Últimas notas

REGRESAN “LAS NIÑAS BIEN”

¡Están de regreso¡ Luego de 25 años reaparecen corregidas y aumentadas “Las niñas bien” (Editorial Océano, 307 páginas), el libro que no pasa de moda de Guadalupe Loaeza (“Debo, luego sufro”, “Las reinas de Polanco”, “Primero las damas”, “Los secretos de las niñas bien”), prologado por Elena Poniatovska, para quien la autora es “un soplo de aire fresco, un ramo de alcatraces, una ollita de barro de caldo de camarón que se ofrece como aperitivo, un buen tequila, y la certeza de un diálogo dadivoso y espléndido”.

El libro más emblemático y exitoso de Loaeza, pieza clave para entender la idiosincrasia, las contradicciones y la visión del mundo de una parte de la sociedad mexicana, viene recargado por la mordacidad y espíritu crítico que caracterizado a Loaeza a lo largo de su trayectoria y más que nostalgia, surge con más fuerza una forma de entender el presente a través de los indicios que nos ofrece el pasado inmediato.

              …”Acuérdate, Sofía, que nosotras fuimos niñas bien, pero del siglo pasado, es decir, de otra generación y otro tiempo, de otra sociedad y otras formas de consumo. De alguna manera, el shopping nos unió, diferenció y determinó. Queramos o no debemos adaptarnos a otro mundo, con otros valores, otros puntos de vistas, otro vocabulario y otra manera de vivir. Ya no existen los pecados ni los remordimientos. Ahora todo se vale. Todo el mundo hace lo que se le da la gana. Vivimos en otro México, mucho más complejo y desigual. Vivimos aterradas, soñando con tener un coche blindado. Vivimos reinventándonos diariamente. Creemos en todo y en nada.

“Qué tiempos aquellos, porque ni tú ni yo sabíamos en qué nos íbamos a convertir…es decir, en unas abuelas, que ya no son ni tan niñas ni tan bien”, así comienza su relato Loaeza, para dar paso a la nueva clasificación de Niñas bien, a saber:

Niñas bien, travel.- “Desde que empezó el siglo XXCI esta categoría considera que las drogas sintéticas son apocalípticas: “Te juro que vuelas, es como si estuvieras viajando en first class; sientes como si te elevaras y te acariciara el viento. Es como levitar sin necesidad de meditar. En otras palabras, te haces una con el ¡mundo!”.

Estas niñas bien no sólo se atascaron, como ellas dicen, con esas drogas, sino con todas las posibles compulsiones. Comenzaron a definir el rumbo del nuevo milenio y de un siglo que parecía interesantes por muchas razones.

Otras categorías: Niñas bien, “pedas”, Niñas bien, individualistas, ¡a huevo!, Niñas bien, indie, Niñas bien, indiferentes, Niñas bien orgánicas, Mamá niña bien, compulsiva 2010, Niñas bien, sintéticas, Niña bien, desenfocada, Niñas novia bien, Niñas bien, esposas posmodernas, Niñas bien emprendedoras, Niñas bien, maratonistas, Niñas bien, Facebook, Niñas bien, solteras, que viven en la Era del vacío, Niñas bien, mosca muerta, Niñas bien, ‘pantuflas”, Niñas bien, internacionales, Niñas bien, clueless, Niñas bien, socialités-metrosexuales. Niñas bien, deshinibidas, Niñas bien, hippies, Niñas bien flan-nerd, Niñas bien, party animal, Niñas bien, mandilonas y Niñas bien, ¿qué onda?

Por Roberto Rondero/ Rondero’s Medios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: