Falleció la actriz, bailarina y periodista Josefina Echánove

La primera actriz, bailarina y periodista mexicana JOSEFINA ECHÁNOVE falleció este día a la edad de 93 años.

ECHÁNOVE participó en telenovelas como Corazón Salvaje, La Dueña, Rubí, Cuna de Lobos, además de figurar en más de 30 películas.

Fundó el grupo de danza contemporánea de la Universidad de Guanajuato. Echánove nació en New York el 21 de julio de 1927.

Josefina fue madre de la cantante María del Sol, el actor Alonso Echánove y la periodista Peggy Echánove. Trabajó con directores y artistas como Emilio “El Indio” Fernández y Gregory Peck, respectivamente.

En su cuenta de Twitter, María del Sol le dedicó las siguientes palabras: “Hoy, Doña Josefina Echánove … La Reina Madre… Descansa”.

“A todos nuestros amigos de los medios de comunicación, agradecemos sus muestras de cariño, el respeto, espacio para la familia y amigos cercanos en estos momentos tan difíciles. Nos daremos un tiempo para recuperarnos de esta gran pérdida esperando pronto retomar nuestras actividades públicas. Agradeciendo siempre a Dios por sus oraciones y por la vida de la primera actriz Josefina Echánove”.

POR ÓSCAR VELÁZQUEZ

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Raphael 6.0, seis décadas en los escenarios; él sólo soñó ser sastre

Durante seis décadas, RAPHAEL ha consolidado su carrera con profesionalismo y sin pretextos de ninguna índole para cumplir con su público, se encuentre donde se encuentre.

Este año, con todo y pandemia, el Divo de Linares, RAPHAEL, de 77 años, lo celebra con su proyecto musical RAPHAEL 6.0 cuyo gran concierto de presentación será el 19 de diciembre en el Wizink Center Madrid.

“Soy el resultado de todo lo que sigue -rememora el cantante internacional en su libro biográfico “¿Y mañana qué?… “Mi padre era una maravillosa persona, pero mi madre era una mujer de extraordinaria personalidad. Arrasaba con todo. Aquella Rafaela -que así se llamaba ella- n se arrugaba por nada. No le gustaba su nombre. Lo de llamarse Rafael la parecía horrible. Yo en cambio lo encuentro precioso. Si no, que se lo digan a la Carrá. ¡Rafaela! ¡Suena tan bien! Pero, claro, los nombres son siempre cosa de modas.

“Total, que mi padre me puso Rafael, él tenía un sentido del humor muy particular para fastidiar a mi madre. Me inscribió en el Registro Civil como Rafael. Y punto, Sin embargo, cuando me bautizaron, mi madre impuso que me llamara también Miguel. O sea, que me llamo Miguel Rafael, aunque en los papeles del juzgado sólo aparezco como Rafael. Y todo por un pique entre mis padres. Todo esto pasó en Linares”…

TV&SHOW/ Rondero’s Medios