Últimas notas

40 años de la mítica disco “STUDIO 54”

Un día como hoy pero de hace 40 años abría sus puertas STUDIO 54, la mítica disco que nacía en un viejo local de los cincuenta, adquirido por dos jóvenes cuyos nombres eran Steve Rubell e Ian Schareger.
14943119.jpg
ROBIN WILLIAMS
Steve Rubell era el vividor e Ian Schrager, el raro. En menos de un año reformaron aquel sitio con por menos un millón de dólares, y las invitaciones para el primer jolgorio se enviaron a “la élite de la música y el cine de Nueva York”.
UN DATO:
En STUDIO 54 cabían 450 personas, pero el 26 de abril de 1977 había tanta gente cool haciendo cola, que se instaló un sistema de entrada que haría historia. Uno de los dueños, Steve Rubell, se autoproclamó “puerta” , y cada noche elegía a quien él quería. Es ya leyenda que dejó afuera al grupo Chic, esa institución de la música disco, y ellos muy enojados se fueron caminando gritando , “F… off”, pero reformularon aquel enojo más tarde y esa noche lo escribieron como “Le Freak”.
2iu3uvp.jpg
ANECDOTARIO:
Aquella noche, a Cher también Rubell la mandó de paseo ( y dicen que se fue llorando después de decir: “¡Pero si yo soy Cher!”). Claro que la gente común también podía entrar: bastaba con gustarle a Rubell. Aquella “Disco” de Nueva York sería la cara del descontrol en la capital del fenómeno de la música disco que gobernó al mundo pop entre 1976 y el inicio de los 80.
Cuando el mundo descubría cómo vivir libremente, y evitaba restricciones morales, en ese contexto nacía  Studio 54, sitio en el que el día de su inauguración inspiró un éxito que luego, irónicamente, sería uno de los éxitos que se bailaría sin parar en aquel “boliche”, y estaría en el primer compilado en vinilo de Studio 54, y también se bailaría en miles de discotecas alrededor del mundo.
captura-de-pantalla-2012-01-09-a-las-23-27-13.png
SEXO, DROGAS Y MÚSICA:
En aquella exclusiva disco, la gente se entregaban a una trilogía nueva: sexo, drogas y música disco , fue el Nightclub más famoso de Nueva York y del mundo. Studio 54 fue como un enorme parque de diversiones para adultos. Allí, los hetero, se juntaban con los homo: había sexo por todas partes, y mucha cocaína también. Hasta empapelaron las paredes con ella, literalmente, pero un buen día en 1980, descubrieron que sus gerentes, Steve Rubell e Ian Schrager, habían defraudado fisco estadounidense por dos millones y medio de dólares, y más allá de los excesos, con los impuestos en Estados Unidos no se juega.
Luego de aquel descubrimiento de evasión, se procedió a registrar el club del número 54 de la calle 254 West, en Manhattan , y se encontraron con bolsas de basura que escupían billetes y paredes rellenas con sorpresa blanca. Se clausuró y, al tiempo, el lugar reabrió, pero ya nada sería lo mismo.
studio-54-musica.jpg
Una de las últimas veces que se vio a Steve Rubell antes de que muriera de sida en el 89, fue en la Quinta Avenida. Vio a un grupo de sus antiguos clientes, y cuando se acercó, se dio cuenta de que estos salían de Alcohólicos Anónimos. Rubell, ya enfermo, se escabulló. Y es que ya no era atractivo, ni aquello era divertido.
 
                                            CON INFORMACIÓN DE ANSA y FM 98.1
TV&SHOW / Rondero’s Medios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: