El hombre en busca de sentido

Buscar el motivo para no quebrarse y seguir soportando una vida en los campos de concentración nazi no es cuestión de suerte El hombre en busca de sentido (Editorial Herder, 162 páginas, tercera edición, 2020). VIKTOR EMIL FRANKL es un psiquiatra que vivió la terrible realidad de un mundo golpeado por la Segunda Guerra Mundial. Su internamiento en Auschwitz fue el principio de una serie de acontecimientos agudos que marcaron su vida personal y laboral para siempre. Desarrolló su técnica llamada logoterapia en Auschwitz y lo estructuró en tres etapas:

  1. Fase Inmediata al internamiento.

2. Fase de Adaptación.

3. Fase de Liberación.

Fase Inmediata al Internamiento.

El primer conflicto que afrontó el psiquiatra fue la pérdida de sus escritos al ingresar al campo de concentración, el Lager. Los hombres de la SS le quitaron su manuscrito, años de investigación se fueron en un instante, pero ese momento amargo se convirtió en su motivación para recuperar sus escritos científicos a través del trabajo de campo y para ello se planteó desarrollarlo durante su confinamiento. Se colocó como un sujeto de pruebas para ser lo más objetivo posible en sus resultados. Él tuvo como primera intención realizar un ensayo sobra las consecuencias emocionales y mentales por llevar vida confinada y violenta, en sus textos no buscó narrar sus vivencias en dicho ambiente como un ser humano colapsado por la guerra, pero si están implícitas.

Ya aislado en Auschwitz la primera pregunta que se planteó Frankl fue: ¿cómo se veía afectada la psicología del prisionero por el día a día en un campo de concentración? Analizó el entorno y con el tiempo se fue percatando que existían las mafias internas en dichos lugares; no sólo era cuidarse de los soldados de la SS, también era sobrevivir a los kapos, hombres encargados de reprimir a los otros reclusos. Cada determinado tiempo los soldados debían llevar cierto número de prisioneros a la cámara de gas sin importar que estuvieran enfermos o sanos, era una regla obligatoria. Las carencias alimenticias y sanitarias eran una constante y de igual manera los castigos estaban a la orden del día. En todos los sentidos era un ambiente agresivo.

A pesar de que la palabra suicidio habitaba entre los pensamientos de los rehenes ésta todavía no era una opción, pues no tenían tiempo para armar ese plan de escape; entre los hombres de la SS, los kapos, el trabajo tortuoso y los compañeros viviendo el mismo destino sólo tenían en mente la misma misión… no convertirse en un musulmán, nombre designado por los reos para etiquetar a aquellos que estaban enfermemos y eran condenados a la cámara de gas.

Fase de Adaptación.

El psiquiatra explicó las sensaciones que se apoderaron de los reclusos. La apatía generalizada por las circunstancias actuales y la añoranza de la vida anterior desencadenan un sube y baja de sentimientos, aumenta el dolor interno.

Un rasgo que encontró en esta fase es la adaptación al horror de las torturas y castigos. Los prisioneros podían ver las atrocidades y golpizas que recibían sus compañeros sin asombro alguno, no apartaban la mirada al contemplar esas escenas agónicas, pues ya era algo habitual para ellos.

Se entendió que vivir era un arte, las condiciones sociales humanas se hicieron presentes de una manera u otra; el ser humano busca adaptarse para sobrevivir.

Viktor Frankl, en su estadía en el Lager nazi, tuvo un giro a su favor antes de sucumbir. Después de sufrir golpizas, trabajos forzados y una alimentación deficiente para mantener la vida fue requerido para asistir y cuidar a pacientes con tifus en Dachau. Su calidad de médico le dio la oportunidad de ya no sufrir violencia física, no obstante eso no significaba que fue menos agotador la jornada laboral. Encontró otro motivo para no morir tan fácilmente, haría algo que le gusta en vez de apalear excremento en las zanjas. Se sintió útil.

Los pocos alimentos estaban llenos de moho y el hambre no les daba tregua ni un segundo, así que la desesperación trajo consigo a un mal compañero, el canibalismo. Comida es comida. El canibalismo hizo acto de presencia y era el momento idóneo para desaparecer de ese lugar lúgubre. Frankl y un amigo suyo planearon una fuga, el primer intento fue un acto fallido y el segundo intento lo truncaron a tiempo, ya que el delegado de la Cruz Roja Internacional de Ginebra llegó para proteger a los pocos presos vivos. La fuga ya no era necesaria. Sin embargo nada es para siempre y los malos sucesos vuelven a aparecer.

El médico psiquiatra siguió con sus investigaciones y encontró un comportamiento inusual en sus compañeros. Algunos internos trataban de ayudar a los más necesitados, ya sea dando un poco de comida o consuelo. Viktor Frankl determinó: “…que cada hombre, incluso en condiciones trágicas, puede decidir quién quiere ser – espiritual y mentalmente – y consumir su dignidad humana”. El hombre necesita un motivo y lo puede encontrar en la felicidad o en el sufrimiento, sin importar dónde lo halle es vital su surgimiento para que exista el rasgo de preservación o conservación.

Si el hombre se abandona, en su espíritu y humanidad, es muy seguro que su final se encuentre cerca. “Se podría afirmar que buena parte de los prisioneros creía que las verdaderas ocasiones de autorrealización ya habían pasado cuando en realidad consistían precisamente en el desafío de elegir que hacer en la vida en el Lager: convertir esa tremenda experiencia en una victoria, transformarla en un triunfo interior, o bien desdeñar la experiencia y limitarse a vegetar, como hicieron casi todos los prisioneros”.

En la etapa final de la segunda fase, el médico, hizo un análisis comparativo entre los soldados de la SS, los clasificó en dos grupos “decentes e indecentes”; algunos soldados fueron sádicos, otros amables y humanos. Puntualizó que los decentes e indecentes no pertenecen a un sólo segmento o nivel económico, político, social o educativo ya que estos dos tipos de hombres habitan en todos los círculos sociales sin excepción alguna.

Fase de Liberación

En la última fase descubrió que los presos no sabían cómo comportarse después de haber terminado una rutina controlada. No sabían ser libres de nuevo. Frankl los marcó como “Despersonalizados”. El hombre despersonalizado necesita terapia o de otra manera su integración a la vida social no será nada fácil. Frankl, como psicoterapeuta, también reconoció una virtud del cautivo al sentirse libre y quien busca regresar al hogar para fortalecer su interior. El hombre libre busca un nuevo sentido a su vida: “Tras haber soportado increíbles sufrimientos, ya no habrá nada que temer, excepto a Dios”.

Logoterapia

Logoterapia es un método creado por Viktor Frankl, es menos introspectivo y menos retrospectivo. Así lo señaló él. Es un método nacido por sus escritos y sustentado por sus experiencias en Auschwitz. Se fundamenta en el sentido de la vida humana y en la búsqueda de ese sentido por parte del hombre. Con esta técnica se busca que el paciente reconozca la realidad que lo rodea como única verdad y de ella pueda encontrar el sentido a su vida con las señales que le manifiesta la vida con pruebas personales y únicas.

El terapeuta punteó que la motivación se debe de buscar afuera en el mundo y no en el interior de la persona. Las vías que tiene el ser humano para llegar a obtener el sentido de la vida son varias y van desde el sufrimiento hasta el amor.

Datos de Viktor Emil Frankl

  • Viktor Frankl tuvo que soportar varios abatimientos en su vida y se enlistan como los vivió en Auschwitz:

1. La destrucción de sus escritos científicos por los soldados nazi. Perdió el trabajo de toda su vida.

2. La muerte de sus padres a manos de los soldados en los campos de concentración.

3. Su esposa estaba embarazada y fue obligada a abortar y posteriormente asesinada.

  • Viktor Emil Frankl, nació en Viena, Austria el 26 de marzo de 1905 y murió el 2 de septiembre de 1997.
  • Fue psiquiatra, neurólogo y filósofo. Creo el método de la logoterapia y fundó el análisis existencial.

Por Saelim Fernando

TV&SHOW / CON LETRA GRANDE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s