Cambiar para tener un futuro, el clamor de Greta Thunberg en el estreno de su documental

ROMA.- La vida de GRETA THUNBERG, la famosa y joven activista ambiental, es relatada en I AM GRETA, un documental que se estrena a través de Hulu y distintas plataformas.

Los primeros días de protesta solitaria ante el Parlamento de Suecia en 2018, su perseverancia en sus reclamos y hasta el nacimiento de un movimiento global ambientalista son solo parte de la historia de una ignota jovencita tímida, que terminó reuniéndose con los más importantes líderes del planeta.

Recientemente la joven activista de 17 años pidió votar por Joe Biden y cuando fue elegido con ironía le escribió a Donald Trump que la había criticado duramente: “Donald relájate”, fueron sus palabras, las mismas que usó despectivamente el magnate para dirigirse a la nominada al premio Nobel de la paz, que volvió a impulsar una huelga climática global en primera persona como lo había hecho hace dos años de una manera completamente solitaria.

Gracias a esa perseverancia la joven activista logró llevar la agenda climática, los problemas del calentamiento global, la explotación de los recursos del planeta nuevamente a la cima de las prioridades, especialmente antes de que la pandemia ocupara ese lugar.

Y se convirtió en un ícono absoluto entre los jóvenes de su generación y no solo en Suecia donde nació sino en toda Europa y después en el mundo entero.

Una persona que, ya sea apreciada o criticada, es excepcional y cuya vida se narra en esta cinta de Nathan Grossman, presentada en el Festival de Cine de Venecia, en la cual retrata el meteórico ascenso de adolescente a activista internacional y que se estrenará este día en Sky Primafila, Google Play, Infinity, Timvision, Chili, Rakuten TV, así como MioCinema e IoRestoInSala.

El documental es un retrato íntimo de una figura singular y en el que se destaca su increíble terquedad que está a la altura de las dificultades encontradas hasta ahora. “No soy la niña enojada que grita frente a los líderes mundiales, no soy como me representan algunos medios, soy una chica tímida, estudiosa, una nerd que se preocupa por el presente y el futuro del planeta y por lo tanto el mío también”, dijo Greta volviendo al gimnasio después del año sabático, 2019, en el que hizo cosas realmente increíbles.

Todo empezó en una acera frente al parlamento de Estocolmo: todos los viernes sentada con el cartel de “Huelga escolar por el clima” en la mano, Greta, haciendo preocupar mucho a la familia, mostraba cómo desde una acción solitaria se puede hacer mucho, convirtiéndose semana tras semana en un catalizador para miles y miles de niños.

La cámara la sigue como una sombra y documenta miedos, noches de insomnio, ayunos, ansiedades, soledad de una niña pequeña que lucha con algo mucho más grande que ella pero que por terquedad logró hacer, embotada en la creencia de que era necesario seguir adelante a toda costa.

Aquí está Greta entrando en las salas del poder global, desde Estrasburgo hasta la Comisión Europea, desde el Elíseo francés hasta la ONU y Nueva York, y caminando por las calles junto con el movimiento inspirado en en ella, Fridays for Future.

“La crisis del Covid afectó a todos, derrotar al virus es una prioridad, no se pueden manejar dos crisis juntas: por eso los temas ambientales, la lucha por el Cambio Climático se detuvo, en cambio debemos entender que es urgente y no podemos darnos por vencidos si queremos tener un futuro”, dijo reiterando su compromiso, deliberadamente ya no en primera línea.

En el documental de Grossman, poderoso e instructivo, la vida de la niña con trenzas que navegó a través del océano desde Plymouth a Nueva York para llevar la lucha climática a la Asamblea General de la ONU, sufriendo de miedo al mar embravecido, a la soledad (son imágenes excepcionales y también muy privadas), es llevada a aquello que es: una experiencia extraordinaria.

“Es una responsabilidad enorme aquello que tengo, es demasiado grande para mí” dice la pequeña que supo decirle a los líderes del mundo “¿cómo te atreves? Nos robaste los sueños con esa historia de crecimiento eterno, pero no hay más tiempo para darnos un futuro” y lamentablemente consciente de que cinco años después los acuerdos climáticos de París sobre los avances son mínimos.

“Me reconozco en la película -admitió- inicialmente estaba preocupada, Nathan siempre estuvo conmigo, filmó todo en silencio durante más de un año, ni siquiera lo recordaba, en un momento incluso dudé que el suyo fuera un trabajo profesional” (no había tripulación de ningún tipo, solo Grossman con su cámara de video por todas partes, NDR).

I’M GRETA es por lo tanto un retrato completo, no solo la niña con trenzas y síndrome de Asperger amenazada incluso de muerte, burlada por Trump y el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, adorada por los jóvenes de todo el mundo que con ella y en su nombre hicieron marchas históricas, pero también Greta abraza a su caballo y su perro Roxy, que escribe sus discursos por la noche tratando de mejorar tenazmente palabra por palabra, la niña cansada que se salta las comidas y que hace preocupar a sus padres.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s