Últimas notas

PLACERES & PERVERSIONES

Con el recuerdo vivo de su obra, la doctora Anabel Ochoa se convirtió, para los mexicanos, en el referente en cuanto a temas de placer, juegos de pareja, salud, infidelidad, amor, celos y todo lo relativo al mundo de la sexualidad, así como en la apertura televisiva, lo que expone en uno de sus últimos libros: Placeres y perversiones (Punto de Lectura, 233 páginas).

Las verdades de la ciencia del sexo, apuntaba Ochoa -fallecida hace siete años a causa de un derrame cerebral a los 61 años- sobre este libro en que se abordan las prácticas eróticas que han considerado tabúes y perversiones: voyerismo, exhibicionismo, fetichismo, sadismo, masoquismo entre muchas tendencias, comportamientos y deseos que, luego de estar prohibidos, han perdido su carga negativa, una lectura indispensable para todo aquel que quera enriquecer su vida sexual, de forma informada, amena y libre.

…”La palabra perverso –apunta Ochoa- nos mata de culpa y nos condena. El sexo –ya de por sí satanizado- se vuelve sentencia sin perdón cuando creemos ser pervertidos. De pronto aceptamos ser culpables de cosas tan inocentes a la luz del presente como tocarnos, mirar, enseñar, oler o sentir demasiado si ello no se ajusta a un sexo inventado por quien un día llamó “cultura” y “abyecto” a tus fanes. En verdad es una actitud bastante analfabeta conformarse con definiciones obsoletas de la sexualidad humana, convenientes siempre a unos intereses de espacio y tiempo que no son éstos. Revisarlo es obligado porque el sexo humano no es lo que era, así de simple.

“Las perversiones del pasado ya no son tales si las realizamos todos en nuestra rutina sin causar daño. Simplemente son versiones del erotismo humano, orgullosamente evolutivas. Nada retrógradas en absoluto. Muy al contrario, rechazando por fuerza los rótulo que condenan lo que unos brujos castos decidieron clasificar en tu cama, el lugar de libertad por excelencia que redime de las presiones cotidianas. Ya no sirve amenazar con la mano peluda apelando a un pensamiento mágico, con la ceguera que temen los idiotas, con la esterilidad que desconoce los procesos biológicos más allá de tu proceder cotidiano. Ya no, no se vale semejante cuento que inventa la causa-efecto a su capricho. Ahora, o somos coherentes o no se vale decir mentiras ni proferir amenazas; no somos tontos, o al menos no tanto como pretenden los custodios de la entrepierna”.

Entre los capítulos que se incluyen en Placeres y perversiones se encuentran: Los placeres de la vista, del tacto, del oído, del olfato, de ser otro, de la edad, de la boca, de la cantidad, de la variedad, los caprichosos, los placeres sin otros, con más gente, los pagados, los del miedo, y de lo impensable.

hqdefault

Por Roberto Rondero / Rondero’s Medios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: