TV & Plataformas

Hasta el último día de su vida Carmen Salinas hizo suyo el culto hacia lo popular

CARMEN SALINAS acababa de cenar y se sentó frente al televisor para ver el capítulo del miércoles de Mi fortuna es amarte. A diferencia de otros artistas que odian verse en la pantalla, ella no se perdía un capítulo de las telenovelas en las que trabajaba.

En la producción de Televisa, protagonizada por David Zepeda y Susana González, Doña Carmelita completó una carrera estelar que la llevó a la pantalla grande y a la chica, al teatro, a la política y hasta a Hollywood. Con su fallecimiento, los amantes de las telenovelas se quedan sin una abuela, y el mundo artístico de habla hispana sin una colega que ayudó a crear y modelar la explosión que viven hoy en día el teatro y la industria audiovisual.

No es una exageración. Quienes solo saben de CARMEN SALINAS por sus declaraciones osadas -aunque a menudo acertadas- se sorprenderán con estos números: como actriz de cine participó en 114 películas. Eso la coloca ya en el panteón de los grandes de la actuación, pero hay muchísimo más. También trabajó en 22 de las telenovelas más exitosas del mundo, como María la del Barrio y María Mercedes, con Thalía, Abrázame muy fuerte y Mi corazón es tuyo. Además, tiene créditos en series icónicas como La familia P. Luche, Mujeres, casos de la vida real y, por supuesto, La rosa de Guadalupe.

Es imposible hablar de la historia del cine y la televisión mexicana y latina sin mencionarla. Sin embargo, para muchos, su mayor contribución al mundo del espectáculo fue la resurrección del teatro musical. Fue la productora de la ahora histórica Aventurera, una obra en la que participaron grandes de la industria como Edith González, Itatí Cantoral, Adriana Fonseca, Paty Navidad, Lorena Rojas, Yatana, Niurka, Sabine Moussier, Maribel Guardia, Ninel Conde, Malillany Marín y Susana González.

La obra se estrenó en el Salón Los Ángeles de la Ciudad de México el 28 de octubre de 1997, y el éxito fue tal, que hasta fue llevada al Madison Square Garden. Aunque problemas con sus socias en la producción convirtieron el emprendimiento en una pesadilla para Salinas, no hay duda de que sin ella el teatro en español no tendría la fuerza que tiene hoy en día. Luego se integró al elenco de Perfume de gardenia, donde fue homenajeada por sus sesenta años en las tablas.

Y es que quizá fue el destino, como habría dicho uno de sus queridos personajes de telenovelas. Pocos artistas han tenido esa pasión por las aventuras que ella demostró a lo largo de su vida; de hecho, aunque en la obra siempre interpretó a Rosaura del Mar, la dueña del cabaret donde transcurre la historia, un paseo por su existencia deja claro que fue ella la verdadera Aventurera.

Hoy en día, Torreón, en el estado de Coahuila, es la novena ciudad más grande del país, pero el 5 de octubre de 1939, cuando nació Carmen Salinas Lozano, sus ciudadanos se estaban todavía curando las heridas dejadas por la violencia de la Revolución Mexicana. Pancho Villa llegó a tomarla tres veces.

Jorge Salinas Pérez Tejada era un hombre de buena posición económica cuando se enamoró y se casó con Carmen Lozano Viramontes, quien tenía dos hijas de una relación anterior. De esa relación nacieron dos hijos. Carmen Salinas fue la menor y tenía menos de cinco años cuando su papá los abandonó, dejando a la familia “en grandes privaciones”, como ella misma lo ha descrito al hablar de su vida.

“Yo iba y tocaba la puerta a las vecinas para tratar de ganar algo de dinero. Les ofrecía cuidarle a los bebés, limpiarles la casa, ayudarlas con lo que fuera”, relató en lo que fueron sus primeros pininos como empresaria.

Sin embargo, lo que se le dio mejor fueron las artes. La artista adjudicaba su carrera a sus hermanas mayores, quienes le hicieron un vestido como el de la artista brasileña Carmen Miranda. Su habilidad para transformarse en ella la inspiró a copiar las voces y los manierismos de las estrellas que veía en la televisión. “Con mi voz y mi oído llegué a dominar más de 100 voces”, recordaba.

Su primera gran oportunidad fue cuando tenía “12 o 13 años”, cuando la contrataron para que abriera un espectáculo en una Feria del Algodón. La idea era que hiciera dos imitaciones y para ello escogió “las más fuertes que tenía, la de María Victoria y la de Libertad Lamarque”. El público quedó tan impactado que terminó haciendo 10.

En octubre de 1953, su nombre sonaba tanto que llegó a presentarse en el Cine Ópera de la capital mexicana. En junio de 1955 se mudó permanentemente a la Ciudad de México, donde conoció a Pedro Plascencia, un músico y director de orquesta, quien sería el padre de sus dos hijos Pedro y María Eugenia Plascencia Salinas.

La pareja se casó en 1956. La novia tenía apenas 16 años Ese mismo año nació su hijo mayor, un pianista como su padre. Pedro le dio muchas alegrías a su madre, pues estuvo a su lado como compositor y musicalizador en muchos proyectos, aunque también brilló por luz propia. Fue el autor de los temas de muchas telenovelas, entre las que se destacan Cuna de lobos y El extraño retorno de Diana Salazar.

Ninguno de esos logros fue tan importante como los dos nietos que le dio pero también le provocó el dolor más intenso de su vida. Pedro Plascencia Salinas falleció el 19 de abril de 1994 de cáncer de pulmón. Tenía 37 años.

El dolor fue tal, que Carmelita pensó en quitarse la vida. “Sentía que no podía soportar el dolor”, expresó al confesar esta intimidad. Pese a ello, ella decidió quedarse en la casa donde crió a sus hijos y que se compró gracias a un gran golpe de suerte. Había apostado a la lotería, “y cuál va siendo mi sorpresa que el 24 de diciembre de 1966, el billete 30444 fue el ganador del Premio Mayor, por lo que me gané 350 mil pesos, dinero con el que me compré la casa en que vivo hasta ahora”.

Esa propiedad fue la primera que adjudicó el en testamento que ya dejó hecho. “Ya nada más queda esta casa y el estudio que será para las hijitas de Pedrito, y esta casa para mi hija María Eugenia. Ya está. Este es el testamento”.

Para el público, el testamento es la inspiración para intentar de todo. Entre 2015 y 2018, Carmen Salinas fue diputada por el PRI, el Partido Revolucionario Institucional, algo que le implicó muchísimas críticas y reclamos para que fuera destituida.

Su último programa unitario fue en TLNovelas, El Cielo y el Infierno.

Su paso por Hollywood incluyó la participación en Man on Fire, donde compartió carteles con Denzel Washington y Marc Anthony.

Su fallecimiento, producido tiempo después de desvanecerse a consecuencia de un intenso derrame cerebral, conmocionó al mundo del entretenimiento y a millones de fans. Su familia de sangre, su hija y sus cinco nietos, entre otros, la extrañarán eternamente. El público quedará hambriento de sus historias y declaraciones, pero su prolífica obra perdurará por siempre.

POR ÓSCAR VELÁZQUEZ

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

0 comments on “Hasta el último día de su vida Carmen Salinas hizo suyo el culto hacia lo popular

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: