Últimas notas

Telévoro en Ovaciones: “Me declaro culpable…por verla

Con eso que se avecina la gran tormenta al interior de Televisa cuando desde el primero de enero del año entrante el alto mando cambie, sin que por vez primera el apellido Azcárraga no sea quien dirija el timón, las “patadas de ahogado” se suceden una tras otra, dígalo si no la telenovela ME DECLARO CULPABLE (Las estrellas, lunes a viernes, 19:30 horas), producida por Angelli Nesma que, al verla, no sabemos si es por rendirle homenaje luctuoso a Valentín Pimstein, o si de veras está realizada en 2017.
Ver “Me declaro culpable” es remitirse a los ochenta, en ese tipo de producción que el “Maetrito” chileno Pimstein se deleitaba magnificando los pequeños grandes detalles, el vestuario, las caras y gestos de sus villanas reventonas y mucha lágrima, auto conmiseración y la peor de las suertes para sus sufridas heroínas.

mdc_personaje2.jpg

Adaptada de la telenovela argentina “Por amarte así”, de Claudio Lacelli y Carolina Parmo, “Me declaro culpable” es, desde ahora, una de las más desafortunadas producciones del año en materia novelera, no sólo por la tragedia vivida recientemente por los decesos de Maru Dueñas y Claudio Reyes, además de varios heridos de la producción, sino por una historia deshilvanada, repleta de estereotipos, burda y que quiere en el melodrama tocar temas como la eutanasia, la bipolaridad y la homosexualidad.

Alba Castillo Pérez viuda de Dueñas (Mayrín Villanueva, instalada en Silvita, la solterona empedernida de Vecinos) es condenada a prisión por asesinato de su marido cuando ella le “ayudó” a su pareja, por petición de él y con grabación de por medio, a no tener más dolores.

mdc_personaje4.jpg

Claro que la herencia pimsteniana permite que un apuesto abogado, de esos que “abundan” en México para ayudar a quienes no tienen dinero y están recluidos injustamente en prisión, logra demostrar su inocencia y sacarla de la cárcel, no sin padecer el rechazo social, laboral y de su propia cuñada Ingrid Dueñas López (Sabine Moussier), quien no solo la sigue acusando de criminal sino que obtiene una orden de restricción para no ver a su hijo adolescente, quien sostiene una relación homosexual.

mdc_personaje3.jpg

Desde ahora el premio Frambuesa a las peores actuaciones tendrán un mano a mano entre Sabine Moussier y Daniela Castro, esta última como esposa del abogado humanista Franco Urzúa (Juan Soler), de los contados actores que se salvan en la trama. Y es que Roberta Monroy, la desquiciada esposa del galán abogado, mueve a la risa de los telévoros con una Daniela Castro sobreactuada, confundida al creer que con abrir los ojos, maldecir, gritar, y chillar ya es toda una villana.

En los roles juveniles, Me declaro culpable tampoco tiene salida: Irina Baeva y Juan Diego Covarrubias realizan escenas como si estuvieran en primer semestre del CEA, mientras un acartonado Enrique Rocha sigue impostando la voz como si estuviera en un teleteatro de terror.

Como en la era Pimsteniana, el amor vencerá ante todo, mientras este telévoro hace pública su confesión: “Me declaro culpable por verla”.

TELEVORO

Ver para creer. Telévoros: ¡Uníos!

Por Roberto Rondero / TV&SHOW

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: