Últimas notas

Lucía Bosé, la musa de Luchino Visconti, madre de Miguel Bosé, murió a los 89

ROMA.- La gran diva del cine italiano, la musa de Luchino Visconti, LUCÍA BOSÉ, nacida en Milán en 1931, después de la guerra, falleció a los 89 años.

unnamed.jpg

La madre de Miguel Bosé trabajó desde muy joven en una pastelería, pero sintió la llamada de la celebridad como las muchas chicas hermosas que el final de la guerra trajo a la vida. Entonces, a la edad de dieciséis años, tomó el autobús a Stresa y se embarcó en la aventura del certamen de belleza Miss Italia 1947.

Ella salió con la banda tricolor de la ganadora del certamen. Tenía una sonrisa tímida y contagiosa, una voluntad de hierro, un aroma de la vida cotidiana. Pasan solo tres años y las puertas de Cinecitta se abren para ella. Solo en 1950, el maestro indiscutible del cine popular neorrealista, Peppe De Santis (No hay paz entre los olivos) y la estrella en ascenso de Michelangelo Antonioni (Cronaca di un amore) le ofreció un rol protagónico. Vale la pena detenerse en los dos personajes que interpreta, la tímida pastora Ciociara y la infeliz clase media alta Paola, para comprender su potencial como actriz.

Para la joven italiana se abren las puertas de un mundo más grande: “Nos conocimos en Madrid durante una cena en la casa de un amigo, así Lucía Bosé rememoraba su primer encuentro con el legendario torero Luis Miguel Dominguin, quien se convirtió en su marido en el ’56. “Estaba haciendo una pelicula. Nos enamoramos y fuimos con él a España. Todos conocen el resto de la historia”. 

a6b9e74dcaeef958f5754077ac61c9e6.jpg

De hecho, la historia de amor dio la vuelta al mundo, desató pasiones, hizo la felicidad de las revistas y terminó muy mal. Lucía fue amiga cercana de Pablo Picasso. Fue madre en tres ocasiones.

Dominguin obligó a su esposa a abandonar los sets y retirarse. Bosé regresará una vez que haya recuperado su libertad a un alto precio: en 1968 gracias a la terquedad del más intelectual de los directores catalanes, Pedro Portabella (Nocturno 29) y luego a Italia con los hermanos Taviani (Bajo el signo del escorpión, 1969).

Bolognini la elige como su musa en tres películas, desde Metello hasta la televisión con The Charterhouse of Parma, Nelo Risi (The infame column), Liliana Cavani (The guest), Giulio. (Arcana) pero también Marguerite Duras, Jeanne Moreau, Beni Montresor. Ahora es en todos los aspectos una gran dama del cine europeo y quizás por esta razón, después de la Crónica de una muerte anunciada (87) y algunas otras apariciones, decide por segunda vez abandonar la escena.

Todas sus energías se concentran en un nuevo sueño, una pasión: compró un antiguo molino cerca de Segovia y lo convirtió en el museo de los ángeles dedicado al arte contemporáneo. “Junto con mis tres hijos, llegó a decir, es lo más hermoso que he podido hacer en mi vida”.

2020032317530767874.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: