Últimas notas

HÉCTOR DESAPARECIDO

Es un relato tan real como las historias de las miles de víctimas de la guerra sucia en México, de los desaparecidos forzosos que tienen a México en el mundo como un país que no respeta los derechos humanos. Se trata del libro “Héctor desaparecido” (Ediciones B, 125 páginas), escrito por Lolita Bosch –dirige desde 2010 el portal “México Nuestra Aparente Rendición”.

Caso de la vida real, doloroso y perturbador como el de muchos, Héctor Rangel Ortiz está desaparecido desde 2009, unos policías municipales en Moncolva se lo llevaron y lo entregaron al crimen organizado junto a sus dos acompañantes, Irene Lugo y Milton Aguilar, y desde entonces no se sabe más. Brenda Rangel su hermana, lo busca, quien por ciento es la primera mujer mexicana nominada para el Nobel Women’s Iniciative a los Derechos Humanos, por todo lo que ha hecho por buscar a su hermano, sin embargo, nada es suficiente para quien siempre espera en el miedo.

…”Yo estoy vigiladísima. Mis teléfonos están colgadísimos…¡Ya me han hecho todo! Pero, ¿qué más miedo puedo tener? He vivido muchas cosas, he estado con estos hombres, me han tenido horas retenida, un día completo golpeándome, golpeando a mi hermana y ellos hoy están libres. ¿Tú crees? Pinches autoridades, pinches leyes, pinche México. Por eso estamos como estamos, porque no hay justicia, o sólo hay justicia para algunos”.

Y el silencio muerde el dolor de Brenda y por un instante también el mío. Es una mandíbula impenetrable que lo ha modificado todo como si los árboles pudieran cambiar su raíz sin que nos diéramos cuenta, con un movimiento apenas perceptible, convertirse en otra especie.

-Como Héctor siempre, siempre nos marcaba, me marcó todavía a las siete de la noche. Yo iba a clases de cocina con mi mamá todos los martes y nos preguntó qué estábamos cocinando.

-¿Y qué estaban cocinando? ¿Te acuerdas?

-Sí, estábamos cocinando una paella. Y me acuerdo que me dijo: Guárdame, no se la vayan a acabar. Y no me reí con él, no , no te preocupes.

…”Héctor todavía marcó una vez más ese mismo día, como a las 10:30 u 11 de la noche, a la casa de mi mamá. Y le dijo a mi hermano Enrique que lo acaban de parar unos policías municipales (número de patrulla 93) y le acaban de quitar 200 pesos que porque iba a exceso de velocidad. “Están pendejos, dicen que venía a exceso de velocidad y venía a 60 kilómetros por hora. No venía rápido pero igual me quitaron 200 pesos”.

-¿Eso ya dentro de Monclova?

-Sí…

12512601_996070420432267_1528720001726451313_n.jpg

Por Roberto Rondero / Rondero’s Medios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: