Tendencias TV & Streaming

La guerra rusa en Ucrania no ha tocado a las caricaturas, en especial a «Masha y el oso»

KIEV.- La invasión rusa a Ucrania y la presión sobre las sanciones a Putin tienen mil consecuencias tanto económicas como sociales, pero por ahora y afortunadamente no han tocado a las caricaturas infantiles.

Los animadores rusos y ucranianos se han solidarizado en el pedido de paz, 700 han firmado una carta condenando la guerra, y trabajan como si nada hubiera cambiado desde el 28 de febrero o al menos lo intentan, la caricatura ucraniana Brave Bunnies en riesgo de producción ha sido confirmado gracias también a la ayuda de producción de coproductores internacionales, incluida Italia.

Pero, ¿qué pasa con Masha y el oso? Por ahora siguen divirtiendo a los niños pequeños de todo el mundo y boicoteándolos en la ola rusofóbica.  

Masha y el oso es un éxito comprobado, concebido en el estudio Animaccord en San Petersburgo por Oleg Kuzovkov, desde 2008 ha sido adorado por niños de todo el mundo. 

Ya van seis temporadas y es más que una exitosa serie animada, es una caricatura de récords que ha revolucionado la industria del sector en Rusia al hacer la primera serie animada en 3D del mundo, incluso antes que Pixar y Dreamworks y por supuesto Putin, que ha dado una avalancha de dinero estatal a las producciones en los últimos años, está muy orgulloso de ello, ya que supera a los dibujos animados estadounidenses, la Peppa Pig inglesa y Winnie the Pooh en términos de popularidad mundial. 

Mucho antes del conflicto hubo una investigación, reportada por el Times, realizada por Anthony Glees, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Buckingham, según la cual la viñeta sería una herramienta para hacer propaganda a favor del Kremlin y el buen Soportad que no sería otro que el Zar.    

Queda que la serie, que bate récords (celebró 100 mil millones de reproducciones en Youtube en diciembre de 2021) ha logrado dar a conocer el contexto cultural tradicional ruso, fascinando con el ligero toque de comedia y ternura y cada aventura de los inquietos y super enérgicos. Masha con su gran amigo Oso es una metáfora de la relación entre el niño y el mundo.    

Afortunadamente, a los jóvenes espectadores no les importa mucho la nacionalidad de los dibujos animados, al contrario, la desconocen porque lo importante es divertirse empáticamente con los personajes. 

La producción de Masha y el oso, cuya sede se ha trasladado a Chipre desde hace algún tiempo, sigue en marcha y por el momento no hay noticias de boicots ni de cese de importaciones. Durante 10 años, la caricatura se ha transmitido con éxito en Rai Yoyo (primero en Rai2) y en el canal DeA Junior. Según se sabe, no está prevista ninguna actuación al respecto en la televisión pública y lo cierto es que sin embargos decididos por el gobierno nadie se molestará en parar la diversión de los preescolares.   

Lo que sucederá incluso a corto plazo es incierto y no es seguro que la guerra no toque las caricaturas: Putin, por ejemplo, ha anunciado que, gracias a la sentencia de un tribunal ruso que ha rechazado un caso de infracción de marca, las empresas locales están en la práctica autorizadas a copiar sin pagar los derechos de autor y que entre las primeras luz verde estaría la de hacer Peppa Pig en Rusia eludiendo las sanciones.   

Los tiempos de producción de los dibujos animados son en realidad muy largos y cuando la falsa Peppa Pig esté lista, esperamos vivir en un mundo de paz.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

0 comments on “La guerra rusa en Ucrania no ha tocado a las caricaturas, en especial a «Masha y el oso»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: