Con Letra Grande: El Informe Hitler

Hitler sabía usar con mucha habilidad los esquemas mentales del pueblo alemán y movilizaba grandes masas aludiendo a problemas políticos reales o de su supuesta candente actualidad. Como orador poseía capacidad de sugestión, tanto en conversaciones privadas como en reuniones de masas, todo ello contiene EL INFORME HITLER (Tusquets Editores, 622 páginas), traducido por Henrik Heberle y Matthias Uhl para un único lector: Josif V. Stalin.

En mayo de 1945, recién conquistado Berlín, unos agentes de los servicios secretos soviéticos -el temido NKVD- merodeaban entre las ruinas de la cancillería del Reich para cumplir una orden de Stalin: averiguar si realmente Adolf Hitler había muerto. Pero el dictador soviético también sentía curiosidad por los métodos empleados por Hitler para mantener un feroz control sobre la población alemana.

Pronto descubrieron entre los millares de prisioneros alemanes a dos importantes cautivos, Otto Günsche y Heiz Linge, ayudantes personales del Führer que gozaron de su confianza y que cumplieron la orden final de quemar el cadáver del dictador alemán tras su suicidio.

Desde su captura hasta 1949, Günsche y Heinz Linge, desgranaron, para el llamado INFORME HITLER, los rasgos de la vida privada de este que más podría interesar a Stalin: su relación con las mujeres, la dependencia de medicamentos, sus vulgares gustos musicales o sus bromas acerca de Chamberlain o Franco.

En la introducción de EL INFORME HITLER, Richard Obery señala: “El expediente es importante no tanto por la posibilidad de que Stalin lo leyese, sino por lo que podía decirle sobre la personalidad y el comportamiento político de Hitler. Había algunas similitudes entre los dos personajes y Stalin debía de haber reconocido por lo menos algunas de ellas mucho antes de leer aquellas páginas. Ambos eran políticos populistas cuya suerte se vio transformada por una profunda crisis social y política que les ayudó a gravitar desde los márgenes hasta el centro de la político.

UN DATO:

El informe Hitler ofrece una perspectiva inesperada y original del Tercer Reich y de su líder. Como documento histórico debe usarse con prudencia. Es mucho lo que en él se ha omitido adrede y mucho lo que sus dos autores soviéticos desconocían. El relato es una aproximación y no una réplica exacta de la realidad histórica. Pero, en lo referente a la verdad histórica general, no resulta ni más ni menos apropiado que las numerosas crónicas occidentales sobre Hitler y la guerra que pretenden que la Unión Soviética fue un complemento del esfuerzo bélico en vez de un elemento fundamental.

EL INFORME HITLER es un recordatorio oportuno de que el centro de la terrible transformación que la crisis europea obró en el siglo XX fue la pugna entre dos tiranos extraordinarios y entre los dos sistemas que encabezaban.

CON LETRA GRANDE

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Marilyn Monroe se blanqueaba toda, hasta el vello púbico

NUEVA YORK.- MARILYN MONROE tenía inclinación por blanquearse no sólo su famosa cabellera, sino también el vello de sus partes más íntimas, reveló su ex estilista en un nuevo libro.

Kenneth Battelle, quien fuera una de las peluqueras personales de la estrella fallecida en 1962, a los 36 años, relató en el recién estrenado libro Kenneth: Sheer Elegance que la actriz asistió a uno de sus estrenos más importantes, Some Like It Hot, sin ropa interior.

Si bien Battelle falleció en 2013, sus historias sobre la actriz considerada uno de los mitos de Hollywood fueron incluidos en el libro sobre su carrera trabajando con estrellas en las décadas de 1950 y 1960.

En algunos de los extractos del relato compartidos por The Daily Mail, Battelle escribió que conoció a Monroe en 1958 luego que la actriz experimentara la pérdida de parte de su cabello debido a los intensos blanqueos y permanentes mientras filmaba Some Like it Hot con sus co-protagonistas Jack Lemmon y Tony Curtis.

Battelle relató una anécdota en la cual, el día antes del estreno mundial de Some Like It Hot, en 1959, un ejecutivo de la película derramó sin querer champán en el ceñido vestido de seda de Monroe durante una fiesta.

El vestido blanco, mojado, se volvió entonces transparente.

“Se podía ver todo, como si estuviera con una camiseta mojada”, escribió Battelle.

“Iba a ponerse el abrigo de visón sobre las manchas para la conferencia de prensa, pero le dije que si no se cambiaba de vestido, al menos debería ponerse ropa interior”, relató la estilista.

Battelle reveló que Marilyn se negó a usar bragas porque no quería que se mostraran líneas visibles debajo de su vestido transparente, por lo que se le ocurrió una solución para el problema.

“Dije, ‘escuché que Jean Harlow tampoco usaba ropa interior, pero solía decolorarse el vello púbico para que no se notara'”, siguió. “Así que bajé a la farmacia del hotel y le compré leche en polvo de magnesia, 20% de peróxido y alcohol de amoníaco. Es una fórmula muy antigua para decolorar el cabello”, amplió.

“Le dije, ‘Ahora ve al baño y blanqéate’. No se veía nada cuando encendieron esas luces brillantes”, agregó. A partir de entonces, dijo, siguió con la costumbre, al parecer hasta el día de su muerte.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Robin Williams, seis años de su suicidio

HOLLYWOOD.- El talento artístico de ROBIN WILLIAMS, recordado a seis años de su deceso, con 40 años de trayectoria, supo conmover, hacer reír y emocionar a la gente, dando vida a una multiplicidad de personajes inolvidables de la gran pantalla, tan diferentes entre sí y efectivos cada vez, gracias a la gran transformación y el estilo propio que siempre consiguió.

La noticia de su muerte conmocionó a familiares, colegas, amigos, fanáticos. “He perdido a mi esposo y a mi mejor amigo mientras el mundo ha perdido a uno de sus artistas más queridos y una persona maravillosa. Estoy desconsolada”, dijo su esposa Susan. 

La muerte de Wiliams fue calificada como “suicidio” por las autoridades del condado de Marin (California, EU), donde fue hallado sin vida el 11 de agosto de 2014. La oficina del sheriff indicó en un comunicado que Williams, de 63 años, murió como resultado de “asfixia por ahorcamiento” en su domicilio. “Los exámenes toxicológicos revelaron la ausencia de alcohol o drogas ilícitas. Se detectaron restos de fármacos de receta en concentraciones terapéuticas”.

Williams había sido diagnosticado por el síndrome de Parkinson y padecía una depresión severa, según reveló su esposa, Susan Schneider, poco después de su muerte. “Él fue un valiente y luchó sus batallas contra la depresión, la ansiedad, así como contra las primeras fases de la enfermedad de Parkinson”, dijo Schneider.

El actor padeció de alcoholismo y adicción a las drogas. Su esposa fue la última persona en verlo con vida la noche que precedió a su muerte antes de irse a dormir. Según el relato policial, la asistente personal de Williams fue la que encontró su cuerpo sin vida en uno de los dormitorios de su domicilio.

Nacido en Chicago en julio de 1951, de un ex modelo y ejecutivo de Ford, Robin Williams se crió en Bloomfield Hills, Michigan, en un suburbio de Detroit. A pesar de la familia adinerada, el joven Robin no tuvo una infancia feliz y muy a menudo fue acosado . Asistió a la prestigiosa Juillard School de Nueva York antes de establecerse como comediante y conquistar la televisión con la popular serie Mork & Mindy, en la que interpretaba a un extraterrestre humanoide.

A partir de ahí inició su ascenso al cine, con cuatro nominaciones al Oscar y una estatuilla ganada al mejor actor de reparto en 1998 con Will Hunting, película que contó con el guion de los entonces desconocidos Matt Damon y Ben Affleck. Hizo otras películas de éxito: desde Buenos días, Vietnam, hasta El momento fugaz y La señora Doubtfire.

En 1978, Williams se casa con Valerie, con quien tiene un hijo, Zachary. El matrimonio sigue con altibajos, hasta que los periódicos revelan que el actor está teniendo un romance con Marsha Garcés, la niñera de su hijo. En 1989 se casó con ella y nacieron dos hijos: Zelda (ahorade 25) y Cody, de 19. En 2008 se separó.

El 23 de octubre de 2011, el actor se casa por tercera vez con Susan Schneider, diseñadora gráfica que conoció en 2009. A pesar de su gran popularidad, su vida testuvo marcada por dramas. 

Robin Williams era conocido no solo por su gran talento como actor, sino también por las diversas causas humanitarias que apoyó (desde Amnistía hasta Unicef), por el apoyo de los soldados estadounidenses estacionados en el exterior. También fue a Irak y Afganistán para entretener a las tropas. Una vez, como invitado en un programa de televisión Inside the Actors Studio, le preguntaron: “Si el cielo existe, ¿qué te gustaría que Dios dijera cuando llegues?”. Después de una línea que incluía a Mozart y Elvis, Robin Williams respondió: “Sabiendo que hay una risa”. 

The Fleeting Moment (1989) de Peter Weir fue la verdadera oportunidad de lucirse en el papel, esta vez, de un maestro inconformista, enriqueciendo su curriculum con otra nominación al Oscar. Y después de Awakenings (1990) de Penny Marshall, llegó otro Globo de Oro por su papel en The Legend of the Fisher King (1991) de Terry Gilliam, obviamente acompañado de una nominación al Oscar.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios