En el día del orgullo gay: “LA NOCHE SE ME FUE DE LAS MANOS”

Para conmemorar el Día del Orgullo Gay (próximo viernes 28 de junio), Editorial Alfaguara ha publicado la novela LA NOCHE SE ME FUE DE LAS MANOS, novela escrita por el autor mexicano radicado en Boston, MAX EHRSAM.

Chicago sirve como telón de fondo para los encuentros que el destino o las fuerzas superiores han preparado con antelación. El fenómeno del amor se manifiesta de golpe. Aunque la seducción tiene mucho que ver con la inteligencia, esta vez la experiencia física excede a la sabiduría. No importa que el amor en ciernes sea provocado por un scort; en los tiempos que corren más vale tener la mente abierta.

dia-orgullo-gay-kzjB--620x349@abc.jpg

LA TRAMA:

La narración es en primera persona, quien narra es el protagonista, sabemos que es gay, mexicano, con educación universitaria y que se desempeña como editor de libros de texto, no se menciona su nombre pero tiene un apodo que le susurran con amor: “Gato”.

Es importante aclarar que esta novela no sólo gira en torno al deseo y al sexo entre dos o más hombres –aunque sí es su principal motor–: el relato se ocupa también de plantear el problema de la diferencia entre las lenguas y las convenciones culturales que éstas articulan, más allá de las curiosidades lingüísticas y las expresiones intraducibles.

La familia es otra trama presente, casi tabú e insondable; se puede sentir la impotencia de vivir tratando alcanzar las “expectativas” de los padres. El narrador recuerda el día que aprendió a andar en bicicleta, pero lo más importante, más allá de adquirir la habilidad, fue la imagen de su madre orgullosa, con las manos arriba festejando el logro, sin importar –al menos en ese momento– que jamás entendería y además se culparía de la orientación sexual de su hijo.

La noche se me fue de las manos va más allá de lo homoérotico y del culto a cuerpos esculturales de gimnasio, que nos dejan asomarnos a las grande ligas de la comunidad gay; la intención es escribir de algo que no se conoce, de lo que no se quiere hablar o de lo que se habla bajito.

La descripción de las excepciones del lenguaje, de la estructura de las palabras, sus accidentes y la manera en que se combinan sirven para entender los incidentes y fracturas de los personajes principales.

La época en la que se sitúa nos da el contexto de una cultura en decadencia, que no entiende a sus ciudadanos, que no acepta su multiculturalidad y mucho menos su diversidad. El estilo de vida que alguna vez fue un sueño se convirtió en pesadilla después de que Estados Unidos sufriera el peor ataque terrorista de su historia.

Con una prosa impecable, Max Ehrsam va más allá de las nociones de sexo o género, de homosexualidad y homofobia. Nos plantea el drama humano de niños fuera de la norma establecida, ahí, más allá de las pasiones del cuerpo, infancia es destino.

UNA FRASE:

“Lo tengo conmigo, de la mano, y no voy a dejar que se me vaya.”

mail.png

DEL AUTOR:

MAX EHRSAM (Ciudad de México, 1970) es autor de cuentos y artículos publicados en revistas mexicanas y estadounidenses, profesor universitario de lengua y literatura y editor de libros de texto. La noche se me fue de las manos es su primera novela. Actualmente, Max vive en Boston, Massachusetts.

mail.jpg

CON LETRA GRANDE

TV&SHOW / Rondero’s Medios

Otras notas que te pueden interesar:

Harvey Weinstein se hunde más y más

“Señorita”, el nuevo sencillo de la dupla Shawn Mendes y Camila Cabello

“Stranger Things 3” desde el 4 de julio

TRES LIBROS CON LETRA GRANDE PARA DELEITARSE EN EL DÍA DEL PADRE

Celebrar al padre CON LETRA GRANDE con lecturas para atesorarse, son regalos intemporales. Aquí la primera parte de recomendaciones: Voy a ser papá (Armin A. Brott y Jennifer Ash, Editorial Aguilar, La novela de mi padre (Eliseo Alberto, Editorial Alfaguara) y Ciudad de historias (Alberto Barranco, Editorial Grijalbo).

mail.png

VOY A SER PAPÁ.- Una guía mes a mes sobre los cambios emocionales, financieros y físicos que experimentan los futuros papás. La respuesta emocional de los hombres ante el embarazo no es tan distinta a la femenina; los futuros padres sienten todo, desde el alivio hasta la negación, desde el temor hasta la frustración y desde la ira hasta la felicidad. Incluso, 80 por ciento de los hombres presentan también los síntomas físicos del embarazo.

Voy a ser papá incorpora la sabiduría de los principales expertos en paternidad, desde ginecólogos y obstetras hasta psicólogos y sociólogos e incluye las investigaciones más recientes sobre diversos temas como las técnicas de reproducción asistida.

mail.jpg

LA NOVELA DE MI PADRE.- Este es un libro íntimo, lleno de nostalgia y de ternura. También es un libro doblemente póstumo. Eliseo Diego murió en México en 1994; varios años después, su hija Fefé encontró en su casa de La Habana las primeras páginas de lo que sería la primera novela del insigne poeta. Una obra datada cincuenta años antes de que muriera, que llegó a manos de su hijo, Eliseo Alberto, quien se propuso terminarla, pero la muerte también lo alcanzó pronto. La novela de Eliseo Diego, apenas un inicio, es la obra de un poeta: las palabras pesan más que los acontecimientos.

Y este libro, la obra de Eliseo Alberto entretejida en torno a la de su padre, es híbrido. Eliseo Alberto supo llevar su prosa al lugar justo donde el dolor por la muerte de su padre más lo necesitaba. La crónica tiene la belleza de la fatalidad. El resto, las viñetas de La Habana y la poesía, llevan al lector a vericuetos del alma donde es imposible no sonreír.

mail.jpg

CIUDAD DE HISTORIAS.- Crisol de encuentros entre lo majestuoso, lo insólito, lo entrañable y lo mágico. El desfile de la gran urbe: mansiones de leyenda, quintas solariegas, callejones oscuros, barrios. Lugares que se han ido para siempre; otros que perdurarán eternamente. Estas crónicas recopiladas por Alberto Barranco se pasean por sus calles y avenidas, del cuento de hadas de la Casa Requena al desfile de alhajas de los viejos teatros; de los bailes de don Porfirio a las aventuras eróticas del doctor Atl y Nahui Ollin en el Convento de la Merced; del globo de Cantolla al responso fúnebre del tranvía de mulitas. Allá el banquete del Centenario; acá las tortas.

Allá la casona encantada, inmortalizada por Luis Buñuel; acá el dolor del alma de las radionovelas, acá los cafés de chinos; por allá la huella indeleble de incontables personajes: el charrito Pemex, la Bandida, el payaso Bell, Chucho el Roto, Nicolás Zúñiga y Miranda, El Santo… Ciudad de México. Ciudad de historia.

D7S2QegW4AIllXF.jpg

Foto: Alberto Barranco

CON LETRA GRANDE

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Aquí hay otras noticias que te pueden interesar:

CON LETRA GRANDE: “100% CEREBRO”

Una buena: “La dichosa palabra” tiene nueva temporada, la 17, por el Canal 22

Playa Cerritos, un oasis para los surfistas y turistas, sólo en Baja California Sur

La amenidad: CUENTOS DEL BARRIO

Los recursos periodísticos de MANUEL PÉREZ MIRANDA (CDMX, 1932), no tienen límite de tiempo ni de espacio. Es, simple y llanamente, un reportero por los cuatro costados. Y es muy factible que su querencia hacia su alma máter, la Escuela de Periodismo Carlos Septién García -distinguido egresado además de maestro en Géneros Periodísticos- lo dotaron de una formación académica que no ha dejado de brillar.

CUENTOS DEL BARRIO (Ediciones del Libro, Ediciones Septién, 242 páginas), contienen, antes que nada, amenidad, la misma que permite a cualquier lector disfrutar de sus relatos plagados de observación simple y llana, de memoria agua de periodista, y de destreza narrativa con personajes de carne y hueso como los que nos topamos a diario en nuestra vida cotidiana, en nuestros viajes cortos o largos por cualquier rincón de la gran CDMX, del transporte colectivo y conflictivo, de las vías primarias y secundarias, del folclore y el surrealismo que rebasan la imaginación colectiva.

Pérez Miranda es forjador de periodistas en ciernes, y modelo a seguir cuando a alguien se marea en un ladrillo, de quien recuerda su ineludible lema: “nunca se deja de ser reportero”.

CUENTOS DE BARRIO incluye La mejor barbacoa, Operación quinceañera, Gancho al hígado, Zapatos bajo sospecha y Los fantasmas del convento que, como refiere en su prólogo Dolores Castro, “Pérez Miranda reproduce estampas de vida, actividades y relaciones personales, de trabajo, familia, escuela, amistades, iglesia, convento, en las que conviven personajes que son pobres hasta, como veremos, con algunos ricos”.

“El estilo de sus cuentos es de gran amenidad, en evocación no aparente, sí de fondo, lo que da a sus narraciones una atmósfera y un tono que comunican inmediatamente al lector con las actividades e cada habitante del barrio”.

download

OTROS LIBROS:

La entrevista de prensa, Origen de los géneros periodísticos y literarios. Breve historia de la cronica, El parlamento de los pueblos.

UN DATO

MANUEL PÉREZ MIRANDA fue Director de la Escuela de Periodismo Carlos Sepitén García de 1984 a 2001, pero sin renunciar nunca a la enseñanza de sus materias. En ese período impartió con maestros de la Escuela cursos de actualización periodística en Durango, Morelia, Pachuca, Tuxtla Gutiérrez, Tapachula, San Cristóbal de las Casas, Oaxaca, entre otros.

Volvió a ocupar la dirección de la escuela de 2004 a 2006 y un año después fue electo presidente de la Asocación Cultural Carlos Septienn García, A.C. de la cual depende jurídicamente la Escuela del mismo nombre.

septien-770x392.jpg

CON LETRA GRANDE

TV&SHOW / RONDERO’S MEDIOS

Otras notas que te pueden interesar:

NUNCA ES TARDE: GIORGIO MORODER HARÁ SU PRIMERA GIRA EN 2019

Serrat cancela por problemas de salud el show en Tucumán

TELÉVORO: “SIN MIEDO A LA VERDAD”, CUANDO LA REALIDAD SUPERA LA FICCIÓN

LA MUJER DEL CAMAROTE 10

“Un thriller con mucho estilo, una heroína tan imperfecta como encantadora, y un ritmo narrativo trepidante, ha reseñado Sunday Mirror de LA MUJER DEL CAMAROTE 10 (Editorial Océano, 352 páginas, Editorial Salamandra)libro escrito por la novelista inglesa Ruth Ware.

LA TRAMA:

Laura Blacklock es periodista y tiene la fortuna de realizar un viaje en un crucero de Londres a los fiordos noruegos. Para ella este viaje representa una doble oportunidad, pues además de disfrutar del lujo y la elegancia, convivirá con personas muy influyentes que podrían ayudarla en su carrera profesional.

Laura tiene un pasado oscuro y grandes problemas de ansiedad y alcoholismo. Lo único que puede hacerla dormir es la combinación de alcohol y pastillas. Acaba de ser víctima de un robo en su departamento y eso la mantiene nerviosa.

Una noche en el crucero, tras beber mucho en la cena, Laura escucha un grito y al asomarse ve caer a alguien desde el camarote contiguo (el número 10). Alcanza a distinguir que se trata de una mujer que cae al mar. Ella está desconcertada pues todos sabían que el camarote 10 estaba vacío, ya que uno de los invitados no pudo asistir. Cuando Laura da aviso a la tripulación de lo sucedido, le sorprende la actitud indiferente que toman al informarle que han hecho una revisión y no falta ningún pasajero a bordo.

Laura está segura de que escuchó y vio un asesinato, pero nadie apoya su versión, además recuerda haber conocido a una chica la primera noche, pero no la ha vuelto a ver. ¿Será ella a quien vio caer?, ¿Todos están conspirando contra la verdad?, ¿La

606b97ae-1a52-4084-88a1-519c7b00041e.jpgpróxima víctima puede ser ella?

HAN DICHO:

“Un thriller con mucho estilo, una heroína tan imperfecta como encantadora, y un ritmo narrativo trepidante. » Sunday Mirror

«Un misterio tenso y envolvente. […] Los personajes y sus conversaciones, así como el espacio lujoso y cerrado, recuerdan a los misterios clásicos de Agatha Christie. » Kirkus Reviews

«Un thriller de alta tensión que te deja sin aliento. » Closer

«Una trama que funciona como un reloj y una prosa afilada. » Sunday Express

«Una fantástica versión de la mujer en apuros, con una protagonista valiente y un escenario agobiante. » Sunday Times

«Una lectura entretenidísima. Asusta e inquieta, te clava al asiento. » Sun on Sunday

361936b5-f571-4120-920b-c52d3c5dad58.jpg

DE LA AUTORA:

Ruth Ware nació en la ciudad inglesa de Lewes (East Sussex) en 1977, estudió en la Universidad de Manchester y vivió un temporada en París, antes de instalarse en el norte de Londres. Ha trabajado como camarera, librera, profesora de inglés para extranjeros y jefa de prensa. Su debut literario, In a Dark, Dark Wood, formó parte de la lista de los más vendidos en de The New York Times y de The Sunday Times, se ha publicado en más de cuarenta países y fue adquirida por New Line Cinema para la pantalla grande. El éxito que ha tenido La mujer del camarote 10, la ha confirmado como una de las autoras femeninas más prometedoras del thriller anglosajón. Su tercera novela The Lying Game, se publicó recientemente en Inglaterra.

CON LETRA GRANDE / TV&SHOW

 

LOS SUEÑOS DE LA SERPIENTE

Un hombre al final de su vida elige a su familia, a sus ancestros. Vive internado en un hospital psiquiátrico. Escribe y dibuja. Mientras, al otro lado del país, un escritor recibe cartas anónimas, postales, collages con fragmentos de una vida, de un personaje que esconde su cara y su nombre, pero insiste en contar sus sueños y tormentos conforme recupera la memoria.

Este hombre, que poco a poco se va develando, también nos descubre el siglo que le tocó vivir; comienza con la revolución bolchevique de 1917 y el posterior asesinato de Trotsky en su casa de Coyoacán. Tiene cien años de vida y sus recuerdos son una luz intermitente que cuando se apaga, nos deja sus anónimos para seguir descubriéndolo. Letras que, como hormigas, fueron llenando de palabras páginas de vida. ¿Hasta dónde uno es dueño de su memoria, sobre todo cuando los recuerdos son una serpiente que muda de piel cada cierto tiempo?

Cuando la intriga parece colmar la paciencia del escritor, luego de no encontrarle ni pies ni cabeza al laberinto que suele ser la vida de los otros expresada en anónimos, collages y postales, su colega, Lawrence Weschler, quien escribe en The New Yorker, lo pone en contacto con un neurólogo que trabaja en una clínica psiquiátrica de Vermont. Un médico peculiar llamado Oliver Sacks, quien resulta ser el facultativo de ese paciente a punto de morir.

Los sueños de la serpiente, la nueva novela de Alberto Ruy Sánchez es un terreno de arenas movedizas que nos va devorando. Entre más la andamos, más profundo llegamos a la psique de sus personajes, a la realidad del siglo que les tocó vivir, años de guerra, holocausto y exterminio, pero también, un tiempo de creación y descubrimientos.

Fuera de las fronteras de Mogador y con una gran madurez literaria, sin dejar de lado el recurso poético que tanto lo ha caracterizado, Ruy Sánchez nos entrega en Los sueños de la serpiente la crónica de un siglo, reconstruida desde la memoria de uno de sus protagonistas. Dividida en dos grandes apartados, en el primero conoceremos cómo el escritor descubre a este personaje que vive entre la realidad y el delirio; en el segundo, él nos contará las epidemias ideológicas del siglo XX. Nos develara personajes fascinantes que poblaron las paredes de su habitación-celda en el psiquiátrico: su familia escogida, sus padres, los artistas plásticos Adolf Wolfli y Aloïse Corbaz, y su hermano mayor, Martín Ramírez, campesino y cristero, hasta que llegamos a él, Juan, Johnny o Iván, quien creció en Sonora y emigró a Estados Unidos como bracero.

Juan, que tiene la capacidad de todo escritor de adoptar la personalidad de sus personajes, en el país vecino del norte, pronto trabajará en una armadora de autos, donde tiene su primer contacto con los rojos soviéticos y emigrará a Rusia, lugar en el que un nombre marcará su destino, Trotsky. Juan, desde el palacio de su memoria, sabe que le queda poco tiempo de vida y, así como escoge a sus ancestros, también decide quién será su heredero.

Los sueños de la serpiente es una novela cercana a la autoficción, acompañada de ilustraciones y fragmentos manuscritos, donde la realidad a veces nos roza y el lector, como aquel escritor que impartía un taller de escritura creativa en Banff, Canadá, donde conoció a Juan, pronto descubrirá que también él ha sido elegido para integrar esa peculiar familia hecha de retazos de revistas y poemas, para completar el collage de la memoria.

UN FRAGMENTO: 

“En ese momento busqué el expediente completo y vacié todos los papeles sueltos sobre una mesa. Traté de armar con ellos, a pesar de su dispersión, un relato. Creí que podría afinar un poco más mi rompecabezas relacionando incluso la escritura, el tamaño de la letra de un papel a otro, el tipo de papel o la tinta. Siempre supe que no tenía todas las piezas del rompecabezas y tampoco sabía entonces si algún día iría a tenerlas. Pero suponía que algo más podría obtener de lo que estaba en mis manos si consideraba también los silencios. Como en esas blusas deshiladas donde los huecos dibujan delicadamente lo que poco a poco apenas alcanzamos a ver. No debería aspirar a un mural claro de la historia porque había que dar lugar a todo eso que se va “hilando entre el silencio de las cosas”. Algunas veces era sólo una frase en una postal lo que me había llegado: 

Despertar en esos ojos de nieve, de daga, de llama fría. ¿Era demasiado forzar la lectura pensar que se trataba de los ojos de la serpiente? Otras veces, la frase saltaba y decía cosas difícilmente comprensibles. Y la muerte llegaba como la noche cae después del día. Pero era una nueva noche dentro de la noche: 

Nada detendrá a la luna, salvo que yo cierre los ojos para siempre.

No faltaban arranques de rabia teñidos de paranoia. Y con ellos esta voz habladora me anunciaba probablemente sus “Mil y una noches de la banalidad del mal”:

Yo también tengo el impulso de golpear, de conocer la sangre de quienes me dañan. Los partiría en mil y un pedazos si no pensara que de cada uno de ellos surgirá sin duda otra serpiente detestable.

Oliver había comenzado a ocuparse de este paciente creyendo al principio que el daño neurológico era irreversible. Pero, más allá de lo que el médico inglés había logrado lastimar en su cerebro, alejándose de un cruel determinismo hubo de pronto un cambio sustancial en sus facultades. Las fue recuperando, una detrás de la otra, de manera muy lenta y sorpresiva, a través de un método que Oliver tomó de un misionero italiano del siglo XVI en China, Matteo Ricci. El principio era adjudicar a cada recuerdo un espacio. Activar las neuronas de la memoria activando antes las que crean la sensación de lugar. Los más antiguos métodos de nemotecnia, de memorización así trabajan.
Oliver lo hizo construir un espacio imaginario para poner en cada rincón, en cada muro, en cada ventana de ese ámbito una información convertida así en un recuerdo radicado ya en un espacio nuevo. Y al final ha funcionado.
Recubrió toda su pequeña celda, perdón, su cuarto en la clínica con su escritura, con su memoria o sus invenciones, sus dibujos y sus recortes de periódicos y revistas, sus collages y caligrafías. Justo como los palacios de la memoria que Ricci enseñaba a sus amigos y alumnos chinos.”

HAN DICHO:  

“Su escritura es nerviosa y ágil, su inteligencia aguda sin ser cruel, su ánimo compasivo sin condescendencia ni complicidad. […] En su prosa nítida y rápida, Alberto Ruy Sánchez relata historias complejas en las que la psicología individual se mezcla a la política colectiva, la literatura a la pasión por la justicia, la introspección del solitario a la sed de fraternidad, la duda a la creencia. Duelo entre la fe, que es amor a nuestros ídolos y a nuestros correligionarios, y el difícil amor a la verdad. […] Ruy Sánchez no se limita a relatar: examina y desentraña.” -OCTAVIO PAZ, Prólogo a Tristeza de la verdad. André Gide regresa de Rusia

“Aprecio en los libros de Ruy Sánchez la búsqueda de la forma necesaria para cada historia que cuenta. Es algo excepcional en tiempos donde se cultiva lo contrario y eso hace de él un escritor extramuros. Nos une el amor por Marruecos y por lo mudéjar pero más aún esa búsqueda literaria radical desde las disidencias y lo poético que hay en todo lo literario. Escribir como un reto continuo sabiendo que la forma dice. De sus relatos y ensayos hablamos con Susan Sontag, quien lo leyó y comentó atentamente, con Luce López Baralt y Severo Sarduy, que escribieron sobre él, con Octavio Paz, ampliamente, y todos coincidimos en esa apasionada singularidad que aquí quiero señalar.” -JUAN GOYTISOLO, Conversación en Rabat. Goytisolo-Ruy Sánchez Institut des Études Hispano Lusophones.


“Alberto Ruy Sánchez devuelve el ensayo a la narración y el relato a la biografía. Incluso cuando dedica su tiempo a leer a los rusos victimados o disidentes, lo hace con la misma atención al lector que lo acompaña; después de todo, los autoritarismos y fundamentalismos son monologantes y nos niegan el turno de la palabra. Al final, sea el milagro de la literatura o el horror de la política, leer a Ruy Sánchez es saberse acompañado por una atención amable. […] En la obra de Ruy Sánchez, se postula la convicción en una comunidad de la letra. Gracias a la sensibilidad de su prosa, Ruy Sánchez, además nos recuerda que esa convicción puede ser una forma de la amistad”: JULIO ORTEGA, sobre Con la literatura en el cuerpo.

“Alberto Ruy Sánchez es una excepción, una suerte de oasis en el marco de la narrativa mexicana contemporánea. No por los temas. <…> Nos hace partícipes de la experiencia de la otredad y la diversidad. Siente y nos hace sentir todo el sabor de lo diverso: EFRÉN ORTIZ DOMÍNGUEZ, Texto crítico

DEL AUTOR: 

ALBERTO RUY-SÁNCHEZ LACY.- (Ciudad de México,1951.) Hijo de padres originarios de Sonora. Vivió en París ocho años, donde estudió entre otros profesores con Roland Barthes, Gilles Deleuze, Jacques Rancière, terminó un doctorado y se hizo editor y escritor. Desde 1988 codirige junto con su esposa, la historiadora Margarita De Orellana, la revista Artes de México, que en dos décadas obtuvo más de 150 premios nacionales e internacionales al arte editorial.

En 1987 recibió el más importante premio literario mexicano, el Xavier Villaurrutia, por Los nombres del aire (su primera novela) convirtiéndose de inmediato en un libro de culto que desde entonces no ha dejado de ser reimpreso cada año. En él inicia una exploración poética y narrativa del deseo que continúan las novelas En los labios del agua (1996), que recibió en su edición francesa el prestigioso Prix des Trois ContinentsLos jardines secretos de Mogador (2001), Premio Cálamo/La otra mirada (Zaragoza, 2002); La mano del fuego: un Kama Sutra involuntario (2007); y Nueve veces el asombro(México, 2005.)

Su obra ha sido traducida a varios idiomas y distinguida además por la Fundación Guggenheim en Nueva York, el Sistema Nacional de Creadores en México,  la Universidad de Louisville en Kentucky, la Fundación Tinker a través de la Universidad de Stanford en California, y el Gobierno de Francia que lo condecoró como Oficial de la Orden de las Artes y de las Letras.

CON LETRA GRANDE

   TV&SHOW / Rondero’s Medios

 

Brasil rinde honores al nobel portugés José Saramago

BRASILIA.– El escenario es perfecto, las playas apacibles y la arquitectura colonial de Paraty, enmarcaron el homenaje brindado al premio Nobel de Literatura 1998, el portugués JOSÉ SARAMAGO, en la 15ta. edición de la “Fiesta Literaria”.

El fallecido premio Nobel, primero de la lengua portuguesa, fue recordado por su viuda, la periodista y traductora Pilar del Río, quien además dijo estar “encantada” con la belleza de Paraty.

La española Pilar del Río fue una de las estrellas de este encuentro que cada año desborda de público a la pequeña ciudad de 50 mil habitantes a 260 kilómetros de la convulsionada Río de Janeiro.

Del Río habló de las obra de Saramago y su amistad con el escritor brasileño Jorge Amado. Fue uno de los momentos más esperados de esta edición de la Fiesta Literaria Internacional de Paraty concebida como un ámbito dedicado a los autores.

La Flip -como la llaman amistosamente los brasileños- parece casi intimista ante las multitudinarias Ferias del Libro de San Pablo y Río de Janeiro, en las que se les da más importancia a la producción de las grandes editoriales.

 “José Saramago era lector y admirador de Jorge Amado”, contó Del Río en una entrevista sobre el vínculo entre dos escritores de “corazones rojos”, así definidos por sus temáticas marcadas por preocupaciones sociales y políticas.

Las dictaduras militares, la esclavitud, el oscurantismo religioso, el compromiso político fueron temas afines los dos escritores.

Por eso explicó Del Río -que dirige La Casa de Saramago-, decidió editar el libro Con el mar de por medio.

La obra, lanzada en Paraty, fue fruto de una idea que surgió casi “al mismo tiempo, espontáneamente en Portugal y Brasil” contó Paloma Amado, nieta del escritor de bahiano (de Salvador de Bahia, NDR).

“Pilar me llamó y en seguida maduró el proyecto que lo trabajamos con mucho entusiasmo sobre las cartas de mi abuelo y José Saramago”, fallecido en 2010, recordó Paloma Amado.

“Ellos tenían la capacidad de entenderse el uno al otro y a la vez intentaban comprender el mundo, organizándolo en sus libros, creo que eran dos personas intelectualmente muy vigorosas y de una solidez moral admirable” completó Pilar del Río.

A pesar de ser una ciudad del estado de Río de Janeiro donde ayer comenzaron a desplazarse las tropas del Ejército para combatir al narcotráfico, en Paraty se respira una calma razonable, no ideal porque cada tanto la pequeña ciudad también hay brotes de violencia.

Lo que singulariza a esta pequeña ciudad cuyo puerto era punto de embarque de oro hacia Portugal en el siglo XVI, es la conservación de su arquitectura original, algo que no ocurre con otras grandes capitales turísticas brasileñas.

Pilar del Río habló ayer en la Iglesia Matriz, frente a la plaza central y a pocas cuadras de parroquia de Santa Rita, arquitectura barroca, construida por esclavos liberados en el siglo XVIII, antes de la abolición de la esclavitud ocurrida a fines del XIX.

La viuda de Saramago habló delante de una estatua de la virgen Maria y recordó el pasado “cómplice” del catolicismo con los regímenes autoritarios, un tema que fue tratado por Saramago en sus obras.

Pese a su condición de ateo Saramago fue un estudioso de las relaciones entre la Iglesia y el poder, y otros temas conexos que trató en “Memorial del Convento”, de 1982, y “El Evangelio Según Jesus Cristo”, publicado en 1991.

Esta 15a. edición de la Fiesta Literaria tuvo como tema central a la figura del escritor brasileño afro-descendiente Lima Barreto.

En la apertura del evento, el miércoles pasado, el escritor fue recordado como un trasgresor que enfrentó a los “poderosos” del Brasil esclavista. “Lima Barreto, si aquí estuviera, también gritaría ¡Fuera Temer!”, exclamó el también afro-descendiente Lázaro Ramos, quien recibió los aplausos del público, parte del cual comenzó a corear la consigna contra el presidente.

Pilar del Río virtió elogios acerca de la intervención del conocido actor y flamante escritor Lázaro Ramos, quien también es un activista por la igualdad racial en Brasil.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW / Rondero’s medios

LOS ÚLTIMOS DÍAS DE RABBIT HAYES

Una bella historia sobre la vida misma, tan emotiva como las novelas de Jojo Moyes y tan divertida como las historias de Cecilia Ahern, así son LOS ÚLTIMOS DÍAS DE RABBIT HAYES (Penguin Random House), libro escrito por la irlandesa ANNA MCPARTLIN, que hace sonreír ante las adversidades y las sorpresas que nos depara la vida, y que nos invita a encontrar la alegría en cada momento.

LA TRAMA:
Rabbit Hayes ama su vida, normal y corriente como es, y también ama a la gente extraordinaria que hace que esta vida sea aún mejor. Ama a su ingobernable y vital familia: a su hija Juliet y a Johnny Faye, ambos con un corazón de oro. Pero el mundo parece tener otros planes para Rabbit, y ella lo aceptará sin más; porque Rabbit también tiene planes para el mundo, y solo tendrá unos cuantos días, los últimos de su vida, para hacer que estos se cumplan. Una cuenta atrás en la que encontraremos una verdad que no olvidaremos nunca.

FRAGMENTO 

“Odiaba que la asearan en la cama.
—Ay, por favor, lléname una tina —le rogó a Michelle.
— ¿Seguro? —le preguntó la enfermera con las manos enguantadas en las caderas.
—Me gustaría flotar un rato.
—Vale, pero me quedo contigo.
—De acuerdo.
—Bien.
—Me puedes contar tus penas.
—Yo no tengo de eso —Michelle rio—. Soy la mujer con más suerte del mundo.
—Todos tenemos penas. Venga, no seas así.
—Déjame que lo piense.
—Tienes tiempo hasta que se llene la tina.
—Vaya, veo que eres una mandona.
—No lo sabes tú bien —contestó Rabbit con una sonrisa.
Estaba echada en una tina de burbujas con los ojos cerrados y una toallita sobre el pecho huesudo. El agua le llegaba por la barbilla.
—No vayas a escurrirte —le dijo Michelle, que bajó la tapa de la taza para sentarse.
—Cuéntame tu vida.
—Le pedí a mi novio después de cinco años que se casara conmigo y me dijo que no.
Rabbit abrió los ojos.
— ¿Y?
—Y me dijo que había conocido a otra.
— ¿Y?
—Seguimos viviendo juntos, en habitaciones separadas.
— ¿Y eso?
—Porque compramos una casa que no valía ni la mitad de lo que pagamos y, aunque la rentáramos, no tendríamos ni para una cuarta parte de la hipoteca.
— ¿Y la otra?
—Comparte cuarto con él varias veces a la semana.
— ¡Hombre!, qué horror. No es tan horrible como un cáncer de estadio cuatro, pero es una buena chingadera.
—Gracias por tu apoyo.
— ¿Y estás saliendo con alguien?
—Me acosté con un ex a la semana de romper, pero fue una pesadilla… no una pesadilla de estadio cuatro de cáncer pero una buena chingadera.
—Michelle la remedó y la hizo reír.
— ¿Te gusta alguien?
—No, ¿y a ti?
—El señor Dunne no está mal.
— ¡Auch! Prefiero no imaginármelo.
—Bueno, es que últimamente no salgo mucho —dijo Rabbit como excusándose—. Además, es buena gente, tiene tacto. Lleva conmigo desde que empezó toda esta historia.
Estuvieron un rato calladas, ambas cómodas en el silencio; ninguna tuvo la necesidad de rellenar el vacío con palabras inútiles. Al cabo de unos diez minutos, Rabbit abrió los ojos de nuevo y se incorporó ligeramente.
—No tengo pensado morir.
—Ya lo sé.
—Estoy empeñada en salir de aquí.
—Bien.
—Crees que no puedo.
—Conozco a diario gente de lo más extraordinaria, Rabbit; hombres, mujeres y niños que sobreviven días, semanas, meses y años contra todo pronóstico. No doy nada por hecho.
—Gracias —Rabbit cerró los ojos y volvió a sumergirse en la tina     —. Se está divinamente. Podría quedarme aquí toda la vida.
Cuando empezó a costarle mantener la cabeza erguida y le entró sueño, con el peligro de resbalar tina abajo, Michelle la levantó, la envolvió en toallas calientes y la llevó al cuarto en la silla de ruedas. Le puso un pijama limpio y suave que olía muy bien y la ayudó a meterse en la cama. Le administró la medicina para calmar el dolor y la arropó.
—Ma no tardará en llegar.
— ¿Y qué pasa con tu padre? —le preguntó Michelle.
—Creo que le da miedo venir.
—Es comprensible —dijo Michelle, pero Rabbit no respondió.
—Y Juliet.
— ¿Quién es?
—Es mi niña.
— ¿Qué edad tiene?
—Doce.
— ¿Y el padre?
—Un desliz con un australiano que ni siquiera sabe que tiene una hija.
—Vaya, las matas callando.
—Una vez intenté localizarlo por Facebook pero o está muerto o vive en una cueva.
Por eso no puedo dejarla sola, todavía no —se le estaban cerrando los ojos y tuvo que hacer un gran esfuerzo para mantenerlos abiertos para seguir con su argumentación—. No pienso moverme de aquí. No cuenten con mi habitación —estaba tan cansada que le bailaban las palabras.
—A ver si es verdad —respondió Michelle—. Anda, duerme ahora un poco. Necesitas tomar fuerza para cuando llegue tu familia. Rabbit se quedó dormida antes incluso de que Michelle llegara a la puerta del cuarto.”

HAN DICHO:
“Qué libro más hermoso. Lloraba y sonreía a la vez.” Jane Green“Una prosa clara y elegante, unos personajes combativos y un diálogo chispeante.” Susan Elliot Wright

“Una encantadora montaña rusa de emociones.” Sunday Independent

“Compra una caja de pañuelos y sumérgete en esta novela maravillosa.” Heat Magazine

“El libro más bello que he leído en muchos años; compasivo, valiente, cálido, auténtico. Te eleva.” Marian Keyes

338021fb-c704-4040-adc0-3d39584903f8.jpgDE LA AUTORA:

Anna McPartlin nació en Dublín e inició su carrera como escritora en 2006. Con cinco novelas a sus espaldas, entre las que destacan Somewhere Inside of Happy y Los últimos días de Rabbit Hayes, empezó a trabajar como monologuista. Vive en Wicklow (Irlanda) con su marido.

EN REDES:

 

http://annamcpartlin.com/

https://www.facebook.com/anna.mcpartlin.3

CON LETRA GRANDE

TV&SHOW / Rondero’s medios

NUNCA FUI PRIMERA DAMA

“El secuestrador ha muerto, la jaula queda abierta y no siento el impulso de salir sino el pánico a que alguien desconocido entre por esa puerta. Ahora, cómo vamos a vivir sin alguien que nos diga lo que tenemos que hacer. En mi país todos los caminos conducen a Fidel: lo que comes, lo que usas, los apagones, los alquileres, las escuelas, los viajes, los ascensos, los descensos, los ciclones, las epidemias, los carnavales, los congresos, las carreteras. Muy pocas cosas importantes se han movido sin él. Hoy, sentada frente al televisor escuchando ese parte, con un poco más de claridad que Lujo me digo: “Aquí no pasa nada más que la vida.” Las calles están tranquilas, las personas sentadas en el Malecón observan la ciudad donde nada parece haber cambiado. Algo está concluyendo, pero no logro descifrar qué”, esto es tan solo una “probadita” literaria de NUNCA FUI PRIMERA DAMA (Editorial Random House), libro escrito por WENDY GUERRA.

LA TRAMA:

Al leer NUNCA FUI PRIMERA DAMA se ve el mundo de una cubana, y de tres, y de una generación, y de un país; es como recorrer una galería llena de piezas de arte que emergen del subsuelo y erupcionan en distintos momentos y lugares del recorrido.

WENDY GUERRA enlaza piezas sueltas en la vida de Cuba, y construye una historia brillante y delicada en una búsqueda incansable de la identidad, la memoria y la herencia que dejó la Revolución Cubana a una generación que se siente huérfana. Varias generaciones de cubanos sacrificaron buena parte de sus vidas y deseos personales para alcanzar objetivos nacionales, un ideal, altas metas… pero muchas de éstas permanecieron lejos, inalcanzables como siempre lo fueron.

A Nadia Guerra, locutora nocturna de una estación de radio y nacida mucho después de la generación revolucionaria, la utopía no le resulta convincente y suele estar en un conflicto con el régimen, incluso más allá de las razones políticas.

Desde los diez años, Nadia ha crecido sin su madre Albis Torres, quien se fue a otro país para servir al Estado, y no entiende por qué la abandonó. Tampoco entiende cómo los ideales de una revolución y la ideología socialista fueron sepultados por el capitalismo. Ni cómo Cuba se quedó sola con sus cubanos. Ni cómo la excepcional Celia Sánchez Mandulay pudo tener a punto de orgullo ser amante de Fidel Castro. Buscando respuestas, Nadia se las arregla para viajar al extranjero, donde quizás las encuentre…
Vital, ardorosa y al mismo tiempo nostálgica, esta novela sobre tres mujeres ha sido revisada y aumentada por su autora. Esta edición incluye un nuevo capítulo: “Sin Fidel”.

FRAGMENTOS:

Pertenezco a una zona de intimidad que me hace humana y no divina. Soy una artista y no una heroína contemporánea, odio esa desproporción, no quiero que esperen de mí lo que no soy. No debo más a los mártires que a mis padres, que a mi resistencia, que a mi propia historia personal anclada aquí en mi simple vida cubana. No puedo seguir intentando ser como el Che, heredar la pureza de Camilo, poseer la valentía de Maceo, el arrojo de Agramonte, el coraje de Mariana Grajales, el espíritu aún errante y creativo de Martí, el estoico silencio de Celia Sánchez; mi proeza es sencilla: sobrevivir en esta isla, evitar el suicidio, aguantar la culpa de mis deudas, la casualidad de estar viva y desentenderme definitivamente de esos tenaces nombres de guerra y de paz.

Basta ya de sentir culpa por lo que otros nos dieron; a quienes saludamos al pie del pedestal les asaltaron dudas, fueron presa del pánico. ¿O no? Esas personas dudaron, dieron pasos atrás, desobedecieron, fueron infieles o infelices, se equivocaron. Se divorciaron, se enamoraron. Hombres y mujeres haciendo el amor de pie, con las botas puestas.
Mis padres callaron cuando pedí una explicación; los héroes se convertían en mármol y los necesitábamos hombres. ¡Hablen, coño! La prueba de que existieron son sus viudas, sus hijos o los nietos que se mezclaron con nosotros en escuelas, en concentraciones o campamentos de verano donde sus rostros hablaron más que cualquier discurso sobre el desasosiego y el desprendimiento. Juntos cultivamos el arte de «la pérdida necesaria». Pero, ¿son necesarias las pérdidas?

Mi padre me peló siempre desde niña. Dejarme el pelo largo jamás, no tenía paciencia para hacer trenzas y mucho menos para curar los piojos que agarraba en la escuela. El sonido de las tijeras en mi oído, la respiración entrecortada por el cigarro y las palabras sueltas, todo eso se parece a mi vida. Papá es mi peluquero, mi consejero, mi enfermero, mi cocinero. Mi padre soy yo.
Unas horas antes de la inauguración del Festival de Cine Latinoamericano, un rato antes del homenaje que va a recibir, por fin ese velorio en vida, para intentar limpiar el dolor que le han causado. Hablamos entre tijeras y agua de colonia, talco, maquinitas de afeitar, esmaltes, maquillajes, guiones con tachaduras y ceniza sobre la mesa del comedor. Papá es famoso, respetado por la élite, adorado por sus alumnos y atacado desde los sesenta por todo lo que se atrevió a decir. Querido diario, eso lo sabes, no me dejarías mentir. ¿Y yo quién soy?: «Yo soy la hija de mi padre.»
Él es mi piedra en el zapato.

HAN DICHO:

“La maldición de los cubanos es el malentendido. Nos pasamos la vida dando explicaciones por habernos ido o por habernos quedado”. Ella se quedó –“un país es de la gente, no de sus dirigentes”- y de eso tratan también sus libros: “La mitad de mis afectos están fuera. No se puede contar la historia de Cuba sin contar el exilio”:
IRERI CEJA CÁRDENAS, Revista Culturales

“Mezclando voces y géneros con una fuerza expresiva fuera de lo común, Nunca fui Primera Dama es la historia de una hija que trata de entender a su madre: “Yo le hacía a mi mamá preguntas que si me hubiera respondido negarían toda su vida”. ¿Cuáles? “¿Valió la pena vivir esto? ¿Valió la pena renunciar a tanto? ¿Valió la pena, valió la pena?” Si viviera, dice Guerra, ya no le preguntaría nada: “Las respuestas las tiene que encontrar una por sí misma”: JAVIER RODRÍGUEZ, EL País

“Aunque no es una lectura común, la calidad de la prosa maravilla y el sentido del humor relaja, es un libro triste, en esencia y pasan cosas sorprendentes al final, lo que no está nada mal para el lector”: Esto de vivir

DE LA AUTORA:

WENDY GUERRA se graduó de Dirección de Cine, en la especialidad de guion, en el Instituto Superior de Arte de La Habana. Su novela Todos se van recibió el Premio Bruguera, el Premio de la Crítica de El País y el Premio Carbet des Lycéens. En Alfaguara ha publicado Posar desnuda en La Habana. En 2010, el gobierno francés le otorgó la Orden de Chevalier des Arts et des Lettres. Escribe para el diario El Mundo (España), mediante su blog Habaname.

CON LETRA GRANDE

TV&SHOW / Rondero’s medios

YO, RUBÉN DARÍO

Memorias de ultratumba de un Rey de la poesía, con tal subtítulo, en el centenario de su deceso, el escritor irlandés Ian Gibson (Dublin, 1939) ha publicado YO, RUBÉN DARÍO (Ediciones B, 339 páginas).

Fruto de una minuciosa lectura de la voluminosa obra de Rubén Darío, tanto la lírica como la periodística, el relato de Ian Gibson nos sitúa de lleno en el universo interior del gran creador, merecedor de una revalorización en profundidad.

“Rubén, desde el otro lado, repasa su vida, rememora Gibson. Vida solo contada de manera parcial en la breve autobiografía dictada poco antes de su muerte en 1916, cuando, horrorizado por la carnicería de la Gran Guerra, iba perdiendo su fe en la humanidad.

“Escribí la presente narración en 2000 tras una relectura de las obras completas del fabuloso nicaragüense (poesía, prosas, crónicas), y ello a modo de homenaje a quien, con “Azul”…, me introdujera, a los dieciocho años y con solo unos rudimentos del idioma, en un insospechado universo lírico, deslumbrante de belleza nueva y de fervor.

Potro sin freno se lanzó mi instinto,

Mi juventud montó potro sin freno;

Iba embriagada y con puñal al cinto;

Si no cayó, fue porque Dios es bueno.

Poema Cantos de vida y esperanza.

CON LETRA GRANDE EN EL PORTAL DE EL SOL DE MÉXICO

YO, RUBÉN DARÍO

Por Roberto Rondero / Rondero’s Medios

LOS CUENTOS COMPLETOS DE BORGES

He intentado, no sé con qué fortuna, la redacción de cuentos directos. No me atrevo a afirmar que son sencillos; no hay en la tierra una sola página, una sola palabra, que lo sea, ya que todas postulan el universo, cuyo más notorio atributo es la complejidad”, así se expresó Jorge Luis Borges (Buenos Aires, 1899-Ginbebra, 1986), uno de los mayores escritores de habla hispana, de su libro CUENTOS COMPLETOS (Editorial DeBolsillo, 545 páginas).

En este volumen se reúnen todos los cuentos de Borges, uno de los legados más influyentes y deslumbrantes de la literatura occidental. El universo borgeano, con sus espejos, laberintos, tigres, bibliotecas gauchos y máscaras, es ya uno de los pasajes fundamentales del siglo XX.

En el verdadero libro de libros de Borges, se encuentran algunas de sus obras maestras como El jardín de senderos que se bifurcan, Pierre Menard, autor del Quijote, Funes el memorioso, El Sur, El Aleph o Ulrica.

…”Los ejercicios de prosa narrativa que integran este libro fueron ejecutados de 1933 a 1934. Derivan, creo, de mis relecturas de Stevenson y de Chesterton y aun  de los primeros filmes de Von Stenberg y tal vez de cierta biografía de Evaristo Carriego. Abusan de algunos procedimientos: las enumeraciones dispares, la brusca solución de continuidad, la reducción de la vida entera de un hombre a dos o tres escenas. No son, no tratan de ser, psicológicos”, escribió Borges el 27 de mayo de 1935, y agrega:

“En cuanto a los ejemplos de magia que cierran el volumen, no tengo otro derecho sobre ellos que los de traductor y lector. A veces creo que los buenos lectores son cisnes aún más tenebrosos y singulares que los buenos autores. Nadie me negará que las piezas atribuidas por Valéry a su pluscuamperfecto Edmont Teste valen notoriamente menos que las de su esposa y amigos.

jorge-luis-borges1.jpg

“Leer, por lo pronto, es una actividad posterior a la de escribir: más resignada, más civil, más intelectual”.

Por Roberto Rondero/ Rondero’s Medios