Tendencias

William y Harry: ¿Paz o tregua? (II-Final)

La relación simbiótica entre los hermanos y príncipes de Reino Unido, William y Harry, ayudó a crear una especie de burbuja a su alrededor, mientras las peleas entre los padres se hacían más frecuentes y violentas, en un torrente de insultos mutuos; William se había convertido en un chico responsable, cuidaba de su madre y sobre todo de su hermano pequeño, aterrorizado por el caos emocional, y continuamente tranquilizado por él. 

Su niñera, que entonces era Jessie Webb, le dijo a un miembro del personal del Palacio de Kensington: «Estos niños van a necesitar mucha ayuda si no queremos que se vuelvan locos como sus padres». a ellos en cuerpo y alma. Los recuerdos más bonitos de la infancia de los príncipes se remontan a esos años, desde escaparse a McDonald’s a comer un bocadilloa los viajes a Disneylandia, y esos viajes en coche con música de baile y la princesa cantando a todo pulmón son el recuerdo más querido que William y Harry -según ellos mismos confiesan- guardan de su madre.

LA ADOLESCENCIA DE LOS PRINCIPIOS

En 1992 llegó un annus horribilis también para William y Harry, que vieron cómo la crisis matrimonial de sus padres se convertía en un circo mediático entre entrevistas, paparazzi, escuchas telefónicas… por suerte la escuela les protegió; William se había inscrito en Ludgrove, un internado privado en el campo de Berkshire, y Harry se había unido a él. Ambos estaban allí cuando llegó mamá Diana y cerró la puerta de la habitación para darles la noticia: estamos separados. Harry se echó a llorar, William lo abrazó, Diana los abrazó.

La imagen más fuerte de los dos hermanos es la que se tomó solo dos años después: uno al lado del otro, de negro, con la cabeza abajo, en el funeral de su madre. Con William que mira a su hermano pequeño para comprobar que mantiene su porte y no se derrumba durante ese viaje que parecía no tener fin.

“Su relación es increíblemente íntima”, dijo el biógrafo de la princesa Diana, Andrew Morton, en 2019. “Solo ellos saben exactamente lo que sucedió en la cabeza y el corazón del otro durante los últimos 20 años, y cómo experimentaron la pérdida de su madre. . Solo entre ellos podían hacer confidencias y hablar de ello de forma franca».

EL PAPEL DE CAMILA

William y Harry nunca conocieron a su futura madrastra hasta después de la muerte de Diana. El historiador Robert Lacey lo confirmó recientemente en su ‘Batalla de hermanos’. Sabían de su existencia, «la amiga de su padre» e impulsivamente fue William quien decidió acabar con las hipocresías, apareciendo en 1998 por sorpresa en St James’s Palace, la residencia de Carlo donde también vivía Camilla. Aunque fue amistoso, el encuentro estresó mucho a la mujer, quien admitió que necesitaba «un doble gin-tonic» para recuperarse cuando el niño se había ido. 

William nunca había superado el rencor hacia su padre, nacido en el momento de la separación de Diana; también porque -recordemos- fue él, que entonces era apenas un niño, quien pasó los pañuelos por debajo de la puerta del baño a su madre, en medio de lágrimas y escenas de histeria tras las más violentas peleas entre los esposos. La tensión entre padre e hijo duró décadas y Camila estaba muy alarmada por el comportamiento del chico, irascible e impredecible, en sus reacciones.

LA LLEGADA DE KATE MIDLETON. LOS CAMINOS DE WILLIAM Y HARRY SE SEPARAN

Cuando Harry llegó junto a su hermano a la Abadía de Westminster, estuvo a punto de estropear la escena: «Espera a verla», le susurró a William antes de que Kate apareciera en el pasillo, como una novia real. En su discurso como testigo un poco más tarde, Harry llamaría a William «el hermano perfecto» y admitiría que ama a Kate «como a una hermana».

Los caminos de los hermanos se habían dividido años antes, cuando William había ido a estudiar a St Andrews -un convicto era la universidad, allí conoció a Kate-, mientras que Harry tras un año sabático, en 2005, había ingresado como cadete en la Royal Military Academy de Sandhurst, para iniciar una carrera militar que lo llevaría también a afrontar misiones operativas en Afganistán, con la bendición de la abuela Isabel II. Fue William quien lo siguió, y con él se unió al regimiento Blues and Royals antes de pasar a la Royal Navy y la Royal Air Force. Donde la vida militar los unía, la vida privada los distanciaba.

William había encontrado un punto de equilibrio en Kate, un lugar de aterrizaje al que volver después de cualquier intemperancia. Era ella quien sostenía el timón, para asegurarse de que su príncipe, que era muy aficionado a la diversión, no perdiera el rumbo. Harry no había tenido la misma suerte, y por eso fue él quien terminó en el ojo del huracán de los tabloides, quienes lograron atraparlo por todos lados, registrando cada una de sus acrobacias.

Robert Lacey, en el mencionado libro dedicado a la relación entre los hermanos, investiga por ejemplo cuándo comenzaron a pelear y al hacerlo se remonta a principios de la década de 2000, cuando Harry tenía fama de estar «fuera de control», lo que lo enfurecía. Era incluso el jefe de prensa de su padre Carlo para silenciar los chismes sobre William para dejarle el papel de chico malo. William, como segundo heredero al trono, estaba protegido, mientras que él se quedó solo, como Diana había temido. 

Había sido William, por ejemplo, quien había sido el responsable de transformar el sótano de Highgrove House en un verdadero club nocturno llamado Club H; fue él quien sirvió a Harry sus primeros tragos en Eton, donde Harry siguió celebrando después de que William se graduara.

EL HURACÁN MEGHAN

Cuando Kate entró en la vida de William, convirtiéndose en su esposa, Harry también le hizo un hueco, ampliando su participación en proyectos que los hermanos habían puesto en marcha juntos, empezando por la Fundación del Príncipe William y el Príncipe Harry, establecida en septiembre de 2009, que luego se convirtió en The Royal Foundation con la entrada de Kate, y el lanzamiento de la campaña Heads Together, que luego se convirtió en una asociación, creada por ellos para eliminar el estigma que rodea a la salud mental. La oficina de prensa de los hermanos también fue común y permaneció así hasta 2019, cuando el príncipe Harry y su esposa Meghan Markle decidieron distanciarse de la pareja William-Kate, iniciando también una separación de facto de sus oficinas.

Muchos comentaristas reales están de acuerdo en que la llegada de Meghan rompió el equilibrio e interfirió en la relación entre los hermanos Windsor. Lo cual es probable y también comprensible, lo que no necesariamente habría llevado, sin embargo, al desgarro que sabemos que hubo, entre William y Harry, a principios de 2020, cuando junto a Meghan decidió anunciar su salida de la familia por comunicándolo a Palacio sólo diez minutos antes de que se emita un comunicado de prensa.

Sin embargo, durante un par de años parecía que las cosas podían funcionar: la prensa había rebautizado al cuarteto formado por William, Kate, Harry y Meghan como Fab Four, o los Cuatro Fantásticos, como los Beatles y los superhéroes, y parecía creíble la hipótesis de que la monarquía hubiera querido dar cabida a una mujer decididamente diferente al prototipo de la novia real perfecta (estadounidense birracial, divorciada, ex actriz, columnista y feminista) para dividir entre dos queridas y muy populares duquesas, el legado de la difunta Lady Diana. 

Las dos parejas reales aparecieron de inmediato muy diferentes, pero su diversidad podía ser una riqueza capaz de ampliar el consenso en beneficio de la monarquía. Durante algún tiempo, los príncipes y sus damas se habían unido, hasta que algo se rompió. Algunos han rastreado el principio del fin a una confrontación entre Kate y Meghan durante el ensayo del matrimonio de esta última con Harry, sobre un par de pantimedias que se suponía que las damas de honor debían usar o no. Y cuando las esposas pelean, como en todas las familias, los esposos también pelean.

CARLOS III, EL PRÍNCIPE OLVIDADO ES REY

Sin embargo, alguien ha examinado el asunto a la luz de la relación entre hermanos: una cierta rivalidad nació primero entre ellos, cuando Harry -finalmente fortalecido por la presencia de una bella y carismática esposa- se convenció de que tenía que tener una protagonismo en la monarquía y codazo para sacar a la luz sus propios proyectos.

Frustrado, por el hecho de que en la agenda de la familia real él y Meghan, que en ese momento realmente parecían ser la pareja súper estrella, siempre llegaban en la cola, después de Carlo y Camilla y Wiliam y Kate. Lo que quizás se le escapó al príncipe, que aun en el complejo mecanismo que rige La Firma nació y se crió, es que la monarquía actúa en base a una jerarquía precisa, no a la simpatía. Y por lo tanto, el heredero al trono y el segundo heredero al trono siempre deben presentarse ante él, por revolucionarios que hayan sido sus pensamientos y acciones. Por lo tanto, la lágrima.

Lacey dice que Harry y Meghan ni siquiera advirtieron al palacio antes de presentar una demanda contra la prensa británica, a pesar de que la tradición dicta que un miembro de la familia real pida permiso a la reina antes de proceder con una acción legal, y que ese fue el primer motivo para romper con William, ya enojado con su hermano por cómo, desafiando la tradición, había querido anunciar el nacimiento del primogénito Archie. 

William fue el primero en chocar fuertemente con su hermano, mientras que Carlo inicialmente trató de mediar. Y cuando la propia reina abrió la puerta para dejar paso a su amado sobrino y su esposa Meghan para que volvieran a entrar, William se atrincheró en sus posiciones, considerando inaceptables los reclamos y acciones de su hermano. Según Lacey, cuando Harry se reunió con la familia para negociar su futuro, William estaba tan enojado que se negó a almorzar con los demás .

DESPUÉS DEL «MEGXIT»

La nueva vida en ultramar de los duques de Sussex, hay que decirlo, despertó de inmediato muchas preocupaciones en William y su familia. La entrevista de la pareja con Oprah Winfrey , en la televisión estadounidense, ha arrojado fuertes acusaciones a varios miembros y arrojado barro a la familia real, hablando incluso de racismo. A todos los efectos, sonaba como una especie de venganza. Luego vino la biografía Finding Freedom, en la que colaboraron Harry y Meghan, y muchas otras lágrimas hasta que recientemente, cuando todavía unos días antes de que muriera la reina Isabel, Meghan Markle dijo a la prensa que su marido pensaba que había «perdido definitivamente a su padre».

William y Harry podrían haberse reconectado por el dolor por la muerte de su abuelo Philip, pero no lo hicieron. Como no ha sucedido con el nacimiento de la niña de Harry, Lilibet Diana, y con las conmemoraciones de su madre Diana el día que habría cumplido 60 años, el 1 de julio de 2021, o el 25 aniversario de su muerte . En definitiva, nada había conseguido arañar el orgullo de los dos hermanos.

Por eso su aparición juntos, uno al lado del otro, frente a los numerosos homenajes que se le dejan a la reina tras su muerte, no resulta del todo convincente.

Similar al arcoíris que apareció en el cielo el día que murió el gobernante icónico, podría ser un respiro necesario para las fiestas. Las esposas de los hermanos, Kate y Meghan, también tendrán que trabajar mucho para juntar las piezas de una relación que parece irrecuperable, también porque las explosivas memorias de Harry llegarán pronto a la librería. Guillermo se había prometido a sí mismo no volver a hablar con su hermano hasta que no se publicara el infame volumen, la pérdida de la reina le hizo volver sobre sus pasos pero si la biografía resultase verdaderamente escandalosa, como se suele decir, difícilmente volvería a conceder. Para Harry, el beneficio de la duda…

Por ahora, se espera que avancen juntos detrás del ataúd de la Reina durante el funeral del 19 de septiembre, como lo hicieron hace 25 años con el ataúd de su madre Diana. La intersección de sus miradas, si sucede, puede decir mucho sobre los próximos eventos de la guerra de Windsor.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

0 comments on “William y Harry: ¿Paz o tregua? (II-Final)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: