“Bridgerton”, por la igualdad y la inclusión, suma fans por Netflix

LONDRES.– Ambientada en el período Regency de la primera mitad de la década de 1800, BRIDGERTON, recien estrenada en Navidad por Netflix, se ubicó de inmediato entre las diez mejores del mundo, tan sólo el tráiler ha tenido más de 580 mil visitas en Youtube y tantas en Twitter.

BRIDGERTON es una producción de Shondaland, la compañía estadounidense de SHONDA RIHMES, autora de éxitos como Grey’s Anatomy y Scandal. La firma es de Chris Van Dusen Practice, su antiguo colaborador. RHIMES tiene su primera colaboración con Netflix bajo su sello inconfundible: romance, personajes femeninos llevados a la primera vista y misterio. The Bridgertons Chronicle fue realizada en Inglaterra, en la ciudad de Bath, el lugar de nacimiento de las novelas de Jane Austen, y es uno de los ocho proyectos en los que la Shonda Rhimes está trabajando actualmente.

La serie transita entre Gossip Girl y Downton Abbey. La atmósfera de los castillos ingleses, el susurro de la maravillosa ropa en el color de moda en el momento, el polvo azul, los chismes, los escándalos, BRIDGERTON captura al espectador con una historia de época. Los protagonistas son ricos, atractivos y sus historias de amor se entrelazan y causan estragos en la corte.

Incluso dentro de ese tipo de sociedad, se llevan a cabo sutiles luchas de clase alta, con personajes que buscan una escalada social, respetabilidad. Las mujeres jóvenes, educadas en cada formalidad, sólo tienen un propósito: encontrar un marido y posiblemente una nobleza superior, como para los nobles jóvenes, la infelicidad está asegurada si el corazón late para una mujer de clase trabajadora. Tener una boda de alto linaje y al mismo tiempo de amor es como ganar la lotería.

La misteriosa Lady Whistledown -cuya identidad no conocemos hasta el penúltimo marco de la primera temporada- alimenta su periódico con estos secretos, revelando hechos privados. Esta vez dejamos a principios del siglo XX de Downton Abbey para aterrizar en el Londres de la Regencia, una época que va de 1795 a 1837. Un período de excesos para la aristocracia británica, con todo lo que sigue en términos de disfraces, muebles, fiestas deslumbrantes.

Es una serie inspirada en las novelas de Julia Quinn. Shondaland es la saga, publicada entre 2000 y 2016, escrita por la estadounidense Quinn Julia, autora de docenas de novelas premiadas y traducida a más de treinta idiomas y compuesta por ocho novelas, la primera de las cuales, El duque y yo, es la base de la primera temporada. Todas las novelas han sido reeditadas en Italia. Los tres primeros títulos son: Il duca e io, Il visconte che mi amava, La proposta di un gentiluomo. Durante 2021 se publicarán los otros cinco libros: Un hombre para conquistar, Un Sir Philippe con amor, Loving a Libertine, Everything in a Kiss, True Love Exists. Cada uno de los volúmenes contiene, además de la novela, el segundo epílogo escrito por el autor años más tarde).


LA TRAMA:

La historia tiene lugar entre 1813 y 1827 y cuenta las historias de los ocho hijos del vizconde Bridgerton: el primogénito Anthony, luego Benedicto, Colin, Daphne, Eloise, Francesca, Gregory y el pequeño Hyacinth.

En esta primera temporada seguimos a Daphne Bridgerton, interpretada por Phoebe Dynevor, la primogénita de la edad de su marido. Cuando su hermano rechaza su noviazgo, el periódico de escándalo de Londres, dirigido por la misteriosa Lady Whistledown, propaga calumnias sobre la joven. Por lo tanto, Daphne debe hacer malabarismos con su imagen pública y su atracción por el guapo duque de Hastingsun soltero buscado por todas las madres de los debutantes, rebeldes y con un pasado de gran sufrimiento interior. A pesar de que los dos fingen por diferentes razones de estar comprometidos, las chispas vuelan…

UN DATO:

El casting fue inclusivo. Se puede decir que BRIDGERTON es una de las primeras series resultantes de los acuerdos inclusivos lanzados recientemente en Hollywood para hacer el cine más igualitario, en los temas tratados y en la elección de los actores. Después de mucho tiempo favoreciendo a los actores blancos, los directores de casting ahora confían en perfiles de todos los orígenes, frente a los anacronismos.

Mientras que el papel de Daphne Bridgerton ha sido confiado a una actriz blanca, otros personajes son interpretados por personas de color y en los más altos niveles de la escalera social. Así es como la reina Charlotte (Golda Rosheuvel), el apuesto duque de Hastings, interpretado por Regé-Jean Page, originario de Zimbabue, es negro. Lidera el camino en una ola de películas llamadas ‘color color’ en las que el color de la piel no se tiene en cuenta en la elección de los artistas (hay una Mary Queen of Scots con Gemma Chan, una historia de David Copperfield con Dev Patel, por ejemplo).

¿Y LADY WHISTLEDOWN?

La voz de esa señora silbada, que lee los acontecimientos de la aristocracia británica, Lady Whistledown es la de Julie Andrews.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s