Últimas notas

UN ASUNTO PENDIENTE

De la biblioteca Katzenbach, aparece UN ASUNTO PENDIENTE (Ediciones B, 440 páginas), en el que el exitoso periodista y autor de varios best seller , como El psicoanalista, , El hombre equivocado, Historia del loco, Juegos de ingenio, La sombra, Juicio final, El profesor, Un final perfecto y El estudiante, entre otros, parte de una máxima: “Los escritores adoran la venganza”.

Y es que para Katzenbach la venganza no es tanto llevarla a cabo como “valerse de ella”. En Un asunto pendiente, Megan y Duncan Richards han recorrido un largo camino desde 1968 y su pasado radical. Él trabaja en un banco; ella en el sector inmobiliario. Tienen dos hijas adolescentes y un hijo pequeño. Pero el pasado no los ha olvidado.

Desde su celda de la prisión, la bella y despiadada terrorista Tany, con quien los Richards estuvieron implicados en 1968, planea vengarse de la pareja, a la que culpa de su captura. Pronto saldrá de la cárcel. Y comenzará a resolver un asunto pendiente, comenzando por el hijo de los Richards.

“Hay un viejo dicho que quizá sea siciliano (o tal vez francés, o inglés, puede que delos Klingon), señala en su prólogo Katzenbach, que afirma que “la venganza es un plato que se sirve mejor”…La palabra debería de ser ‘frío’, pero también podría ser “a menudo”, y esta última frase quizá incluso sea más adecuada, sobre todo en el ámbito de las novelas de misterio y suspense. Ni siquiera recuerdo cuántas veces ha sido utilizado este refrán como epigrama para lanzar una novela. Mea culpa: hasta yo lo he usado. Ahora ya es casi un cliché, aunque bastante útil, por cierto.

“Venganza incluye todas esas palabras y otras…y no tarda en pasar del mundo de la psiquiatría al terreno de los novelistas. Pero cuando un personaje de una novela desea vengarse, entra en un estado psicológico de demanda cuyos elementos figuran en el DSM-5 y manuales anteriores. Y ese anhelo emerge en algunas de las obras literarias importantes y menos importantes.

“Eso es lo que siempre me ha intrigado respecto de la venganza. Es un elemento predilecto de numerosas historias, y lo tuve muy presente cuando comencé a escribir este libro, a finales de 1980. ¿Por qué Porque la venganza es una necesidad psicológica identificable…y eso es precisamente lo que alimenta la moderna novela de suspense. Desde luego que identificar esas necesidades a menudo constituye el mecanismo al que recurro para hacer avanzar mis novelas.

john-katzenbach_detalle_articulo.jpg

Foto: tiempodehoy.com

PARA GENTE GRANDE

Por Roberto Rondero/ Rondero’s Medios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: