Últimas notas

LAS FIERAS DEL FUTBOL CLUB

A Vanesa le encanta jugar futbol, siempre usa ropa deportiva, maneja una bici increíble y tiene el sueño más grande que podría tener una futbolista: ser la primera mujer en entrar a la selección nacional varonil.

Todo puede suceder en LA FIERAS DEL FUTBOL CLUB (B de Block, 135 páginas), un divertido libro del camarógrafo, escenógrafo  guionista de cine y televisión Joachim Masannek, quien contó con el ilustrador y caricaturista Jan Birck, y que forma parte de 12 libros más que comprende la colección.

Curiosamente, Massannek, en la vida real, es el entrenador de las verdaderas “fieras” en que se basa este libro protagonizado por Vanesa, la intrépida, quien deberá sortear el gran problema: los niños nunca aceptarán que una mujer juegue futbol con ellos.

Después de mudarse a otro estado, el papá de Vanesa consigue que la dejen entrenar con un equipo llamado Las Fieras. Aunque al grupo no les gusta la idea y  buscan, a como dé lugar, hacerle la vida imposible, Vanesa les demostrará su capacidad a todo el equipo revelándoles que ella también es una “Fiera”.

…”Hola, me llamo Vanesa y lo siento pero ahorita no tengo tiepo para ustedes. ¡Maldita sea! Qué pase tan flojo, Amelia. No me entr en la cabeza. Amelia Desert juega igual que su apellido: aguada como un flan. Sí, y  ésa es también la facha que tiene. Amelia sólo se apuntó a un club de futbol porque aún no puede meterse de monja.

“Mamá mía, de verdad que yo soñaba con aquellos niños. Y a cualquiera que entienda mal, aunque sólo sea un poco, lo que acabo de decir, le arranco los ojos. Tengo ocho años, ¿saben?, y a esa edad los niños y las niñas no quieren nada entre ellos. Punto. Aunque mi abuela no lo vea así. Asegura que llegará un día en que las cosas cambien. Pero eso no va conmigo. Para mí eso son tonterías, ¿está claro?

“Bien. Aun así, aquellos niños eran mi máximo sueño. Desde hacía tres años lo único que quería era formar parte de su equipo y un sábado como aquél me daba una oportunidad única para conseguirlo. Podía demostrarle lo buena que era. Y quizá incluso olvidaran el rechazo que tenían por las niñas. Quizá hasta me consideraran un descubrimiento y me pidieran que jugara con ellos”…

CON LETRA GRANDE

453393.jpg

Por Roberto Rondero/ Rondero’s Medios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: