“Grant”, la serie de History que reivindica al general y expresidente

HISTORY estrena GRANT, la nueva miniserie documental producida por el ganador del Oscar LEONARDO DICAPRIO, que se emitirá en 3 partes los sábados 17, 24 y 31 de octubre a las 23.25 hrs.

GRANT es una producción de 6 horas en total que retratará a uno de los generales y presidentes más complejos y menospreciados de la historia de los Estados Unidos: Ulysses S. Grant.

Grant, cuyo nombre completo es Hiram Ulysses Grant, (27 de abril de 1822-23 de julio de 1885) fue un militar y político estadounidense que se desempeñó como el 18.º presidente de los Estados Unidos (1869-1877).

Héroe de guerra pero político renuente, fue nominado por unanimidad por el Partido Republicano y elegido presidente en 1868. Ya en la presidencia, estabilizó la economía nacional de posguerra, creó el Departamento de Justicia y procesó al Ku Klux Klan. Nombró a afrodescendientes y judíos estadounidenses para importantes puestos federales. En 1871, creó la primera Comisión de Servicio Civil. Los republicanos liberales y demócratas se unieron a su oponente en las elecciones presidenciales de 1872, pero fue reelegido fácilmente. Su política hacia los nativos americanos tuvo éxitos y fracasos.

En asuntos exteriores, su Administración resolvió pacíficamente las reclamaciones de Alabama contra el Reino Unido, aunque el Senado rechazó la preciada anexión caribeña de la República Dominicana. La corrupción en el poder ejecutivo se hizo notoria: varios miembros del Gabinete y otros funcionarios fueron removidos o tuvieron que renunciar. El Pánico de 1873 sumió a la nación en una grave depresión económica, facilitando a los demócratas ganar la mayoría de la Cámara de Representantes. Durante la muy disputada elección presidencial de 1876, Grant facilitó la aprobación por parte del Congreso de un compromiso pacífico.

En su retiro, fue el primer presidente en circunnavegar el mundo en su gira internacional con muchos líderes extranjeros. En 1880, no logró obtener la nominación presidencial republicana para un tercer mandato. En el último año de su vida, enfrentando severas reversiones financieras y sufriendo de cáncer de garganta, escribió sus memorias, que demostraron ser un gran éxito de crítica y financiero. Al momento de su muerte, fue conmemorado como un símbolo de la unidad nacional.

LA PRODUCCIÓN:

Basada en la biografía más vendida del New York Times del ganador del premio Pulitzer Ron Chernow Grant y producida por HISTORY con Appian Way Productions, RadicalMedia en asociación con Lionsgate, esta miniserie documental cuenta la historia notable y esencialmente estadounidense de un hombre humilde que supera increíbles obstáculos, asciende a los rangos más altos del poder y salva a la nación no una, sino dos veces.

Con una combinación de escenas dramáticas, la palabra de expertos e imágenes de archivo mejoradas, esta serie descubre el verdadero legado del héroe inverosímil que dirigió la nación durante sus mayores pruebas: la Guerra Civil (1861-1865) y la Reconstrucción (1865-1887), todo bajo la lente del biógrafo Chernow, quien también es productor ejecutivo de la miniserie.

POR ÓSCAR VELÁZQUEZ

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

50 años sin Janis Joplin, la mujer que abrió brecha a las rockeras

LOS ÁNGELES.- En un día como hoy pero de hace 50 años, JANIS JOPLIN no se presentó en el estudio de grabación esa tarde del 4 de octubre de 1970. El teléfono de su habitación en el Landmark Motor Hotel de Los Ángeles sonaba en blanco. Su famoso Porsche psicodélico todavía estaba en su lugar en el estacionamiento. La tarea de buscarla fue encomendada a John Byrne Cooke, fotógrafo y su road manager: y así fue él quien la encontró muerta, boca abajo junto a la cama. La autopsia realizada por el famoso forense Thomas Noguchi no dejó lugar a dudas: la vida del ícono femenino más poderoso de la historia del rock había sido una sobredosis de heroína.

Es el trágico y prematuro final de la muy intensa y desesperada existencia de una niña que cambió para siempre el papel y la imagen de la mujer en el mundo de la música, un universo en ese momento dominado por un machismo feroz. Janis fue la primera mujer súper estrella de rock: no le fue fácil abrirse camino pero ciertas situaciones mueren difíciles cuando piensas que el último y fuerte ataque al machismo del mundo del espectáculo llegó hace unos meses por parte de Dua Lipa, estrella del pop mundial que solo tiene 25 años.

La vida de JANIS JOPLIN fue muy difícil desde que era una niña, cuando en la escuela secundaria en Forth Worth, Texas, donde nació el 19 de enero de 1943, fue víctima del acoso más feroz: tenía sobrepeso y estaba atormentada por el acné y los insultos de sus compañeros. Su único espacio de felicidad era la música, el Blues en particular. 

Antes de terminar la universidad, hizo autostop a San Francisco, que se convertiría en “su ciudad”. En ese momento Frisco, y en particular el distrito de Haight-Asbury, era la capital del movimiento hippy, una concentración única de pacifismo, fermento musical y cultural (en North Beach estaban los Beat) y experimentación con sustancias. 

Ponerse en contacto con el mundo de la música era inevitable: fue una amiga suya quien le dio la primera oportunidad profesional con Big Brother and the Holding Company: la voz aguda y ronca, llena de dolor y deseo de amor, imbuida del blues de Bessie Smith y Odetta o el alma rugiente de Etta James conmociona al público y a la crítica: la actuación en el festival de Monterey en 1967 anuncia al mundo que nació una estrella. En 1968 editan su segundo disco con la banda, Cheap Thrills, con la portada ilustrada por Robert Crumb, el genio del cómic underground y algunas de las canciones sobre las que se construye la leyenda de Janis: Summertime, Piece of my Heart y Bola y cadena. 

A pesar de llegar al # 1 en la lista de álbumes, Cheap Thrills es el último álbum grabado con la banda. La actuación en el Festival de Cine de Monterey de 1967 anunciaba al mundo que ha nacido una estrella. 

A partir de ese momento inició su carrera en solitario, lamentablemente muy corta. Solo tendrá tiempo para grabar I Got Dem Ol ‘Kozmic Blues Again Mama! y para terminar las grabaciones de Pearl (su apodo), que se lanzará póstumamente en 1971: aquí también hay títulos legendarios, comenzando por Mercedes Benz y especialmente Me and Bobby McGee, un cover de una canción de Kris Kristofferson, que fue el único sencillo de su carrera en llegar a la cima de la lista. 

Su vida ya estaba devastada por la heroína, malas relaciones y por miedos nunca vencidos y deseos insatisfechos. Pero también lleno de momentos de música inalcanzable: JANIS JOPLIN fue simplemente un presagio, una chica que podría llevar el mundo del blues y el soul al rock con absoluta naturalidad.

Debido a sus excesos en el escenario no siempre estuvo a la altura: Woodstock, por ejemplo, no fue una de sus mejores actuaciones. Subió al escenario diez horas después de la hora prevista: un tiempo demasiado largo para no llenarse de consumo excesivo de heroína y alcohol. Dice Pete Townshend: “En Woodstock, Janis no hizo su mejor actuación probablemente debido al alcohol y las drogas. Pero incluso cuando no estaba en forma, podía ser extraordinaria”. 

Como si hubiera estado regulada por la sincronicidad, su muerte está ligada a una serie de coincidencias: poco antes de morir, al saber que Bessie Smith, la mayor cantante de blues de la historia y su ídolo, fue enterrada en una tumba con una lápida anónima, ella compró uno nuevo adecuado a la estatura del personaje. 

Una de sus últimas canciones se llama Buried Alive With The Blues, enterrada viva con el blues. 

Janis murió dos semanas después de Jimi Hendrix: ambos a los 27 años, como Jim Morrison, que morirá un año después. Él también a los 27. Son la trinidad secular del Club 27, el círculo de artistas que murieron prematuramente a la misma edad, a la que se unieron trágicamente Kurt Cobain y Amy Winehouse. 

Lo que más importa es el extraordinario legado musical que dejó Joplin, fue que abrió el camino a las mujeres del rock, quien demostró que el talento y el poder emocional pueden cambiar las reglas del juego. Un modelo imprescindible para generaciones de artistas. Pero también prueba de que incluso una niña perseguida por matones con música puede aprender a volar.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

“Secretos de guerra”, docuserie de History a 75 años de la Segunda Guerra Mundial

HISTORY estrenará el próximo domingo 6 de septiembre en Latinoamérica, en el marco del 75° aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial, la nueva serie documental de cuatro entregas, SECRETOS DE GUERRA, que expone los acontecimientos más importantes e historias desconocidas sobre la participación de los países de América Latina durante este conflicto bélico.

Este documental contó con la narración del actor mexicano Juan Pablo Medina y el respaldo documental del historiador Alejandro Rosas, quien a pregunta expresa de TV&SHOW en la videoconferencia realizada con medios de comunicación, respecto a la participación de la fuerza aérea mexicana con el escuadrón 201, en Filipinas, acotó: “En SECRETOS DE GUERRA le daremos el valor real que tuvieron los pilotos mexicanos en el conflicto, lo que la historia oficial no les ha otorgado”.

Esta producción, realizada en conjunto con NATIVA, combina agilidad narrativa con rigor histórico y recorre los diferentes momentos de la contienda, entre los años 1938 y 1945, además de los períodos de pre y posguerra que representan escenarios, actores y propósitos diferentes de interacción de los estados y poblaciones con la gran guerra.

SECRETOS DE GUERRA es una docuserie que incluye entrevistas con otros destacados expertos, analistas políticos, periodistas e historiadores latinoamericanos.

A 75 años de la finalización de la Segunda Guerra Mundial, History muestra que aún quedan secretos por descubrir de este importante período histórico y su impacto en Latinoamérica: desde una red de espionaje nazi en la Argentina hasta el escuadrón de aviación mexicano “Las águilas aztecas”.

Las historias que presenta SECRETOS DE GUERRA y que exponen la participación de los países de Latinoamérica como Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Cuba, Guatemala, México, Perú, Uruguay y Venezuela en la Segunda Guerra Mundial, son atravesadas por cuatro ejes temáticos: espionaje, diplomacia, economía y acción en el frente de batalla. 

Heinrich Himmler, 1943

Cada capítulo subraya los hitos más relevantes de la historia de estos países en este período bélico, a través de una narración en la que los acontecimientos son clasificados con piezas cortas. Información clasificada e historias nunca contadas hasta hoy permitirán comprender cómo los países latinos vivieron los años del conflicto armado.

LOS ALEMÁN, PADRE E HIJO

PAÍSES LATINOAMERICANOS

Algunos secretos de guerra incluyen a la espía Alemana que coquetea con Mario Moreno Cantinflas en México, los mapas falsos encontrados en Argentina en plena Guerra Fría; en Brasil y a cargo de Joseph Mengele, se realizaban experimentos genéticos igual que en Auschwitz que el mundo desconocía; Perú recibe una invasión de japoneses luego del ataque de Pearl Harbor; el petróleo Mexicano se vende al Tercer Reich, y se descubre una red de espías comandada por Ernest Hemingway en Cuba; Orson Welles filma propaganda en Brasil;  Walt Disney funge de embajador para el Departamento de Estado, entre otros.

UN DATO:

Además los cuatro especiales que conforman esta documentada serie se apoyan del testimonios de sobrevivientes latinos de la segunda guerra mundial como los de piloto del Escuadrón 201 Maximiliao Gutierrez Marin, del bracero Felipe Muñoz, de analistas políticos, investigadores e historiadores como Rosendo Fraga, Luis Fernandes, Julio Mutti, Gabriel Levinas, Christian Lynch,  Juan Miguel Zunzunegui; del veterano oficial militar argentino Martin Balza, entre otros.

POR ÓSCAR VELÁZQUEZ

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

A 30 años de “The Wall” en Berlín

BERLÍN.– El músico británico ROGER WATERS cumplió tres décadas de la histórica promesa que hiciera en julio de 1989, cuando afirmó que solo sería posible interpretar The Wall -mítico álbum de Pink Floyd- en vivo cuando hubiera caído el Muro de Berlín, símbolo de la división entre Este y Oeste.

Un año justo después de esa entrevista, y casi nueve meses después de la caída del muro de Berlín en noviembre de 1989, se instaló un magno escenario en la que alguna vez fue “tierra de nadie”, la zona de Berlín entre la Potsdamer Platz y la puerta de Brandeburgo. Así, el 21 de julio de 1990 se llevó a escena uno de los eventos en vivo más simbólicos de la historia del rock.

Esa grandiosa puesta en escena tiene una historia nada sencilla, y no solo por su complejidad técnica. Para comprender su génesis hay que remontarse hasta 1979, cuando -bajo pleno control de Waters- Pink Floyd editó The Wall.

Éxito clamoroso, en la obra el bajista y cofundador del grupo cuenta la historia de Pink, una estrella de rock presa de la desilusión y de la paranoia que pone un muro entre él y la realidad. Y esa realidad está poblada de sus pesadillas, las instituciones escolares, el nazismo, el consumismo de una sociedad cada vez más materialista.

La banda estaba entonces dividida por las diferencias y Waters soportaba cada vez menos su papel de divo. Nació así la idea de un tour, ya legendario, que se llevó a cabo entre 1981 y 1982, y durante el cual se construía un muro que separaba la banda de su público y que solo al final era derribado.

Ese muro que signaba el punto de máxima distancia de la gente algunos años se convertirá en una metáfora de libertad de extraordinaria potencia.

En 1982 Alan Parker dirigió el filme inspirado en el doble álbum, y precisamente en este filme por primera vez aparecen aquellos muñecos e invenciones gráficas de Gerald Scarfe destinadas a permanecer en el imaginario de todos los fans de Pink Floyd.

El concierto de Berlín fue una empresa realizada solo por Waters, quien se había separado de David Gilmour, Richard Wright y Nick Mason. En principio se había dirigido a algunos amigos como Peter Gabriel, Bruce Springsteen, Eric Clapton, Rod Stewart, pero no aceptó ninguno de ellos.

El elenco fue integrado entonces por Bryan Adams, The Band, Paul Carrack, Cindy Lauper, Thomas Dolby, Joni Mitchell, Ute Lemper, Sinead O’Connor, Van Morrison, los Scorpions, Paddy Moloney, y James Galway.

Una puesta en escena grandiosa, con momentos de teatro musical en los que intervinieron actores como Albert Finney y Tim Curry, Marianne Faithfull, la orquesta sinfónica de la Radio de Berlín oriental y la banda de las Fuerzas Armadas soviéticas, los muñecos de ocho metros y el cerdo volante, el derrumbe del muro que signa el final del concierto transmitido por 52 países.

La potencia visual del espectáculo amplificó el significado simbólico de un concierto fundado en un álbum que de festivo no tenía nada.

Y sin embargo ninguna otra obra era más apta para celebrar un evento que cambió el mundo frente a 350 mil personas. Ese muro que dividió a una estrella de rock enloquecida de la realidad se había convertido en el Muro de Berlín: una vez más la música había demostrado ser el instrumento privilegiado para dar cuerpo a los sueños de un mundo mejor. Y aquella noche en Berlín a todos les pareció que era realmente posible.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios