“Saber escoger”, guía de sexualidad para mujeres

Hacer un libro de sexualidad tiene que ver más con describir lo que siento, lo que siento, lo que creo de la vida. Me autodefino como una junkie de las terapias y apasionada de las risas. Soy una hippie de la sexualidad: no me gustan las etiquetas o decirle a la gente que es así, que tiene, que le falta aquello, que deje de hacer tal cosa”, así lo explica la sexóloga Alessi Di Bari en su libro Saber escoger (Editorial Vergara, 221 páginas), una guía de cabecera sobre la sexualidad femenina.

Di Bari es también terapeuta de pareja y consteladora familiar y fundadora y directora del centro Evolución Terapéutica y ha participado como activa vocera de una famosa marca de preservativos y de la pastilla del día siguiente.

Di Bari incluye tres citas para tomarse en cuenta: “El único acto sexual innatural es el que son se puede realizar”: Alfred Kinsey; “Una sexualidad libre y placentera puede aportar a nuestras vidas una buena cantidad de disfrute y placer inofensivo”: Albert Ellis; “La sexualidad es el 50% de lo que has aprendido y el 50% de lo que la gente piensa que tiene”: Sophia Loren.

…”La realidad –especifica Di Bari- es que no existen estadísticas confiables que nos indiquen –realmente- cuánta gente va a a terapia porque cree tener un problema sexual. A mí me da mucha risa porque mis pacientes dicen que les gustaría recomendarme, pero que les da pena decir que tuvieron que acudir a mí para que los ayudara. Me preguntan: ¿Cómo puedo recomendarte sin decir que viene a terapia contigo?” Eso me causa mucha risa porque me enfrento a un tabú por partida doble.

Primero porque al mencionar la palabra terapia, hay todavía quienes piensan que la gente que va a terapia es porque está loca; no es tamos acostumbrados a que un extraño nos apoye y acompañe en nuestro proceso emocional. Segundo, porque s i a la palabra terapia le sumamos la connotación sexual, se complica la cosa; se supone que la sexualidad es algo natural que todas y todos deberíamos de conocer, cuando la realidad es que no nacemos sabiéndola practicar. Es decir, sabemos cómo se hace y por dónde, pero hay muchas cosas, muchas capas extra que lo hacen difícil y un tanto complejo para muchas de nosotras.

Como diría uno de mis socios: “Si te rompes un hueso, corres al médico. ¿Por qué cuando se te rompe el corazón no corres a terapia?”: Chicas, se vale pedir ayuda, no tenemos por qué poder solas con todo”…

Por Roberto Rondero / Rondero’s Medios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s