Con Letra Grande: “El cerebro afirmativo del niño”

EL CEREBRO AFIRMATIVO DEL NIÑO (Editorial Vergara, 249 páginas) es un libro que ayudará a nuestros hijos a ser más resilientes, autónomos y creativos, justo en el Día del Niño, cuyo autoría corresponde a la dupla formada por el neurocientífico DANIEL J. SIEGEL y la psicoterapeuta TINA PAYNE BRYSON.

Autores de El cerebro del niño, ambos especialistas brindan en este libro valiosos consejos, instrucciones y actividades para “resetear” el cerebro en desarrollo del niño de cualquier edad y fomentar su curiosidad y equilibrio emocional, su resiliencia y su empatía.

“Quiero muchas cosas para mis hijos: felicidad, fortaleza emocional, éxito académico, habilidades sociales y un fuerte sentido de sí mismo, entre otras. ¿Por dónde empezar?”

Nos hacen una pregunta parecida dondequiera que vamos. Los padres quieren ayudar a sus hijos a arreglárselas solos y a que sean capaces de tomar las decisiones adecuadas, incluso cuando la vida les plantee un desafío. Quieren que se preocupen por los demás, pero que sepan defenderse. Los quieren independientes, pero también capaces de mantener relaciones satisfactorias. No quieren que se hundan si las cosas no les salen bien.

¡Uf! Es una larga lista que implica mucha presión para nosotros como padres (o profesionales que trabajamos con niños). ¿En qué debemos centrarnos?

Un cerebro afirmativo dtiene cuatro características básicas:

*Equilibrio, capacidad de dominar las emociones y el comportamiento, para que los niños tiendan menos a perder los estribos y a descontrolares.

*Resiliencia, capacidad de recuperarse de los problemas y las luchas que inevitablemente surgen en la vida.

*Perspicacia, capacidad de estudiarse, entenderse y de emplear luego lo aprendido para decidir mejor y tener más control sobre la propia vida.

*Empatía, capacidad de ponerte en el lugar de los demás y que te importe lo suficiente para mejorar las cosas si hace falta.

En EL CEREBRO AFIRMATIVO DEL NIÑO se ayuda a los niños a aceptar el mundo, animarlos a estar abiertos a nuevos desafíos, oportunidades, aceptar lo que son y todo lo que pueden llegar a ser, aportarles un cerebro afirmativo.

Un cerebro afirmativo es algo más que una forma de pensar o un modo de entender el mundo. Es ambas cosas, por supuesto, y por eso proporciona al niño una brújula interna que lo ayuda a afrontar los desafíos de la vida con seguridad y entusiasmo, la base para ser fuerte de dentro afuera, pero es también un estado neurológico que emerge cuando el cerebro se involucra de cierta manera.

El cerebro afirmativo se debe a la actividad neurona de una región del cerebro llamada corteza prefrontal, un área que vincula muchas regiones entre sí, que maneja el pensamiento de orden superior y que se ocupa de la curiosidad, la capacidad de recuperación, la compasión, la perspicacia, la apertura de miras, la resolución de problemas e incluso la moralidad.

UNA FRASE:

“Fomentar un cerebro afirmativo no consiste en decirles a los niños que sí siempre. No es ser permisivo, ni ceder, ni evitarles las decepciones, ni sacarlos de los apuros. Tampoco es crear un niño obediente que obedezca mecánicamente a sus padres sin pensar por sí mismos. Al contrario. Es ayudar a los niños a que empiecen a darse cuenta de quiénes son y en quiénes se están convirtiendo, de que pueden superar la desilusión y la derrota y elegir una vida llena de vínculos y significados”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s