“Ratched”, precuela de “Atrapado sin salida”, estreno por Netflix

LOS ÁNGELES.- El estreno de RATCHED por Netflix, ratifica que desde hace un tiempo tanto el cine como las producciones televisivas o destinadas para las grandes plataformas de streaming han encontrado en películas exitosas o clásicos del séptimo arte una solución a la grave crisis de ideas originales que atraviesa la industria, sobre todo la estadounidense.

En el caso de RATCHED, la literatura ha sido y continúa siendo una de las fuentes más enriquecedoras.

Fargo, Bates Motel, Hannibal y la más reciente Cobra Kai, son algunos de los muchos ejemplos de esta alianza y a este universo se suma ahora Ratched (Netflix), basada en el personaje de la enfermera Mildred Ratched de la película Atrapado sin salida (1975), que en su momento le valió un Oscar para Louise Fletcher, la actriz que llevó adelante ese papel en la cinta dirigida por Milos Forman y protagonizada por Jack Nicholson.

El pasado fin de semana se estrenó la primera temporada (8 capítulos de menos de una hora) de RATCHED, serie de Ryan Murphy y Evan Romansky. El primero es ampliamente conocido por producciones exitosas como American Horror Story, Hollywood, American Crime Story y Freud, entre muchas otras, en tanto que Romansky fue quien ideó esta propuesta, desarrollada por Murphy.

RATCHED es una precuela de la famosa cinta de Forman, que inicia la historia de esta enfermera en 1947, muchos años antes de lo que vimos en Atrapado sin salida. Ya en el primer capítulo se ve a Mildred (Sarah Paulson, actriz fetiche de Ryan Murphy) intentando ingresar al hospital psiquiátrico Santa Lucía, pionero en la aplicación de nuevos tratamientos, de la mano del doctor Richard Hanover (Jon Jon Briones). Su tenacidad con ser parte del personal tiene una razón: el homicida que ha sido ingresado para pericias psiquiátricas luego de asesinar a cuatro sacerdotes.

El primer acierto de la serie es la elección de su protagonista. Sarah Paulson construye a Mildred de una manera precisa, con la oscuridad de los traumas de su vida como guía en muchas ocasiones, y con la empatía que le permite que muchos la vean como un “ángel de piedad”. Maligna en ocasiones, la profundidad de su historia de amor muestra su otro rostro, estados entre los cuales oscila sin perder el frío equilibrio que es la esencia de su personaje.

El elenco, sobre todo los roles femeninos, a cargo de Sharon Stone (una madre en busca de venganza), Judy Davis (la jefa de enfermeras, en principio enemiga de Mildred) y Cynthia Nixon, (una de las pocas personas que puede asomarse al espíritu de Mildred y ver su más bondadoso rostro); enriquecen una propuesta donde las consignas de un thriller psicológico se cumplen ampliamente.

No menos importante es la reinterpretación de un lugar como el hospital psiquiátrico, cliché obligado para muchas películas de terror, que aquí se convierte en un temor más real y por lo tanto, más efectivo. Los pacientes sufren terribles consecuencias por los tratamientos que pretenden curarlos de la melancolía (como antes se llamaba a la depresión) o el lesbianismo –ya que durante décadas la homosexualidad se consideró una enfermedad-. Uno de los métodos aplicados era la lobotomía, de una crueldad extrema, que fue utilizada en incontables pacientes.

En ese sentido, la serie por un momento se acerca a la realidad –que mucho más siniestra que la ficción en este caso- y se detiene en el doble sufrimiento de los pacientes: el de su enfermedad y el de los tratamientos.

Los primeros planos y el ritmo narrativo son un claro homenaje a Alfred Hitchcock (incluso se da el gusto de utilizar la banda sonora de sus películas o de otras de clásicos del suspenso, como Cabo de miedo), y además hay un singular motel donde se aloja la protagonista. Completa la visión un diseño de producción (de Judy Becker) y el vestuario de Lou Eyrich y Rebecca Guzzi, que no sólo recrean la época, sino que potencian en muchos casos esa atmósfera casi teatral que Ryan Murphy disfruta mostrar en sus producciones.

RATCHED concluye con la posibilidad de una segunda temporada y a decir verdad, será difícil contener la ansiedad mientras la esperamos.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

El covid 19 vulnera salud mental de la población, asegura experto del IPN

Ante la actual crisis sanitaria por el COVID-19, se registra una tendencia de trastornos mentales como ansiedad, depresión y estrés postraumático entre la población, aseguró el maestro Héctor Martínez Jasso, quien coordina, junto con otros tres especialistas, la Línea de Apoyo Psicológico del Instituto Politécnico Nacional (IPN) en esta contingencia.

Héctor Martínez Jasso, académico de la carrera de Psicología del Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud, Unidad Santo Tomás (CICS-UST), sostuvo que cuando la sintomatología o las afectaciones son persistentes y se manifiestan en lo interpersonal, conductual, somático, cognitivo y afectivo, es necesario acudir con un especialista que le oriente y facilite la recuperación.

Afirmó que la cuarentena afectó la rutina de una gran proporción de personas y retomarla bajo medidas de salubridad y con las experiencias personales, representará un reto importante, ya que la nueva normalidad implica una aceptación al cambio en el estilo de vida personal, al que no todos los individuos están aptos.

El psicólogo jurídico y forense mencionó que las personas deben crear rutinas nuevas, realizar actividades físicas, alimentarse sanamente, establecer horarios de sueño, además de adoptar una actitud propositiva, proactiva y prosocial ante la “nueva normalidad”.

“El evento adverso genera afectaciones que pueden ir desde problemas para conciliar el sueño, irritabilidad, miedo, descontrol alimenticio, hasta estrés postraumático o trastornos de ansiedad, entre otros, que de no ser atendidos pueden complicarse”, expresó.

Aunado a lo anterior, señaló que se pueden sumar factores psicosociales como pérdidas recientes, desempleo, problemas económicos, conflictos de pareja y consumo de alcohol o drogas.

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Comprensión por su bipolaridad, pide Kim Kardashian para Kanye West

LOS ÁNGELES.- KIM KARDASHIAN pidió comprensión por su candidato -y pareja sentimental- a la Casa Blanca, KANYE WEST. 

Después de que West manifestara públicamente su aspiración presidencial de los Estados Unidos, Kim Kardashian, la popular estrella de la pequeña pantalla, rompió el silencio sobre el trastorno bipolar que afecta a su esposo y del que hasta ahora había mantenido en secreto para proteger la privacidad de sus hijos y la de su esposa.

“Muchos de ustedes saben que Kanye sufre de trastorno bipolar (Kardashian escribe en una larga publicación en Instagram).

Cualquiera que tenga trastorno bipolar o un ser querido, sabe lo increíblemente complicado y doloroso que es comprenderlo”. “Es una persona brillante pero complicada- explica la estrella – y además de ser un artista y un hombre negro que ha sufrido el dolor de perder a su madre, debe luchar con la presión y el aislamiento aumentados por su trastorno bipolar “.

Kim Kardashian explica cómo las personas cercanas a Kanye West, quienes lo conocen bien, saben quién es y entienden que a veces sus palabras no se corresponden con sus intenciones. La publicación termina con la firma Kim Kardashian West, para demostrar la unión de los dos y desafiar a los críticos. de su esposo .

Antes de que su esposa tocara el tema, Kanye West había revelado en Twitter detalles de su vida privada. “He tratado de divorciarme de Kim desde que conoció a Meek en Warldolf (la escritura correcta es Waldorf y la referencia es al histórico hotel de Nueva York, ed.)”. West habla sobre la cumbre de justicia criminal de 2018 a la que asistieron Kardashian y el rapero Meek Mill. Publicación luego eliminada.

En otra publicación, sin embargo, acusó a su nuera Kris Jenner de ser una supremacista blanca y también la etiquetó como ‘Kris Jong-Un’ (líder de Corea del Norte Kim Jong-Un). También acusó a la familia Kardashian de querer encerrarlo en una clínica psiquiátrica.

“Intentaron transportarme con dos médicos por un 51/50 (Código en California para indicar personas que pueden representar un peligro para sí mismas y, por lo tanto, pueden ser detenidas por la fuerza)”. 

Los ataques de Kanye West no detuvieron a Kim Kardashian quien, a pesar de la ira inicial, estaba furiosa según los rumores, decidió ponerse del lado de su esposo.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios