Últimas notas

NACIÓN TV, la novela de Televisa

Un gobierno, una televisora, tres generaciones…Esto es México”, es una de las tantas revelaciones para quienes no conocen los intriángulis de la empresa televisora más poderosa en México: Televisa.

Nación TV (Editorial DeBolsillo, 203 páginas) es una novela escrita por el periodista Fabrizio Mejía Madrid (Proceso, Reforma, Letras libres, Gatopardo, Chilango), cuyos intereses oscilan entre la política y la literatura y desde hace más de 15 años es autor de una columna literaria en el diario La Jornada.

Desde las entrañas primero de la XEW, luego de Telesistema Mexicano y después Televisa, “Nación TV”  aclara que “los personajes y acontecimientos que se narran en esta novela pertenecen a  territorio de la ficción, están basados de manera distante en personaje reales. Cualquier parecido con la realidad es culpa de la realidad. Esto es una novela”.

Sin embargo, a lo largo de sus páginas hay muchas verdades como cuando Azcárraga Vidaurreta llamaba despectivamente Príncipe (Idiota) a su vástago Azcárraga Milmo…”Emilio nunca llegó a recibir el cadáver de su padre. Su viejo había muerto un sábado al cinco para las nueve de la mañana de 1972 en el Hospital Metodistas de Houston, su tierra natal. Lo ocultaba, pero los Azcárraga no eran mexicanos, eran texanos, acaso el lugar más antimexicano del mundo, por las semejanzas, como todas las largas enemistades. Emilio recibió una llamada tempranera de su madre, Laura Milmo, desde Estados Unidos y pro cobrar:

-Vamos con el cadáver de tu padre en un avión Braniff y llegaremos a la plataforma “olímpica” del aeropuerto. Cañedo consiguió que nos dieran trato de presidentes.

-Ahí estaré – aseguró Emilio.

Pero no llegó. Se dio vuelta en la cama y miró la curva que había bajo la sábana su cuarta esposa, la Güera. Ella misma se llamaba “Paula Cussi”, a pesar de que, en verdad, la habían bautizado con el menos glamoroso Encarnación Presa Matute.

¿Qué ocurría dentro de la televisora más grande de habla hispana, en sus foros, en sus decisiones, en sus fracasos? ¿Qué tanto de México y de América Latina es el resultado de lo que sus habitantes vieron durante 50 años en las pantallas? ¿Somos todavía lo que vimos? Esta novela es, en cierta forma, una respuesta. Aquí está la historia de medio siglo de la televisión mexicana, desde su primera transmisión –una misa-, hasta los familiares para hacerse de su control.

Por Roberto Rondero / Rondero’s Medios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: