Últimas notas

CUANDO TODO ERA PARA SIEMPRE

Humor satírico e irreverente a caudales, a lo largo de sus 235 páginas, CUANDO TODO ERA PARA SIEMPRE (Editorial Alfaguara), novela escrita por Federico Traeger (Epidemia de comas, El día del informe, Amores adúlteros,“Lo que no mata, enamora, Haz el amor y no la cama, entre otros), despliega una historia cuyo trasfondo es el México de fines de los años setenta.

a05687db13e1e5e1e695e67398f7092b.jpg

La pregunta clave en “Cuando todo era para siempre” es tan simple como tan compleja en la vida real cuando una familia sui géneris hereda de las tías Tante Greta y Tante Gerta una billonaria cantidad con tan solo aceptar la condición de refinarse y europeizarse. Para relatarlo, Federico Trager conversó con TV&SHOW.

BENDICIÓN O MALDICIÓN

-Federico, ¿quién no ha soñado que de la noche a la mañana reciba una cuantiosa herencia?

-Es la típica obsesión de la gente por tratar de ser lo que no se es porque no es su realidad. Son las aspiraciones marchitas. Quise que esta historia fuera divertida, que jugara con la abundancia pero también con el desencanto. De ahí que existan tantos ‘lords’ y ‘ladies’. Cómo no va a ser actual si hay quien escribe en un diario una página entera: “Sí lo merezco”.

-La herencia de las tías tiene una condición…

-Refinarse parece sencillo pero para esta familia, ahora “empoderada”, vivirán entre lo falso y lo real, en la evasión, en una analogía de lo trae consigo tener dinero en abundancia, rodeados todo el tiempo de vividores y oportunistas que viajarán con los nuevos ricos por todo el mundo.

-De todos tus personajes, ¿cuáles te caen mejor?

-Creo que el padre (fanático del futbol, quien decide tener su propio equipo) y Nenito, el vástago consentido de la familia.

-¿Y peor?

-Creo que la madre y el tío Remigio.

Fragmentos de CUANDO TODO ERA PARA SIEMPRE:  “Lodo, caca de vaca, más lodo, caca de perros y todavía más lodo. Ahí se construiría el palacio. ¿Era acaso una visión febril? No. Precisamente ahí, a sesenta kilómetros de la Ciudad de México, al lado de un pueblo muy pobre e insignificante, Andrea recomendaba construir. Y el arquitecto estaba completamente de acuerdo. ¿Por qué? Uno: por las características de la cava. Y dos: porque un palacio debe ser la estructura más hermosas y prominente de su entorno. Florian, el tío Remigio y mamá hablaban de ese horripilante sitio como si se tratara de la tierra del futuro”.

-Aquí no va a haber nadie que nos moleste, mis amores –decía mamá-. Vamos a estar como en nuestra propia ciudad.

-En nuestro propio reino –corrigió orgulloso el arquitecto.

…Papá se compró un circo y un equipo de futbol. Mamá adquirió un viñedo en Burdeos, con todo y sommelier. Mi hermano se convirtió en un exitoso director de cinéma vérité. Yo produje las canciones de mi novia en los estudios Abbey Road. Tante Gerta y Tante Greta nos lo heredaron todo, ¡todo! Y así, en la enorme alberca del hotel La Momounia, en Marrakech, llegamos a la patriótica conclusión de que el mercado de Sonora le da diez y las malas a su famoso zoco”.

                                                            CON LETRA GRANDE

Por Roberto Rondero / Rondero’s Medios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: