¿QUÉ PACHA MAMA?

Un libro como regalo en el Día de las Madres siempre es valorado. Hay muchas maneras de ser madre y otras tantas de ser hija, así que dime cómo quieres a tu madre y te diré quién eres, comenta la escritora LOLA VENDETTA para dar a conocer su más reciente libro ¿QUÉ PACHA MAMA? (Editorial Lumen).

42217591_1510090182423895_7896529134426259456_n.jpg

Decidida a descubrir de una vez por todas su identidad, Lola Vendetta regresa dispuesta a cortar por lo sano, con la ayuda de su catana, el cordón umbilical y a emprender por su cuenta el camino de la reEvolución Femenina.

¿QUÉ PACHA MAMA? rompe con el relato ideal y falso que nos han contado sobre la maternidad, mostrando los claroscuros a través de las contradicciones que alberga la relación entre madre e hija.

39100395_1462033163896264_7124262021394071552_n.jpg

CON LETRA GRANDE

TV&SHOW / Rondero’s Medios

Otras notas que te pueden interesar:

Los Cantores preparan gala musical por el Dìa de las Madres en el Foro 18*69

Crea IPN bioinsecticida contra virus del dengue, chikungunya y zika

CON LETRA GRANDE: “RABIA SOMOS TODAS”, PARA CAMBIAR EL MUNDO

“LA AMIGA ESTUPENDA”, UN LIBRO Y UNA SERIE PARA CRUZAR FRONTERAS

30 millones de ejemplares en todo el mundo marca el éxito en ventas de la escritora ELENA FERRANTE sobre Dos Amigas, lo que ahora, en su saga LA AMIGA ESTUPENDA (Penguin Random House), misma que inspiró la serie producida por HBO, se espera un éxito igual o superior.

download.jpg

La serie que ya se puede ver por el canal HBO, está basada en la tetralogía de Elena Ferrante publicada por Lumen, sello de Penguin Random House Grupo Editorial.

Nadie sabe quién es Elena Ferrante y sus editores de origen procuran mantener distanciamiento sobre su identidad, lo que sí sabemos es que sus libros han impactado en millones de personas que los han leído. Pero en medio de tanta especulación quien ha escrito esta obra ha hecho de las emociones femeninas la trama general de la obra donde existe un dinamismo con el que se narra la cárcel que puede ser la familia, la extorsión de los sentimientos, la traición de la pasión, el sufrimiento del embarazo, el dolor de la infertilidad, todo esto abordado de una forma original.

Sus obras tienen a convertirse en un clásico de la literatura europea del siglo XXI. En su obra existe un cuestionarse continuo sobre si la felicidad es posible a pesar del infierno, una pregunta que parece ser parte de su antropología familiar.

VER TRAILER “LA AMIGA ESTUPENDA”/ HBO

LA TRAMA:

Con LA AMIGA ESTUPENDA, Elena Ferrante inaugura una tetralogía deslumbrante que tiene como telón de fondo la ciudad de Nápoles a mediados del siglo pasado y como protagonistas a Lenù y Lila, dos jóvenes mujeres que están aprendiendo a gobernar su vida en un entorno donde la astucia, antes que la inteligencia, es el ingrediente de todas las salsas.

La relación a menudo tempestuosa entre Lila y Lenù viene acompañada de un coro de voces que dan cuerpo a su historia y nos muestran la realidad de un barrio pobre, habitado por gente humilde que acata sin rechistar la ley del más fuerte, pero La amiga estupenda está lejos del realismo social: lo que aquí tenemos son unos personajes de carne y hueso, que nos intrigan y nos deslumbran por la fuerza y la urgencia de sus emociones.

Por primera vez Ferrante aborda una narración muy amplia, poniendo en escena un verdadero tableau vivant donde no hay espacio para el tópico: todo es vida y todo respira al hilo de la mejor literatura.

la_amiga_estupenda_estreno_hbo_quien_es_elena_ferrante_9853_800x600.jpg

UNA FRASE:

«El reto para quien escribe es llenar la distancia entre lo que vives y lo que cuentas, sentir físicamente el impacto de la narración…» (Elena Ferrante)

hbo_la_amiga_estupenda_elena_ferrante_.jpg

CON LETRA GRANDE

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Aquí hay otras noticias que te pueden interesar:

Ana Gabriel levanto la voz en el Festival de Viña 2020.

Con Letra Grande: “SE LLAMABA ELENA ARIZMENDI”, la biografía

Esta noche el final de “El Embarcadero”

CRÓNICAS DEL DESAMOR

En CRÓNICAS DEL DESAMOR (Editorial Lumen) se reúnen las tres novelas que han convertido a Elena Ferrante en una de las voces de más prestigio de la literatura italiana contemporánea.
El amor molesto, la primera de las piezas, narra la relación de Delia con su madre, Amelia. “Mi madre se ahogó la noche del 23 de mayo, el día de mi cumpleaños…”, escribe la narradora en la primera página, y de ahí en adelante todo será descubrir quién era realmente Amelia.
La segunda pieza, titulada Los días del abandono, cuenta la historia de una joven madre de dos hijos que de repente es abandonada por su hombre y tiene que enfrentarse a un nuevo modo de vivir. Sola en Turín, la mujer cae en una espiral de dolor que la paraliza, y Ferrante consigue que sintamos esa angustia de una manera casi corpórea: sus gestos, sus palabras, toda su piel es la pura expresión de un mal oscuro que va más allá de la traición, como si la tragedia griega se hubiera encarnado en el ánimo de una mujer de hoy.
Cierra la trilogía La hija oscura, donde encontramos a Leda, que se cree sola y libre en un pueblecito de playa, hasta que el encuentro con una familia muy peculiar la obligará a revisar las relaciones que ha mantenido con sus hijas y descubrir cuáles son los lazos que las unen.

Una y otra vez, una trama en apariencia banal se convierte en un arma en manos de Ferrante. Su modo de contar hace daño y alivia a la vez; eso quizá sea porque ahí estamos todos, aunque duela reconocerlo.

FRAGMENTOS:

“No solo era fuerte, flaca, veloz y decidida, sino que me gustaba estar segura de serlo. Pero en aquella circunstancia no sé qué sucedió. Tal vez fue el cansancio, tal vez la emoción de encontrar abierta de par en par aquella puerta que había cerrado cuidadosamente. Tal vez quedé deslumbrada por la casa con las luces encendidas, por la maleta o el bolso de mi madre como una maravillosa evidencia en el umbral. O tal vez fue otra cosa. Fue la repulsión que sentí al percibir que la imagen de aquel hombre anciano detrás de los cristales con arabescos del ascensor por un instante me había parecido de una perturbadora belleza. Así que, en vez de seguirlo, permanecía inmóvil esforzándome por retener los detalles, aun después de que el ascensor hubiera desaparecido por el hueco de la escalera.

Cuando me di cuenta, me sentí sin energías, deprimida por la sensación de haberme humillado frente a aquella parte de mí que vigilaba cualquier posible desfallecimiento de la otra. Fui a la ventana a tiempo para ver al hombre que se alejaba por la calle a la luz de las farolas, erguido, con paso reflexivo, pero no desganado, con la bolsa que sostenía a la derecha con el brazo bien tenso y separado del costado, y cuyo fondo de plástico negro rozaba el adoquinado. Volví a la puerta y quise correr escaleras abajo. Pero me di cuenta de que la vecina, la señora De Riso, había aparecido en la franja vertical de luz cautamente abierta entre la puerta y el marco”.

“Pero lo que recuerdo con mayor fastidio de aquellas vacaciones era el cine al aire libre adonde íbamos a menudo. Mi padre, para protegernos de eventuales inoportunos, hacía sentar a la más joven de mis hermanas en el primer asiento de la fila, el que estaba junto al pasillo central. Luego ordenaba a la otra que se sentara a su lado. Seguía yo, mi madre y finalmente él. Amalia asumía un aire entre divertida y asombrada. Yo, en cambio, interpretaba aquella disposición de los lugares como una señal de peligro y me inquietaba cada vez más. Cuando mi padre se acomodaba en un lugar y pasaba un brazo por los hombros de su mujer, aquel gesto me parecía la última fortificación contra una amenaza oscura que pronto se revelaría.”

“La veía quitarse su viejo traje de chaqueta y tenía la impresión de que el vestido había quedado rígido y desolado, colgado en la arena fría como en aquel momento estaba colgado contra la pared. La veía mientras se esforzaba por caber en aquella ropa interior de lujo, en aquellos vestidos demasiados juveniles, vacilando de ebriedad. La veía incluso cuando, exhausta, no se había cubierto con la bata de raso.

Debía de haber percibido que algo se había desgarrado para siempre: con mi padre, con Caserta, tal vez también conmigo, cuando decidió cambiar de itinerario. Ella misma se había desgarrado: las llamadas que me había hecho, con toda probabilidad en compañía de Caserta, con su alegre desesperación, solo querían señalarme lo confuso de la situación en la que se encontraba, la desorientación que estaba viviendo.”DE LA AUTORA:

Nadie sabe quién es Elena Ferrante, y sus editores procuran mantener un silencio absoluto sobre su identidad. Alguien ha llegado a sospechar que sea un hombre; otros dicen que nació en Nápoles para trasladarse luego a Grecia y finalmente a Turín. La autora publicó El amor molesto en 1992. Once años más tarde apareció Los días del abandono, y en 2006,La hija oscura. Ahora, por primera vez, Lumen ha reunido estos tres espléndidos relatos en un solo volumen, que entendemos como un homenaje a las mujeres y a la buena escritura.

CRÓNICAS DEL DESAMOR es también el preludio ideal de la tetralogía. Dos amigas, compuesta por La amiga estupenda, Un mal nombre, Las deudas del cuerpo y La niña perdida, una saga que está triunfando en toda Europa, Estados Unidos y América Latina.
f3eb2b57-0f83-404f-8e27-b1c94250ae6c.jpg
CON LETRA GRANDE
TV&SHOW / Rondero’s Medios

ESCRITO EN EL CUERPO

Una historia de amor, llena de sensuales evocaciones sobre los placeres de la carne, que pone en tela de juicio todas las convencionalismo que existen en torno a la pareja, la novela ESCRITO EN EL CUERPO (Editorial Lumen), publicada originalmente en 1922 por JEANETTE WINTERSON, una de las autoras más importantes del siglo XX.

DE SU PLUMA:

«Escrito en el cuerpo hay un código secreto, solo visible bajo ciertas luces; los posos de toda una vida se acumulan en él… Yo no sabía que las manos de Louise podían leer. Ella me ha traducido, convirtiéndome en su propio libro.»

LA TRAMA:

JEANETTE WINTERSON con su mirada perversa y su exaltado lirismo, ha escrito una apasionada novela sobre los inesperados huracanes de la pasión.

El rasgo más destacado de esta novela es la naturaleza indeterminada del personaje narrador. No sabemos su nombre o su edad, ni siquiera si es hombre o mujer, pero tampoco importa. Winterson defiende que el género es una construcción sociocultural y en este libro pone en tela de juicio este concepto.

El personaje que narra, provocativo y audaz, recuerda sus aventuras con una larga lista de amantes de su pasado, en su mayoría mujeres, pero también algunos hombres. Pasa del recuerdo de sus relaciones eróticas al relato de su historia con una mujer casada, Louise, de la que se enamora apasionadamente sin saber que su amado cuerpo esconde una terrible enfermedad.

 ESCRITO EN EL CUERPO es una oda al cuerpo y al placer, pero también una diatriba feroz contra el mundo de la pareja convencional y el matrimonio.

 

FRAGMENTO:

CARTA DE AMOR (DE DESPEDIDA) A LOUISE

“Querida Louise:
Te amo más que a la vida misma. Nunca he sido tan feliz como contigo. No sabía que tanta felicidad fuera posible. ¿Puede el amor tener textura? Para mí, el sentimiento que nos une es palpable, lo sopeso en las manos igual que cuando sostengo tu cabeza. Me aferro al amor como un escalador se aferra a la cuerda. Sabía que nuestro camino sería cuesta arriba, pero no se podía imaginar la escarpada pared de roca a la que hemos llegado. Podríamos subir, lo sé, pero todo el esfuerzo recaería sobre ti.
Me voy esta noche, no sé adónde, sólo sé que no volveré. No tienes que irte de la casa; ya lo he arreglado todo. Estás segura en mi casa, pero no en mis brazos. Si me quedara serías tú la que se iría, con dolor, sin ayuda. Nuestro amor no estaba pensado para que te costara la vida. No puedo soportarlo. Si fuera mi vida, la daría alegremente. Viniste a mí con lo puesto, y bastaba. No más Louise. No más dar. Ya me lo has dado todo.
Por favor, ve con Elgin. Ha prometido decirme cómo estás. Pensaré en ti muchas veces al día, todos los días. Las huellas de tus manos están por todo mi cuerpo. Tu carne es mi carne. Me has descifrado y ahora somos como un libro abierto. El mensajes es muy sencillo: mi amor por ti. Quiero que vivas. Perdona mis errores. Perdóname.” 

COMIENZA A LEER “ESCRITO EN EL CUERPO” DE JEANETTE WINTERSON:

DE LA AUTORA:

Nació en Manchester, en 1959, hija adoptiva de una pareja de escasos recursos económicos, Jeanette Winterson creció en un entorno donde escaseaban los libros y abundaba el fervor religioso. A los dieciséis años abandonó el hogar para estudiar en Oxford.
A los veinticuatro años publicó Fruta prohibida, que ganó el Whitbread Award a la mejor primera novela y fue llevada al cine. En 1986 apareció La pasión, a la que siguieron Espejismos (1989), Escrito en el cuerpo (1992), Art & Lies (1994), el libro de ensayos Art Objects (1995), Powerbook (2000) y en 2004 La niña del faro, a la que siguió la publicación de ¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal? (2012), un libro de memorias extraordinario; La mujer de púrpura (2013); El mundo y otros lugares (2015), que recoge diecisiete piezas de la narrativa breve de la autora, y El hueco del tiempo (2016), novela que se inserta en «The Hogarth Shakespeare», un proyecto internacional que selecciona a célebres autores contemporáneos para que reinterpreten las obras del genio inglés.
Winterson colabora habitualmente en periódicos como The Times The Guardian.

EN REDES:

Twitter: @Wintersonworld
www.jeanettewinterson.com

LA PRENSA HA OPINADO:

«La prosa de Jeanette Winterson da textura y espesor al amor, lo hace palpable. Explora nuevas zonas del deseo y la adoración, y su ritmo nos trae a la memoria en más de una ocasión el Cantar de los Cantares.» Gabrielle Annan, The New York Times Review of Books

«La novela de Jeanette Winterson contiene, al igual que el Orlando de Virginia Woolf, un tesoro de hermosísima escritura». John Sutherland, The London Review of Books

CUANDO NANJING SUSPIRA

Cuatro años son lo que transcurrieron para que la escritora luso- boliviana Cristina Zabalaga, de madre portuguesa y padre boliviano, publicara su novela CUANDO NANJING SUSPIRA (Editorial Lumen, 122 páginas), una historia que permite reflexionar sobre la muerte, el duelo, el suicidio, la sanación, así como experimentar un diario de viaje hacia un ciudad china milenaria en cuyo puente principal se tiene el mayor número de suicidios a nivel mundial.

Cristina Zabalaga Saluda a TV&SHOW, checa la liga aquí

En entrevista CON LETRA GRANDE, Cristina Zabalaga (Nombres propios, Pronuncio un nombre hueco), quien recientemente fue madre por segunda ocasión y quien ha vivido en diversos países como Bolivia, España, Alemania, Bélgica, Portugal y Estados Unidos, explicó cómo estructuró esta novela, a manera de un diario de viaje, para capturar, de principio a fin, la atención de los lectores.

                                         RECOMENZAR DE UN PUNTO DE QUIEBRE

-Cristina, en tu novela un accidente fatal desencadena la culpa y el duelo…

-Quise mantener a lo largo de CUANDO NANJING SUSPIRA, la atención del lector. Abordar la muerte, el duelo y el suicidio siempre son temas difíciles de tratar, pero me gusta no responder todas las interrogantes. Estela, mi personaje central, viaja a Nanjing –ciudad que fue capital de China en la antigüedad- para llevar el cadáver de su esposo a su hogar materno, luego de un accidente en el que Xao Xing falleciera luego de que ella lo despedía desde una ventana.

-¿Qué es lo que más cuidaste en tu novela?

-La estructura, sin duda, para mantener la atención del lector. Por ser   temas difíciles de tratar, como la muerte, el duelo, el suicidio, el viaje que emprende Estela permite, a manera de un diario de viaje, recomenzar, sin final concluyente, más abierto para que sean los mismos lectores quienes se proyecten hacia adelante.

-Estela viaja a Nanjing con el cadáver de su esposo a cuestas…

-Nanjing me permitió ambientar la historia para que Estela pudiera recomenzar su vida. En esta ciudad se tiene un puente sobre el río Yang-Tsé que registra el mayor número de suicidios en el mundo y no necesariamente se encuentran los cuerpos. Es la desaparición un tema tabú y las familias prefieren no pensar en eso. En la cultura china no se habla de la muerte, no se expresan las penas, sólo se sobrellevan. Quise aproximarme con la novela en el tema desde distintos puntos, no necesariamente dramáticos. La idea de la culpa está presente en el libro e investigué mucho sobre el suicidio, particularmente en los jóvenes.

-¿Qué más se suspira en Nanjing?

-Angustia, soledad, apegos, costumbres. Estela duerme en casa de su suegra, con el cadáver de su esposo. Para ella haber llevado el cuerpo de su marido es una forma de reparar el daño, de quitarse tantas culpas y exponerse a todas las reacciones. Me interesaba trabajar la historia del personaje hacia atrás, qué paso con sus padres. No se trata de una historia terrible, me gusta dejar muchas preguntas al lector.

9786073152662

DE SU PLUMA:

…”Te pregunta cómo será tu suegra. Si se verá incluso más joven que la abuela. Si se parecerá a Xao Xing, o Xao Xing se parecía a su papá.

“Sacudes la cabeza, evitas pensar en Xao Xing en pasado, donde nada de lo que pasa ahora o pasará después podrá tocarlo. Como la lluvia torrencial en Limón que caía la noche que velaron a tu marido, o el calor sofocante que siguió a la lluvia. Pensaste en las botas verdes que calzaba Xao Xing los días de lluvia. Ahora, a su cuerpo le era indiferente mojarse o sudar”

…”La vida de tu marido se acabó a los cuarenta años. Tu vida con él se acabó a los treinta y cuatro”.

Cristina Zabalaga prepara otra novela “más cercana a Bolivia, a Sudamérica”.

CON LETRA GRANDE

Por Roberto Rondero / TV&SHOW

RUIDO. MEJÍA Y EL GRAN TILINGO

…”Así que en esta lucha contra esa vocecilla que me dice: “no importa; casi nadie lee los prólogos”, me limitaré a decir que el “Gran Tilingo” es real. Lo he visto y lo he experimentado también en carne propia. Y estoy seguro de que tú, ávido lector, también lo has vivido y, como Mejía, lo has enfrentado buscando y consiguiendo “repollos”, así describe su primera novela gráfica la ilustradora Anita Mejía, RUIDO. MEJÍA Y EL GRAN TILINGO (Editorial Lumen).

Todos sus personajes están basados en la vida real, tanto Mejía, la niña protagonista -en versión caricaturizada- como los gatitos Mingus, Fru y Macarrón, quienes alegran, de principio a fin la novela gráfica RUIDO. MEJÍA Y EL GRAN TILINGO.

Para compartir sus inquietudes literarias en CON LETRA GRANDE, la joven ilustradora, originaria de Ensenada, Baja California, explica esta historia contada con dibujos, en la que aparece desde el Gran Tilingo, los repollos y los divertidos mininos Froo, Mingus y Macarrón, quienes “han aprendido a hablar con esa vocecita ronca y aterciopelada con la que a veces maúllan en la noche”.

                                           VIDEO SALUDO AUTORA: RUIDO DE ANITA MEJÍA

                                                                       COMO UN FANZIN

-Anita, ¿cómo fue concebida RUIDO?

-Tiene el plus de que todo fue hecho a mano: la tipografía, la tinta, lo único digital fue el color; es como un Fanzine de los ochenta  (publicación temática por y para aficionados). Froo, uno de los gatitos de la historia, llegó en un momento complicado de mi vida, quería hacerme cargo de alguien, y ella terminó haciéndose cargo de mí.

-¿Qué encontrarán las y los lectores de CON LETRA GRANDE en RUIDO?

-Personajes reales, los gatitos hablan a través de Anita, hace años que les inventamos diálogos, historias que encajan a la perfección con sus personalidades, sus manías y su maravillosa compañía. Es un libro que habla de las crisis por las que pasamos todos, desde los cambios personales, las edades, las crisis y, como en mi caso, la ausencia de mi abuela, a quien quise tanto. Con el ruido se pierde uno. Cuando era niña tenía pesadillas constantes y mi mamá me tilinguineaba (me apapachaba). La gran crisis en RUIDO es el tilingo.

-¿Hacia qué tipo de lector va dirigido tu libro?

-No es para niños, es para jóvenes, para quienes se encuentran en transición hacia la adultez, de veintintantos años para arriba. Antes que las ilustraciones primero fue la historia, darle la forma, y luego fui acomodando la trama por orden del personaje, pasarlo en formato de una novela gráfica, fue difícil pero muy divertido.

-Aparecen a lo largo de las páginas desde tilingos hasta repollos…

-Se encuentran tijerillas, como soy de Ensenada allá hay tijerillas, con sus antenitas, y que yo traduzco en la historia como todos esos juicios sociales, que te pueden dar rumbo, son necesarios. Son como pensamientos absurdos: ellos están felices, brotan muchos gracias a uno. Hace mucho ruido, y no nos dejan pensar en silencio. Yo desde pequeña buscaba un lugar tranquilo. Con mi abuela fue como vivir en el cielo. Los repollos, en cambio, son cosas absurdas que te hacen feliz. Ver la tele, comer, para mí dibujar y leer, aislar los problemas.

-¿Y el gran tilingo?

-El gran tilingo es un monstruo. El hogar es un espacio tranquilo para pensar, para estar a gusto, con los gatitos y unos cuantos tilingos. Hay que apreciar el silencio. En mi caso desde niña quise ser viejita, me gustó mucho crecer. Tengo la idea de un segundo libro que trate sobre la vejez. Los viejos quedan olvidados y siempre he querido llegar a vieja.

…”Ahí me sentí tranquila por primera vez. Podía pensar, trabajar, leer, descansar. No había ruido, s´lo un silencio agradable. Silencio para escuchar la lluvia caer. Para disfrutar de la tarde, de la vista, y de una querida compañía. Ahí sentí que tenía un lugar que me pertenecía y al que yo también pertenecía. Pero luego EL RUIDO acabó con todo”…

CON LETRA GRANDE

Por Roberto Rondero / Rondero’s Medios

 

A DONDE TÚ VAYAS, IRÉ

Cuatro años de investigación y narrativa le llevó a la escritora Victoria Dana –hija de inmigrantes sirios, nacida en la Ciudad de México- concluir su novela A DONDE TÚ VAYAS, IRÉ (Editorial Lumen, 287 páginas), un sólido relato inscirto en la tradición de las grandes historias que acercan a las y los lectores al Medio Oriente, repleto de cosmovisión bíblica.

CON LETRA GRANDE, de TV&SHOW, conversó con Victoria Dana (Las palabras perdidas fue su primera novela) describe en A DONDE TÚ VAYAS, IRÉ, un retrato pormenorizado de la comunidad judía en Damasco a principios del siglo XX y su repercusión en México, un país tradicionalmente hospitalario.

TRADUCCIÓN SIMULTÁNEA

Dana, tu novela tiene tantos nombres y referencias que, a manera de prólogo, incluiste un árbol genealógico de Abdo Rahmane y Latife Rahmane…

-Es un árbol genealógico que ayuda a los lectores, como si fuera una traducción simultánea y así no perderse en nombres, así como incluyo un glosario de palabras . Me ayudó mucho la investigación de diarios ingleses y franceses, descubrí otro mundo. En esta novela era muy importante ahondar en la violencia de género. En Siria, por ejemplo, no se acostumbra una relación. Se sigue practicando la ablación en las mujeres, al igual que en países africanos. Latife, la niña de ocho años que vive con sus padres en Damasco, tiene una complicidad con los lectores, representa el cambio y la exigencia, quien tras la repentina muerte de su madre y el abandono de su padre, la suerte le depara ser acogida en la casa de un rico benefactor. Latife también vive un matriarcado, observa cómo va cambiando el mundo, pero ella tiene una frase de vida: “La suerte no me va a hacer a mí, yo voy a ser a la suerte”.

-¿Quedaste satisfecha con tu novela?

-Sí, sin duda. Las respuestas hasta ahora me dejan satisfecha, deseo que lean esta novela en el que se combinan deseos, sueños, la construcción de un mañana.

…”A pesar de la gran felicidad que le provocaba su embarazo, y mientras volvía a palpar la protuberancia, la incertidumbre la asaltaba. Soy una mujer vieja, durante años seca, una estéril; pero ahora Dios me ha concedido esta alegría: siento el alma que late dentro de mí. ¿Mi cuerpo cansado será suficiente refugio? ¿Podré sostener a este pequeño mientras mi vientre se hincha? ¿A mi edad tendré fuerza para traerlo al mundo? El miedo la acompañaba de día y de noche. ¿Y si este hijo mío no es del agrado del Señor? ¿Si cobijado en mi cuerpo no lograr sobrevivir? Varias veces soñó las terrible y largas horas del parto, la sorpresa y el desencanto de la comadrona al arrancar por la fuerza de sus entrañas a un niño hermoso, pero muerto, que en su pesadilla se mudaba en un hijo incompleto, un monstruo sin ojos, sin manos ni pies.

…”Yo no tengo papá, pensaba. Nos regaló. ¿Así, tan fácilmente se regala a los hijos? Como si fuéramos animales. Pero no, nunca he visto que nadie regale una gallina, mucho menos una vaca o un cabrito, ni siquiera un perro. Para ese señor que ya no es mi papá somos como los perros que todos patean al pasar. Nadie que yo conozca ha regalado a sus hijos, ni la señora Bulín, que no tiene marido y cuida de ocho que apenas puede alimentar”…

CON LETRA GRANDE

Rondero’s Medios / Por Roberto Rondero

A DONDE.jpg

HURACÁN, como la vida misma

Una historia muy humana, una novela que trata sobre los estereotipos que todos llevamos a cuestas, así construyó la escritora regia Sofía Segovia su propio HURACÁN (Editorial Lumen, 266 páginas).

Autora también de El murmullo de las abejas, Sofía Segovia, entrevistada por TV&SHOW, ha construido una trama  desgarradora e inolvidable, “en el que hay huracanes climáticos pero también interiores, que son los peores”.

 -Sofía, ¿qué deseaste transmitir a los lectores en HURACÁN?

-Hay huracanes climáticos pero también interiores. Los climáticos destruyen y viene la reconstrucción, pero el huracán interno no sabemos cuándo empieza. Todos mis personajes tienen una historia, nadie está así por generación espontánea. Aniceto es uno de los personajes que me encantan, es ese mexicano que duele, en el “así eres y así te vas a quedar”. La porqueriza en la que él vive es un símbolo y se va convirtiendo en un reclamo. Aniceto sigue reclamando por eso soy lo que soy. No corta el ancla que lo tiene atado, sigue culpando a todo mundo. Pasa de victima a victimario, un fenómeno comprobado psiquiátricamente, es perpetuar la violencia. Quise atraer ese tema a nuestro México y hay que empezar por algo.

-Lorna en la novela es otro caso…

– Lorna es un estereotipo rotundo, con otro tipo de porqueriza. Esta novela trata sobre los estereotipos que llevamos a cuestas, de los que nos hemos agarrado y no queremos soltar, todos los personajes lo sufren o son objetos de ellos. Lorna y su marido son una pareja de gringos, víctimas de su narrador con un poquito de sed de venganza porque era mi oportunidad de también reclamar eso. La prensa y los medios de Estados Unidos nos han hecho víctimas de un estereotipo cruel y generalizado. En esta ocasión convertí a esta pareja de gringos en una caricatura, como la venganza de “Speddy” González, los gocé. Esta novela la escribí hace 16 años, y veo mi evolución como ser humano y escritora: ahí está el fenómeno Trump. No es una percepción, estamos en peligro, más los mexicanos en Estados Unidos. Mis personajes son simpáticos pero también dolorosos.

-¿Qué cambió en el HURACÁN que escribiste originalmente hace 16 años?

-La historia no cambió, me gusta al escribir lograr una construcción, que todas las piezas estén en su lugar, no sobra ni falta, me había faltado apretar algunas tuercas. Me gusta contar la experiencia humana. El gringo tiene, por ejemplo, una historia previa de más peso, entendemos de dónde surge, es una gran satisfacción, estoy más contenta con esta versión.

Sofía Segovia quiso transmitir en su novela cómo la gente necesita ir de vacaciones, desconectados unos de los otros. “Todos llegamos a estos lugares, paraísos vacacionales, como piezas que no parecen tener nada en común, pero todo está conectado, por eso se cuenta esta historia así, en partes, todos llegan como protagonistas de su propia historia y no están dispuestos a ser personajes secundarios.

…”Paul Doogan, que gozaba de una imaginación muy vívida, encontró consuelo en su incomodidad ideando los métodos de tortura con que sometería a Lorna antes de regresar a Kentucky. Había muchos con más filo que cualquier cuchillo y que no requerían más que palabras escogidas y bien dichas. Él las conocía todas. Conocía bien a su mujer, además, y para ella reservaba un repertorio especial. Si pudiera moverse, si pudiera hablar, empezaría de inmediato. Pero tendría que esperar: su cuerpo no le respondía, estaba entumecido”.

CON LETRA GRANDE

Rondero’s Medios / texto y foto: Roberto Rondero

Huracán-Sofia-Segovia.jpg