Últimas notas

“CANTOS ERÓTICOS DE LOS MEXICAS”

Un libro CON LETRA GRANDE de colección que explora la sexualidad en el mundo náhuatl prehispánico, que tenía en sí una importancia vital. Múltiples son las fuentes que revelan el erotismo sutil o exacerbado de los antiguos nahuas, sin embargo, fue el “canto-baile” cuicatl el que constituyó el medio expresivo por excelencia del erotismo náhuatl prehispánico.

hqdefault.jpg

AHUILCUICATL, CANTOS ERÓTICOS DE LOS MEXICAS (Patrick Johansson K., Instituto Politécnico Nacional, 424 páginas), está conformado por 13 capítulos, desde El erotismo en la cultura náhuatl prehispánica, El erotismo y las flores, El erotismo y el canto, hasta El erotismo y la muerte, El sacrificio humano y Los cantos eróticos de los mexicas, entre otros.

Los cantos eróticos fueron recopilados por religiosos españoles, en el siglo XVI como parte de una estrategia de evangelización que buscaba conocer al otro indígena para facilitar su conversación. Todo parece indicar que los frailes, si bien se percataron de lo atrevido y lo pícaro de algunos cantos, no midieron su alcance erótico, razón por la cual estos fueron integrados a manuscritos más “edificantes” y a veces cándidamente interpolados para que sus aguas expresivas alimentaran el molino de la fe cristiana.

dioses-de-los-mexicas-¡¡¡.jpg

El lector, en todo caso, podrá disfrutar del texto, en náhuatl o en español, en una primera lectura espontánea y subjetiva, desde su perspectiva propia. Después de cada canto, un breve análisis filológico de las estrofas que los componen permitirá percibir dilogías potenciales, sentidos ocultos y albures que propician una apreciación más entrañable del erotismo indígena prehispánico en una eventual segunda lectura.

FRAGMENTO:

Coyotl “el coyote”. El coyote es una advocación animal de Tezcatlipoca. La sensualidad que fue percibida en él por los indígenas nahuas lo hizo un exponente simbólico de la sexualidad masculina y más específicamente del canto-danza erótico. El “coyote de la penitencia” nezahualcoyotl, nombre propio del rey-poeta de Tezcoco remite probablemente a una abstinencia de índole sexual y no a un ayuno alimenticio. Uno de sus apodos: “Yoyontzin” expresa una sensualidad exacerbada.

MEXICAS.jpg

CON LETRA GRANDE

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: