Ni tarda ni perezosa, Glenn Close entra de lleno al mundo musical

NUEVA YORK.- Si no se puede con el Oscar, GLENN CLOSE irá por el Grammy, el caso es que la famosa actriz de 74 años, ni tarda ni perezosa, decidió lanzarse al mundo del jazz, para lo cual se unió a Ted Nash, para un nuevo álbum que sale a la venta este día.   

Después de que una vez más no obtuvo el premio Oscar, GLEN CLOSE se adentra en el mundo musical con su amigo y saxofonista Nash

El álbum de jazz está compuesto por canciones compuestas por Nash, de las cuales Close le puso su voz en tres de ellas.

CLOSE consideró que el jazz es algo nuevo para ella. “El jazz siempre me ha intimidado porque pensé que era una cosa cerebral”, admitió en una entrevista. “Ted y Wynton y todos los músicos increíbles del Jazz at Lincoln Center me abrieron los ojos y ahora encuentro un consuelo extremo en el jazz”.

El álbum está inspirado en el espectáculo Transformation, que tuvo lugar durante tres noches, justo antes de la pandemia, en el Jazz at Lincoln Center de Nueva York. Aunque Close no se considera músico, su sueño es tocar un bajo eléctrico.

“Tengo un fabuloso bajo eléctrico Gibson y estoy tomando lecciones”, dijo la actriz de Connecticut. “Solo quiero estar en contexto”. 

GLENN CLOSE encabezó recientemente titulares de música por su juguetón baile de Da Butt en los Premios de la Academia.

“Aprendí de (música) go-go y ciertamente de la escena musical de Washington de esos años. Pude hacer ese pequeño fragmento de Da Butt porque había visto el video musical de Spike (Lee). Cerca de los Oscar y después, estaba haciendo este maravilloso personaje para Gore Verbinski que no saldrá en un par de años… pero, era todo (música) funk. Y ahora he vuelto al jazz. Es muy divertido e interesante”, dijo Close.

La actriz galardonada con premios Emmy y Tony está acostumbrada a sus estrenos en cine y televisión, pero lanzar un álbum es una novedad para ella: “Estoy muy, muy emocionada de que salga al mundo, especialmente ahora”.

Close colaboró con Nash en sus discos anteriores, pero ambos coprotagonizan Transformation: Personal Stories of Change, Acceptance, and Evolution, un álbum hablado de jazz con 11 piezas que abordan temas serios como raza, política, identidad y más. Nash, un miembro de la Jazz at Lincoln Center Orchestra, tenía la labor de componer música para acompañar las palabras, que incluyen versos nuevos con fragmentos seleccionados por Close de los poetas Ted Hughes y Conrad Aiken, el biólogo E.O. Wilson y el dramaturgo Tony Kushner.

Close, quien da su voz a tres canciones, convocó a amigos como el músico y director artístico de Jazz at Lincoln Center Wynton Marsalis, además de algunos de los músicos del lugar, para completar el álbum. La actriz nominada al Oscar Amy Irving lee One Among Many, escrita por la exradical Judith Clark a pedido de Close, y el actor ganador del Emmy Wayne Brady interpreta tres canciones temas e incluso escribió uno titulado A Piece by the Angriest Black Man in America (or, How I Learned to Forgive Myself for Being a Black Man in America), sobre su experiencia como un hombre negro en Estados Unidos.

“Siento que cada vez que hay un nuevo proyecto, es una oportunidad para crecer como artista y adoptar nuevas ideas. Creo que eso es algo que a medida que envejezco, me doy cuenta de que es más importante para mí”, dijo Nash.

“Fue muy conmovedor y Ted no sabía si iba a poder hacerlo, de hecho. Pero cuando pones tu alma en tu instrumento, en tu música, creo que fue una experiencia muy sanadora para él”, dijo Close. “Una experiencia muy transformadora”.

“Cuando (mi hijo) comenzó a leer la pieza, no esperaba sentir lo que sentí”, explicó Nash. “De pronto me di cuenta de que todos los demás están oyendo esto. Están escuchando esta pieza personal que era una carta para mí y yo estoy tocando (música) con ella. Me sentí muy completo. En todo caso, me ayudó a tener una oportunidad más profunda de expresión”.

Close, Nash, la orquesta y los invitados especiales grabaron el álbum en Jazz at Lincoln Center en Nueva York el año pasado antes de la pandemia de coronavirus. Close dijo que antes de hacer el álbum el jazz la intimidaba un poco.

“Pensaba que tenías que saber lo que estás escuchando, pero ahora simplemente estoy inspirada por él porque creo que es profundamente estadounidense y también profundamente humano”, dijo la actriz. “Es una expresión de la condición humana, la disonancia, la armonía. Todos esos instrumentos diferentes retroalimentándose. En un mundo bueno, todos tienen la oportunidad de ponerse de pie y tocar su parte”.

Aunque Close, de 74 años, es más conocida por sus películas y ocho nominaciones al Oscar, además de tres Emmy por su trabajo en la TV, siempre ha estado cerca de la música. Uno de sus tres Tony fue por el musical Sunset Boulevard y también fue nominada por su actuación en Barnum. Incluso recibió una nominación al Globo de Oro a la mejor canción original como coautora del tema Lay de Albert Nobbs de 2011, una película producida, coescrita y protagonizada por Close, dirigida por el colombiano Rodrigo García.

Al preguntarle si alguna vez ha tomado un instrumento, respondió riendo: “Los tomo, pero no necesariamente los toco”.

“Mi gran sueño es aprender a tocar el bajo. Quiero sentarme al fondo con un sombrero genial. De hecho tengo un bajo Gibson muy chévere y comencé a tomar clases, pero entonces salgo a trabajar y todo se derrumba y se me olvidan cosas”, dijo. “Pero si puedo aprender unas seis canciones y tocarlas muy bien, creo que sería divertido”.

Hacer equipo con Nash le permitió cumplir otro sueño: lanzar un álbum de larga duración sobre el mundo real. Y Nash tiene grandes expectativas para su colaboración: quiere provocar un cambio en el mundo.

“Puedes sacar lo que quieras de este proyecto, sea simplemente disfrutar de Wayne Brady y la manera en que habla o pensar que lo que está diciendo es suficientemente profundo para llevarte a emprender una acción, o algo entremedio. Mi meta es llevar a la gente a algún tipo de acción reflexiva, pero quizá esa es una meta idealista”.

Otra meta: ganar un Grammy, especialmente porque eso acercaría a Close a ser una estrella EGOT (acrónimo usado para artistas que han ganado premios Emmy, Grammy, Oscar y Tony).

“Los premios nunca deberían ser la razón para hacer nada… pero sí creo que, y esto es algo personal, me encantaría ver a Glenn ganar un Grammy porque entonces tendría tres de los cuatro EGOT”, dijo Nash.

Close conoce de Grammys. Fue postulada tres veces en la década de 1980, aunque dijo: “Se me olvidó, de hecho, que estuve nominada a un Grammy”.

Una vez incluso llegó a competir con John Lennon, Yoko Ono y Jesse Jackson. ¿Quién ganó? Jack Nicholson, Ben Kingsley y Robin Williams, fallecido en 2014.

“¡Ahhh!”, dijo posando una mano sobre su corazón. “Estoy muy orgullosa de haber perdido ante Robin Williams”.

“Bueno, me encantaría que esto recibiera un (Grammy)”, agregó. “Incluso ser nominada sería increíble”.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios
   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s