Budismo para estar en la oficina. Posdata: También aplica para las cuarentenas y home office

¿El trabajo que tienes no es lo que esperabas? ¿Tu vida personal está llena de insatisfacciones? LODRO RINZLER nos dice que el problema no está en las situaciones que giran en nuestra vida, pues ellas siempre serán oportunidades para llegar a la felicidad que merecemos. Lodro nos presenta una guía (Budismo para estar en la oficina, editorial Penguin Random House Grupo Editorial, 2015, páginas 266) para pasar de la confusión al despertar, ¿pero cómo podemos pasar del punto A al punto B? Se escucha fácil, pero ¿lo es? La primera pregunta sería: ¿cómo puedo saber que estoy confundido?

La ética, la moral, el profesionalismo, la compasión y el amor, son algunos ingredientes que nos han dicho que van ligados a la felicidad y realmente pueden serlo, pero para llegar a ellas necesitamos comprender quiénes somos en realidad y aceptar nuestro ser sereno y malhumorado, mente y corazón.

El autor del libro, quien estudió muchos años el budismo, nos marca dos puntos para iniciar el proceso de conocernos de verdad: el primero es salir de nuestra área de confort y el segundo es buscar un beneficio para todos a través de nuestras acciones diarias. Cualquier entorno es favorable para cumplir los dos puntos señalados, sin importar que vivas situaciones favorables o desfavorables la vida siempre te da oportunidades para llegar a donde quieres estar, por tal motivo, Lodro nos dice que cualquier entorno es sagrado, no sólo tu trabajo, cualquier lugar tiene algo que enseñarnos. Tienes que vivir el aquí y ahora para sentir esas oportunidades.

¿Y cómo debo de reaccionar ante esas oportunidades? Hay que ser fiel a nuestra esencia, no importa que nos equivoquemos al tomar decisiones, es parte del camino para salir del área de confort. El camino interno es el principio del budismo. Y cada vez que te equivoques háblate con amabilidad, como la haría un amigo, no te critiques. El segundo punto es ser útil para los demás a través de nuestro trabajo y devenir diario. Entregarnos de corazón a lo que hacemos.

Hay otras aristas que debemos cultivar en el andar según Rinzler: “Ser positivo, tranquilidad, paz, entusiasmo, autoestima, flexibilidad, independencia emocional; todos estos conceptos tienen como finalidad mejor vida cotidiana con el único fin de desarrollar la felicidad, pero ¿cómo llegamos a tan preciado fin? ¿En qué punto de mi vida me encuentro y para dónde me muevo?” Para ello nos enseña un arma fundamental para reconocer nuestras virtudes y necesidades en el camino del budismo: la meditación.

El autor budista nos enseña a meditar de una manera sencilla y práctica con una frase en especial para concentrarnos: “estoy pensando”, y nos beneficia para enfocarnos en el presente. La meditación nos ayuda a liberarnos de la mala información social que hemos admitido todo este tiempo: “Hemos recibido de la publicidad y la cultura del consumismo la información de que somos demasiado tontos, gordos, jóvenes o viejos para convertirnos en lo que aspiramos. La idea de la bondad fundamental dice que, si logramos actuar desde nuestra bondad fundamental, sí seremos capaces”.

¿Qué es la bondad fundamental? La vida espiritual (nuestra vida personal) y la vida real (la vida que nos rodea) deben ser sólo una, sin importar a lo que te dediques debes darle sentido y propósito a tus acciones, ése es el camino a la plenitud. La bondad fundamental es tu yo interno que te hace único en el mundo; escucharlo y aceptarlo es la clave del éxito. Y una vez más le preguntaremos a Lodro: ¿cómo hacemos eso? Conectarse con la bondad es vincularse con la parte espiritual, todo lo contrario a escuchar a tus emociones negativas. ¿Cuál es tu propósito en el mundo? ¿Es difícil saber cuál es tu propósito en el mundo? La respuesta que nos da el autor Lodro Rinzler es que no sólo tienes que reconocer tus emociones negativas y no dejarte llevar por ellas. Las emociones negativas son las enemigas del desarrollo espiritual: Estrés, satisfacción inmediata (inmediatez), zona de confort, egoísmo, envidia, odio. “Todos somos dignos de seguir nuestro camino”.

“El resultado de desarrollar la confianza en nuestra bondad fundamental es una profunda seguridad en nosotros mismos”. La seguridad en uno mismo genera buen karma, generosidad, disciplina, paciencia, esfuerzo, concentración meditativa y sabiduría. Construye tu vida cada día.

¿Si sigo el camino de las emociones negativas qué resultados me dará? “La agresión en todas sus formas es una pala con la que cavas tu propia tumba”. “Ser fiel a la bondad que emana de ti es saber que haces lo correcto, ése es tu verdadero poder”. Ser autentico significa que lograrás acciones asertivas y a veces te puedas equivocar (es normal), ser auténtico es ser uno mismo al saber lo que siente tu corazón y lo que pasa por tu mente. Ser genuino.

Todos anhelamos ser genuinos, pero muchas veces no lo somos por miedo, cavamos nuestra tumba.

El budista Lodro Rinzler nos hace hincapié en como todos buscamos a un maestro físico y humano como guía budista, sin embargo nos dice que la misma vida es tu maestra que te orienta y te lleva a superarte, pero para entenderla y escuchar sus enseñanzas necesitas librarte de tu ego; ése egocentrismo es el que alimenta tus miedos y no te permite avanzar y lidiar con esas situaciones incómodas que están hechas para que puedas liberarte de tus demonios internos. Si logras relajarte y dejarte llevar por las enseñanzas de tu maestro, la vida, podrás darle la oportunidad al dharma para que fluya y pueda generar un cambio positivo en ti. A ése cambio positivo de la vida el autor lo llama “conciencia despierta”.

La vida real (nuestro entorno) no puede cambiar, pero sí la manera en que la percibimos. “Esto significa que cada situación de la vida ahora es sagrada y maravillosa. Los obstáculos no son tales. Con la perspectiva correcta, se trata de situaciones viables. En este sentido no transmutamos otra cosa que nuestro punto de vista”, el autor nos habla desde la visión budista.

Al fin y al cabo debemos entender que las cosas son como son, darle obscuridad o color a las situaciones que nos ocurren dependerá de nosotros, siempre buscamos un motivo para acercarnos a lo que nos agrada y alejarnos a lo que nos da miedo, sin embargo algo es seguro, ambas situaciones son oportunidades para aprender algo nuevo en nuestras vidas.

“Obsesionarte con lo que podría o no ocurrir en el futuro sólo reactiva el juego de vivir entre la esperanza y el miedo, esto sólo te lleva a no enfocarte en el momento presente, y por ende, no te concentras en lo importante del momento, enfócate”.

El último consejo que nos da Lodro Rinzler es hacer las cosas con alegría para divertirse.

DATO:

Por Saelim Fernando

CON LETRA GRANDE / TV&SHOW

Meryl Streep señala error en el libro de memorias de Barack Obama

NUEVA YORK.- La estrella de Hollywood MERYL STREEP dio a conocer que Barack Obama cometió un error en sus nuevas memorias A Promised Land, y consideró al expresidente “un gran escritor”, pero “con mala memoria”.

Durante una participación en el programa The Late Show with Stephen Colbert, la galardonada actriz aseguró ser una fanática de los escritos del exmandatario Obama, aunque resaltó que éste cometió un error en su último libro.

Al ser consultada por Colbert si habido tenido la oportunidad de leer las memorias de Obama, teniendo en cuenta que el ex jefe de Estado había escrito sobre un momento que compartió con la actriz en la Casa Blanca, Streep confesó que aún no lo había leído, pero que sí estaba al tanto de que estaba mencionada.

“No estoy en el maldito libro, pero tú estás en el libro”, bromeó Colbert. En el libro habla de artistas y animadores y del centro cultural que querían que fuera la Casa Blanca.

“Menciona que Meryl Streep recitó tan suavemente en mandarín la canción sobre las nubes que aprendió hace años'”, continuó el conductor.

Streep admitió que la historia del expresidente demócrata no fue exactamente acertada.

“Recuerdo ese momento, pero se equivocó un poco en la historia. Es un muy buen escritor, pero su memoria es….”, dijo la estrella de Big Little Lies, entre risas.

Streep explicó que no era una canción, sino un poema que recitó durante un viaje a Pekín con el famoso violonchelista Yo Yo Ma. “Y resulta que la actuación del dúo (Streep recibió la tarea de recitar el poema mientras Yo Yo Ma tocaba música detrás de sus palabras) fue estresante por varias razones”, continuó.

“Fue una especie de intercambio cultural. Fui con Yo Yo Ma y un grupo de artistas e íbamos a estar en un gran estadio con 7.000 personas. Íbamos a hacer un concierto”, explicó Streep, y agregó que el poema que leyó en voz alta es “un famoso poema chino del siglo IV que todos conocen”.

Streep planeaba recitar el poema tanto en inglés como en mandarín. Sin embargo, se sentía “aterrorizada” al saber que el primer ministro de cultura en ese momento estaba por llegar.

Según la actriz, cuando llegó el momento de recitar el poema en mandarín, se quedó paralizada en el escenario.

“Quería empezar en mandarín y solo miré a Yo Yo Ma y sonreí. Y él se puso bizco y terminó y luego ambos nos inclinamos. Debido a su calidad artística fue un momento maravilloso. A la gente le encantó”, dijo.

Frente a Colbert, Streep recitó el poema en inglés y en mandarín. “Gracias. Rara vez recibimos poesía en mandarín a altas horas de la noche estos días”, respondió el conductor.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

“Naturaleza muerta”, primera obra del poeta Ernesto Flores de Anda

El escritor jalisciense ERNESTO FLORES DE ANDA, de 34 años, es un creyente ferviente de la complicidad con las palabras, de transferir las inquietudes, emociones y percepciones personales, del corazón al papel, prueba de ello es su primera obra formal NATURALEZA MUERTA, publicada bajo el sello Caligrama, de Penguin Random House.

Poeta por los cuatro costados, FLORES DE ANDA comparte su pasión en su primera obra formal NATURALEZA MUERTA, poemario cuyas páginas están repletas de animales, insectos y plantas, y también de alusiones a la épica griega literaria. Sus versos son sencillos y deslumbrantes y construyen un bodegón pictórico en el que conviven imágenes de elementos que representan a la vida y a la muerte.

Ernesto se ha forjado a sí mismo como escritor, experimentando con sus propios sentimientos y vivencias, devora arte sin saciarse. Sus momentos más ricos y brillantes, así como los más desgarradores y sensibles, vieron la luz en una biblioteca. Y es a través de su pluma que ha logrado reseñar la vida. Las praderas llenas de asientos amarillos en el verano jalisciense; las violetas, los caballos, los nopales, las estrellas y los álamos de los ríos.

Pero también ha fluctuado en los extremos, pues tanto de manera introspectiva como abierta, ha desentrañando descarnadamente el misterio de la muerte; con sus constantes de oscuridad, dolor, ausencia y silencio. Escribe poesía desde hace más de una década y su sensibilidad es tal que, esgrimiendo el verso, ha sabido describir el mundo con sus infalibles luces y sombras; con sus pecados y virtudes, con su geografía y sus cielos.

El poemario Naturaleza muerta se presenta como un lienzo barroco en donde las luces y las sombras conviven en la belleza.

HA DICHO:

“Los antiguos pintores del barroco neerlandés que en los siglos XVI y XVII retrataban alimentos y objetos inmóviles de la naturaleza con el mayor esmero posible y con toda la destreza que podría esperarse de cualquier pintor de renombre, muy pronto se apoderaron de un símbolo que en todas partes es sinónimo de la fugacidad de la vida y del lacerante recuerdo de la proximidad de la muerte: el cráneo”, cuenta el autor.

Los poemas de de Anda conforman un espacio en el que el ser humanos se relacionan con Dioses griegos, vive batallas mitológicas, y convive con objetos. De esta forma, el lector no solo lee, sino que observa lo que lee y las imágenes que acompañan.

Así, De Anda le escribe a Ulises, a Apolo y Afrodita, a la vez que atiende a los búhos, el cactus o el jarrón de flores, y lo hace apoyándose de lleno en la belleza: “No hay naturaleza muerta./ Este búcaro con rosas/ pulula, aunque yo advierta/ que se mueren silenciosas», dicen un poema. A la manera de un lienzo barroco, las luces y la sombras se alían para hablar de lo clásico, “pero de forma accesible a todo público, profano y exigente“, dice el autor, que define su poesía como algo “telúrico y urgente”.

Al mismo tiempo, analiza la época actual para la composición poética y afirma que “el hecho de que en la edad presente no tenga mucha repercusión no obedece a que exista un vacío espiritual en el corazón de las sociedades modernas, sino a que la poesía que se hace en nuestros días o bien está llena de cierto patetismo íntimo del que muchos lectores sensatos de mi generación huyen, o bien es incapaz de comunicarse con el lector como consecuencia de un lenguaje deficiente”.

POR ÓSCAR VELÁZQUEZ

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Butes, el canto de las sirenas

El canto de las sirenas es más que una leyenda de la mitología griega, se considera una tragedia para el hombre si llega a escuchar a una bella mujer, mitad humana mitad animal, entonando una melodía alucinógena para doblegar su espíritu. Quignard retoma éste acontecimiento que ha existido a lo largo de la historia de la humanidad en BUTES (Pascal Quignard, Editorial Sexto Piso, Tercera Edición, 2019, 93 páginas), donde narra la vivencia de un marinero seducido por las sirenas cuando viajaba con otros colegas en navío, en alta mar, sin embargo él es el único que cae ante los sonidos de las brujas de mar por no protegerse, pero logra sobrevivir pagando el precio por haber escuchado la sinfonía enigmática.

Es bien sabido que Quignard es autista y lo ha utilizado como una virtud en sus diferentes ensayos dándole incomparables rasgos a cada libro creado por él; en Butes busca entender cómo un hombre puede ser abatido por un canto en particular. El escritor indaga, con tintes psicoanalíticos, cómo los primeros sonidos que el ser humano escucha en su infancia pueden estar relacionados con sus primeros recuerdos al moldearse en sus pensamientos. Esos sonidos primarios difícilmente se pueden interpretar con palabras, pero eso no significa que pierden valor con el tiempo para el sujeto, siguen ahí y se pueden evocar.

Al evocar esos recuerdos con las melodías, en este caso el canto de las sirenas, los marineros son atraídos por las efigies ya mencionadas. La canción emitida es fuerte y clara, sin embargo es un sutil susurro para el inconsciente de quien lo registra y tiene sentido para él. El escritor francés cuestiona si la supuesta “tragedia” se le puede considerar de esa manera porque postula a la música emanada por las féminas no como una maldición o un castigo para el hombre sino como una liberación de sus ataduras conscientes, ésa conciencia impuesta al nacer por la sociedad es su verdadera tragedia.

La desgracia del varón no viene de parte de un canto mágico creado por una ninfa de mar, viene de sus entrañas, de su insatisfacción por su deseo reprimido inconcluso.

 ¿Entonces, la mujer es una sirena salvadora o una devoradora asesina de hombres? A lo largo de la historia a la mujer se le ha vinculado con todo tipo de desgracias antiguas y hasta la fecha sigue siendo un estigma tener a una mujer en un espacio con poder político, económico o social aunque su homólogo, el hombre, no lo haya hecho nada bien.

Pascal Quignard redacta un buen ensayo sobre el canto de las sirenas y el influjo que tiene sobre sus oyentes y toma como referencias algunos aspectos del psicoanálisis para ello. Pareciera que el escritor francés busca redimir a la mujer y responsabilizar al hombre por sus demonios acumulados en su mente.

ALGUNOS DATOS:

  • Quignard toma otras referencias melódicas para comparar el canto de las sirenas, por ejemplo coteja  el sonido de la lira de Orfeo para demostrar cómo, sin importar la armonía, puede influenciar en alguien, no importa que la música sea bella o grotesca.

Por Saelim Fernando

CON LETRA GRANDE / TV&SHOW