Bill Murray, el cazafantasmas, celebra siete décadas de vida

LOS ÁNGELES.- Para sus amigos más cercanos lo conocen como William James, pero para sus fans y el mundo fílmico el nombre de BILL MURRAY, su calidad artística no está en duda, preparándole un emotivo festejo por sus 70 años que cumple este lunes. 

“Pero ese chico William James ha recorrido un largo camino. Nacido en Evanston, Illinois, fue el quinto de nueve hijos, huérfano a los 17, estudiante indisciplinado y expulsado de la Universidad de Denver por consumo de marihuana, BILL MURRAY llegó a ser actor casi por desesperación.

Su suerte cambió cuando se cruzó en el camino con John Belushi, quien lo arrastra a la loca aventura de National Lampoon Radio Hour en la ciudad de Nueva York. Es 1974 y tres años después sigue a Belushi a NBC donde despega el programa Saturday Night Live. En el ’79 Ivan Reitman le ofrece la gran oportunidad con Polpette en la que es el jefe scout Tripper, creador de bromas mortales contra los equipos rivales. Cinco años después se reunieron para Cazafantasmas, donde Bill Murray reemplazó a John Belushi, quien murió poco antes.

Característico e inseguro como suele ocurrir con los grandes comediantes, Bill intentó desintoxicarse del cine y se encontró en los pequeños escenarios del off Broadway pero en 1993 fue otro amigo quien brilló su talento: con Ricomincio da capo, de Harold Ramis, el público se lo nota y la película se convierte en un objeto de culto. Como ocurrirá diez años después con Lost in translation de Sophia Coppola. Mientras tanto, el actor se convierte en el alter ego del talento emergente de los 90 en todas las películas de Wes Anderson. Lamentablemente, la serenidad personal no se corresponde con la consagración artística que lo lleva a ser uno de los actores más cotizados del nuevo milenio.

Frances McDormand le presenta al clan Cohen (y él llegará agradecido en autobús a Roma para celebrar a su amigo en el Festival de Cine de Roma); Wes Anderson lo llama para el aún inédito The French Dispatch, Sophia Coppola para On the Rocks, Jason Reitman (el hijo de Ivan) para el reencuentro de Ghostbusters: Legacy, que se espera se estrene el próximo año. 

En definitiva, si no fuera por ese personaje maldito, a veces demasiado sensible y devorado por la ansiedad, el cumpleaños de Bill Murray sería una feliz ocasión. Por supuesto que lo es para sus admiradores que saben que pueden contar con un talento aún capaz de dar mil sorpresas.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s