Meryl Streep señala error en el libro de memorias de Barack Obama

NUEVA YORK.- La estrella de Hollywood MERYL STREEP dio a conocer que Barack Obama cometió un error en sus nuevas memorias A Promised Land, y consideró al expresidente “un gran escritor”, pero “con mala memoria”.

Durante una participación en el programa The Late Show with Stephen Colbert, la galardonada actriz aseguró ser una fanática de los escritos del exmandatario Obama, aunque resaltó que éste cometió un error en su último libro.

Al ser consultada por Colbert si habido tenido la oportunidad de leer las memorias de Obama, teniendo en cuenta que el ex jefe de Estado había escrito sobre un momento que compartió con la actriz en la Casa Blanca, Streep confesó que aún no lo había leído, pero que sí estaba al tanto de que estaba mencionada.

“No estoy en el maldito libro, pero tú estás en el libro”, bromeó Colbert. En el libro habla de artistas y animadores y del centro cultural que querían que fuera la Casa Blanca.

“Menciona que Meryl Streep recitó tan suavemente en mandarín la canción sobre las nubes que aprendió hace años'”, continuó el conductor.

Streep admitió que la historia del expresidente demócrata no fue exactamente acertada.

“Recuerdo ese momento, pero se equivocó un poco en la historia. Es un muy buen escritor, pero su memoria es….”, dijo la estrella de Big Little Lies, entre risas.

Streep explicó que no era una canción, sino un poema que recitó durante un viaje a Pekín con el famoso violonchelista Yo Yo Ma. “Y resulta que la actuación del dúo (Streep recibió la tarea de recitar el poema mientras Yo Yo Ma tocaba música detrás de sus palabras) fue estresante por varias razones”, continuó.

“Fue una especie de intercambio cultural. Fui con Yo Yo Ma y un grupo de artistas e íbamos a estar en un gran estadio con 7.000 personas. Íbamos a hacer un concierto”, explicó Streep, y agregó que el poema que leyó en voz alta es “un famoso poema chino del siglo IV que todos conocen”.

Streep planeaba recitar el poema tanto en inglés como en mandarín. Sin embargo, se sentía “aterrorizada” al saber que el primer ministro de cultura en ese momento estaba por llegar.

Según la actriz, cuando llegó el momento de recitar el poema en mandarín, se quedó paralizada en el escenario.

“Quería empezar en mandarín y solo miré a Yo Yo Ma y sonreí. Y él se puso bizco y terminó y luego ambos nos inclinamos. Debido a su calidad artística fue un momento maravilloso. A la gente le encantó”, dijo.

Frente a Colbert, Streep recitó el poema en inglés y en mandarín. “Gracias. Rara vez recibimos poesía en mandarín a altas horas de la noche estos días”, respondió el conductor.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

“Naturaleza muerta”, primera obra del poeta Ernesto Flores de Anda

El escritor jalisciense ERNESTO FLORES DE ANDA, de 34 años, es un creyente ferviente de la complicidad con las palabras, de transferir las inquietudes, emociones y percepciones personales, del corazón al papel, prueba de ello es su primera obra formal NATURALEZA MUERTA, publicada bajo el sello Caligrama, de Penguin Random House.

Poeta por los cuatro costados, FLORES DE ANDA comparte su pasión en su primera obra formal NATURALEZA MUERTA, poemario cuyas páginas están repletas de animales, insectos y plantas, y también de alusiones a la épica griega literaria. Sus versos son sencillos y deslumbrantes y construyen un bodegón pictórico en el que conviven imágenes de elementos que representan a la vida y a la muerte.

Ernesto se ha forjado a sí mismo como escritor, experimentando con sus propios sentimientos y vivencias, devora arte sin saciarse. Sus momentos más ricos y brillantes, así como los más desgarradores y sensibles, vieron la luz en una biblioteca. Y es a través de su pluma que ha logrado reseñar la vida. Las praderas llenas de asientos amarillos en el verano jalisciense; las violetas, los caballos, los nopales, las estrellas y los álamos de los ríos.

Pero también ha fluctuado en los extremos, pues tanto de manera introspectiva como abierta, ha desentrañando descarnadamente el misterio de la muerte; con sus constantes de oscuridad, dolor, ausencia y silencio. Escribe poesía desde hace más de una década y su sensibilidad es tal que, esgrimiendo el verso, ha sabido describir el mundo con sus infalibles luces y sombras; con sus pecados y virtudes, con su geografía y sus cielos.

El poemario Naturaleza muerta se presenta como un lienzo barroco en donde las luces y las sombras conviven en la belleza.

HA DICHO:

“Los antiguos pintores del barroco neerlandés que en los siglos XVI y XVII retrataban alimentos y objetos inmóviles de la naturaleza con el mayor esmero posible y con toda la destreza que podría esperarse de cualquier pintor de renombre, muy pronto se apoderaron de un símbolo que en todas partes es sinónimo de la fugacidad de la vida y del lacerante recuerdo de la proximidad de la muerte: el cráneo”, cuenta el autor.

Los poemas de de Anda conforman un espacio en el que el ser humanos se relacionan con Dioses griegos, vive batallas mitológicas, y convive con objetos. De esta forma, el lector no solo lee, sino que observa lo que lee y las imágenes que acompañan.

Así, De Anda le escribe a Ulises, a Apolo y Afrodita, a la vez que atiende a los búhos, el cactus o el jarrón de flores, y lo hace apoyándose de lleno en la belleza: “No hay naturaleza muerta./ Este búcaro con rosas/ pulula, aunque yo advierta/ que se mueren silenciosas», dicen un poema. A la manera de un lienzo barroco, las luces y la sombras se alían para hablar de lo clásico, “pero de forma accesible a todo público, profano y exigente“, dice el autor, que define su poesía como algo “telúrico y urgente”.

Al mismo tiempo, analiza la época actual para la composición poética y afirma que “el hecho de que en la edad presente no tenga mucha repercusión no obedece a que exista un vacío espiritual en el corazón de las sociedades modernas, sino a que la poesía que se hace en nuestros días o bien está llena de cierto patetismo íntimo del que muchos lectores sensatos de mi generación huyen, o bien es incapaz de comunicarse con el lector como consecuencia de un lenguaje deficiente”.

POR ÓSCAR VELÁZQUEZ

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Antología de Benedetti, más vivo que nunca por Joan Manuel Serrat

  •  

El 14 de septiembre de 1920 nacía en Paso de los Toros, Uruguay, uno de los poetas más queridos y seguidos de todo el ámbito del español: MARIO BENEDETTI. Hoy, cuando se cumplen cien años desde aquel día, esta antología de sus poemas nos devuelve a un BENEDETTI más vivo que nunca: sus versos siguen siendo recitados, cantados, compartidos y recordados como si hubieran sido escritos ayer, como si contaran el mundo y las emociones que conocemos y vivimos en 2020.

Y es que la poesía de BENEDETTI ha trascendido el ámbito de lo literario y se siente, a ambos lados del océano, como parte de un patrimonio popular que nos enlaza a todos y que nos legamos unos a los otros de generación en generación.

En esta antología poética se unen de nuevo dos figuras queridas en el ámbito de la cultura en español. Una de ellas es, claro está, Benedetti. La otra, Joan Manuel Serrat (al que se ha llamado “el más latinoamericano de los cantautores españoles”), con cuyas canciones ocurre el mismo fenómeno que con los poemas de Benedetti: basta con escuchar los primeros acordes de una de ellas para que todos recordemos inmediatamente su letra.

En 1985 el poeta y el cantautor trabajaron juntos para componer el disco El sur también existe con canciones musicadas por Serrat que son en su mayoría versiones de poemas de Benedetti (todas excepto la que da título al disco, que ambos compusieron en coautoría) y que se convertiría, desde el principio, en uno de los más emblemáticos de Serrat. Ese fue el punto de partida de una amistad entre los dos que se mantuvo intacta hasta la muerte del poeta en 2009.

Ahora, cuando se cumplen treinta y cinco años de ese periodo de creación conjunta, Benedetti y Serrat vuelven a dialogar en este volumen, y ese diálogo vuelve a ser tan intenso y enriquecedor como lo fue entonces. En esta ocasión, el fruto de esa «conversación» es una antología que recoge algunos de los mejores poemas del autor uruguayo. El paso del tiempo le ha mostrado a Serrat nuevas facetas de la poesía de Benedetti y, con ello, también de la vida del autor. Porque poesía y vida van unidas en la obra de Benedetti, de todos los Benedettis que hay en Benedetti, como dice Serrat en su prólogo a la edición, «el oficinista rutinario, el montevideano de clase media, el periodista comprometido, el viajero curioso, el militante de la patria doméstica, el exiliado y el desexiliado, y también el intelectual parcial, el luchador político y, por supuesto, el poeta minucioso y trabajador que nunca dejó de ser». Porque Benedetti es el poeta de la vida, el de la experiencia cotidiana; y esta antología es una prueba del amor de Serrat por su poesía.

Cada lector de Benedetti podría organizar su antología personal del poeta, la que incluye sus poemas favoritos. Esta ANTOLOGÍA POÉTICA es la antología de Serrat. La selección de los poemas que la forman está hecha al dictado de su propio gusto, de sus emociones, de su conocimiento del poeta y de su obra, del redescubrimiento que supone leerle varias décadas después de El sur también existe.

Hay algo de cancionero al modo petrarquista en este libro. Porque los poemas, ordenados cronológicamente, dan cuenta de la vida del poeta, de sus inquietudes y sus desvelos, de la huella que las presencias y las ausencias, los viajes, los compromisos y los desengaños van dejando en él.

En palabras del propio Serrat, “en su obra, siempre llena de compromiso social, no falta nunca la imprescindible presencia del amor, el tema más universal de la poesía; bálsamo o veneno, el amor, siempre un apogeo de las relaciones humanas”. Generación tras generación, los enamorados colocaron en sus labios algunos de los versos aprendidos del poeta y los grabaron junto a sus nombres en las cortezas de los árboles de todos los parques. Las muchachas llenaron cuadernos con poemas de Benedetti y, desde el paredón de la fábrica, replicaba aquel que aprendimos huérfanos o en pareja y que aún hoy repetimos como una letanía. Esencias de un perfume que al sentirlo de nuevo nos devuelve el tiempo en que, felices o no, fuimos presente; versos que son sólo nuestros, que se hilvanan en la entretela del alma y que uno acaba amando como se ama a sí mismo. Pero al tiempo que el amor, a lo largo de toda su vida, por razones literarias o personales, la nostalgia y el exilio estarán presentes en la obra de Benedetti. A veces la nostalgia provocará el exilio, y otras será el exilio el que avive la nostalgia.

Mario Benedetti ha sido uno de los escritores más fecundos y populares de América Latina. Un hombre de aspecto frágil y sencillo, de gesto y voz mesurada, que acercó a la gente su palabra despojada de solemnidad. Escribió, a contramano de las modas imperantes y de la crítica, historias que son las peripecias del hombre medio. Visitó todos los géneros literarios: la novela, el relato, el teatro, pero fue la poesía su género predilecto, el que marcó más intensamente su vocación y el más abundante y popular de toda su obra. Probablemente Benedetti sea el poeta más leído en nuestro idioma y, con toda seguridad, el más cantado.»

UN DATO:

BENEDETTI publicó más de ochenta libros de los que se han hecho millares de ediciones en veinticinco lenguas y más de cincuenta países. Escribió poesía, cuento, novela, ensayo, crítica literaria… Fue letrista musical y sus poemas se han realizado cientos de versiones que han cantado, además de Serrat, artistas como Nacha Guevara, Daniel Viglietti, Pablo Milanés, Soledad Bravo, Rosa León, y Tania Libertad entre muchos otros. Y por todo ello es uno de los autores más importantes del catálogo editorial de Alfaguara tanto en España como en la región norte y central de América Latina en todos los formatos: trade, bolsillo, ebook y audiolibro.

Con esta antología, Alfaguara ―que ha contado con la colaboración de la editorial Visor para hacerla posible―, y con la reedición de la biografía definitiva del poeta, Un mito discretísimo. La biografía de Mario Benedetti, escrita por la directora de la Fundación Benedetti en Uruguay, Hortensia Campanella, celebra el centenario del poeta. «Emociona descubrir que la obra de un autor está tan viva que, en cada momento, por muchos años que pasen, consigue interpelarte hasta sentir que cuenta tu propia vida ―declara Pilar Reyes, directora editorial de Alfaguara―. Emociona también comprobar que el poeta más joven del mundo cumpliría hoy cien años.»

HAN DICHO:

“Me apasiona su poesía y su actitud ante la vida. Ha legado a Latinoamérica los ideales de libertad, justicia y solidaridad. Benedetti no nos dejará nunca, siempre estarán sus poesías”. Joan Manuel Serrat

“De su mundo literario nos quedan los bellos poemas y relatos que escribió, reivindicando con amor esas vidas incrustadas en la monotonía de la rutina, de heroísmo discreto, que van puntualmente a la oficina”. Mario Vargas Llosa

“Él nos enseñó que la poesía no es inventarse un lenguaje raro al margen de la sociedad sino tratar de la manera más respetuosa posible el lenguaje de la tribu. La necesidad de una dimensión cívica y ética de las palabras me parece importante y ahí está la enseñanza de Mario Benedetti”. Luis García Montero

“Esa combinación de tristeza e ironía, y de ingenuidad a veces rabiosa, que hay en sus versos, y en su vida, es la música que debe sonar de fondo”.- Juan Cruz

“Los versos de Benedetti saben a calle y a corazón partido y por eso muchos de ellos han sido cantados”. Joaquín Sabina

DE BENEDETTI (Paso de los Toros, Uruguay, 1920-Montevideo, 2009). Se educó en un colegio alemán y se ganó la vida como taquígrafo, vendedor, cajero, contable, funcionario público y periodista. Autor de novelas, relatos, poesía, teatro y crítica literaria, publicó más de cincuenta libros y ha sido traducido a veintitrés idiomas. Fue galardonado con, entre otros, el Premio Reina Sofía de Poesía 1999 y el Premio Iberoamericano José Martí 2000.

CON LETRA GRANDE

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

El último borrador de Truman Capote de “Breakfast at Tiffany’s”, fue subastado por 378 mil libras

NUEVA YORK.- Con abundantes correcciones del mismo Truman Capote, el último borrador de la recordada película Breakfast at Tiffanny’s, fue subastado en Sotheby’s por la suma de 378 mil libras, más del doble de la estimación inicial.

Holly Golightly, con la célebre sonrisa de Audrey Hepburn, ha sido uno de los personajes más distintivos de la historia del cine durante casi 60 años. ¿Habría sido lo mismo si, en lugar de llamarse así, la heroína de Breakfast at Tiffany’s hubiera respondido al nombre más prosaico de Connie Gustafson? El último borrador mecanografiado del cuento de Truman Capote que inspiró la película de Blake Edwards del mismo nombre muestra que la irresistible Holly fue bautizada in extremis, en vísperas de la impresión.

El mayor cambio que surgió de las 93 páginas mecanografiadas es el del nombre del protagonista.

Según el experto en literatura de Sotheby’s, Gabriel Heaton, un Gustanfson no tendría el mismo impacto duradero que Golightly: “Podría funcionar para una joven novia que escapa de sus obligaciones maritales en un pueblo rural de Texas, pero se hunde cuando es atacada. a una chica del mundo en Manhattan “. Uno que, en palabras de Capote, tenía que ser “un símbolo de todas esas chicas que vinieron a Nueva York y que por un momento dan una vuelta al sol. Quería salvar a una de estas chicas y preservarla para la posteridad”.

Y la posteridad así lo determinó. De esa delgada novela del entonces escritor amigo de Harper Lee, de 30 años de edad, Blake Edwards dibujó una comedia romántica que permaneció intemporalmente gracias a Hepburn, su collar de perlas y los “pequeños vestidos negros” de Hubert de Givenchy, pero también por el nombre de Golightly, que significa “ir a la ligera”, al igual que su dueño que, entre un gato y un croissant, ha estado navegando por la Nueva York de los años 40, siempre con hambre de vivir.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios