Parker como para Ridley Scott y Hugh Hudson, el momento de su debut como director llega en 1976: elige un camino propio, que del musical ambiental estadounidense pero todos actuaron y para niños, Little gangsters. 

El protagonista es la generación de gángsters de prohibición como Al Capone y Bugsy Malone, pero sus armas se tuercen en la cara y explotan bocanadas. Los actores en ciernes son Jodie Foster y Scott Baio, la música es de Paul Williams, quien también se encuentra entre los adultos a quienes se confían las canciones. “Siempre me ha encantado trabajar con niños y adolescentes”, dijo el director, porque siempre te dan algo que no esperas. Pero no tengo reparos en admitir que con esa primera película quería sobre todo subvertir algunas reglas del género musical y hacerme notar en Hollywood “.

Vale la pena una invitación al festival de Cannes para Parker, la llamada en espera a Hollywood y el contrato para el posterior Midnight Escape con Brad Davis y John Hurt. Marshall y Puttnam producen, el guionista escribe al novato Oliver Stone, el thriller de la prisión (basado en una historia real) viaja por el mundo, corre por seis Oscar y gana dos por el guión y la música de Giorgio Moroder.

Dos años después, sin embargo, Parker vuelve a su género favorito, el musical con otra película de culto: Serán famosos (1980) ambientada en la escuela de música y danza más famosa de Nueva York con Irene Cara entre un enjambre de debutantes talentosos. “No quería la película musical habitual en la que la acción se detiene para que la gente cante”, dijo Parker, sino una verdadera odisea de jóvenes músicos enfermos de pasión, vida, Podrá abarcar desde historias íntimas (el autobiográfico Shoot the moon) hasta dramas humanos (Birdy, su obra maestra según los críticos), desde frescos sociales (Cenizas de Angela) hasta noir (Mississippi Burning), desde el juicio (David Gale) hasta el horror (el visionario Angel Heart, con Al Pacino). 

Pero la música sigue siendo su verdadera pasión y obsesión: Pink Floyd the Wall, Evita, Los compromisos (quizás su película más querida). Podrá abarcar desde historias íntimas (el autobiográfico Shoot the moon) hasta dramas humanos (Birdy, su obra maestra según los críticos); desde frescos sociales (Cenizas de Angela) hasta noir (Mississippi Burning), desde el juicio (David Gale ) hasta el horror (Angel Heart, con Al Pacino).

Su formidable habilidad técnica, el ritmo milimétrico con el que dirige cada escena, la sabiduría con la que maneja a los actores como en una coreografía al estilo del Hollywood más clásico, son los signos que lo hacen siempre reconocible incluso en la diversidad de opciones narrativas. 

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Guillermo del Toro comienza a filmar “Nightmare Alley” en set “aséptico”

SAN DIEGO.– El cineasta mexicano GUILLERMO DEL TORO rodó las primeras tomas de Nightmare Alley, protagonizada por Cate Blanchett y Bradley Cooper, en un set aséptico como un quirófano, atendiendo a las restricciones impuestas por la pandemia.

Realizar una película durante esta emergencia es como “rodar en un gran quirófano. Debe estar esterilizada, tener todas las condiciones ‘clínicas’ pero al mismo tiempo tiene que permitir que comience el carnaval”, sostuvo Del Toro sobre la filmación de su nuevo thriller psicológico, que también cuenta con la actuación de Rooney Mara.

El realizador mexicano, ganador de dos premios Oscar en 2018 por La forma del agua, habló con la prensa en el panel que compartió con Scott Cooper –director de un esperado thriller de terror, Antlers, producido por Del Toro- en el marco de la Comic-Con 2020, que habitualmente se realiza en San Diego y este año se celebra de manera virtual por la pandemia.

En Comic-con@home se pueden seguir los eventos y conferencias de la Convención Internacional de comics, que también presenta adelantos de nuevas series y películas.

Filmar en tiempos de coronavirus “hace que todo sea diferente, incluso el modo en el que organizas a los extras en el set y cómo los involucras. Normalmente se hace a diario, pero ahora tienen que ser contratados durante varias semanas, aun cuando haya días en que no tienen escenas”, explicó Del Toro. Detalló que eso “se hace para evitar que durante sus pausas de rodaje vayan a trabajar en otras películas y luego deban permanecer en cuarentena antes de poder volver al set. Deben ser ‘monógamos’ con el proyecto”.

El director de El laberinto del Fauno reflexionó sobre la situación actual por el coronavirus.

“Pienso que esto durará meses y la elaboración será interesante. Para mí, hacer películas consiste en extraer belleza de la adversidad”, afirmó. Nightmare Alley, basada en la novela homónima que William Lindsay Gresham, publicó en 1946, está protagonizada por Stan (Cooper), un ladrón que se asocia con una psiquiatra (Blanchett) para convencer a las personas de que les confíen su dinero.

La novela tuvo su primera adaptación en 1947, dirigida por Edmund Goulding e interpretada por Tyrone Power, Joan Blondell y Coleen Gray. “Es una bendición tener a este elenco pero continuamente tenemos que programar los rodajes porque todos ellos son muy requeridos y tratan de conciliar con sus otros compromisos”, relató el cineasta. “Sin embargo, considero que para cada problema en cada film hay una solución satisfactoria. A veces no resulta fácil verla pero creo que hallamos la clave para hacer funcionar todo”, sostuvo.

Del Toro comparó la preparación de una película con el lanzamiento “de una nave espacial: por más detallista que seas en el momento de la cuenta regresiva siempre te invade el terror de que todo explote, y es una sensación que te queda por cierto tiempo”.

En tanto, Antlers –cuyo estreno estaba previsto en abril pasado y por la pandemia se pospuso para el 19 de febrero de 2021-, está protagonizada por KeriRussell (The Americans) y reinterpreta en una historia contemporánea al “wendigo”, figura demoníaca que pertenece a la mitología de los pueblos originarios estadounidenses.

“Es considerado un espíritu que refleja la venganza contra el género humano que abusa de la naturaleza”, sostuvo Cooper, director de películas como Crazy Heart y Hostiles.

“Ciertamente, continuamos abusando de la Madre Tierra, así como abusamos de los nativos americanos”, reflexionó. El objetivo de Cooper era rodar un filme “desconcertante, con un componente humano y emotivo muy fuerte pero también aterrorizante”.

Del Toro, productor de la película, sostuvo que un componente que amó del mito del wendigo “es que cuanto más desea más insaciable se vuelve y cuanto más desea más débil deviene. Me parece una metáfora perfecta de la insaciabilidad que existe hoy y de la privación permanente de todo aquello en lo que creemos”.

El cineasta mexicano, por último, habló de su pasión infinita por todos los géneros del cine.

“Walt Disney, Alfred Hitchcock y Luis Buñuel son los directores que más cuentan para mí y considero que actualmente, los hermanos Coen son los mejores realizadores vivos. Son excelentes narradores de historias y tienen mucho misterio”, concluyó.

POR FRANCESCA PIERLEONI/ ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Asmático, Martin Scorsese teme por su vida si se contagia de Covid-19

NUEVA YORK.- “He estado sufriendo de asma toda mi vida, y este virus aparentemente ataca los pulmones con más frecuencia que cualquier otra parte del cuerpo. Me di cuenta de que realmente podía respirar por última vez en esa habitación de mi casa que había sido un refugio y ahora se había convertido en una especie de fortaleza, y comenzaba a sentirme como mi prisión. Me encontraba solo, en mi habitación, viviendo de respiración en respiración”, es lo que el reconocido cineasta MARTIN SCORSESE, de 77 años y asmático desde hace varios años, confiesa en una entrevista con el director de La Civiltà Cattolica, padre Antonio Spadaro.

“En febrero, cuando me di cuenta de que todo se detenía, de que había una ‘pausa’, mi esposa y yo hemos mantenido la cuarentena, quedarnos en casa por un período de tiempo indefinido, y al cabo del tiempo la ansiedad se aparece constantemente. Es una nueva forma de ansiedad. La ansiedad de no saber nada, simplemente nada “, continúa Scorsese. 

“Entonces, algo vino, aterrizó en mí y dentro de mí. No puedo describirlo de manera diferente. De repente, vi todo desde un punto de vista diferente y mejor. Sí, todavía no sabía qué pasaría, pero nadie lo sabía. Podría haberme enfermado y nunca más haber salido de esa habitación, pero si hubiera sucedido, no podría haber hecho nada.

“Todo se volvió más fácil”, dice el director ganador del Oscar, y sentí una sensación de alivio. Y esta conciencia me trajo de vuelta a los aspectos esenciales de mi vida. A mis amigos y a las personas que amo, a las personas que tengo que cuidar, concluyó “.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios