En el funeral del príncipe Felipe, la incógnita es si irá su nieto Harry

LONDRES.- 73 años fueron los vividos entre Felipe, el Duque de Edimburgo, fallecido a los 99 años en su cama, como él quería, y su esposa, la reina Isabel II, la mujer con la que compartió más de siete décadas.

La reina, a punto de cumplir 95 años, se queda sola.

El Reino Unido y el mundo se despedían de Felipe de Edimburgo, quien falleció en el Castillo de Windsor, al que había regresado el pasado 16 de marzo tras un mes de hospitalización por una infección agravada por complicaciones cardíacas, justo a tiempo para pasar el Pascua.

El anuncio llegó de parte de la reina Isabel, encomendada a unas pocas líneas, conmovedoras y secas, y confiadas a la sobriedad de un mensaje del Palacio de Buckingham.

“Es con profundo pesar que Su Majestad la Reina anuncia la muerte de su amado esposo, su Alteza Real el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo, quien murió pacíficamente esta mañana en el Castillo de Windsor. La Familia Real se une a las personas de todo el mundo que están en de luto por la pérdida”.

Fueron 73 años de un matrimonio basado en un entendimiento capaz de resistir cualquier desafío.
Los reconocimientos en este sentido son casi unánimes. Por ejemplo, eso se ve en homenajes como los del primer ministro conservador, Boris Johnson, quien recordó al “príncipe Felipe” como “un pilar” para la reina, la monarquía y la nación, en un discurso ante Downing Street.

También señaló que el Duque de Edimburgo fue capaz de “inspirar” a muchos sujetos, para empezar “los jóvenes”. Además, tuvo una “la ética del servicio”, ya madurada como un veterano de guerra de la Royal Navy en la Segunda Guerra Mundial.

También se sumaron a las condolencias el presidente estadounidense Joe Biden, los líderes europeos y el mandatario ruso, Vladimir Putin, además de exponentes religiosos.

Ante el fallecimiento del duque de Edimburgo, se adelantó que el cuerpo será velado en el castillo de Windsor con un servicio religioso en la capilla de St. George, donde contrajeron matrimonio el príncipe Harry y Meghan Markle en el 2018.

Además de ello se ha informado que se llevará a cabo un funeral de acuerdo a la ceremonia real. Hasta el momento ha trascendido que para este sábado 10 de abril la reina Isabel II firmará los ajustes de lo que serán los funerales del príncipe Felipe, mismos que tendrán que adaptarse a los tiempos de la pandemia por COVID-19.

Ante el panorama el Colegio de Armas informó en un comunicado que el funeral del príncipe Felipe se llevará a cabo en la Capilla de St, George, en Windsor, y que este no será un funeral de Estado y que no se instalará una capilla ardiente.

“Los arreglos funerarios han sido revisados ​​en vista de las circunstancias imperantes derivadas de la pandemia de COVID-19 y se solicita con pesar que los miembros del público no intenten asistir o participar en ninguno de los eventos que componen el funeral” indicó el Colegio.

Las banderas de los edificios gubernamentales estarán a media asta hasta un día después del funeral.

Cabe señalar que se espera que todos los miembros de la familia real estén presentes durante las exequias fúnebres que se llevarán a cabo en el palacio de Windsor.

 Los pensamientos de todos ahora “se vuelven” hacia la Reina y la Familia Real, como señaló Johnson.

Pero las curiosidades también se concentran en Su Majestad y en la casa Windsor. Por ejemplo, quienes indagan si el rebelde (y favorito) nieto Harry llegará de Estados Unidos a derramar sus lágrimas, con o sin Meghan.

O entender cómo podrá reaccionar la soberana ante este golpe, ante la pérdida de un referente que nunca falló desde que se casó con él a los 21.

Un hombre con el que todos “tenemos una deuda mayor”, como ella misma dijo hace unos años.

Mientras tanto, hay que definir el marco de la última despedida, en un país en el que el homenaje popular a Felipe -marcado por ramos de flores colocados poco a poco frente a las residencias reales- está frenado por las restricciones de la emergencia por el Covid-19 y por el llamamiento de las instituciones a no reunirse.

Mientras que la Union Jack (bandera del Reino Unido) ya se encuentra a media asta sobre el Palacio de Buckingham y la Abadía de Westminster hace eco de 99 lentas campanadas, minuto a minuto, por cada uno de los años vividos por el príncipe exiliado, que llegó de Grecia con sangre alemana, danesa y rusa en su venas para convertirse en el consorte real más longevo en la historia británica.

Una figura en cuyo honor el gobierno anuncia el duelo nacional, mientras el Parlamento hará una convocatoria el lunes de una sesión conmemorativa extraordinaria, pero no se espera ningún funeral de Estado.

Según lo que “las costumbres y la misma voluntad” del difunto, un espíritu libre respetuoso de las formas y notoriamente refractario a la pompa ceremonial, según el Palacio, se harán funerales solemnes pero privados en la capilla de San Jorge, contigua a Windsor. Castillo; con la reina, el heredero al trono, Carlos, los otros hijos Ana, Andrés y Eduardo, así como nietos y cónyuges.

Mientras, se seguirá insistiendo que el público se quede en casa.

Un pilar del reinado de Isabel II, aunque siempre un paso atrás, con estilo y discreción. Felipe de Edimburgo, después de 73 años como consorte de la Reina, murió el 9 de abril de 2021 casi en el centenario en el castillo de Windsor, donde había regresado hace unas semanas después de un mes en el hospital.

Retirado a la vida privada en 2017, Felipe rara vez apareció junto a la reina Isabel, de casi 95 años, que se casó en 1947 y apoyó lealmente durante más de 7 décadas, antes y después de su llegada al trono. La última pasarela de un evento público había sido incluso hace un par de años, para la enésima boda de una sobrina, Lady Gabriella. Poco después de verse obligado a renunciar a su permiso de conducir y conducir por causar un accidente automovilístico de 97 años cerca de la residencia real de Sandringham.

Los meses más recientes en cambio los habían pasado con Elizabeth en la tranquilidad del castillo de Windsor, en aislamiento preventivo debido a Covid, mostrándose sólo en algunas fotos oficiales: en noviembre para el 73 aniversario de la boda, en enero para ser un testimonio de la seguridad de la vacuna recibida con Su Majestad.

Epílogo de una larga puesta de sol se enfrentó una vez más en parejas con la mujer y la soberana de su destino, a pesar de una hospitalización periódica “precautoria”: en 2017 por gripe, en 2018 para la cirugía de cadera, a finales de 2019 para diversos exámenes y tratamientos; en las últimas semanas por una infección no especificada (ajena a Covid, según el Palacio de Buckingham) seguida de una cirugía cardíaca.

Por otra parte, el dilema de Harry será si reunirse con la Familia Real para el funeral del Príncipe Felipe, dejando a su esposa embarazada Meghan en California. Los planes del segundo hijo de Carlos y Diana siguen siendo inciertos -la noticia llegó a Sussex en la noche de California-, pero para los medios no hay duda: “Estaba muy cerca de su abuelo. Estará ahí, por difícil que sea la relación con los otros Windsor”, dijo una fuente real al New York Post, evocando la ruptura creada por los dos rebeldes que ‘huyeron’ a Estados Unidos y culminó en la impactante entrevista con Oprah Winfrey.


CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

La familia Real Británica, en boca de todos, de series y películas

LONDRES.-La realidad ha superado durante mucho tiempo la fantasía cuando se trata de la realeza inglesa. La imaginación de un escritor o showrunner de televisión se queda atrás de lo que realmente sucede: ¿cuál de ellos se habría atrevido a escribir una escena en la que el sobrino de la Reina y su esposa estadounidense escupieron a la Familia Real en la televisión diciéndoles racistas?

Esto también explica, con esta fascinación por la realeza, el número de producciones en curso, existe una demanda real del mercado.

Comienza con THE CROWN, la serie estrella de Netflix. Al principio incluso parecía excesivo todo ese cotilleo a la hora del té entre Su Alteza Real y la infeliz hermana Margaret y esa amargura de la princesa Ana, mientras que Diana Spencer llegaba a la corte.

Después de la entrevista de Harry y Meghan con Oprah Winfrey esas escenas de la cuarta temporada de la galardonada serie de Peter Morgan parecían decididamente probables y explicar muy bien por qué la Familia Real Británica con la producción de la serie original tiene una relación decididamente conflictiva.

Mientras tanto, hay emoción por la película de Pablo Larrain: SPENCER, que recrea la noticia real de diciembre de 1991: el matrimonio del Príncipe y la Princesa de Gales.

Es la trama de esta producción para el próximo otoño o principios de 2022. Timothy Spall, Sally Hawkins y Sean Harris también protagonizan. El rodaje, que comenzó en Alemania, se trasladó a Gran Bretaña y las fotos, con el cuentagotas, que provienen de la producción se refieren a una protagonista Kristen Stewart perfectamente caída en el papel y transformada estéticamente.

Ella es una triste princesa Lady Diana decidida a romper con Charles (la estrella de Poldark Jack Farthing) y ser ella misma. “La clave es cómo descubre a lo largo de la historia que lo que realmente necesita es ser quien quiere ser”, dijo Larraín. “Y con eso, no significa que necesite estar al lado de nadie, para ser parte de algo, sino para ella y sus propios hijos. Diana era muchas cosas, pero sobre todo, era una gran madre.”

El vínculo con los niños está fuera de discusión y el personaje emprendedor (la ruptura con la Familia Real, la famosa entrevista de la BBC del 95 con 15 millones de británicos que vieron la televisión mientras acusaba al infiel Charles con la frase histórica: “el nuestro era un matrimonio abarrotado’, parece un gen transmitido a Harry.

Los famosos zapatos puestos en las calles por ellos mismos sólo alimentan la televisión y el cine: el último proyecto en orden de tiempo Harry & Meghan: Escapando del Palacio, una película de televisión producida en Italia Italia con el uso del archivo Rai Documentari. Se tratará de una serie documental centrada en la realeza inglesa.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

“Spencer”, a 25 años de la muerte de Lady Di, con Kristen Stewart

LONDRES.- Dio inicio el rodaje de SPENCER, una película del director chileno Pablo Larrain sobre Lady Diana, y las primeras imágenes del set ya están circulando. KRISTEN STEWART, una actriz que alcanzó la fama mundial gracias a la saga Crepúsculo, la protagoniza.

“La película es una inmersión en la proyección emocional de Diana, en un punto de inflexión fundamental en su vida”, dijo la estrella estadounidense a los medios británicos.

Es una declaración física de la suma de sus partes, que comienza con su nombre de pila: Spencer, que se centra en un fin de semana ‘fatídico’, a principios de la década de 1990, cuando Diana pasó la Navidad con la familia real en Sandringham y decidió que su matrimonio con el Príncipe de Gales había terminado, un episodio también reportado en la serie The Crown.

“Es un esfuerzo desgarrador para ella volver a sí misma, ya que Diana se esfuerza por mantener lo que su apellido Spencer significa para ella”, agregó Stewart.

La película fue escrita por Steven Knight, creador de Peaky Blinders, y el rodaje tiene lugar en el Reino Unido y Alemania.

Está previsto que se estrene en los cines el próximo otoño, en 2022 han pasado 25 años desde la muerte de Diana. El reparto incluye a Timothy Spall (Mr. Turner), Sally Hawkins (La forma del agua) y Sean Harris (Misión: Imposible).

“Es una película producida de forma independiente para la gran pantalla sobre la declaración de independencia de una mujer icónica. No podríamos estar más emocionados”, dijeron los productores Jonas Dornbach, Janine Jackowski, Juan de Dios Larraín, Paul Webster y Pablo Larraín.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

La familia real británica nada contenta con “The Crown 4”

LONDRES.- A la familia real británica no le agrada para nada The Crown 4, la última entrega de la serie de Netflix dedicada a la turbulenta historia de los Windsor. Fuentes cercanas a la Casa Real hacen referencia que el príncipe Carlos y su hijo William estarían “furiosos” por la reconstrucción hecha por la serie, que abarca de 1979 a principios de los noventa.

La galardonada serie creada por Peter Morgan sobre el reinado de Isabel II ya había sido muy criticada por la familia real. En este caso, la controversia se refiere a uno de los aspectos más espinosos en los acontecimientos de la casa gobernante: el matrimonio entre Carlos y Diana, interpretado por Josh O’Connor y Emma Corrin. 

Emma Corrin tenía tres años cuando Lady Diana murió en 1997. Vio su funeral en la televisión. Ahora protagoniza la cuarta temporada de The Crown. Esta joven actriz tiene escasa experiencia (The Grantchester (2014) y Pennyworth (2018).

Para la actriz originaria de Kent, de 25 años de edad, apasionada por el teatro, había un riesgo de hacer una caricatura o una copia de Diana Spencer, pero ha tenido una actuación muy natural que ha golpeado a los críticos para interpretar a la infeliz esposa de Carlos, el heredero al trono, como una joven tímida, infantil, con una mirada siempre melancólica. Antes de Emma Corrin, 15 actrices prestaron sus rostros para el personaje central, desde Julie Cox hasta Naomi Watts.

La actriz ha estado interpretando a la princesa desde que tenía 16 años, cuando England’s Rose, como Elton John la llamó en Candle in the Wind, vivió en un apartamento compartido en Earl’s Court, conoce al príncipe Charles (Josh O’ Connor) y se enamora. La boda de cuento de hadas – en el episodio lleva una reproducción idéntica a la vestido diana lucida en 1981 – “la unión llena” como ella misma llamó en una entrevista a su matrimonio con la presencia de Camilla , sus dos hijos, la difícil relación con la familia real, con la reina Isabel II (ganadora del Oscar Olivia Colman), su prisión dorada (en el episodio que convierte el palacio en patines retorciéndose escuchando duran duran), sus trastornos alimenticios.

No se salvan de los autores de La Corona 4 de la crítica a ciertos detalles: cómo la “princesa de la gente” sufre de trastornos alimenticios, que en varias ocasiones vomita en el baño porque no puede soportar la tensión de la vida de pareja y el fracaso de la unión con Charles. quien desde el comienzo de su compromiso con la joven Diana Spencer, sostiene su romance extramatrimonial con Camilla Parker Bowles, quien se convertirá en su esposa después de la muerte de Lady D.

“William no está en absoluto contento con todo esto, piensa que sus padres fueron explotados y presentados de una manera falsa y simplista, sólo para ganar dinero”, tronó un ‘insider’ de la familia real. Y de nuevo: “Todo esto es profundamente injusto, sobre todo porque muchas de las cosas que se dicen no representan la realidad”. La serie también habla del ascenso de Margaret Thatcher (Gillian Anderson) y el conflicto del norte de Irlanda, con el ataque letal del IRA contra el padrino de Carlos, Lord Mountbatten.

No todos los miembros de la realeza toman partido contra Netflix. El príncipe Harry y su esposa Meghan firmaron recientemente un mega-contrato de 75 millones de libras esterlinas con la plataforma de streaming para producir documentales y otros programas.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios