Cine

50 años de la primera obra maestra distópica del cine moderno: «Naranja Mecánica»

ROMA.- En estos días se celebra el 50 aniversario de la película más escandalosa, controvertida y fascinante de Stanley Kubrick, LA NARANJA MECÁNICA y, para la ocasión, Warner Bros ha autorizado un regreso a la gran pantalla.

En verdad, el «estreno» en Nueva York de la novena película de Kubrick tuvo lugar en una fría tarde del 19 de diciembre de 1971 y no brindó al director y productores la satisfacción inmediata que esperaban: el puñetazo en el estómago infligido a los espectadores fue brutal, esas imágenes eran demasiado explícitas, cargadas de un subtexto inconsciente que aún hoy parece inquietante.

Se necesitó el escándalo, opinión pública dividida en una batalla abierta por la libertad del arte, para llevar al cine a la multitud de grandes ocasiones, grabando una colección de discos (114 millones de dólares en todo el mundo) por una obra de bajo costo, poco más de 2 millones.

Una vez más, el autor ganaba su apuesta con los magnates de Warner a quienes les había prometido que una de sus obras nunca sería tocada por el fracaso. Kubrick también estaba ganando ya que por contrato recibió el 40% de las ganancias, además de haber arrebatado el control total sobre la producción. Glory llegó con el Festival de Cine de Venecia de 1972 y luego con cuatro nominaciones al Oscar. Sin embargo, es extraño decir que en el tablón de anuncios de La naranja mecánica hay un sinfín de nominaciones pero ningún premio importante, excepto un Nastro d ‘ plata en 1973.

Si muchos críticos sitúan la película en la «trilogía futurista» después de Strangelove y 2001, hoy es más correcto decir que es la primera obra maestra distópica del cine moderno. 

De hecho, las extravagantes aventuras de Alex Delarge (Malcolm McDowell) y su Drughi se sitúan en un Londres del futuro inmediato, en un gusto entre pop y posmoderno refinado con obsesivas referencias al arte de los 60 y 70 y recurrentes referencias a situaciones de la época: liberación sexual, explosión de la ira juvenil, circulación de las primeras drogas sintéticas, guerras de bandas.

Como escribe el crítico Morando Morandini, Kubrick opone la explotación del poder con la anulación del libre albedrío a la que se somete Alex. 

Pero la elección del director no es juzgar, sino hacer preguntas y descubrir el lado oscuro que habita en cada individuo. Y el mensaje más perturbador y revolucionario que aún inquieta en La naranja mecánica radica precisamente en la conclusión de que (al menos en la versión original) el protagonista se convierte en el jefe de un cuerpo policial al que se le permite ejercer la violencia y la crueldad en el nombre de la Ley. 

Es fácil entender por qué la disculpa de Burgess y Kubrick provocó un escándalo, generó una prohibición drástica a los menores de 18 años y convirtió la película en un auténtico «tabú» para las televisiones. En Italia se esperó hasta 2007 para verlo en una red generalista y aún hoy la visión despierta polémica. 

De hecho no es solo una película, sino un modelo que se ha afianzado en la sociedad generando muchas citas y referencias: en la música (con los grupos punk y metal a la vanguardia hasta la reciente cita de Achille Lauro), en los cómics (varios episodios) de Los Simpson y antes una tira de Nick Carter), en el cine (El olor de la noche de Claudio Caligari, Funny Games de Michael Haneke, Never Gonna Stop Me de Rob Zombie). Y más en el club juvenil con las brutales hazañas de la Banda dell’Arancia Meccanica romana y los ultras del estadio vitoreando a los Drughi Bianconeri. 

Todo en A Clockwork Orange se ha vuelto icónico con el tiempo: el título original de Burgess que resume la perfección externa de la fruta mala (la naranja) y su naturaleza secreta como un mecanismo de relojería a punto de explotar; el vestuario de Milena Canonero, el mobiliario y una estética «óptica» e hiperrealista con claras referencias sexuales. 

Y finalmente un protagonista, Malcolm McDowell, descubierto por el director tras ver una película generacional como If de Lindsay Anderson y transformado en un monstruo con una sonrisa angelical al que McDowell le dio una identificación total hasta el punto de romperse una costilla y destruirse córneas durante el rodaje. 

50 años después, A Clockwork Orange envejece como un buen vino añejo, proyecta su incómodo derecho moral a la realidad, sintetiza una cultura anglosajona que se origina en las profecías de Stevenson, Orwell (1984) y Bradbury (Fahrenheit 451), pero sobre todo nos muestra la deriva de un mundo contemporáneo cada vez más inclinado a acostumbrarse a la persuasiva estética de la violencia. 

Al señalar el creciente peligro, Kubrick sigue siendo un verdadero revolucionario del siglo XX.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

0 comments on “50 años de la primera obra maestra distópica del cine moderno: «Naranja Mecánica»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: