Telévoro

Le ponen el fin a “La cadidata”

Dale clic a la imagen para verla en su tamaño original

En este Dominguito Sagrado culmina como Dios le da a entender a su productora Giselle González, la teleserie y/o micro novela LA CANDIDATA (Las Estrellas, 21 horas), la gran apuesta en la renovación de contenidos de Televisa, pero que al paso de las semanas fue desmoronándose ante su competencia directa, ROSARIO TIJERAS y, en menor medida, ante LA FISCAL DE HIERRO.

n65jio.jpg

Tan malo en una producción es que al aire no pase nada como querer -a la fuerza- que pase todo, como si el apocalipsis zombie persiguiera a esta candidata que ya admitió en uno de los últimos capítulos “ser una estúpida” mientras su criminal esposo Alonso (Rafael Sánchez Navarro,) quien se la pasó haciendo caras y gestos en toda la trama, pague su merecido a manos del crimen “desorganizado” (así se mostró en la trama).

la-candidata-s.jpg

Empoderada por dedazo, esta candidata (Sylvia Navarro, a quien le acaban de arrebatar su exclusividad) termina justo cuando dos grandes marchas domingueras protesten contra Trump no solo en la CDMX sino en varias entidades del país, y que por cieto la telera nuestra de cada día cubrirá en diversos segmentos de FORO TV, CNN EN ESPAÑOL, TELEFÓRMULA, MVS, CANAL ONCE, MILENIO TV, EFEKTO TV Y EXCÉLSIOR TV.

Pero lejos de LA CANDIDATA y las marchas versus Trump, en este Dominguito Sagrado también se prestrena la serie OCÉANOS DE SANGRE (NatGeo, 20 horas/ miércoles, 22 horas) con el investigador especial Karsten von Hoesslin, compuesta por seis episodios de alto impacto, que penetra en el oscuro y peligroso mundo del crimen marítimo.

NATGEO.jpg

 UN DATO:

A partir de un video que registra el asesinato a sangre fría de cuatro personas varadas en el mar, Karsten inicia un camino flanqueado por el riesgo para investigar y resolver este crimen que es solo una muestra de los peligros que reinan allí. A lo largo de la serie, Von Hoesslin ingresa a este mundo sórdido y a un complejo entramado de informantes para seguir las pistas del análisis del video forense, conducir filmaciones secretas e investigar cada embarcación, puerto y bar posible, todo cara a cara con un peligro inminente.

 En los océanos la aplicación de la ley es escasa y los criminales operan con impunidad. Más allá de sus aguas territoriales, los gobiernos cuentan con poco incentivo para vigilar y regular aguas internacionales. La combinación de estos factores convierte algunas partes del océano en el escenario perfecto para asesinatos y crímenes. 

Ver para creer. Telévoros: ¡Uníos!

Por Roberto Rondero / Rondero’s Medios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: