Últimas notas

OTRA VEZ PAPÁ

Después de los 50…se le agrega a “Otra vez papá” (Editorial Vergara, 159 páginas), autoría del productor y docente Daniel Dátola que, con humor, ironía, vivencias personales y ajenas, comparte la desbordante alegr{ia de volver a ser papá a la edad en la que antes solo se podía llevar la etiqueta de abuelo.

Partir de una realidad: cada vez más hombres apuestas nuevamente a la paternidad después de los 50 hacen de este libro un espejo que cualquier pater noster de estos tiempos podría verse reflejado y hasta poder reírse de sí mismo.

        SENSIBLE Y DISTINTO

Debo admitir con cierta culpa–‘lavadita por las mismas culpas de otros nuevos padres cincuentones’, expresa Dátola- que a esta edad uno está algo así como pelotudamente sensible y hace cosas que no hizo con los otros hijos ya grandes. Es que en aquellos tiempos la cosa venía prestablecida, bien de manual: ponerse de novio, casarse, tener hijos…Pero en el medio había que laborar, realizarse, intentar tener la casa propia, llegar, llegar, llegar…Te ibas a laborar tarde y los pibes dormían…”Bueno, ya voy a tener tiempo de estar más con ellos”, nos excusábamos. Y cuando nos dábamos vuelta…tenían 20 años.

“Claro que esta aparente ley de la vida que se reivindica en el abuelazgo o en una renovadísima paternidad no nos han impedido disfrutar, sufrir y ahora comparar las pequeñas delicias de la vida paternal. Simplemente, era distinto. Muy distinto. Por lo pronto, no existían la ecografías, y el sexo del bebé era un misterio, una timba en la que abuelas, tías y vecinas competían con métodos tan avanzados como revisar la nuca de la embarazada y comprobar si el pelo terminaba en punto o redondeado”.

En “Otra vez papá” se incluyen episodios como “Voy a ser papá”, “Sensibles pero no tanto”, “Ventajas de estos tiempos”, “Más edad, menos convicciones”, “La mirada de los demás”, “Guía rápida para la nueva paternidad”, entre otros.

…”Otra de las cosas que debo reconocer –manifiesta el autor- es que los papás grandes venimos flojos de papeles en materia de convicciones. Apenas Cari quedó embarazada, desarrollé una suerte de manual mental sobre lo que nunca haría ni permitiría que nadie hiciera con mi bebé. Y lo divulgue, lo pregoné, juré una y otra vez que jamás me comportaría como algunos padres a los que criticaba por hacer exactamente lo que ahora hago yo.

“Es que de grande le damos más bola al extraño y caprichoso uso del lenguaje infantil. Y ni hablar cuando nos nombran. Casi me pongo a llorar cuando tenía menos de un añito y mirándome a los ojos, dijo: “papá”.

En su prólogo, Dady Brieva dice del autor: “La visión crítica, despiadada y exagerada de la obra de mi amigo Daniel Dátola no deja de ser verdadera. Me reí, me reconocí y me asombre con la cantidad de ejemplos en los cuales me vi como protagonista.

“En esa edad en que, cuando éramos chicos, esos hombres de 50 eran realmente abuelos. Hoy somos padres, un poco guapos, con niveles de colesterol controlados y con una real posibilidad de que la pelvis nos funciona para algo más que nos senos escape el pis.

Desde ya comparto todo lo leído y celebro que, con la responsabilidad que hace falta, la gente de mi edad viva esta posibilidad de volver a ser padres, estirar la jubilación unos años, divertirse con la cantidad de boludeces que nos ofrece el mercadeo de este mundo moderno.

Y recordar que tarde o temprano- cuando nos quedamos solos en la noche, mirando el techo después de cenar, y las voces y las tempestades de los gritos de niños se van apagando-, nos vienen esas imágenes de un tiempo que fuimos muuuy felices…éramos tan felices que ni nos dábamos cuenta”.

Por Roberto Rondero / Rondero’s Medios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: