En el funeral del príncipe Felipe, la incógnita es si irá su nieto Harry

LONDRES.- 73 años fueron los vividos entre Felipe, el Duque de Edimburgo, fallecido a los 99 años en su cama, como él quería, y su esposa, la reina Isabel II, la mujer con la que compartió más de siete décadas.

La reina, a punto de cumplir 95 años, se queda sola.

El Reino Unido y el mundo se despedían de Felipe de Edimburgo, quien falleció en el Castillo de Windsor, al que había regresado el pasado 16 de marzo tras un mes de hospitalización por una infección agravada por complicaciones cardíacas, justo a tiempo para pasar el Pascua.

El anuncio llegó de parte de la reina Isabel, encomendada a unas pocas líneas, conmovedoras y secas, y confiadas a la sobriedad de un mensaje del Palacio de Buckingham.

“Es con profundo pesar que Su Majestad la Reina anuncia la muerte de su amado esposo, su Alteza Real el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo, quien murió pacíficamente esta mañana en el Castillo de Windsor. La Familia Real se une a las personas de todo el mundo que están en de luto por la pérdida”.

Fueron 73 años de un matrimonio basado en un entendimiento capaz de resistir cualquier desafío.
Los reconocimientos en este sentido son casi unánimes. Por ejemplo, eso se ve en homenajes como los del primer ministro conservador, Boris Johnson, quien recordó al “príncipe Felipe” como “un pilar” para la reina, la monarquía y la nación, en un discurso ante Downing Street.

También señaló que el Duque de Edimburgo fue capaz de “inspirar” a muchos sujetos, para empezar “los jóvenes”. Además, tuvo una “la ética del servicio”, ya madurada como un veterano de guerra de la Royal Navy en la Segunda Guerra Mundial.

También se sumaron a las condolencias el presidente estadounidense Joe Biden, los líderes europeos y el mandatario ruso, Vladimir Putin, además de exponentes religiosos.

Ante el fallecimiento del duque de Edimburgo, se adelantó que el cuerpo será velado en el castillo de Windsor con un servicio religioso en la capilla de St. George, donde contrajeron matrimonio el príncipe Harry y Meghan Markle en el 2018.

Además de ello se ha informado que se llevará a cabo un funeral de acuerdo a la ceremonia real. Hasta el momento ha trascendido que para este sábado 10 de abril la reina Isabel II firmará los ajustes de lo que serán los funerales del príncipe Felipe, mismos que tendrán que adaptarse a los tiempos de la pandemia por COVID-19.

Ante el panorama el Colegio de Armas informó en un comunicado que el funeral del príncipe Felipe se llevará a cabo en la Capilla de St, George, en Windsor, y que este no será un funeral de Estado y que no se instalará una capilla ardiente.

“Los arreglos funerarios han sido revisados ​​en vista de las circunstancias imperantes derivadas de la pandemia de COVID-19 y se solicita con pesar que los miembros del público no intenten asistir o participar en ninguno de los eventos que componen el funeral” indicó el Colegio.

Las banderas de los edificios gubernamentales estarán a media asta hasta un día después del funeral.

Cabe señalar que se espera que todos los miembros de la familia real estén presentes durante las exequias fúnebres que se llevarán a cabo en el palacio de Windsor.

 Los pensamientos de todos ahora “se vuelven” hacia la Reina y la Familia Real, como señaló Johnson.

Pero las curiosidades también se concentran en Su Majestad y en la casa Windsor. Por ejemplo, quienes indagan si el rebelde (y favorito) nieto Harry llegará de Estados Unidos a derramar sus lágrimas, con o sin Meghan.

O entender cómo podrá reaccionar la soberana ante este golpe, ante la pérdida de un referente que nunca falló desde que se casó con él a los 21.

Un hombre con el que todos “tenemos una deuda mayor”, como ella misma dijo hace unos años.

Mientras tanto, hay que definir el marco de la última despedida, en un país en el que el homenaje popular a Felipe -marcado por ramos de flores colocados poco a poco frente a las residencias reales- está frenado por las restricciones de la emergencia por el Covid-19 y por el llamamiento de las instituciones a no reunirse.

Mientras que la Union Jack (bandera del Reino Unido) ya se encuentra a media asta sobre el Palacio de Buckingham y la Abadía de Westminster hace eco de 99 lentas campanadas, minuto a minuto, por cada uno de los años vividos por el príncipe exiliado, que llegó de Grecia con sangre alemana, danesa y rusa en su venas para convertirse en el consorte real más longevo en la historia británica.

Una figura en cuyo honor el gobierno anuncia el duelo nacional, mientras el Parlamento hará una convocatoria el lunes de una sesión conmemorativa extraordinaria, pero no se espera ningún funeral de Estado.

Según lo que “las costumbres y la misma voluntad” del difunto, un espíritu libre respetuoso de las formas y notoriamente refractario a la pompa ceremonial, según el Palacio, se harán funerales solemnes pero privados en la capilla de San Jorge, contigua a Windsor. Castillo; con la reina, el heredero al trono, Carlos, los otros hijos Ana, Andrés y Eduardo, así como nietos y cónyuges.

Mientras, se seguirá insistiendo que el público se quede en casa.

Un pilar del reinado de Isabel II, aunque siempre un paso atrás, con estilo y discreción. Felipe de Edimburgo, después de 73 años como consorte de la Reina, murió el 9 de abril de 2021 casi en el centenario en el castillo de Windsor, donde había regresado hace unas semanas después de un mes en el hospital.

Retirado a la vida privada en 2017, Felipe rara vez apareció junto a la reina Isabel, de casi 95 años, que se casó en 1947 y apoyó lealmente durante más de 7 décadas, antes y después de su llegada al trono. La última pasarela de un evento público había sido incluso hace un par de años, para la enésima boda de una sobrina, Lady Gabriella. Poco después de verse obligado a renunciar a su permiso de conducir y conducir por causar un accidente automovilístico de 97 años cerca de la residencia real de Sandringham.

Los meses más recientes en cambio los habían pasado con Elizabeth en la tranquilidad del castillo de Windsor, en aislamiento preventivo debido a Covid, mostrándose sólo en algunas fotos oficiales: en noviembre para el 73 aniversario de la boda, en enero para ser un testimonio de la seguridad de la vacuna recibida con Su Majestad.

Epílogo de una larga puesta de sol se enfrentó una vez más en parejas con la mujer y la soberana de su destino, a pesar de una hospitalización periódica “precautoria”: en 2017 por gripe, en 2018 para la cirugía de cadera, a finales de 2019 para diversos exámenes y tratamientos; en las últimas semanas por una infección no especificada (ajena a Covid, según el Palacio de Buckingham) seguida de una cirugía cardíaca.

Por otra parte, el dilema de Harry será si reunirse con la Familia Real para el funeral del Príncipe Felipe, dejando a su esposa embarazada Meghan en California. Los planes del segundo hijo de Carlos y Diana siguen siendo inciertos -la noticia llegó a Sussex en la noche de California-, pero para los medios no hay duda: “Estaba muy cerca de su abuelo. Estará ahí, por difícil que sea la relación con los otros Windsor”, dijo una fuente real al New York Post, evocando la ruptura creada por los dos rebeldes que ‘huyeron’ a Estados Unidos y culminó en la impactante entrevista con Oprah Winfrey.


CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

El musical “Diana” estrenará por Netflix y luego lo hará en Broadway

NUEVA YORK.- Un musical sobre la princesa Diana, que terminó “en cuarentena” hace un año debido a la pandemia, se prepara para volver a los escenarios en Broadway, pero esta vez con una fórmula inédita que le permitirá debutar primero en Netflix ante una audiencia global.

Hace un año el telón había caído sobre DIANA después de apenas nueve “previews”.

Una versión de la obra filmada a lo largo de una semana, el pasado septiembre, en un teatro de Broadway totalmente sin público, será difundida en streaming a partir del 1 de octubre, dos meses antes de la reanudación de las previews en el Longacre Theater el 1 de diciembre.

Los productores anunciaron que el estreno del show será dos semanas después, el 16 de diciembre, 625 días después de la fecha original.

Las entradas ya están en venta, y el acuerdo con Netflix serviría para generar interés por el espectáculo en vivo: “Creo que la gente verá el film y se convencerá de venir al teatro personalmente”, dijo al New York Times Frank Marshall, un cineasta que está entre los principales productores del show.

Broadway aún está cerrado debido al Covid, incluso si empiezan a verse algunas luces al final del túnel y se habla con prudencia de una posible reapertura de los teatros al final del verano boreal, también gracias al éxito de las campañas de vacunación que en los últimos días abrieron a los trabajadores del sector teatral.

DIANA, relata la vida y la muerte de la princesa de Gales, es uno de los primeros shows en poner entradas en venta y elegir una fecha específica para la reanudación de la programación.

“Soy optimista por el otoño (boreal), tanto para el cine como para Broadway”, dijo Marshall. Un vocero del show no quiso decir cuánto pagó Netflix por el derecho al streaming.

En el musical Jeanna de Wall encarna a Diana y Roe Hartrampf al príncipe Carlos. La dirección es de Christopher Ashley, premio Tony por Come From Away, con coreografias de Kelly Devine, textos de Joe DiPietro y David Bryan (tecladista de Bon Jovi), que crearon el musical Memphis, otro éxito de Broadway premiado con un Tony.

“Contamos la historia de un matrimonio complicado pero también de un crecimiento personal. Vemos a Diana convertirse en madre, pero los hijos no serán parte del show”, dijo Marshall.

“El legado de la princesa -concluyó. durará para siempre”.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

La familia Real Británica, en boca de todos, de series y películas

LONDRES.-La realidad ha superado durante mucho tiempo la fantasía cuando se trata de la realeza inglesa. La imaginación de un escritor o showrunner de televisión se queda atrás de lo que realmente sucede: ¿cuál de ellos se habría atrevido a escribir una escena en la que el sobrino de la Reina y su esposa estadounidense escupieron a la Familia Real en la televisión diciéndoles racistas?

Esto también explica, con esta fascinación por la realeza, el número de producciones en curso, existe una demanda real del mercado.

Comienza con THE CROWN, la serie estrella de Netflix. Al principio incluso parecía excesivo todo ese cotilleo a la hora del té entre Su Alteza Real y la infeliz hermana Margaret y esa amargura de la princesa Ana, mientras que Diana Spencer llegaba a la corte.

Después de la entrevista de Harry y Meghan con Oprah Winfrey esas escenas de la cuarta temporada de la galardonada serie de Peter Morgan parecían decididamente probables y explicar muy bien por qué la Familia Real Británica con la producción de la serie original tiene una relación decididamente conflictiva.

Mientras tanto, hay emoción por la película de Pablo Larrain: SPENCER, que recrea la noticia real de diciembre de 1991: el matrimonio del Príncipe y la Princesa de Gales.

Es la trama de esta producción para el próximo otoño o principios de 2022. Timothy Spall, Sally Hawkins y Sean Harris también protagonizan. El rodaje, que comenzó en Alemania, se trasladó a Gran Bretaña y las fotos, con el cuentagotas, que provienen de la producción se refieren a una protagonista Kristen Stewart perfectamente caída en el papel y transformada estéticamente.

Ella es una triste princesa Lady Diana decidida a romper con Charles (la estrella de Poldark Jack Farthing) y ser ella misma. “La clave es cómo descubre a lo largo de la historia que lo que realmente necesita es ser quien quiere ser”, dijo Larraín. “Y con eso, no significa que necesite estar al lado de nadie, para ser parte de algo, sino para ella y sus propios hijos. Diana era muchas cosas, pero sobre todo, era una gran madre.”

El vínculo con los niños está fuera de discusión y el personaje emprendedor (la ruptura con la Familia Real, la famosa entrevista de la BBC del 95 con 15 millones de británicos que vieron la televisión mientras acusaba al infiel Charles con la frase histórica: “el nuestro era un matrimonio abarrotado’, parece un gen transmitido a Harry.

Los famosos zapatos puestos en las calles por ellos mismos sólo alimentan la televisión y el cine: el último proyecto en orden de tiempo Harry & Meghan: Escapando del Palacio, una película de televisión producida en Italia Italia con el uso del archivo Rai Documentari. Se tratará de una serie documental centrada en la realeza inglesa.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

“Spencer”, a 25 años de la muerte de Lady Di, con Kristen Stewart

LONDRES.- Dio inicio el rodaje de SPENCER, una película del director chileno Pablo Larrain sobre Lady Diana, y las primeras imágenes del set ya están circulando. KRISTEN STEWART, una actriz que alcanzó la fama mundial gracias a la saga Crepúsculo, la protagoniza.

“La película es una inmersión en la proyección emocional de Diana, en un punto de inflexión fundamental en su vida”, dijo la estrella estadounidense a los medios británicos.

Es una declaración física de la suma de sus partes, que comienza con su nombre de pila: Spencer, que se centra en un fin de semana ‘fatídico’, a principios de la década de 1990, cuando Diana pasó la Navidad con la familia real en Sandringham y decidió que su matrimonio con el Príncipe de Gales había terminado, un episodio también reportado en la serie The Crown.

“Es un esfuerzo desgarrador para ella volver a sí misma, ya que Diana se esfuerza por mantener lo que su apellido Spencer significa para ella”, agregó Stewart.

La película fue escrita por Steven Knight, creador de Peaky Blinders, y el rodaje tiene lugar en el Reino Unido y Alemania.

Está previsto que se estrene en los cines el próximo otoño, en 2022 han pasado 25 años desde la muerte de Diana. El reparto incluye a Timothy Spall (Mr. Turner), Sally Hawkins (La forma del agua) y Sean Harris (Misión: Imposible).

“Es una película producida de forma independiente para la gran pantalla sobre la declaración de independencia de una mujer icónica. No podríamos estar más emocionados”, dijeron los productores Jonas Dornbach, Janine Jackowski, Juan de Dios Larraín, Paul Webster y Pablo Larraín.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

“Bridgerton”, por la igualdad y la inclusión, suma fans por Netflix

LONDRES.– Ambientada en el período Regency de la primera mitad de la década de 1800, BRIDGERTON, recien estrenada en Navidad por Netflix, se ubicó de inmediato entre las diez mejores del mundo, tan sólo el tráiler ha tenido más de 580 mil visitas en Youtube y tantas en Twitter.

BRIDGERTON es una producción de Shondaland, la compañía estadounidense de SHONDA RIHMES, autora de éxitos como Grey’s Anatomy y Scandal. La firma es de Chris Van Dusen Practice, su antiguo colaborador. RHIMES tiene su primera colaboración con Netflix bajo su sello inconfundible: romance, personajes femeninos llevados a la primera vista y misterio. The Bridgertons Chronicle fue realizada en Inglaterra, en la ciudad de Bath, el lugar de nacimiento de las novelas de Jane Austen, y es uno de los ocho proyectos en los que la Shonda Rhimes está trabajando actualmente.

La serie transita entre Gossip Girl y Downton Abbey. La atmósfera de los castillos ingleses, el susurro de la maravillosa ropa en el color de moda en el momento, el polvo azul, los chismes, los escándalos, BRIDGERTON captura al espectador con una historia de época. Los protagonistas son ricos, atractivos y sus historias de amor se entrelazan y causan estragos en la corte.

Incluso dentro de ese tipo de sociedad, se llevan a cabo sutiles luchas de clase alta, con personajes que buscan una escalada social, respetabilidad. Las mujeres jóvenes, educadas en cada formalidad, sólo tienen un propósito: encontrar un marido y posiblemente una nobleza superior, como para los nobles jóvenes, la infelicidad está asegurada si el corazón late para una mujer de clase trabajadora. Tener una boda de alto linaje y al mismo tiempo de amor es como ganar la lotería.

La misteriosa Lady Whistledown -cuya identidad no conocemos hasta el penúltimo marco de la primera temporada- alimenta su periódico con estos secretos, revelando hechos privados. Esta vez dejamos a principios del siglo XX de Downton Abbey para aterrizar en el Londres de la Regencia, una época que va de 1795 a 1837. Un período de excesos para la aristocracia británica, con todo lo que sigue en términos de disfraces, muebles, fiestas deslumbrantes.

Es una serie inspirada en las novelas de Julia Quinn. Shondaland es la saga, publicada entre 2000 y 2016, escrita por la estadounidense Quinn Julia, autora de docenas de novelas premiadas y traducida a más de treinta idiomas y compuesta por ocho novelas, la primera de las cuales, El duque y yo, es la base de la primera temporada. Todas las novelas han sido reeditadas en Italia. Los tres primeros títulos son: Il duca e io, Il visconte che mi amava, La proposta di un gentiluomo. Durante 2021 se publicarán los otros cinco libros: Un hombre para conquistar, Un Sir Philippe con amor, Loving a Libertine, Everything in a Kiss, True Love Exists. Cada uno de los volúmenes contiene, además de la novela, el segundo epílogo escrito por el autor años más tarde).


LA TRAMA:

La historia tiene lugar entre 1813 y 1827 y cuenta las historias de los ocho hijos del vizconde Bridgerton: el primogénito Anthony, luego Benedicto, Colin, Daphne, Eloise, Francesca, Gregory y el pequeño Hyacinth.

En esta primera temporada seguimos a Daphne Bridgerton, interpretada por Phoebe Dynevor, la primogénita de la edad de su marido. Cuando su hermano rechaza su noviazgo, el periódico de escándalo de Londres, dirigido por la misteriosa Lady Whistledown, propaga calumnias sobre la joven. Por lo tanto, Daphne debe hacer malabarismos con su imagen pública y su atracción por el guapo duque de Hastingsun soltero buscado por todas las madres de los debutantes, rebeldes y con un pasado de gran sufrimiento interior. A pesar de que los dos fingen por diferentes razones de estar comprometidos, las chispas vuelan…

UN DATO:

El casting fue inclusivo. Se puede decir que BRIDGERTON es una de las primeras series resultantes de los acuerdos inclusivos lanzados recientemente en Hollywood para hacer el cine más igualitario, en los temas tratados y en la elección de los actores. Después de mucho tiempo favoreciendo a los actores blancos, los directores de casting ahora confían en perfiles de todos los orígenes, frente a los anacronismos.

Mientras que el papel de Daphne Bridgerton ha sido confiado a una actriz blanca, otros personajes son interpretados por personas de color y en los más altos niveles de la escalera social. Así es como la reina Charlotte (Golda Rosheuvel), el apuesto duque de Hastings, interpretado por Regé-Jean Page, originario de Zimbabue, es negro. Lidera el camino en una ola de películas llamadas ‘color color’ en las que el color de la piel no se tiene en cuenta en la elección de los artistas (hay una Mary Queen of Scots con Gemma Chan, una historia de David Copperfield con Dev Patel, por ejemplo).

¿Y LADY WHISTLEDOWN?

La voz de esa señora silbada, que lee los acontecimientos de la aristocracia británica, Lady Whistledown es la de Julie Andrews.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Nueva temporada de “The Crown” con Emma Corrin como Lady Di

LONDRES.- Netflix tendrá disponible desde el próximo domingo 15 de noviembre la cuarta temporada de THE CROWN, la serie que retrata el reinado de Isabel II. En los nuevos episodios aparece un personaje muy controvertido para la realeza y promete dejar mucha tela para cortar, se trata de Lady Di, quien será protagonizada por la actriz Emma Corrin.

La temporada comprende 10 episodios, que se centrarán en la agitada relación del príncipe Carlos y Diana Spencer. Si existe un personaje controvertido para la realiza británica es el de Diana de Gales.

Al igual que en la tercera temporada, Olivia Colman volverá a meterse en la piel de la Reina Isabel de Inglaterra. Le acompañarán Tobias Manzies como el duque Felipe de Edimburgo, Helena Bonham Carter como la princesa Margarita, Ben Daniels como Tony Armstrong-Jones, Josh O’Connor como el príncipe Carlos, Marion Bailey como la Reina Madre y Emerald Fennell como Camilla Parker Bowles. Entre los nuevo srostros podremos ver a Emma Corrin interpretando a la Princesa Diana de Gales y a Gillian Anderson como Margaret Tatcher.

UN DATO:

En estos capítulos la serie se trasladará a los 80 y llegará hasta el cese de Margaret Tatcher, la histórica primera ministra inglesa apodada como la Dama de Hierro. Josh O’Connor declaró que “las temporadas 3 y 4 seguirán algunos de los eventos más turbulentos en la vida del Príncipe de Gales y nuestra historia nacional y estoy emocionado de darle vida al hombre en medio de todo”.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Harry y Meghan fundan productora y firman acuerdo multianual con Netflix

NUEVA YORK.- Tan lejos y tan cerca de la realeza, Harry y Meghan se lanzan a la conquista de Hollywood. Los duques de Sussex han fundado una productora y firmado un acuerdo de varios años con Netflix, que les pagará por hacer documentales, películas, series de televisión y programas infantiles. 

El acuerdo le da al segundo hijo de Charles y Diana, una vasta plataforma global seis meses después del mediático “divorcio” de la casa Windsor. Harry y Meghan podrán aparecer en persona en documentales pero, como ella ha reiterado en repetidas ocasiones, no hay regreso como actriz.  Netflix tendrá la exclusividad de todos los productos realizados por la empresa de los Duques. 

“Nuestro objetivo es crear contenido que informe pero que también dé esperanza”, dijo Harry, explicando que, “como nuevos padres”, es importante para ellos crear “programas familiares inspiradores”. Hace dos semanas Variety había revelado en exclusiva que la pareja había iniciado pasos concretos con los estudios a principios del verano, entre ellos Disney, Apple y Nbc.

Ahora han elegido Netflix por su “capacidad sin precedentes” para entregar a sus 193 millones de suscriptores “contenido que tiene un impacto y causa acción”. Meghan regresó hace unos meses para trabajar en Hollywood pero fue por caridad, prestando su voz a la serie documental de Disney + Elephants, que debutó en abril en el canal de streaming, para que lo recaudado sea destinado a Elefantes sin fronteras, organización que se ocupa de los elefantes en Botswana. 

En cuanto a Harry, antes de renunciar a los títulos reales, anunció que trabajaría con Oprah Winfrey en una serie de Apple TV + sobre salud mental. Luego, a principios de agosto, el duque tuvo una aparición sorpresa en el trailer del documental de Netflix RisingPhoenix sobre la historia de los Juegos Paralímpicos. 

En junio, los protagonistas de lo que fue apodado “Megxit” habían firmado mientras tanto un contrato con la agencia neoyorquina Harry Walker, que representa a los Obama en giras de conferencias.

El expresidente y su esposa también tienen una productora, Higher Grounds, que firmó un acuerdo con Netflix en 2018. Harry y Meghan se mudaron a California desde Canadá para principios de 2020 y vivió durante unos meses en la gigantesca finca del actor Tyler Perry, conocido a través de Winfrey. 

Hace unas semanas se instalaron en Montecito, un exclusivo enclave costero de Santa Bárbara, comprando una villa por valor de más de 14 millones de dólares. 

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

La noche de copas, una noche loca entre Freddie Mercury y Ladi Di

LONDRES.- Una de las historias menos conocidas de FREDDIE MERCURY, vocalista de Queenes la de su amistad con la Princesa Diana de Gales, Lady Di. Medios internacionales dan cuenta de una noche salvaje y poco revelada entre ambos.

Lady Di, una revolucionaria en la realeza, mantuvo algunas amistades muy famosas con estrellas como George Michael, Elton John y por supuesto, Freddie MercurySegún se supo, con él salía a escondidas rompiendo toda clase de protocolos.

Una noche de 1988Freddie Mercury Lady Di compartían la noche en casa de Kenny Everett con Cleo Rocos. Sobre los planes de salida, Diana le preguntó a Freddie y éste le contestó que iba a ir al Royal Vauxhall Tavern, un conocido bar gay en Londres.

Diana, de 27 años por aquel entonces, no paró hasta convencerlos de que la dejaran ir con ellos. “Dejen que la chica se divierta un poco, vamos”, habría dicho Freddie en pleno auge de la princesa.

Para que Diana pasara inadvertida, Mercury la disfrazó de hombre. Vestida con una chaqueta militar, una gorra de cuero y lentes oscuros, Lady Di fue al boliche con sus amigos para divertirse en una noche de copas inolvidable y no compartida con el riguroso protocolo de la realeza.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios