Cambiar para tener un futuro, el clamor de Greta Thunberg en el estreno de su documental

ROMA.- La vida de GRETA THUNBERG, la famosa y joven activista ambiental, es relatada en I AM GRETA, un documental que se estrena a través de Hulu y distintas plataformas.

Los primeros días de protesta solitaria ante el Parlamento de Suecia en 2018, su perseverancia en sus reclamos y hasta el nacimiento de un movimiento global ambientalista son solo parte de la historia de una ignota jovencita tímida, que terminó reuniéndose con los más importantes líderes del planeta.

Recientemente la joven activista de 17 años pidió votar por Joe Biden y cuando fue elegido con ironía le escribió a Donald Trump que la había criticado duramente: “Donald relájate”, fueron sus palabras, las mismas que usó despectivamente el magnate para dirigirse a la nominada al premio Nobel de la paz, que volvió a impulsar una huelga climática global en primera persona como lo había hecho hace dos años de una manera completamente solitaria.

Gracias a esa perseverancia la joven activista logró llevar la agenda climática, los problemas del calentamiento global, la explotación de los recursos del planeta nuevamente a la cima de las prioridades, especialmente antes de que la pandemia ocupara ese lugar.

Y se convirtió en un ícono absoluto entre los jóvenes de su generación y no solo en Suecia donde nació sino en toda Europa y después en el mundo entero.

Una persona que, ya sea apreciada o criticada, es excepcional y cuya vida se narra en esta cinta de Nathan Grossman, presentada en el Festival de Cine de Venecia, en la cual retrata el meteórico ascenso de adolescente a activista internacional y que se estrenará este día en Sky Primafila, Google Play, Infinity, Timvision, Chili, Rakuten TV, así como MioCinema e IoRestoInSala.

El documental es un retrato íntimo de una figura singular y en el que se destaca su increíble terquedad que está a la altura de las dificultades encontradas hasta ahora. “No soy la niña enojada que grita frente a los líderes mundiales, no soy como me representan algunos medios, soy una chica tímida, estudiosa, una nerd que se preocupa por el presente y el futuro del planeta y por lo tanto el mío también”, dijo Greta volviendo al gimnasio después del año sabático, 2019, en el que hizo cosas realmente increíbles.

Todo empezó en una acera frente al parlamento de Estocolmo: todos los viernes sentada con el cartel de “Huelga escolar por el clima” en la mano, Greta, haciendo preocupar mucho a la familia, mostraba cómo desde una acción solitaria se puede hacer mucho, convirtiéndose semana tras semana en un catalizador para miles y miles de niños.

La cámara la sigue como una sombra y documenta miedos, noches de insomnio, ayunos, ansiedades, soledad de una niña pequeña que lucha con algo mucho más grande que ella pero que por terquedad logró hacer, embotada en la creencia de que era necesario seguir adelante a toda costa.

Aquí está Greta entrando en las salas del poder global, desde Estrasburgo hasta la Comisión Europea, desde el Elíseo francés hasta la ONU y Nueva York, y caminando por las calles junto con el movimiento inspirado en en ella, Fridays for Future.

“La crisis del Covid afectó a todos, derrotar al virus es una prioridad, no se pueden manejar dos crisis juntas: por eso los temas ambientales, la lucha por el Cambio Climático se detuvo, en cambio debemos entender que es urgente y no podemos darnos por vencidos si queremos tener un futuro”, dijo reiterando su compromiso, deliberadamente ya no en primera línea.

En el documental de Grossman, poderoso e instructivo, la vida de la niña con trenzas que navegó a través del océano desde Plymouth a Nueva York para llevar la lucha climática a la Asamblea General de la ONU, sufriendo de miedo al mar embravecido, a la soledad (son imágenes excepcionales y también muy privadas), es llevada a aquello que es: una experiencia extraordinaria.

“Es una responsabilidad enorme aquello que tengo, es demasiado grande para mí” dice la pequeña que supo decirle a los líderes del mundo “¿cómo te atreves? Nos robaste los sueños con esa historia de crecimiento eterno, pero no hay más tiempo para darnos un futuro” y lamentablemente consciente de que cinco años después los acuerdos climáticos de París sobre los avances son mínimos.

“Me reconozco en la película -admitió- inicialmente estaba preocupada, Nathan siempre estuvo conmigo, filmó todo en silencio durante más de un año, ni siquiera lo recordaba, en un momento incluso dudé que el suyo fuera un trabajo profesional” (no había tripulación de ningún tipo, solo Grossman con su cámara de video por todas partes, NDR).

I’M GRETA es por lo tanto un retrato completo, no solo la niña con trenzas y síndrome de Asperger amenazada incluso de muerte, burlada por Trump y el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, adorada por los jóvenes de todo el mundo que con ella y en su nombre hicieron marchas históricas, pero también Greta abraza a su caballo y su perro Roxy, que escribe sus discursos por la noche tratando de mejorar tenazmente palabra por palabra, la niña cansada que se salta las comidas y que hace preocupar a sus padres.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

“63 UP”, documental galardonado, estreno esta noche por Film&Arts

FILM&ARTS estrena esta noche a las 22:00 horas, el lunes 16 y 23 de noviembre63 UP, un viaje cinematográfico y sociológico único a través de una miniserie documental que acompaña el crecimiento de un grupo de niños británicos de 7 años hasta sus 63.

Ganador del premio a Mejor Documental de la Academia de Prensa Internacional 2019, cuenta cómo los elegidos crecen y envejecen y, en el camino, toma una instantánea de la sociedad británica, explorando temas de familia y política, religión y salud mental. Ahora, con 63 años descubren cómo la vida los ha tratado. Miniserie-documental de tres episodios.

A lo largo del documental, se relatan la vida del grupo de niños que fueron entrevistados por primera vez en 1964, cuando fantaseaban con los sueños de su infancia, como ser jockey, científico, misionar en África o ser astronauta.  ¿Dónde están ahora y cómo lo han tratado los últimos siete años?  La existencia en montaña rusa, tal como la capturó Michael Apted, siempre ha expresado la verdad sobre la condición humana.

La miniserie dirigida por Apted, plantea la cuestión de si las perspectivas de los participantes estaban determinadas por la clase en la que nacieron. Apted pide a varios de sus sujetos que consideren cómo han cambiado las cosas entre 1964 y el momento actual. John, un abogado acomodado que se educó en Oxford, dice que ve menos rigidez y más movilidad económica en la actualidad, pero también especula, con cierta torpeza, que la gente como él puede haber tenido más dificultades que los miembros de la clase trabajadora porque existe una mayor “competencia” por trabajos de élite entre la clase alta.

63 UP expone un largo experimento cultural, único en su género que busca explorar la evolución de las circunstancias socioeconómicas de un puñado de hombres y mujeres a lo largo de ciclos de 7 años para entender si verdaderamente estas son determinantes en su desarrollo personal o cuan libres son de poder desenvolver una vida alejada de un destino predeterminado por sus situaciones individuales. Esta mirada es por demás conmovedora pues cada una de estas historias incitan a un ejercicio de autorreflexión acerca de cómo hemos vivido y qué nos depara nuestro futuro.

¿DÓNDE VERLO?

Film&Arts es el único canal de América Latina dirigido a los amantes de las artes y el espectáculo en todas sus manifestaciones. La señal puede verse en México por: AxtelTV (625), Totalplay (494), Sky (427 y HD 1437), Megacable (297), Izzi (430), Cablemás (430), Cablevisión Monterrey (430).

EN REDES:

Sitio web: filmandarts.tv

Facebook: @FilmAndArtsTV 

Twitter: @FilmAndArtsTV 

Instagram: @filmandarts.tv

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Lady Gaga vota con todo el glamour

NUEVA YORK.- La cantante y actriz estadounidense LADY GAGA, quien esta semana tomó las redes sociales para instar a sus fanáticos a participar en las elecciones generales en Estados Unidos, demostró que está dispuesta a marcar tendencia, inclusive a la hora de depositar su voto, mostrándose con un llamativo “outfit”.

La creadora de éxitos como Poker Face, de 34 años, fue una de las millones de personas que votó anticipadamente en Estados Unidos, y -fiel a su estilo- transformó su caminata hacia las urnas en su propia pasarela personal.

La artista se grabó votando vestida con una sudadera gris Chromatica (65 dólares) y una mascarilla (15 dólares), enormes lentes oscuros, botas altas con plataforma Demonia Slay-301 color rosa (125.95 dólares) y sin pantalones.

“Categoría: Ballot Drop Off Realness”, subtituló la neoyorquina un video en su cuenta de Instagram que captura el momento en que vota, y musicalizado con la canción Babylon de su último álbum.

Ganadora del Grammy y de un premio Oscar, Lady Gaga estuvo compartiendo contenidos relacionados con la votación en las semanas previas a las elecciones presidenciales del próximo 3 de noviembre.

Además de actualizar a los fanáticos cuando recibió su boleta a principios de esta semana, también destacó la importancia de la protección de los votantes en las urnas, asegurando que la firma en su boleta coincida con la que está en el archivo.

En los últimos días estuvo enviando mensajes a sus millones de fanáticos en Instagram para instarlos a participar en las elecciones generales.

La diva del pop dejó ver que su voto sería emitida por correo uniéndose a la lista de celebridades que se han manifestado en las elecciones.

“¡La boleta está aquí! ¡Y es #VoteEarlyDay! Hoy es el día perfecto para unirse a los 46 millones de personas que ya han emitido su voto en las elecciones de 2020. ¡Visite VoteEarlyDay.org para hacer su plan para votar temprano ahora!”, escribió días atrás.

Actualmente, son varios millones más los que han emitido sus votos anticipados.

No es la primera vez que Lady Gaga usa su posición de estrella para llamar a los fans y el resto de la sociedad estadounidense a votar. De hecho, ha sido una de las celebridades que más se ha manifestado abiertamente en las redes sociales y verla activa en Instagram para estas elecciones ya es algo habitual.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Volver al futuro, un clásico que no sería del montón, a 35 años de su estreno

HOLLYWOOD.- 35 años de lo que parecía ser una película más, de las del “montón” que produce Hollywood, pero oh sorpresa, VOLVER AL FUTURO, cuyo estreno fue un 3 de julio pero de 1985, rompió todos los pronósticos.

VOLVER AL FUTURO logró lo que nadie esperaba: terminó arriba en las recaudaciones ese año, consiguió unanimidad en la crítica y rápidamente se volvió de culto, generando enormes expectativas con su “continuará” sobre el final, repetido en la segunda (1989), para cerrar la saga con una tercera película en 1990.

Los rumores de una cuarta entrega siempre han estado presentes. Pero nunca se concretó. Quizás en parte por la enfermedad temprana de Michael J. Fox (mal de parkinson); quizás porque a diferencia de otras sagas, en esta sus productores no quisieron arruinar su perfección.

Todas las películas enfrentan problemas antes y durante su rodaje. Muchos proyectos incluso quedan en el camino en alguna etapa previa y jamás ven la luz, o la ven muchos años después. Pero los de VOLVER AL FUTURO fueron varios.

El actor principal fue remplazado cuando ya se llevaba rodado un tercio del metraje. Michael J. Fox siempre había sido la primera opción pero estaba ocupado. Se llamó entonces a Eric Stoltz. Tras cinco semanas de rodaje (y una vez que Spielberg regresó a Estados Unidos tras una breve ausencia), Zemeckis decidió que Stoltz no era el idóneo para interpretar a Marty. Aunque Spielberg y él se percataron de que volver a realizar las mismas tomas ya hechas con Stoltz costaría tres millones de dólares adicionales al presupuesto inicial de catorce millones, decidieron continuar con dicho proceso. Stoltz no era muy cómico y, al contrario, había dado “una actuación dramática” para Zemeckis. Sin embargo, la carrera de Stoltz nunca tuvo un rol preponderante o principal en ninguna otra película, aunque sí tuvo actuaciones destacadas en papeles secundarios y en esa época venía de ser nominado al Globo de Oro como Mejor actor de reparto por su papel en Mask.

Ralph Macchio, la estrella de Karate Kid, también estuvo en carpeta. Devolvió el guion desilusionado: “Va a ser un fracaso”, vaticinó el por entonces chico maravilla que nunca más deslumbró en ninguna película. Su última aparición importante por así decirlo en un rol secundario fue en Hitchcock (2012). “¿Quién va a querer ver una película que trata de un chico, un auto y pastillas de plutonio?”.

John Cusack fue otro de los candidatos para ser Marty. Finalmente los gastos fueron 19 millones de dólares contra… 381 millones de recaudación.

En abril de 1981, Columbia Pictures puso la producción en un proceso turnaround (podríamos traducirlo como “plan canje” con otro estudio, dado que no le terminaba de llenar. Tuvo 44 rechazos antes de lograr arrancar la filmación. Así, se detuvo el proyecto durante 4 años, por lo que el guion fue reeditado en al menos dos ocasiones. Se le consideraba una cinta muy inocente y juvenil, mientras los estudios apuntaban a tramas más para adultos.

Gale y Zemeckis optaron por llevar el proyecto a Disney, sin embargo “nos dijeron que una madre que se enamoraba de su hijo no era un tema apropiado para una película familiar bajo el sello de Disney”, de acuerdo a Gale.

Gale y Zemeckis pensaron en aliarse con Steven Spielberg, que produjo “Used Cars” y “Locos por ellos”, las cuales fueron consideradas un fracaso en taquilla pese a recaudar más de lo que gastaron.

Actualmente el filme se enseña en las escuelas de cine.

RECHAZO DEL GUION

Para película de ciencia ficción le faltaba profundidad, respecto a otros exponentes de su tiempo, como Terminator, por ejemplo (estrenada en 1984), una idea de la vida en el futuro, excusas para los grandes efectos “especiales” de la época (hoy en día totalmente obsoletos).

De hecho, tiene muy pocos efectos especiales Volver al futuro. Para comedia pecaba de inocente. Le faltaba el toque subido de todo que se veía en Colegio de Animales, La venganza de los Nerds y Despedida de Soltero, con Tom Hanks. Y para ser cómica le falta el chiste cada 2 minutos, como en Dónde está el piloto. A la mayoría de los ejecutivos les parecía una historia desarrollada de una manera demasiado inocente y suave.

Cada vez que terminaba una reunión con los ejecutivos de los estudios, estos se despedían aconsejando a los guionistas: “Llévenlo a Disney”. Al final, hicieron caso y concertaron una reunión en Disney. El encuentro fue el más corto de todos. Apenas se sentaron, un alto ejecutivo de la firma con cara de pocos amigos les escupió: “¿Ustedes están locos? ¡Esto es Disney! ¿Cómo vamos a producir una película que se trata de un incesto entre madre e hijo? La madre besando al hijo en el auto: eso es horrible”.

CURIOSIDADES:

La primera máquina en la que pensaron para enviar a Marty McFly al pasado era una heladera. Cambiaron por un gran cubo, una cámara donde estaba la máquina que permitía viajar en el tiempo, ubicado en la caja de una camioneta. Pero esas opciones hacían complejo superar algunos obstáculos, ralentizaban su historia. Necesitaban una auto. El guion tuvo varias decenas de versiones y la máquina del tiempo decena de encarnaciones.

La elección fue bastante obvia para los creadores. Necesitaban un auto que en los cincuenta pareciera una nave espacial. Y en los 80 no habían muchas opciones (quizás en esta época hubieran elegido algún “bicho” de Tesla). Querían que encuadrara de lleno con el chiste que ya habían escrito de la escena en el granero, el chico, la revista de historietas y la confusión. El DeLorean ganó la partida por sus puertas que se abrían hacia arriba, verticalmente, que le daban un aire futurista.

El auto tiene su propio historia (que mereció algunas películas). Desarrollado durante apenas dos años por John DeLorean, un hombre que supo ser el Joven Maravilla de la industria automotriz, vendió sólo la mitad de las unidades que sacó al mercado: unos 3.500. John DeLorean se involucró en un negocio de narcotráfico para intentar salvar a su empresa pero fue descubierto y encarcelado.

El auto resultó un fracaso comercial y al momento de la filmación hacía dos años que había dejado de fabricarse. DeLorean, el fabricante, apenas se estrenó la película envió una carta de agradecimiento a Zemeckis; allí le decía que gracias a Volver al Futuro su creación no se perdería en el tiempo. Y vaya razón que tuvo.

Los viajes en el tiempo los obsesionaban a los escritores. Estaban convencidos de que eran un gran tema para un film. Una tarde que en su casa paterna, Bob Gale se puso a revisar viejos papeles y encontró los anuarios escolares de su padre.

El presidente de Universal de entonces se mostró complacido con el proyecto pero detestaba el título. Propuso “Un astronauta en Plutón” porque sostenía que nunca había sido un éxito de taquilla un film con la palabra futuro en el título.

Zemeckis intentó explicar infructuosamente que ese título no tenía nada que ver con su historia. Hasta que terció, una vez más, Spielberg: envió una carta al jefe del estudio dando por hecho que la propuesta del cambio de nombre sólo se había tratado de una “jodita” y hasta felicitaba al ejecutivo por su sentido del humor.

Que Michael Fox pudiera actuar en la película que lo consagraría como una estrella exigió que casi no durmiera durante unos cuantos meses. El compromiso era que debía seguir con el programa televisivo. A las 9 de la mañana lo pasaban a buscar por su casa y lo llevaban a grabar la serie. A las 5 otro chofer lo llevaba al set de Volver al Futuro. Así empezaba a filmar la película a partir de las 6 de la tarde hasta la madrugada, de ahí el regreso a su casa o un viaje directo hasta el canal. En el trayecto él aprovechaba para dormir un poco.

“Al fin y al cabo era la edad para hacerlo: tenía 23 años”, cuenta Michael Fox en Lucky Guy, su libro de memorias.

El estreno estaba previsto para agosto de 1985. Pero la recepción en las proyecciones previas fue tan entusiasta que el estudio decidió adelantarla para principios de julio. Debían aprovechar las vacaciones, la temporada alta. Tenían en sus manos un hit impensado de un director sin demasiados antecedentes y un elenco en el que no había ninguna estrella, con un argumento un poco improbable, difícil de explicar en una línea. Pero el público reaccionaba extasiado.

EN NÚMEROS:

Volver al Futuro fue la película más taquillera de 1985. Recaudó casi 400 millones de dólares en todo el el mundo. El costo había sido de 19 millones. Luego, Volver al Futuro se convirtió en saga. En enero de 1989 se implementó un sistema novedoso de rodaje: se filmaron las dos simultáneamente para ahorrar en presupuesto y para reunir al elenco una sola vez. Además, el set de filmación había costado 2 años de trabajos de construcción.

Las tres recaudaron casi mil millones de dólares (eran épocas en las que las secuelas recaudaban un poco menos que las originales: al revés que en la actualidad en las que las sagas suelen ser exitosas, quizás en gran parte gracias a Marvel que subió el nivel con sus películas de Los Vengadores todas conectadas entre sí).

Con información de ANSA

TV&SHOW / RONDERO’S MEDIOS