Se estrena #Catarsis 22, el impacto y las reacciones de los fenómenos virales en redes sociales

¿Qué lleva a los usuarios de las redes sociales a reaccionar visceralmente y apropiarse de los tópicos que surgen en plataformas como Twitter, Instagram, TikTok y Facebook hasta volverlos tendencia? #Catarsis22, en su segunda temporada todos los jueves a las 18:00 horas por la telera nuestra y pública de Canal 22, bajo la conducción de Pedro Kominik, es un espacio para explorar estas reacciones a los fenómenos virales de las redes sociales y su impacto en la opinión pública.

Creado para producirse desde la distancia, esta propuesta pretende analizar y editorializar con humor, de la mano de un nuevo invitado cada emisión y de los comentarios en tiempo real aportados por la propia audiencia, las reacciones virales en las redes sociales a los temas que se posicionen como trending topic cada semana.

Canal 22 estrena la segunda temporada de #Catarsis22. Este programa, que surgió desde Facebook Live como una respuesta del Canal Cultural de México a la necesidad de aportar contenidos originales en el contexto de la pandemia, se transforma en el primer contenido multiplataforma de la televisora al estrenarse en vivo y simultáneamente por la señal abierta del canal en territorio nacional y la señal internacional, conservando su emisión en tiempo real por Facebook Live, Periscope, streaming en el portal web de la televisora y la red de replicación de páginas de Facebook embajadoras de la señal, además de subirse al canal oficial de YouTube los sábados posteriores a la transmisión.

Son los propios usuarios de estas redes quienes aportan a la conversación en pantalla con sus comentarios, haciendo de este programa un espacio de interlocución sin precedentes con las audiencias, un foro para la interacción respetuosa y un pretexto para discutir la opinión pública en México.

#Catarsis22 es conducido por Pedro Kóminik, quien tendrá como primera invitada de esta segunda temporada a la escritora y conductora Susana Moscatel. Semanalmente los contenidos de este programa oscilarán entre diversos fenómenos sociales, mediáticos, políticos y de cultura pop, siempre polémicos, buscando abonar a la civilidad en la interacción en línea, pero sin rehuir a la confrontación sana, buscando no sólo debatir ideas, sino plantear la posibilidad de disentir con argumentos que alejen de la descalificación gratuita detonada por la polarización en las redes.

Por esto, entre su cartera de invitados, desde su primera temporada ha incluido voces tan variadas y heterogéneas como los propios usuarios de las redes: desde Regina Orozco, Jairo Calixto Albarrán, Jacaranda Correa y Mónica Lavín, hasta Cynthia Híjar “Feminasty”, Álvaro Cueva, Juana Inés Dehesa, Eduardo España, Mariana H y Carolina Hernández de Código Magenta, entre muchas otras personalidades de diversos ámbitos. #Catarsis22 es una invitación a darle voz en la pantalla a todas las corrientes del pensamiento en el México de hoy.

¿DÓNDE VERLO?

#Catarsis22 se transmite en vivo todos los jueves a las 18:00 horas desde sana distancia por Facebook Live, la señal abierta 22.1 de Canal 22, la señal de Canal 22 Internacional por sistemas de televisión por cable en los Estados Unidos, Periscope en Twitter y la red de replicación de páginas afines en Facebook como Cultura Colectiva, Animal Político, Ipstori, el Centro Cultural Helénico y Noticias 22, así como en livestreming digital en el website oficial del canal www.canal22.org.mx; se retransmite dos horas después por la señal 22.2 y los capítulos están disponibles a partir de cada sábado en el canal oficial de YouTube de Canal 22.

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Revelan secretos musicales de Beethoven

LAUSANA.- La música de BEETHOVEN no tiene más secretos gracias a Big Data: por primera vez, el análisis científico basado en grandes cantidades de datos ha permitido identificar las características del estilo del músico y el resultado se considera el primer paso de una inminente revolución en el estudio de este arte.

Publicado en la revista Plos One, el análisis fue realizado por el Politécnico de Lausana (Epfl) y está coordinado por Martin Rohrmeier.

BEETHOVEN (1).jpg

“Los nuevos métodos de vanguardia basados ​​en estadísticas y ciencia de datos nos permiten analizar la música de una manera nueva, que estaba más allá del alcance de la musicología tradicional”, señala Rohrmeier. “Nuestro objetivo, agregó, es entender cómo funciona la música”.

Para descifrar el estilo musical de Beethoven, los investigadores analizaron las partituras de los 16 cuartetos de cuerdas compuestos por el músico durante su vida.

“Básicamente, hemos generado una gran cantidad de datos digitales, en los que buscamos los esquemas musicales de Beethoven”, dice Fabian Moss, primer autor del estudio. Los Cuartetos de cuerdas de Beethoven, composiciones para dos violines, una viola y un violonchelo, representan más de 8 horas de música y contienen cerca de 30 mil acordes.

Para identificar el estilo del músico, los investigadores analizaron los acordes, tanto los tipos utilizados como la forma en que se repiten. Los dos tipos principales de acordes se llaman dominantes y tónicos y tienen roles centrales para acumular tensión y liberarla. Pero en general, hay una gran cantidad de tipos de acordes, incluidas muchas variantes de los acordes dominantes y tónicos. Los cuartetos de cuerdas de Beethoven, por ejemplo, contienen más de mil tipos. 

Sin embargo, el estudio revela que en las obras de Beethoven, la mayor parte de la música de Cuarteto de cuerdas está gobernada por los acordes dominantes y tónicos y sus numerosas variaciones y que la transición más frecuente de un acorde a otro pasa del dominante. a la tónica.

 

BEETHOVENDOS.jpg

“John & Sabina”, serie de debate y crìtica de la agenda nacional, por el Once

Esta noche a las 22:00 horas por la telera abierta de Canal Once, se estrena JOHN & SABINA, programa conducido por John Ackerman y Sabina Berman, quienes, de la mano de personalidades del ámbito político, social y cultural, analizan y debaten los grandes temas de la agenda nacional.

JOHN & SABINA es una producción de Canal Once, que permite conocer los puntos de vista de los invitados de manera frontal, dinámica y divertida. Para lograrlo, al abordar cada debate, la serie emplea otros recursos además de las entrevistas.

d9iF4kMy.jpg

TEMÁTICA:

JOHN & SABINA fomenta la conciencia crítica y la participación de la ciudadanía. Se mantiene en contacto y diálogo permanente con la sociedad mexicana. Lo hace con los jóvenes al asignarles un espacio en el estudio para escuchar sus cuestionamientos e inquietudes. Así mismo, retoma la opinión de las personas a través de sondeos.

El sarcasmo y la comedia también tienen lugar en cada emisión: Blanca Salces, actriz mexicana, realiza un stand up que introduce el análisis de la semana. De igual forma, la serie tiene un segmento de sketch, dirigido por Sabina Berman, que desarrolla relevantes temáticas sociales con sentido del humor.

OBJETIVO: 

Sabina Berman y John Ackerman, destacadas figuras del periodismo y el análisis político en México, tienen como objetivo romper los esquemas y las jerarquías informativas que prevalecen en los medios tradicionales.

 UN DATO:

JOHN & SABINA, serie original de Canal Once, se transmite todos los martes a las 22:00 horas, por la señal del 11.1.

maxresdefault.jpg

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Aquí hay otras noticias que te pueden interesar:

The Who dará concierto en Cincinnati, a 40 años de la estampida trágica

Amalia Hernández engalana el mes patrio en el anuario 2019 de Canal 22

La civilización maya en un golpe de tecla

Descubre IPN en mangos y plátanos prevención contra el cáncer de colón

Al estudiar las propiedades del Almidón Resistente (AR) proveniente de fuentes no convencionales, investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) descubrieron que los mangos y plátanos verdes funcionan como fibra dietética y su acción está directamente relacionada con la prevención del cáncer de colon, que de acuerdo con autoridades de salud, al año se diagnostican alrededor de 15 mil casos, de los cuales más de seis mil 500 pierden la vida.

LUIS ARTURO BELLO PÉREZ, CIENTÍFICO DEL CEPROBI (1).JPG

DOCTOR LUIS ARTURO BELLO PÉREZ

La investigación se realiza en el Centro de Desarrollo de Productos Bióticos (CEPROBI), bajo la dirección del doctor Luis Arturo Bello Pérez, quien explicó que el almidón es el principal polisacárido (hidrato de carbono complejo), que cuando se encuentra completamente desorganizado por la cocción, se hidroliza por las enzimas digestivas hasta convertirse en glucosa, lo cual incrementa el contenido de este carbohidrato en la sangre.

El científico, quien también se desempeña como Jefe de Laboratorio de Análisis Estructural de Macromoléculas del CEPROBI, manifestó que existe una gran variedad de cereales, particularmente maíz, trigo, arroz y algunas raíces y tubérculos, como papa, yuca, camote y malanga, de las cuales se extraen los almidones utilizados en la industria alimentaria. “En este centro de investigación se obtuvo esta macromolécula, a partir de mango y plátano en estado de maduración incipiente, que contiene una mayor cantidad de Almidón Resistente”, añadió.

​ Enfatizó que “en su fase resistente el almidón posee bondades fisiológicas como regulador del colesterol en sangre y como aporte de calorías necesarias para diabéticos sin exceder la glucemia, pero principalmente como protector de las células que recubren el colon, ya que al llegar directamente al intestino grueso, como un subproducto de la digestión, es fermentado por la microbiota que produce butirato, un ácido graso de cadena corta (AGCC), asociado directamente con el cuidado del colon”.

El butirato posee propiedades antiinflamatorias, a la vez que proporciona energía suficiente para las células que revisten el colon, así que a mayor presencia de este ácido graso, existe un mejor efecto protector, particularmente en los procesos de inflamación de este órgano, abundó el investigador.

Destacó la importancia del mango y el plátano verde como fuente de producción de almidones y fibra dietética, por lo que consideró necesario evaluar sus métodos de procesamiento, almacenamiento y producción, que permitiría obtener productos finales de mayor calidad tanto a nivel sensorial, nutricional y funcional.

download.jpg

El postdoctor del Instituto Nacional de la Investigación Agronómica (INRA) de Francia, Luis Arturo Bello Pérez, también ha desarrollado diversos proyectos que van desde el fortalecimiento del equipo científico para la investigación en polisacáridos de interés industrial y alimentario, espagueti sin gluten con alto contenido de carbohidratos indigestibles, caracterización del grano de arroz Morelos para obtener su denominación de origen y modificación química del almidón de cebada, entre otros. Es considerado uno de los mejores expertos en almidones de México, lo que le ha hecho merecedor de diversos premios nacionales e internacionales.

Derivado del resultado de sus investigaciones Bello Pérez ha propuesto otorgar la calidad de nutracéutico (productos provenientes de alimentos con características nutricionales y funcionales positivas para el organismo) al Almidón Resistente, porque su consumo produce efectos benéficos sobre la salud, además de que puede ser de gran ayuda en la prevención de la obesidad y el sobrepeso, que son el origen de grandes problemas de salud mundial como las enfermedades cardiovasculares o la diabetes.

babc4156c8d20715f04bf5b70937d609.jpg

TV&SHOW / Rondero’s Medios

Otras notas que te pueden interesar.

Subastarán el vestuario más famoso de la diva italiana Claudia Cardinale

En Cartoons on the Bay el moderno Rey Arturo

Decálogo para mejorar el aire en la casa

Los Futbolcheviques 52 MX de MVS

52MX de MVS Televisión cubrirá el Mundial de Rusia 2018 con Los Futbolcheviques, una producción propia con un variado formato de contenido exclusivo que incluye mesas de análisis, reportajes y enlaces en directo.

Una transmisión diaria, de hora y media de duración, realizada por un talentoso y profesional equipo de comunicadores que todos los días llevarán a los hogares información oportuna, debate, entretenimiento, humor y un acercamiento a la milenaria y rica historia cultural y social de Rusia, el país anfitrión de este magno evento.

Los Futbolcheviques tendrán la mesa de análisis más encendida con la participación de los reconocidos especialistas: Carlos Albert, Gerardo Velázquez de León y Enrique Beas, tres generaciones de comunicadores con gran credibilidad en el periodismo deportivo en México, quienes se distinguen por mantener una línea crítica y sin cortapisas. Indudablemente, tres fuertes personalidades que dicen lo que piensan y miran el futbol desde un ángulo analítico y polémico.

Carlos Albert ha cubierto 9 Copas del Mundo, una de las voces más autorizadas en los medios de comunicación deportiva; Gerardo Velázquez de León con 20 años de experiencia, quien se ha caracterizado durante su trayectoria por su discurso frontal y crítico; finalmente, el equilibrio perfecto con el aporte inteligente y sarcástico de Enrique Beas, complementa un sólido equipo de analistas con un estilo punzante que siempre busca el ejercicio de un periodismo deportivo sin compromisos.

La mesa de análisis de Los Futbocheviques será el único espacio de la televisión nacional en la que se dirán las cosas tal y como son, sin medias tintas, donde todos los días prevalecerá ante todo la verdad.

Los Futbolcheviques ofrece además un trabajo periodístico en el más amplio sentido de la palabra: el seguimiento puntual de la selección mexicana estará a cargo de los reporteros Salvador González y Juan Carlos Dávalos. Desde los estudios de MVS Televisión en la Ciudad de México, los especialistas Jorge Murrieta e Iván Rivera Bustos comentarán los reportes y todas las incidencias que sucedan alrededor del equipo mexicano y otras selecciones participantes.

La información no está peleada con la diversión, la fórmula perfecta para estar en el gusto del público. Los Futbolcheviques presentarán reportajes de color desde las principales ciudades de Rusia con la versátil Nicole Vale, quien cubrirá el glamour, la fiesta y el turismo joven de todo el mundo que se dará cita en el país transcontinental.

Shiky, quien se define como un español con corazón mexicano, invadirá Rusia con sus locuras al introducirse a la vida nocturna. Además, la periodista y conductora Mónica Noguera nos mostrará la milenaria riqueza cultural de Rusia. Un acercamiento a la historia, las artes, la ciencia, la gastronomía de la nación má grandes del planeta.

La óptica amable y relajada se dará con secciones como el Golshoi, donde hermosas bailarinas de ballet jugarán diariamente una cascarita para predecir los resultados de los partidos del día siguiente. Dichos encuentros serán narrados con el inigualable estilo de los famosos conductores de radio Beto y Lalo.

Además, Beto y Lalo tendrán a cargo la sección Los zares del gol, en donde estos singulares personajes cubrirán las actividades y reacciones de los aficionados en los principales puntos de interés en la Ciudad de México.

Los Futbolcheviques convoca el interés de un público diverso y en esta ocasión el punto de vista femenino siempre informado y analítico estará presente con el regreso de Las Locas por el Mundial. Las bellas mexicanas Brenda Flores y Paulina Marrón, la brasileña Octavia Porto y la rusa Svletana Pustovalova, complementan un elenco internacional para el gusto del público.

Es invaluable el aporte femenino de esta propuesta, pues el futbol como deporte universal no distingue género, tanto mujeres y hombres opinan sobre los puntos finos del futbol.

En suma, Canal 52MX tendrá una extensa cobertura mundialista de una hora y media con Los Futbolcheviques, que se complementará con El último pitazo y enlaces durante todo el día.

Para Eduardo Marrón, Director de Producción de MVS Televisión, este programa representa un gran esfuerzo de todo el equipo de producción para cubrir el acontecimiento deportivo más popular del mundo, de una manera no sólo informativa, sino también entretenida: Los Futbolcheviques  es un espacio cuya intención es llegar al público con información de primera mano, una sólida mesa de debate con experimentados analistas, también incluirá humor inteligente, irreverencia y un viaje cultural por un fascinante país. Una excelente propuesta que aborda desde diversos ángulos uno de los eventos más grandes a nivel global”.

Los Futbolcheviques es una gran opción informativa y de entretenimiento apta para todo el público, que se trasmitirá por 52MX de lunes a domingo a las 20 horas, a partir del 14 de junio.

52MX es un canal de MVS Televisión que se transmite por el 152 y 204 del sistema Dish, 156 de Megacable y con distintos cableoperadores de la República Mexicana y Estados Unidos. La señal se distribuye en televisión abierta por Multimedios en algunas ciudades de la República Mexicana.

IMG_9398

TV&SHOW / RONDERO’S MEDIOS

Otras notas que te pueden interesar:

Al cancelar “Roseanne” por escándalo, Sheen pide regreso de “Two and a Half Men”

Slavan´s Snow Show regresa a México

No graba “Maleficent 2″ si no están los niños con ella

 

El miedo no pasa por Antonio Carlos Santos, ahora en el Canal del Mundial

Ex futbolista, uno de los zurdos más prolíficos y de mayor talento que pasara por las filas del Club América, el brasileño ANTONIO CARLOS SANTOS, tendrá una buen oportunidad de demostrar su estilo y su verdad ahora como comentarista en el Mundial de Rusia todas las tardes en DEPORTV, junto con Antonio Rosique, Inés Sainz, Marco Antonio Rodríguez “Chiquimarco”, Gerardo Velázquez de León, Rodolfo Vargas y Renata Ibarrán, en el Canal del Mundial, Azteca 7.

Aquí puedes ver los comentarios de Antonio Carlos Santos en el Canal del Mundial / Azteca 7

20180413_210827

En entrevista con TV&SHOW, ANTONIO CARLOS SANTOS defiende a carta cabal su estilo de decir la verdad a toda costa en el futbol, “pésele a quien le pese”, además de mencionar a sus favoritos en la justa mundialista, incluyendo su análisis sobre la Selección Mexicana y las rotaciones del técnico colombiano Juan Carlos Osorio.

Por Roberto Rondero / Fotos y video: Lourdes Córdoba

TV&SHOW / RONDERO’S MEDIOS

Otras notas que te pueden interesar:

El primer debate acapara la telera

Universidades canadienses ofertan carreras de posgrado con el IPN

LA ANTÁRTIDA, para el día del niño

LEGADO 68

Ha transcurrido medio siglo desde 1968 y con la perspectiva que da el tiempo, son ya muy distintas las conclusiones a las que lleva un análisis de lo ocurrido en el mundo entre el 21 de marzo y el l2 de octubre de aquel año. En LEGADO 68 (Editorial Aguilar), ANTONIO VELASCO PIÑA hace un exhaustivo análisis de lo que llevó a ese parteaguas, el Movimiento Planetario de 1968 y la alteración en la conciencia de la humanidad a partir de entonces.

Las denuncias y movimientos contestatarios al estatus que no tuvieron su origen en indescifrables misterios, y las lecciones resultantes de estos levantamientos tampoco pasan desapercibidas.

LA TRAMA:

El 2 de octubre de 1968 marcó no sólo despertar del chakra de México, sino del comienzo de un proceso de renacimiento espiritual que abarcará a toda la humanidad. Con base en el cada vez más evidente incremento de la conciencia de la Tierra y de todo de cuanto en ella existe, podemos justificadamente afirmar que el proceso de el retorno de lo sagrado continuará manifestándose en forma siempre creciente, de la manera que será a lo largo del siglo XXI cuando dicho proceso transforme radicalmente la conciencia de la Tierra y de todos sus habitantes.

UN DATO:

VELASCO PIÑA, el escritor célebre de Regina, hace un exhaustivo análisis de lo que llevó a ese parteaguas, el Movimiento Planetario de 1968 y la alteración en la conciencia de la humanidad a partir de entonces.

mail.png

DEL AUTOR:

Nació en México en 1953. Estudioso de la historia de nuestro país, en especial de la época prehispánica, y de distintas tradiciones sagradas de la humanidad.

Ha publicado libros de ensayo y novelas, entre las que destacan Regina, traducida al japonés y al francés, TlacaélelEl retorno de lo sagradoLos siete rayosLa guerra sagrada de independenciaEl círculo negroDos guerreros olmecas y Cartas a Elisabeth. Con Legado 68 regresa después del retiro profesional para conmemorar el movimiento de 1968 a cinco décadas de distancia.

Legado 68 es el libro para despertar la conciencia colectiva: Una nueva era.

TV&SHOW / RONDERO’S MEDIOS


Otras notas que te pueden interesar:

Tania Rincón, porque la mujer no solo sea una cara bonita en el fut

“Escaparate de Ideas”: una plataforma para la innovación

DOMINGUITO SAGRADO DE “FEAR THE WALKING DEAD” y DE “TALKING DEAD”

El antimanual de la telenovela mexicana

El año que recién concluyó (2017) sin duda no ha sido el mejor para las telenovelas de producción nacional. No lo fue en ratings, ni en publicidad o exportaciones, tampoco a nivel creativo y mucho menos en credibilidad. No obstante que la severa crisis de audiencia de la televisión abierta data del 2015 (con orígenes más remotos), aún no logra remontar. ¿Por qué? ¿Cuáles son las causas? Aquí en TV&SHOW aportamos algunas respuestas: Ratings HR Media

LOS NÚMEROS HABLAN: LOS RATINGS MÁS BAJOS DE LA HISTORIA DE LA TVMX.

La actual situación obliga a la industria de la televisión en el país a replantear (una vez más) los paradigmas de su modelo desde lo medular porque a juzgar por los resultados en antena de los proyectos a los que se les autorizó luz verde durante el año, se evidencia que se apuesta más por un continuismo gatopardista dirigido a una audiencia que si bien antes fue “masiva” ahora, cada vez con mayor notoriedad, sólo está representando uno (o algunos) de los segmentos del universo total.

Lo anterior va contracorriente de la tendencia de las televisiones en abierto de éxito a nivel mundial que, frente a la multiplicación de ofertas y plataformas, se consolidan como los primeros referentes del espectáculo aglutinador multitudinario, pero para ello han tenido que elevar la calidad. En México no se advierte en la ficción medidas que con contundencia atajen la crisis buscando recuperar audiencia perdida o atrayendo a nueva.

Los números, casos de la vida real

Aún no publica su Informe Anual del 2017 pero sabemos que para el 2016, Televisa había producido más de 90 mil horas de programación original para televisión abierta y de paga, una buena parte de ello telenovelas. En la venta neta de los segmentos, el 37 por ciento fue para contenido de los cuales 24 por ciento correspondió a publicidad y sólo el 9 para venta de programas y licencias. En el tercer trimestre del 2017 el contenido ingresó 8 mil 24 millones de pesos, 7.5 por ciento menos que el mismo período del año anterior.

Es decir, la empresa que desde 1930 con la XEW basó su poderío en la producción y distribución de contenido propio, hoy ello sólo le representa en números efectivos lo mismo que negocios periféricos como editorial, juegos y sorteos, futbol y radio, que en teoría debieran ser catalizados por la propia fuerza del contenido original de la empresa, principalmente la telenovela, el tradicional producto “estrella”.

Para 2010 la contribución de la televisión abierta representaba el 39 por ciento de las ventas del grupo; para el 2016, del 23.4 por ciento. Recuérdese que la telenovela corona su prime-time. Del Informe del 2010 se destaca: “Televisa produjo y transmitió las 10 telenovelas más vistas en México, incluyendo el episodio final de Hasta que el dinero nos separe, que alcanzó 28.4 puntos de rating”. Si bien son cifras de Ibope y los sistemas de medición se están modificando, vuélvase a ver las cifras de las telenovelas que actualmente están al aire (cuadro de arriba). Si las ficciones de San Angel continúan “liderando”, es gracias a la caballada flaca de TV Azteca e Imagen TV, no a su fortaleza.

Y si las exportaciones no se han desplomado se debe en buena parte al incremento gradual pactado por derechos de uso de programación (PLA) en 2010 con Univisión, la cadena hispana aliada en los Estados Unidos, la cual ha visto mermadas sus cuotas de audiencia, otrora imbatibles, gracias al nuevo contexto mediático.

Para no entrar en más detalle, revísese las parrillas programáticas de bastiones tradicionales de la telenovela mexicana en la exportación como América TV (Perú) o RCN (Colombia): de las producciones que están al aire, qué horarios tienen en pantalla actualmente y, siendo más escrupulosos, qué horarios ya NO están siendo ocupados por los títulos mexicanos y porqué. Ahí el detalle.

No tocamos las cifras de TV Azteca ya que además de no contar con ellas, luego del paro total en 2015 de su producción de ficción, es bien sabido que aún no remontan significativamente sus niveles de exportación bajo la nueva era iniciada a partir del referido año; en el caso de Imagen TV, es todavía muy temprano para saberlo, después de haber entrado al aire a finales del 2016 y, dado que sus resultados en pantalla tampoco han atraído a multitudes, no se hace necesario.

Reporte Trimestral del Instituto Federal de Telecomunicaciones:

250px-Caer_en_tentación.jpg

 EL VALOR CREATIVO: EL ORIGEN DE LA CRISIS

Siendo entusiastas, lo más promisorio que se vio en las pantallas durante 2017 fueron intentos timoratos de cambio como el de Caer en Tentación (Televisa). Con las limitantes de estar capados de origen para llegar a más debido a la recurrencia toral y sistemática de toda la industria de subestimar el valor creativo, partiendo de la dramaturgia.

Misma fórmula, mismos resultados

Los mexicanos no hemos comprendido que la ponderación por el valor creativo es más que una ocurrencia ideológica: es una estrategia práctica para obligar al modelo a empezar a oxigenarse desde el principio del eslabón de la cadena, la dramaturgia, para después permear en toda la cadena de producción. De lo contrario no habrá forma de que la ficción mexicana tenga posibilidad de remontar y abreviar el rezago.

Seguiremos viendo, en general, historias que no emocionan apuntaladas con conflictos enclenques, estructuras frágiles, maniqueísmo ramplón, diálogos intrascendentes, personajes predecibles, actuaciones baladís, producciones con escenografías de cartón que no alcanzan a distinguir entre disfraz y caracterización, pretensiones infumables (como pasar telenovelas por series) además de una revolución tecnológica que debido a lo anterior en lugar de enaltecer, sobreexpone las deficiencias, muchas veces con lamentable crudeza.

download.jpg

La telenovela mexicana sin credibilidad

Hoy somos testigos de edificios dramatúrgicos, y por ende de producción, que al llegar a pantalla ya no resisten, digamos, un primer sismo, ni siquiera el primer ventarrón del exigente contexto actual de un televidente/usuario con múltiples opciones y referentes.

Producciones tristemente célebres como En tierras salvajes (Televisa) o La hija pródiga (TV Azteca) se aúpan como monumentos a lo cutre y referentes de aquello que los haters en internet aficionan conceptualizar como “parece como de telenovela”. ¿Dónde está el trabajo corporativo-ejecutivo para reconstruir la credibilidad del género y de la industria? Ello impacta también en la incursión de la serie. Sí, pagan justos por pecadores.

malcriadas_49320955.jpg

Este contexto explica por qué producciones que se venden como promesa de “novedosas” como Caer en Tentación o Las Malcriadas, la primera un remake picante de Las Estrellas y la segunda, un “original” incoloro del otrora Azteca 13, no tenían desde el visionado del primer capítulo posibilidad de éxito contundente.

Y no es un asunto de “opinión” de este autor, verifíquese los datos duros de los ratings. La de Televisa ha estado al borde de caer en la tentación pero del sólo dígito y la de Azteca no ha aparecido en el top 5 de HR-Media ni por casualidad, ¡y hablamos de las estelares! Según el reporte del IFT, el horario de éstas representa el punto máximo de personas con el televisor encendido (29.7%), aunque es cierto que es también el más competido, lo evidente es que nada más no prenden las ficciones en ese horario desde hace mucho.

papa3_2.jpg

Mismo caso con las pretensiones “modernizadoras” como Papá a toda madre o ¡Muy padres!, además de ser el colmo: mismo argumento en los mismos horarios de dos pantallas diferentes, son la demostración de que si el contexto no es propicio, cualquier buen argumento terminará por diluirse en nada, y en México nos exhibimos con estas producciones por partida doble: una no logra rebasar los 14 puntos y la otra ni sus luces.

Incluso dentro de las producciones más rescatables del año como Mi marido tiene familia, tampoco registraron niveles de audiencia como para sonar campanas de júbilo. Sin embargo, a éstas se les autoriza segunda temporada, verbigracia Rosario Tijeras. El contexto sí afecta el comportamiento en pantalla de las ficciones en lo particular.

Mucha tradición… ¿y la experiencia?

Lo curioso es que en los pisos ejecutivos de ninguna televisora no parece advertirse nada de ello. La de México, ante el nuevo panorama, pareciera más una industria incipiente como la de Ecuador que el de una anglosajona (vanguardia referencial) o acaso turca, sudcoreana e incluso una con el acabado de la brasileña.

El nuevo televidente, difícilmente advierte (notorio en blogs y redes) que la nuestra es una industria con una tradición de más de medio siglo produciendo ficción dramática audiovisual, sin considerar nuestro longevo antecedente cinematográfico. Este 2018 se cumplirán sesenta años de Senda Prohibida, la telenovela que inauguró formalmente el género en México, tal y como se le conoció y reprodujo alrededor del mundo.

21980859_120949345292240_4414899185384423424_n.jpg

EL ANTIMANUAL DE LA TELENOVELA MEXICANA

Debido a todo lo anterior es que propongo esta serie de consideraciones que apuestan por condensar no como un canon en piedra pero sí como un referente, todo lo que no hace y debiera hacer la producción actual de la ficción dramática en México. Ojo, no sólo la telenovela. Está basado en el decálogo propuesto por este autor en la serie ¿Por qué la crisis de la telenovela mexicana?

Advierto que muchos de estos puntos, podrían parecer ante los ojos de algunos lectores una obviedad. Lo cierto es que en la práctica (pantalla) no se aplican realmente y son medidas que están funcionando en el panorama internacional, otras son producto de reflexiones de este autor como guionista y periodista.

1.- Respeta a la audiencia.

Los realizadores de las telenovelas de hoy tienden, consciente o inconscientemente, a tratar de discapacitada a su audiencia, algunos en realidad la menosprecian. Lo que además de anacrónico resulta en un probado grave error. Ya no se le habla a la “masa” sino a audiencias (en plural). La condición sociocultural no es pretexto. Una cosa es hacer diálogos sencillos (sin carecer de significado) frente a la complejidad que demanda el consumo de una historia para una OTT o canal Premium y otra, es un discurso degradante. Hagamos historias con diferentes niveles de lectura, porque la multiplataforma exige la relectura y la reescritura para una audiencia activa

2.- Sin historia, no hay historia.

La dramaturgia es el principio del eslabón de la cadena y su calidad es un valor que persiguen las audiencias de hoy. Es asimismo un catalizador creativo: representa el mapa y los planos de los que depende la construcción del futuro edificio, ¿qué tipo de edificaciones está dispuesta a levantar la industria mexicana? Del perfil, el talento y la capacidad de los escritores dependerá el nivel de las historias y será el punto de origen para reconstruir la credibilidad de la ficción dramática nacional. ¿Qué queremos ser: maquiladores o generadores de contenidos de valor?

3.- No abaratar, conciliar el valor creativo con los criterios de rentabilidad.

La mexicana fue una industria que encapsulada en una burbuja enmarcada dentro de un sistema monopólico, en la que se originó, dogmatizó su fórmula como imperecedera e inamovible. Gracias a Kodak y a Blockbuster, sabemos en qué deriva eso. A ello añádasele la incursión generacional de una tecnocracia que puso énfasis en lo administrativo y minimizó lo creativo, tratando a la telenovela como un negocio de baratilleros de plástico y no en uno inserto en una industria creativa. Hoy el mainstream mundial invierte más en las ficciones originales, porque también cuestan más. La clave conduce a CÓMO se invierte y que ello se refleje en la pantalla. Error sacrificar la calidad a costa de elevar la utilidad, lo estamos pagando muy caro.

4.- Apostar por la capacidad de los actores sobre su aspecto físico.

La ficción televisiva del concierto internacional de hoy ha escalado a alcances cinematográficos, el llamado séptimo arte. No sólo eso, establece parámetros paralelos cada vez más exigentes con trabajos sorprendentes. La telenovela, guste o no, tiene que responder a esos referentes, lo que implica no sólo confeccionar dramaturgias más audaces y complejas que demandan actores-intérpretes con amplio rango, preparación y talento.

Por ende, ya no aplica más aquellos productores que con toda soberbia (y desconocimiento) pretendieron que un apuntador y un sistema industrial (en apariencia infalible) podría hacer pasar a un modelo por actor sin preparación ni talento de por medio. Ante un viewer actual, éstos no trascienden de un primer episodio. En ello reside otra columna para reconstruir la credibilidad de la industria.

5.- Ponderar el valor creativo en todas las áreas de la producción.

Hoy vemos con crudeza cómo la falta de rigor en los diferentes departamentos de una producción, se hizo estándar dentro de la industria. Desde la dramaturgia y el talento artístico hasta cada una de las áreas que intervienen, requieren de privilegiar una exigencia creativa que haga de su proyecto (aún en un contexto industrial de producción) una experiencia única, irrepetible y con un sello distintivo no sólo para el mercado nacional sino para que pueda tener repercusión en el internacional frente a referentes de diversas facturas.

El know how de hoy más que saber operar una cámara (a la que ya todo mundo tiene acceso), implica qué se hace con ella.

6.- Evitar los lugares comunes.

La creación escénica audiovisual si bien tiene sus reglas en cada género, es también resultado de una evolución comunicativa de ida y vuelta. Los géneros no son piezas de museo. Tienen que influenciarse de todo y de todos y al mismo tiempo aportar una identidad. Ahí juegan un papel fundamental la libertad creativo-artística. La telenovela tiene un serio problema de credibilidad por la reiteración anacrónica y, a veces, absurda de sus propios cánones que en algún momento fueron inventiva de alguien en un contexto determinado. Atrevámonos a captar nuevas audiencias y reconciliar a las que se han ido. Si parece “como de telenovela”, hay que hacerlo diferente.

7.- “Describe tu aldea y serás universal”.

Un apotegma acuñado por el novelista ruso León Tolstoi. So pretexto de la exportación, a la telenovela no sólo se le edulcoró sino se le desmanteló de su mayor tesoro: su identidad latinoamericana y, particularmente, mexicana. Incluso una historia para el mercado hispano en Estados Unidos, tiene que tener rasgos de identidad.

Ha tenido que venir en 2017 Disney-Pixar para que a través de una bofetada tronada como Coco no sólo se nos recuerde todo lo que en México no estamos contando sobre nosotros mismos sino de la fuente vasta (y virgen) que tenemos alrededor para inspirar la nueva creación. Nuestros riquísimos microcosmos socio-culturales pueden tocar con éxito la inteligencia emocional de la audiencia nacional y empatizar con el macrocosmos de las audiencias del mundo. Adiós al paradigma snob.

8.- Representar con autenticidad a la audiencia del presente.

La telenovela es ante todo una experiencia emocional. El productor Miguel Sabido, uno de los impulsores del “entertainment education”, argüía que “es el mayor educador emocional de Latinoamérica”. Aunado a ello el melodrama, como género narrativo base (aunque ya no único), requiere de cercanía contextual para conectar.

Agreguemos además que sus conflictos parten de situaciones domésticas, y su formato de emisión le otorga una familiaridad inigualable. Por lo tanto, la telenovela tiene y debe abordar con autenticidad los avatares de la sociedad a la que sirve. Y no olvidemos otro factor, por su repercusión es una válvula de escape del sentir colectivo y de la interlocución de unos sectores con otros.

9.- Ser responsable de lo que se propone en pantalla.

Siendo un estudiante de preparatoria, este autor tuvo oportunidad de acudir a uno de los eventos organizados por Televisa denominados “Espacio”. Ahí pregunté en una sesión abierta a un célebre productor de telenovelas respecto a qué pensaba de las constantes opiniones que aseguraban que “sus telenovelas eran basura”. El personaje se acomodó ufano en su saco y sólo alcanzó a responder, “yo hago lo que el público pida y si no les gusta, que le cambien”.

Ahí hablaba en realidad la televisión monopólica que se sabía única e inamovible. En el contexto actual una postura así no sólo no aplica sino que resulta un despropósito. Un productor de una narco-novela que durante 80 episodios pondera como héroes a criminales, es, sin más, responsable de lo que pone en pantalla como referente social. ¿Qué televisión queremos? “¿Tienen el valor o les vale?

10.- Investigar y documentar con rigor el universo de la ficción.

Parece una obviedad pero es sorprendente cómo en telenovelas y ahora en bioseries hay una impresionante falta de verdad escénica, verosimilitud, plagada de pifias básicas respecto de los universos dramáticos que se presentan. Ello tiene que ver con el punto 5 aquí planteado, pero también con una constante falta de rigor que se evidencia en una deficiente ambientación, escenografía, vestuario, caló o jerga de lenguaje en el diálogo y de situaciones que sacan de la convención a la audiencia: no hay manera de producir ESPECTÁCULO. Sin más, escritores y producción, hay que hacer la tarea: investigar. De lo contrario, jamás sorprenderán, es seguro.

11.- Si vas a hacer un remake, no calques, aprópiatelo.

“Costureros”, es un término empleado en la industria mexicana para referir a aquellos escritores que parchan, empatan, adicionan retazos a una tela (historia) antes empleada para otra cosa y reutilizarla para hacerla pasar por algo novedoso. A esto se debe en parte, los lamentables remedos de historias que vemos en pantalla como el refrito del refrito o de  nuevas versiones de éxitos probados en el extranjero pero sin ninguna identidad y capadas de creación auténtica.

No estigmaticemos la adaptación, en todo caso, debiera generarse un contexto propicio (otra vez punto 5) que permita que cuando se recurra a ello, pueda crearse un título por lo menos interesante, propio y no las cosas fatuas e inconsistentes que vemos en pantalla.

12.- Que la tesis tenga el mismo peso que la antítesis.

Sí, guionistas, está en los manuales de Syd Field y Robert McKee. Resulta de una candidez asombrosa ver cómo en una producción como Papá a toda madre creen pasar por modernos al insertar una pareja “abiertamente” gay, cometiendo el error de darle el mismo tratamiento maniqueo de siempre con sólo invertir los roles. Si antes los vilipendiados y el objeto de escarnio eran minorías como los homosexuales, ahora éstos adoptan el rol de víctimas de folletín lacrimógeno y quienes se oponen a ellos, el papel de villanos, ¿así o más predecible?

El mundo actual exige una dramaturgia diferente, presentar matices, no blancos ni negro absolutos. Revísese tan sólo un melodrama eficaz como “Extraordinario” (Stephen Chbosky, 2017). Exponer las diferentes tonalidades no sólo enriquece el relato sino que aumenta el interés de la audiencia y por tanto, su atención, en un contexto mediático que la fragmenta.

13.- INNOVAR

Otro perogrullo que no apareció en ninguna producción del 2017 y por ende hay que evidenciarlo. Es curioso que no se permita ni gestione la inventiva creativa en una industria creativa. Confrontarnos con es dura realidad pudiera llevarnos a una conciencia activa para actuar en consecuencia.

La innovación no debe ser una palabra adicionada en un discurso políticamente correcto dentro de la industria. Debe ser una práctica común, oxígeno vital para la superación y certidumbre comercial de la misma. Hoy se atiende en lo tecnológico, que es un activo que se compra, ¿se puede decir lo mismo del valor y talento creativo? Hoy la innovación debe empezar por lo creativo para que todo lo demás, lo administrativo e incluso lo tecnológico, pueda responder y armonizar con ello.

muy-padres_gallery_a.jpg

EN RESUMEN:

  1. Respetar a la audiencia por sobre todas las cosas.
  1. Sin historia, no hay historia.
  1. No abaratar, conciliar el valor creativo con los criterios de rentabilidad.
  1. Apostar por la capacidad de los actores sobre su aspecto físico.
  1. Ponderar el valor creativo en todas las áreas de la producción.
  1. Evitar los lugares comunes.
  1. “Describe tu aldea y serás universal”.
  1. Representar con autenticidad a la audiencia del presente.
  1. Ser responsable de lo que se propone en pantalla.
  1. Investigar y documentar con rigor el universo de tu ficción.
  1. Si vas a hacer un remake, no calques, aprópiatelo.
  1. Que la tesis tenga el mismo peso que la antítesis.

Rescato una declaración reciente a Radio Times de la célebre actriz Jodie Foster, que ha incursionado en la dirección, donde denuncia a los blockbusters chatarra: “Los Estudios que producen mal contenido para contentar a las masas y a los accionistas, son como el fracking: obtienes el mejor rendimiento ahora, pero en el proceso arruinas la tierra”. Hoy en México ya padecemos los estragos de un fracking que ha dejado tierras muy áridas y, en algunos casos, radioactivas.

La buena noticia es que en el caso en cuestión, es reversible si se deciden a emprender cambios de fondo y no sólo atienden a la forma. Es posible remontar. Este trabajo es sólo una muestra que pretende animar a ello pero tenemos que procurar, abonar y arar mucho la tierra. El asunto es que el tiempo corre y el mundo sigue avanzando.

Por Daniel Lares Muñoz (@dan_lares)

TV&SHOW / Rondero’s Medios

 

La TV Millenial & el otro 19 de septiembre, lecciones del 2017

La televisión ya no es la misma; el mundo, tampoco. Un suceso como el sismo del pasado 19 de septiembre nos lo ha vuelto a recordar fatídicamente en la segunda mitad del año. Esto que para muchos es una obviedad, resulta una de las mayores taras de la televisión mexicana que no acierta a responder con eficacia para superar la crisis que enfrenta actualmente, sobre todo en lo que se refiere a noticieros y a la ficción dramática.

fotos-de-la-serie-la-piloto-04.jpg

En la serie Señor Ávila, una producción de Lemon Films para HBO Latin America, podemos reconocer más la exigencia particular impuesta por la firma propiedad de Time Warner que un estándar de calidad si se compara con La Piloto, una telenovela pasada por serie de la misma productora. ¿Fenómeno aislado? Compárese el trabajo de la productora Argos con Capadocia (2008), también confeccionado para HBO, frente a la lastimosa Ingobernable (2017) que realizaron con bombo y platillo para Netflix.

No es sólo una cuestión de presupuestos, que se han visto mermados por esta crisis, es también un asunto de rigor profesional, visión de industria y especialmente (como he enfatizado en anteriores publicaciones) de desprecio por el valor creativo en una industria creativa. Con otro añadido de valor subestimado, la ineludible lectura de qué pide (y requieren las audiencias contemporáneas.

dt.common.streams.StreamServer.jpg

El otro espejo del K-pop

Entro a una panadería de barrio en Ciudad de México cerca de Tacubaya. Unos jóvenes juegan con una pelota de futbol en el acceso del local y uno de ellos deja el ocio para disponerse amablemente a la actividad de despacharme. Al refrigerador habilitado en una esquina, lo corona un televisor de plasma de 32 pulgadas.

En lo que elijo de entre las últimas piezas de pan, y sin adultos al acecho, la mirada de los bachilleres clase medieros se imanta en un video clip de colores brillantes que muestra la espectacular coreografía de la boy-band coreana BTS, inspirada en los ritmos urbanos norteamericanos. No es un canal de televisión convencional, sino uno de internet.

Me uno a la atención de los quinceañeros y compruebo su realidad: lo que se escucha, propone una mayor sofisticación del sonido pop frente a la pobreza reiterativa de la corriente latina predominante (el reggaetón), no obstante las más de 4 mil millones de reproducciones que presume Despacito, un éxito del mainstream en español del 2017.

En esta liga puedes ver el video de BTS

No sólo eso, los videos de las estrellas del “K-pop”, además de no escatimarle nada a los anglosajones, resulta que en calidad de producción se ubican a años luz de distancia respecto a los videoclips de las estrellas de nuestro mercado que más recaudan viewers en el internet como Maluma o J. Balvin. Los videoclips coreanos, más allá de la promoción a la que sirven, resultan en auténticos espectáculos. Pequeño gran detalle.

La Asociación Mexicana de Productores de Fonogramas y Videogramas (Amprofon) ha reportado durante este año que luego de años de pérdidas de hasta el 40 por ciento, por fin están viendo crecimiento gracias a los nuevos mecanismos de compra-venta digital de música con 23.6 por ciento en ingresos, que alcanzaron los 133.5 millones de dólares y colocan a México en el ranking mundial como el mercado número 15. Tocaron fondo, ¿entenderá la industria las demandas del nuevo contexto?

El síntoma de nuestra televisión

Nada hay en la TV abierta que busque responder a lo anterior y en ese nivel. A pesar de su descrédito, la frecuencia abierta mexicana se aleja más de nichos vitales de audiencia: los jóvenes menores de veinte años, la llamada “generación Z”, que vienen detrás de los “millenial”, y de estos mismos que representan el 35 por ciento del padrón electoral y casi el 40 por ciento de la población económicamente activa del 2018. El último fenómeno equiparable data de hace una década: RBD de Televisa (a partir de un remake argentino), que no ha tenido sucesor.

Lejos de romper la burbuja que les ha llevado a esta debacle, en los pasillos de San Ángel (por mencionar sólo el caso Televisa) se filtra la intención de revivir la marca RBD para producir el remake de una de sus últimas glorias. O sea, otro refrito del refrito en medio de un panorama nacional e internacional que exige calidad creativa a la industria del entretenimiento. Coco (Disney-Pixar), es por mérito propio y con mayor sonoridad, uno de los recientes trofeos de ese nuevo modelo del mainstream.

La nueva “aldea global”

Entablo plática con Vicente y Héctor (los adolescentes de la panadería) que resulta para mí, además de interesante, un fascinante focus group. Me cuentan de otros grupos, de los detalles de otros videos, la mayoría frecuentados por el streamming desde su celular o en discos piratas guardados en una especie de compartimento secreto habilitado en medio del cuerpo de su patineta que acceden a mostrarme. No entienden lo que dicen, pero les gusta lo que ven, algunas de sus canciones también están en inglés.

A diferencia de los mexicanos, los sudcoreanos son fabricantes de tecnología (son la sede de marcas como Samsung y LG) y han hecho la tarea desde hace dos décadas, por lo menos. Cuando la telenovela latinoamericana gozaba en los ochentas de un auge internacional en mercados insospechados, ellos ni siquiera pensaban en producirla.

Hoy no sólo evidencian que retomaron el modelo de producción de los melodramas mexicanos, también se inspiraron en la calidad del serial estadounidense y han hecho uno propio. Uno dotado, en algunos casos, de una sofisticación y sello especial; algo similar podríamos decir de la ficción turca con sus particularidades.

Comunicación de ida y vuelta

La denominación “K-pop”, reducto de la K, de Korea (en inglés), ha resultado una marca internacional muy atractiva no sólo por su calidad de producción sino porque al venir de oriente y estar empapado de su cultura, le aporta un distintivo exótico para las audiencias de este lado del continente, sobre todo en los jóvenes ávidos de nuevos estímulos y de “eso” nuevo y diferente de lo ya establecido. Un añadido de valor sin duda, frente a la reiteración anacrónica de los productores tradicionales del mercado.

La comunicación ahora sí se comporta de ida y vuelta desde los contenidos mainstream. Y lejos de lo que se temía en el dogma socialista respecto a que la globalización arrasaría la cultura y la tradición local, lo que sucede en todo caso es que la está resignificando, sobre todo en el marco de la industria del entretenimiento. Recibes y aportas.

download.jpg

El “K-pop” es tan sólo una muestra de ello que representa un sismo que si no derriba, fractura seriamente los dogmas snobs de industrias como la mexicana que desde los noventas empezaron a desmantelar la identidad de su ficción so pretexto del éxito en la exportación, por no mencionar el abaratamiento de la producción (frente a la sofisticación de la oferta internacional) y la subestimación endémica y sistemática del valor creativo.

El edificio Televisa, otra vez 19 de septiembre

Si el seísmo del 19 de septiembre de 1985 afectó el paradigma de invulnerabilidad del emporio de Chapultepec, el de 2017 ha fracturado una columna básica, su utilidad social. Ahí está el óxido del 25 por ciento del desplome en las acciones bursátiles de noviembre de la televisora y su acentuada pérdida de utilidades para recordarlo.

El primero cimbró la imagen de poder inquebrantable del edificio monolítico llamado Televisa tras el colapso de la legendaria sede de Televicentro y su consecuente apagón; el de 2017, ha expuesto algo más grave para la compañía: su utilidad política a través de su rol de intermediación y representatividad social. La reciente sacudida ha socavado la tierra para evidenciar las fracturas estructurales de los cimientos de la edificación.

En 1985, ante la debacle trágica y la caída de la señal ininterrumpida de la única cadena nacional comercial por espacio de cinco horas (la otra era la pública y exigua Imevisión), los mexicanos de hace 32 años sin telefonía móvil ni redes sociales virtuales, se volcaron a la radio y a la prensa escrita como espacios de mayor apertura e interlocución social que la catástrofe catalizó ante su necesidad.

La red social de avanzada

La radio en particular dejó de ser el tocadiscos masivo para convertirse en una radio hablada que canalizó la voz de las demandas sociales. Pocos noticieros al aire aún conservan ese espíritu.  Sin premeditación se abrió el micrófono con naturalidad a personas con la necesidad emocional de saber de los suyos y de interesarse por la certidumbre de lo que quedaba de su entorno: tejió entonces una efímera red social.

Esa radio no le habló a una masa abstracta, se dirigió a personas con historia e identidad propia, aquella que buscaba representación ante la insuficiencia gubernamental.

No olvidemos que posterior a ello, y antes que la televisión, las estaciones aceleraron su transformación para transitar de ser generalistas a unas segmentadas por gustos y preferencias de nicho. Ya vendría el auge de la TV restringida.

Los otros edificios y el sismo “Frida Sofia”

images.jpg

Televisa aprendió de la vulnerabilidad de sus edificios físicos y reparó admirablemente en ello, no así en sus edificios intangibles, esos que albergan a sus contenidos: la esencia de su modelo de negocios. En medio de una crisis en su área de entretenimiento que no acaban de digerir, el fenómeno “Frida Sofía” los sacudió con la contundencia ineludible del sismo 7.1 en escala de Richter por algo más allá de una pifia o “manipulación”.

Con el protagonismo de las redes sociales y tras el exceso editorial vastamente referido, la lapidación se dirigió al viejo conocido, a pesar del deslinde público. Dos son las razones principales: la relevancia intrínseca que mantiene (aún) el medio y el descrédito acuestas de la marca. No obstante de haber sido una tendencia informativa a la que se colgaron  varios medios relevantes.

Mucha gente ha querido creer, nuevamente, en una “manipulación”. Ante ello, algunos en redes sociales y blogs cuestionaron con sorna el por qué quienes decían odiar a la televisión tradicional, la han vuelto a tomar como referencia primaria, al menos durante la etapa crítica del suceso.

El chairismo crítico pasa por alto dos razones principales de ese fenómeno: que ante la incertidumbre opera el factor tradición (se acude a fuentes de familiaridad) y por la accesibilidad natural del medio, sobre todo tras la falla inmediata en la red móvil de internet, lo cual evidenció el largo recorrido que aún le queda para consolidarse como EL medio, no obstante que en este 19-S fue EL factor, incluso para rescatar víctimas.

A diferencia del área de entretenimiento de la empresa, tras los cambios en sus formatos y nuevas figuras al frente de mujeres de indiscutible biografía profesional, sus noticieros lograron si no recuperar, sí dar un moderado nuevo aire a los informativos.

Con el fenómeno “Frida Sofía” quedó de manifiesto que se requiere mucho más que cambios cosméticos para recuperar credibilidad, y que si el contexto sistemático no es propicio, cualquier sacudida futura derribará sin remedio todo nuevo maquillaje.

Una nueva sacudida en un nuevo contexto

Tras el colapso parcial del suministro eléctrico, la gente optó por encender la radio y la televisión de frecuencia abierta, lo cual nos alecciona también sobre sus inquebrantables bondades técnicas ante catástrofes naturales. La radio comercial apagó su habitual monotonía y los ritmos uniformes de su música generalmente vacua para interesarse genuinamente por su audiencia, como los voluntarios espontáneos lo hicieron por víctimas de identidad desconocida. La audiencia, amén de la repercusión del suceso, volvió a un medio que también padece pronunciadas caídas de audiencia.

A diferencia de 1985, en que esa radio que suplantó a la televisión se dirigió a una masa proactiva (empleando el término de Marshall McLuhan) ahora la sociedad que respondió, particularmente jóvenes, cuenta con un propio medio: un perfil de una cuenta de red social que le confiere individualidad. No son un número sino responden a un nombre.

¿Es extraño que los noticieros se colmaran de imágenes instantáneas subidas a Youtube o Instagram con indiscutible valor periodístico pero sin citar fuente alguna?

Entiéndase que ya no hay más masa, en todo caso no uniforme sino una variada, extensa y heterogénea. Lo que es mejor, con una que utiliza el poder personal del botón “publicar” a modo, en cualquier momento y en total libertad creando una dinámica independiente. Y, atención, lo más que un medio tradicional puede hacer ante ello es influir, no controlar.

El periodismo televisivo, nuevas narrativas, una necesidad

soldado-e1506309648202-960x500.jpg

Un joven soldado de piel oscura llora desconsolado sobre las ruinas de un edificio en Morelos ante la impotencia de no haber salvado con vida a víctimas, para él, de identidad desconocida. Una mano enfundada en guantes de trabajo trata de sostener su derrotada frente y unos hombres le rodean para evitar que desfallezca. Su nombre es Martin Moctezuma, originario de Oaxaca; aunque uniformado, podemos ver en Martin la sustitución de la imagen viva del pueblo que ha salido a rescatar a los suyos.

¿No era esta una historia lo suficientemente poderosa como para articular una narrativa documental a partir de esto?

La foto conmociona a millones sobre todo a Marco Gil, padre y esposo de las infortunadas mujeres, quien a través de las redes sociales le dedica una conmovedora carta. Aquí tenemos otra fulminante lección: el periodismo televisivo, como la ficción dramática de nuestro país, también está urgida de revolucionar sus narrativas.

La ficción dramática vs los géneros de “realidad”: los errores

dks3humuqaadjlh.jpg

Insistir en hacer del Colegio Rébsamen el centro emocional de su cobertura abordándolo desde el tratamiento del melodrama simplista de un unitario vespertino no es el único gran error de la televisión abierta mexicana, sino eludir la profundidad social del suceso con sus diferentes repercusiones.

De haber atendido lo anterior, hubieran aportado una narrativa mucho más compleja y diversa y, posiblemente habrían logrado una cercanía oportuna con las audiencias contemporáneas y su realidad, aquellas con las que agudizan distancia.

En la ficción dramática serializada de hoy, aquella de éxito que les ha rebasado, no aplica más la versión maniquea de los buenos-buenos y de los malos-malos. Indispensable presentar todas las caras (al menos las más importantes) que aporten matices y contrastes, no sólo por un asunto de rigor discursivo (editorial, en el caso de los noticieros) sino porque ello enriquece, y acaso aumenta, el interés de lo que se presenta.

Porque el de hoy no es un mundo de blanco y negro, ni analógico. No es EU, los buenos, contra los Soviéticos, villanos. Eso no existe más. Apréciese la narrativa de series como Homeland, Stranger Things, The Americans y Game of Thrones, por mencionar casos.

El de hoy es un mundo de Ultra Alta Definición que demanda los más variados colores y de la relectura y la reescritura inmediata de otros prismas, las lentes de las redes sociales y la multiplataforma que redefinen el contenido base.

Una historia maniquea, aún con un argumento atractivo, se desinfla en el desarrollo, eso es seguro. O si se quiere ver así, el maniqueísmo exige una mayor sofisticación. Verbigracia el caso de Designated Survivor (Netflix). Los dramáticos mexicanos aún no aciertan a dar acuse de recibo a este tipo de lecciones fundamentales y por eso no pueden remontar los números de audiencia y su repercusión.

Este proceder también explica la obsolescencia narrativa de los noticieros al aire. El story-telling de “Frida Sofía” apostó por la narrativa de La Rosa de Guadalupe en una coyuntura que pudo haber contribuido a acercar a las audiencias “Millenial” y “Z” a la que ésta si no les provoca aversión, les resulta como un manuscrito en español antiguo.

A las audiencias de hoy, no se les puede hablar como aquella a la que apelaba el mítico Jacobo Zabludovsky en 1985 en esa grabación histórica que pudo hacer gracias a que sólo alguien de su posición podía contar con un teléfono instalado en un auto. Hoy, precisamente, eso es ya una curiosidad del pasado.

Una nueva comunicación para una nueva televisión

Si la institución de la televisión, sus televisoras, no termina de entender que la comunicación actual ya no es sólo de carácter difusor sino de ida y vuelta, no comprenderá que la audiencia ya cuenta con un poder intrínseco que no admite monopolios porque exige relación de pares. Eso revoluciona el proceso comunicativo.

La sacudida social y política del nuevo sismo de este otro 19 de septiembre, exige replantear o reconstruir esos viejos edificios que, de lo contrario, pasarán a formar parte de la triste lista de los millares que si no colapsaron, están a punto de hacerlo y pronto dejarán de ser referencias del paisaje urbano del nuevo presente.

El de 2017 no sólo ha marcado sentencia de muerte al paradigma institucional por su fulminante obsolescencia, sino también porque sus viejas estructuras estorban a los requerimientos de un país y un mundo que redefinen el futuro próximo a cada instante con una nueva realidad que cambia con la alerta de actualización de un Android o del lanzamiento de un nuevo iphone.

Otras Referencias

El Economista

El País

El Financiero

Por Daniel Lares Muñoz. TV&SHOW / Rondero’s Medios

LA REBELIÓN DE LAS AUDIENCIAS, la televisión ya no nos gobierna

Las cifras son contundentes y abrumadoras: en promedio una persona mira su telefóno inteligente 150 veces al día para revisar sus redes sociales, mientras que las aplicaciones más usadas al mes son: Facebook con 86 millones de usuarios, Google Maps con 75 millones, Google Play con 61 millones, Gmail con 54 millones, Youtube con 53 millones y iTunes con 45 millones de usuarios.

De ahí que LA REBELIÓN DE LAS AUDIENCIAS, De la televisión a la era del trending topic y el like (Editorial Grijalbo), libro escrito por JENARO VILLAMIL se convierte en una obra indispensable para entender cómo la convergencia tecnológica puso en jaque a la estructura abusiva del poder mediático en México.

TESTIMONIO VIDEO JENARO VILLAMIL-LA REBELIÓN DE LAS AUDIENCIAS:

Este libro aporta elementos de discusión teórica y descripción periodística de los fenómenos televisivos y digitales, hace una revisión histórica desde el punto de partida hasta las últimas reformas legales en materia de telecomunicaciones, y ofrece además un acercamiento a las claves del mundo de las redes sociales y el homo zapping.

UNA FRASE:
“El 80% de las audiencias que se informan a través de medios digitales son audiencias que están en franca rebelión contra la línea informativa y de entretenimiento de Televisa, y ésta ya no tiene credibilidad.” Jenaro Villamil.
En menos de una década pasamos del imperio al dominio del mundo hiperconectado por medio de empresas como Google, Facebook, Twitter, Apple o Netflix. La televisión ya no nos gobierna.

LA ESENCIA:

Como explica Jenaro Villamil en este análisis de los medios de comunicación, el Big Brother orwelliano de la pantalla televisiva se desplazó al de la pantalla telefónica y los dispositivos móviles, pero con un sutil y riesgoso cambio de ecuación para las élites: los vigilados pueden vigilar, las audiencias pueden producir contenidos, los ciudadanos pueden reclamar sin mediación. La conectividad y la interacción han convertido la galaxia comunicacional en un nuevo y complejo sistema con posibilidades aún inciertas.

LA REBELIÓN DE LAS AUDIENCIAS es una obra indispensable para entender cómo la convergencia tecnológica puso en jaque a la estructura abusiva del poder mediático en México. En este sentido, aporta elementos de discusión teórica y descripción periodística de los fenómenos televisivos y digitales, hace una revisión histórica desde el punto de partida hasta las últimas reformas legales en materia de telecomunicaciones, y ofrece además un acercamiento a las claves del mundo de las redes sociales y el homo zapping.

DE LA PLUMA DEL AUTOR:

“Esta rebelión de las audiencias ha sido un proceso con características singulares del sistema político mexicano, pero también con referentes globales similares a los de otras latitudes: la apropiación social y generacional de las nuevas tecnologías; la transmutación del imperio del broadcasting en el reino creciente del streaming; la sustitución y convergencia de los emporios telefónicos y televisivos con los tentáculos de Google, Facebook, Apple, Netflix; el crecimiento exponencial de movimientos y protestas sociales ajenos o distintos a los grupos clientelares que combinan las calles con las redes sociales; la era de la información instantánea que se transforman en ‘posverdad’ o en mentiras socialmente admitidas; la irrupción de las audiencias hipersegmentadas, diversificadas y dispersas.

Con frecuencia los analistas y observadores sociales de este fenómeno global y nacional confundimos a los grandes superpoderes que pretenden apropiarse de la comunicación digital en redes sociales con los auténticos protagonistas de este fenómeno: las propias audiencias. No es la tecnología per se sino sus usuarios, las audiencias digitales, quienes están encabezando esta nueva rebelión global.”

DEL AUTOR:
JENARO VILLAMIL (Mérida, 1969) es politólogo de la UNAM y periodista especializado en el análisis de los medios de comunicación. Actualmente es reportero de la revistaProceso y director del portal homozapping.com.mx. Entre sus libros, cabe destacar Si yo fuera presidente (2009), El sexenio de Televisa (2010), Peña Nieto: el gran montaje(2012) y La caída del telepresidente (2015), todos publicados bajo el sello de Grijalbo.