Hay Ringo para rato en sus 80 años: lo festeja por YouTube a las 19 horas

Es, desde hace dos años, todo un Caballero del Imperio Británico, es fanático del futbol -su equipo es el Liverpool- y a pesar de haber sido el último del cuarteto de Lverpool en integrarse, fue el primero en abandonar a The Beatles, luego de la disputa entre sus integrantes Paul McCartney y John Lennon. Sir RINGO STARR cumple 80 años de vida y lo celebra en tiempo real por streaming.

En sus cuentas de Twitter (@ringostarrmusic.com tiene 1.9 millones de seguidores) e Instagram (@ringostarrmusic, con 848 mil), todos sus posteos los cierra con la frase “peace&love (paz y amor)”. “Estoy contento de haber nacido y de estar aquí”, asegura.

Este festejo puede seguirse  en su canal oficial de YouTube. Participarán, entre otrosPaul McCartney​, Sheryl Crow, Ben Harper, Sheila E., Joe Walsh, Gary Clark Jr. y, dato curioso, la Orquesta Escuela de Chascomús, con la que Ringo tiene un vínculo desde el 2017, y por lo cual los invitó a sumarse, durante tres minutos, vía Zoom.

Richard Starkey nació en Liverpool, Inglaterra, el 7 de julio de 1940, en plena Segunda Guerra Mundial, tres meses y dos días antes que John Lennon​, uno de sus futuros compañeros de ruta en la banda de rock más famosa de todos los tiempos.

El seudónimo Ringo Starr llegó con los años: el nombre viene de la cantidad de anillos que usaba (rings, en inglés) aunque él también aseguró que lo había elegido porque “es nombre de perro y los perros me gustan”. El apellido surge de la abreviatura del suyo y la palabra estrella en inglés (star).

Ringo tuvo una infancia difícil. Con un padre ausente, a los seis años estuvo en coma durante dos meses por una peritonitis y a los 13, por una pleuresía, volvió a estar internado durante dos años en un hospital.

Estar alejado de la escuela, le impidió tener una educación formal, pero a cambio aprendió a tocar la batería en las clases de música mientras estaba internado. Y su padrastro le regaló una, de segunda mano, cuando fue dado de alta. El set de batería era para diestros y Ringo es zurdo, lo que derivó en su particular estilo de interpretar. 

Antes de dedicarse por completo a la música, Ringo trabajó como mensajero para los ferrocarriles británicos, como mozo en un ferry y como aprendiz de ensamblador en una compañía mecánica.

En 1960, formaba parte del grupo Rory Storm and the Hurricanes, por entonces súper popular en Liverpool. En un concierto en Hamburgo, Alemania, se cruzó con otra banda, The Beatles, que tenía como miembros a John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Pete Best, en la batería. Se hicieron amigos.

Después de suplantar a Best varias veces, en 1962, John, Paul y George decidieron echar a Pete Best y llamar a Ringo, enganchados por su carisma y simpatía. Starr aceptó aceptó con la idea de ahorrar para abrir una peluquería, poco confiado en su talento como baterista y sin imaginar todo lo que vendría después.

HAN DICHO:

“Ringo era un gran baterista. No se destacaba desde lo técnico, pero siempre fue excelente”, dijo alguna vez George Harrison​, algo que confirmó Paul McCartney: “Recién cuando hicimos el primer show en The Cavern con Ringo, en 1962, fuimos una verdadera banda. Si Ringo estaba, sabías que todo iba a salir bien”, aseguró. El solo de batería del tema The End, (del álbum Abbey Road) Starr lo hizo en una sola toma.

“Me gustó mucho vivir los ’60, cuando nació el mensaje de paz y amor. Los Beatles encajaron perfecto con eso”, contó alguna vez el baterista, que asegura que su tema preferido de la banda no es uno de los tantos hits archifamosos sino otra canción de perfil más bajo, Rain.

De los cuatro Beatles, Ringo es el que menos compuso y el que menos cantó. En With a Little Help of my Friends, donde aparece su voz, apelando a su sentido del humor la letra dice: “¿Qué harías si desentono al cantar?”. Su punto fuerte dentro del cuarteto era el histrionismo que sacaba a relucir en las entrevistas y en las películas, donde brillaba siempre como el más divertido.

Con una sonrisa optimista siempre presente, a Ringo lo asusta la edad. “¡Tengo 80 años!”, dijo. “No puedo esconder mi cumpleaños. Todos saben cuándo nací y saben exactamente cuán viejo soy. Eso no me avergüenza”, aseguró. “Cuando era un adolescente pensaba que habría que fusilar a todos los mayores de 60 porque eran inútiles y cuando cumplí 40, mi madre me dijo: ‘Hijo, supongo que ya no piensas así’“, confesó.

Siempre involucrado en la lucha por la igualdad, desde su Twitter apoyó, al igual que Paul McCartney, las protestas contra el racismo que comenzaron en todo el mundo luego del asesinato de George Floyd​ por parte de un policía.

“Como dice mi hermano Paul, Los Beatles siempre defendieron la igualdad de derechos y la justicia y desde entonces nunca he dejado de trabajar por la paz y el amor.#blacklivesmatter (las vidas negras valen) ,#peaceispossible (la paz es posible)”, escribió hace pocas semanas en su Twitter. “Envío mi pacífico, amoroso y constante apoyo a todos los que marchan y defienden la justicia por un mundo mejor”. 

Con información de El Clarín / Sandra Commisso

TV&SHOW / RONDERO’S MEDIOS

PAUL McCARTNEY REVOLUCIONA BUENOS AIRES CON SU ESPECTÁCULO

BUENOS AIRES.- PAUL MCCARTNEY, ex Beatle y uno de los mitos, tal vez el más grande, de la historia del rock, generó una revolución desde su llegada a Buenas Aires, donde se presentó el sábado en el Campo Argentino de Polo.

PAUL.jpg

Más allá del show, su aterrizaje en la Argentina constituyó un acontecimiento para sus admiradores. Algo que se repitió en las tres oportunidades anteriores que el músico pisó estas tierras: en 1993, 2010 y 2016.

Esta cuarta visita se dio en el marco de la gira Freshen Up Tourcon para presentar su último trabajo solista, Egypt Station -lanzado en 2018-, que inició en septiembre pasado en Canadá, siguió en Estados Unidos y Japón y lo trajo ahora a América Latina.

Antes de cruzar el Atlántico, y para calentar motores, el músico saludó al público argentino a través de un vídeo publicado en Instagram.

 “Hola a todos en Argentina. Vamos a vernos en Buenos Aires.
Esperamos que nos vengan a ver porque vamos a rockear, a pasarla bien, vamos a pasarla muy bien. Nos vemos allá Buenos Aires”, invitó el artista de 76 años.

Los seguidores de Sir Paul ya estaban alertas y siguieron todos sus movimientos. Especialmente los integrantes de Calico Skies Radio, un programa radial argentino dedicado a McCartney, que el viernes en su cuenta de Twitter publicó imágenes del cantante inglés en bicicleta mientras recorría junto a sus colaboradores la Reserva Natural de Costanera Sur, uno de los pulmones verdes de la capital argentina.

También en las redes sociales de muchos porteños, asiduos concurrentes a la reserva, se multiplicaron los comentarios azorados junto a fotos del ex beatle, con casco y montado sobre una bicicleta, con el hashtag #EraPaul.

Pero quien vivió con total entusiasmo esta visita fue Leila Harfuch, quien en 2016, cuando tenía 10 años, subió al escenario del Estadio Unico de La Plata, sur de Buenos Aires, para tocar junto a su ídolo: le pidió un bajo a Brian Ray, el guitarrista de la banda, y comenzó a sonar “Get Back”, un tema de The Beatles que no estaba en la lista esa noche y el público se volvió completamente loco. Leila escuchaba a Los Cuatro de Liverpool desde antes de nacer, ya que sus padres son fanáticos: cuando su madre estaba embarazada escuchaba Penny Lane y aseguró que la bebé se movía.

Y ya cuando tenía 3 años pidió “tocar el bajo como Paul”.

McCartney tiene público de varias generaciones. Se descuenta que su trabajo solista es sólido -¿quién puede resistirse a “Silly Love Songs”, del álbum “Wings at the Speed of Sound” (1976), entre otras?- pero es indiscutible que haber sido un Beatle lo cubre de un halo mítico.

Sobre todo porque muchos argentinos soñaron alguna vez con verlos en un escenario local. Y casi se les cumple: pero fue un fraude. Sucedió el 8 de julio de 1964, cuando un empresario televisivo, Alejandro Romay, decidió traer a Buenos Aires a una banda estadounidense llamada “The Beetles”, que imitaba a la de Liverpool. Sin embargo, se anunció que se vería a los verdaderos Beatles. El público que se había acomodado en las gradas del estudio de Canal 9, en su mayoría femenino, estaba enardecido a la espera de ver a sus ídolos. Pero cuando se abrió el telón, los cuatro jóvenes con flequillo, traje gris y corbata no eran los esperados! El desopilante episodio, entre risas, indignación y sorpresa, fue retratado en el documental “El día que los Beatles vinieron a la Argentina”, de Fernando Pérez. Es un hecho que no se volverá a ver en vivo a The Beatles.

paul-mccartney-argentina-31.jpg

John Lennon y George Harrison ya no están en este mundo. Pero ver de cerca a McCartney en el escenario y escuchar su voz permite volver por un instante a los revoltosos años ’60, cuando el nacimiento del feminismo, la llegada de la minifalda, las revueltas estudiantiles y bailar pogo al ritmo frenético de A Hard Day’s Night anunciaba que nada podía salir mal: el futuro se anunciaba maravilloso.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Aquí hay otras noticias que te pueden interesar:

Primeras imágenes de la última temporada de “La casa de las flores”

El coronavirus no discrimina a nadie: las celebridades dan cuenta de ello

La televisión, el gran invento, cumple 95 años; su primera imagen nace en Londres

El show en la terraza de Los Beatles cumple 50 años

LONDRES.- Hace 50 años, The Beatles ofrecía, sin saberlo, su última actuación en un improvisado y sorpresivo concierto en la terraza del edificio donde funcionaba su discográfica Apple, a modo de punto final de las caóticas sesiones del disco y documental “Let it be”, que se convirtiría en un hito en su carrera y adquiriría una dimensión mítica con el paso del tiempo.

El mediodía de un gélido 30 de enero de 1969, los transeúntes del coqueto y apacible barrio Mayfair, en Londres, iban a detener su marcha durante 42 minutos en los alrededores del edificio del N°3 de Saville Row, para escuchar seis canciones inéditas del conjunto más famoso del mundo.

beatlesuno.jpg

En la terraza, a salvo de la vista de los transeúntes pero no de quienes se treparon a los techos para acercarse a ellos, John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr desafiaban el frío y el malhumor imperante entre ellos para brindar una vibrante actuación, rodeados por colaboradores y un equipo de filmación que los seguía desde hacía casi un mes para dar forma a un documental.

Tan icónica resultó esa imagen en la historia del rock que ha sido recreada con distintos fines en diversas ocasiones, desde el homenaje en el video “When the streets have no name” de U2 y de los locales Attaque 77 en “Beatle”, hasta la parodia en el dibujo animado “Los Simpsons”, en un capítulo en el que Homero actúa en un grupo vocal llamado Los Borbotones junto a Harrison, quien pone su voz para criticar en una escena la falta de originalidad del cuarteto de la ficticia Springfield.

beatles.jpg
En el accidentado concierto de la terraza, en el que el grupo de Liverpool contó con la participación especial de Billy Preston en el piano, se interpretaron “Get back”, “Don’t let me down”, “I’ve got a feeling”, “One after 909” y “Dig a pony”.

Cuando interpretaban nuevamente “Get back”, irrumpió la Policía, que ordenó poner final a la actuación por la alteración al orden público que había provocado el sorpresivo concierto.

En medio de una crisis terminal, The Beatles había iniciado el 2 de enero, en los estudios de cine de Twickenham, las sesiones para lo que sería su nuevo disco, que eran documentadas por el realizador Michael Lindsay-Hogg para un filme.

Tras varios años de experimentación en el estudio, la idea de registrar un disco tocando en vivo en el estudio, en un intento por recuperar la magia perdida ante la mala relación personal entre sus miembros, aparecía como una última tabla de salvación.

Sin embargo, la idea no hizo más que dejar expuestas las diferencias que había en el seno del grupo, problemas que se agravaron ante lo poco cálido que resultaba el ambiente en los estudios elegidos.

La solución para que el proyecto pudiera seguir adelante fue mudarse al familiar ambiente de Apple y sumar a Preston, viejo amigo de sus primeras giras. “Nadie quiere pelear cuando hay un invitado en tu casa”, razonó Harrison, años más tarde, en un documental.

Otro foco de conflicto en el grupo era la postura ante los conciertos en vivo, puesto que mientras McCartney insistía en retomar las giras, Lennon y Harrison se negaban rotundamente.

Tras barajar ideas como ofrecer un concierto para ponerle punto final al nuevo proyecto en las pirámides de Egipto o en Túnez, entre otras alternativas, se resolvió de manera improvisada tocar en la terraza de Apple.

“Quiero darles las gracias en nombre del grupo y espero que hayamos pasado la prueba”, cerró burlón Lennon la actuación, en lo que resultó una profética frase que resumía los años de actividad del grupo y presagiaba el inminente final.

INFORMACIÓN ANSA

TV&SHOW / Rondero’s Medios

Aquí hay otras noticias que te pueden interesar:

Telévoro en Ovaciones: “En tierras salvajes”

Dominguito sagrado con Nat King Cole: “Afraid of the Dark”, por Netflix

Telévoro en “La Esquina”: Imagen Noticias, La Rosa de Guadalupe, & Master of Photography

“I want to hold your hand”, 55 años de ser el sencillo más vendido de The Beatles

LONDRES.- El sencillo I WANT TO HOLD YOUR HAND se editó el 26 de diciembre de 1963 bajo el sello Capitol en Estados Unidos y causó furor mundial. Junto a esta canción se editó también el single I saw her standing there.

Febrero 1-'I Want To Hold Your Hand'.jpg

I want to hold your hand  inició el boom en el país estadounidense coincidiendo con la primera visita de los Beatles en febrero.

Llegó al primer puesto en todas las listas, Billboard, Record World y Cashbox. En los primeros tres días se habían vendido 250 mil copias y algunos reportes informaron que en Nueva York se vendían 10 mil ejemplares por hora, una verdadera beatlemanía para la época.

BEATLES.jpg

Capitol Records se había negado a editar los primeros singles de los Beatles en Estados Unidos. Para poder convencerlos, Brian Epstein (representante de los ingleses) dijo a Capitol que I want to hold your hand había sido producida específicamente pensando en el “sonido americano”. Capitol aceptó finalmente editarla.

I want to hold your hand es el single mas vendido de los Beatles en todo el mundo, con una cifra de 15 millones de copias vendidas y fue el primer número uno en Estados Unidos. En el 2010, la revista Rolling Stone, lo ubicó en la posición 16 entre las 500 mejores canciones de todos los tiempos.

R-3268801-1523131713-2990.jpg

Aquí puedes ver el vídeo.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Aquí hay otras noticias que te pueden interesar:

El vinilo y sus 33 revoluciones ha vuelto

“EL RINOCERONTE ZEN Y OTROS KOANS QUE TE SALVARÁN LA VIDA”

Saldrá el álbum póstumo “Scream”, de Michael Jackson

El “Álbum Blanco” de los Beatles cumple 50 años

Los fans de la banda de Liverpool van a poder disfrutar de una reedición con las canciones que marcaron este trabajo.

Por los 50 años de la salida “White Album”, a principios de noviembre se conocerá una edición especial que incluirá diversos formatos con canciones inéditas (como las primeras versiones de temas que luego fueron a parar a sus discos solistas) y los muy buscados “Esther Demos”: los demos, en gran parte acústicos de todas las canciones que componen el Álbum blanco. La posibilidad de explorar la magnitud y la ambición de su música.

Las sesiones de grabación del White Album fueron desde el 30 de mayo hasta el 14 de octubre del 68, en los míticos estudios de Abbey Road, y vio la luz el 22 de noviembre de ese año. Los Beatles habían pasado unos días meditando junto con otras celebridades por el Maharishi Mahesh Yogi y de ese viaje nacieron varias canciones.

John dejó a su esposa y presentó a Yoko Ono. La artista japonesa estuvo a lo largo de la grabación del disco, que se conoció en formato doble.

Los Beatles se acercaron a nuevos sonidos, a un rock más duro (“Helter Skelter”), a ritmos centroamericano como el ska (“Ob-La-Di, Ob-La-Da”) y un guiño a los Beach Boys (“Back in the U.S.S.R.”).

George Harrison le dio vida a la maravillosa “While My Guitar Gently Weeps” que tuvo la participación como invitado de Eric Clapton

690320-john-lennon-yoko-ono-gibraltar-wedding_02-793x960-793x640.jpg

INFORMACIÓN ANSA

TV&SHOW / RONDERO’S MEDIOS

Otras notas que te pueden interesar:

A cuatro años de la desaparición de 43 estudiantes Penguin Random House, recomienda los siguientes libros

Salma Hayek, Diego Luna y Gael solidarios

Michael Kors compra Versace en 1.2 mmdd

McCartney viajó al pasado con Corden en “Carpool Karaoke”

LONDRES.- Paul McCartney guió a James Corden en un recorrido mágico y misterioso por su natal Liverpool para un segmento de “Carpool Karaoke” en “The Late Late Show”.

La edición del jueves coronó una estancia de una semana en Londres con el ex Beatle de 76 años acompañando al anfitrión del programa de tertulia de CBS en un paseo en auto.

Entre canciones, McCartney autografía el muro de Penny Lane y visita la casa de su infancia.

Corden luce evidentemente conmovido mientras McCartney cuenta cómo un sueño con su difunta madre llevó a la letra del clásico “Let It Be”.

El par termina en un bar, donde Corden sirve como barman y exhorta a los clientes a usar la rocola. Cuando uno lo hace, una cortina cae y revela a McCartney en el escenario con una banda.

El músico cantó algunos de sus viejos éxitos e invitó a Corden a acompañarlo en el escenario para “Hey Jude”.

INFORMACIÓN ANSA

TV&SHOW / RONDERO’S MEDIOS

Otras notas que te pueden interesar:

MANIFIESTO MEXICANO por Denise Dresser

Tinta indeleble máxima seguridad para el proceso electoral 2018

Muere Richard Harrison, “El Viejo” de El Precio de la Historia

“Hello miss Mary Bee”, canción inédita de Harrison, a subasta

MLLONDRES.-Una canción inédita de George Harrison escrita en 1968, cuando Los Beatles realizaban un retiro espiritual en la India, será subastada el próximo 11 de septiembre en Warrington, una localidad cerca de Liverpool, por la firma Omega Auctions.
Paul-and-George-the-beatles-16254377-500-300.jpg
Se trata de la composición Hello Miss Mary Bee, dedicada a una amiga de Harrison, de acuerdo a lo que señalan algunas cartas que también formarán parte del combo por el cual se esperan ofertas de alrededor de 20 mil dólares.
En la puja se incluirán además unas 70 fotografías nunca vistas del cuarteto de Liverpool, tomadas poco antes de la muerte de su representante Brian Epstein.
La casa encargada de esta subasta es la misma que pondrá en el mercado la partitura original de la canción Eleonor Rigby, firmada por Paul McCartney, con arreglos de cuerdas de George Martin.
image.jpg
CON INFORMACIÓN DE ANSA
TV&SHOW / Rondero’s Medios

A la venta disco que Lennon firmó a su asesino antes de morir

NUEVA YORK.-El disco que JOHN LENNON autografió a su asesino horas antes de morir en Nueva York fue puesto a la venta por 1,5 millones de dólares, según informó la firma vendedora Moments in Time, la cual certificó la veracidad del álbum y la firma.
341-300x232.jpg
La copia del disco Double Fantasy fue firmada por Lennon unas cinco horas antes de ser asesinado por Mark David Chapman, indicó la prensa neoyorkina.
El ex miembro de The Beatles falleció en diciembre de 1980 por los disparos de Chapman, un fanático que estaba apostado a las puertas del edificio Dakota en Nueva York.
El LP fue localizado por un hombre en el jardín del edificio donde Lennon vivía con Yoko Ono, a un costado de Central Park, según detalló el vendedor. En la portada del disco, que se acababa de publicar ese mismo año, aparece John Lennon besando a Yoko Ono, y en el cuello de ella está el autógrafo del hombre.
El disco terminó en manos de las autoridades y se convirtió en una de las pruebas que utilizó la Fiscalía para incriminar a Chapman, quien fue condenado a cadena perpetua. Tiempo después lo devolvieron a la persona que lo encontró con una nota de agradecimiento, según recordó la firma vendedora, especializada en autógrafos, fotos y documentos históricos.
destacada_mark-chapman.jpg
Chapman, de 62 años, fue condenado a un mínimo de 20 años y un máximo de cadena perpetua y sigue recluido en la prisión de alta seguridad de Wende, en el estado de Nueva York.
Debajo una escena de la película protagonizada por Jared Leto, en la que interpreta magistralmente a Mark David Chapman.
lennon.jpg
CON INFORMACIÓN DE ANSA
TV&SHOW / Rondero’s medios

Paul Mccarney enciende 75 velitas

LONDRES.-En medio de una de sus constantes giras por el mundo, en las que llena multitudinarios estadios, y un nuevo disco de estudio en preparación, el legendario músico británico PAUL MCCARTNEY el hombre que junto a John Lennon, su compañero en The Beatles, formó parte de la dupla compositiva más importante de la música popular del siglo XX, y uno de los artistas más influyentes de la cultura rock, cumple 75 años.
paul (1).jpg
Con una trayectoria de más de medio siglo, este hombre nacido un 18 de junio de 1942 en Liverpool aparece como una figura fundamental de la cultura popular, por la prolífica autoría de clásicos como Yesterday,
Michelle, Hey Jude, Let it be, Penny Lane, Get back y Lady Madonna, entre otros de su etapa con la famosa banda en la que tocaba el bajo, y Live and let die, Maybe I’m amazed, Band on the run y My love, entre algunas de su carrera con Wings y como solista.
Baste señalar que se trata de uno de los líderes de la banda más importante de la música pop y que conformó con Lennon no sólo una exitosa dupla creativa, sino una especie de sociedad perfecta, en donde las virtudes de cada uno suplía las falencias del otro.
Precisamente, tras la ruptura de The Beatles, Paul debió soportar críticas que señalaban que a su música le faltaba audacia, crudeza y honestidad, tres elementos que le sobraban a su ex compañero. Del mismo modo, Lennon sufrió reproches permanentes por su aspereza de sus composiciones, algo que no aparecía cuando trabajaba en colaboración.
Obviamente, estas características no eran exclusivas, tal vez por la influencia mutua entre ambos músicos, y así que Lennon es el responsable del pulido Imagine, McCartney es el autor de Helter Skelter, el tema más radical de The Beatles. Más aún, el propio Paul osó burlarse de su “sentimentalismo” como respuesta a las críticas con la canción Silly love songs (Tontas canciones de amor), su hit de 1976.
paul-mccartney-pirates-of-the-caribbean1.jpg
Pero además de sus innumerables éxitos y la gran cantidad de premios y reconocimientos recibidos, McCartney encabeza junto a The Rolling Stones la lista de artistas precursores capaces de pasear y disfrutar su propia leyenda, en maratónicos conciertos en donde logra reunir a varias generaciones interesadas en vivenciar en primera persona el fenómeno beatle, a través de uno de sus principales responsables.
Por otra parte, Paul también se ocupó de retroalimentar su propio mito con la constante publicación de nuevas placas, en muchos casos de notable calidad, como ocurrió con Chaos and creation in the backyard, de 2005; New, de 2013; y Run devil run, de 1999, entre otros.
Sin embargo, cada uno de los logros en la carrera de este brillante músico no se dieron de manera azarosa, sino que fueron buscados a través de un arduo trabajo, debido a la casi obsesiva entrega al trabajo que demostró a lo largo de su trayectoria.
Dotado de manera natural para la música, Paul aprendió a tocar de manera autodidacta varios instrumentos, una vez sorteada la dificultad de ser zurdo, entre ellos el piano vertical que ocupaba el living de su casa en el número 20 de Forthlin Road, en la zona liverpooliana de Allerton, propiedad de su padre Jim, un aficionado que había dirigido varias orquestas de baile de salón.
foto_0000000320160811131637.jpg
En medio de canciones tradicionales y estándars de jazz que sonaban en su casa, Paul se fascinó con el rock and roll, como muchos adolescentes en la década del ’50, con artistas como Elvis Presley, Buddy Holly y Carl Perkins.
Fue este amor por la música y, en especial, por el rock, el motivo que lo unió a John Lennon, a quien conoció por Ivan Vaughan, un amigo en común, en 1957, en una feria llevada a cabo en la Iglesia Saint Peter, en donde su futuro compañero en The Beatles se presentaba con su grupo The Quarrymen.
Su pericia para tocar la guitarra, su capacidad para afinarla y el hecho de saber la letra y los acordes exactos de varios éxitos del momento fueron su pasaporte para ingresar al grupo que, tras algunos cambios de miembros y un largo periplo por bares de mala muerte, moldeó un sonido que lo llevó a realizar una verdadera revolución cultural en los ’60.
109767765.jpg
Así como cada tarde se juntaba con Lennon con la premisa de componer al menos una canción por día, McCartney mantuvo este plan de trabajo durante años, del mismo modo que se encargó de interiorizarse de cada detalle relacionado con el negocio de la música, desde la grabación de discos y su comercialización, hasta la organización de conciertos y giras y la venta de merchandising.
A la par que crecía su imagen como el beatle más apuesto y más convencional, Paul también forjó una imagen de artista que estaba en cada detalle, al punto de mantener largas charlas al respecto con el manager Brian Epstein y el productor George Martin.
También dejó en claro en cada creación su avidez por dotar a su música de elementos de la música clásica, tal como la trompeta piccolo incluida en Penny Lane, la cual se le ocurrió mientras miraba por televisión un concierto de Bach, o el uso de cuerdas en Yesterday, Eleonor Rigby y She´s leaving home, por citar algunos ejemplos, en lo que puede considerarse una ambición por expandir las fronteras del gusto popular.
Su conocida “adicción” a la adulación pública, según la caracterización en la que coinciden todos los biógrafos que trabajaron sobre su figura o la de The Beatles, lo llevó a mantener serias diferencias con sus compañeros cuando decidieron no continuar con las presentaciones en vivo, a partir de 1966.
600full-paul-mccartney.jpg
Sus pretensiones de líder absoluto, algo para lo cual encontró un terreno liberado cuando Lennon dejó de mostrar interés por The Beatles al llegar Yoko Ono a su vida, fueron otro motivo de enfrentamiento con sus compañeros, hasta la ruptura de la banda, en 1970, algo que él mismo se encargó de anunciar a través de la publicación de “McCartney”, un disco solista, a través de una autoentrevista incluida en el sobre interno.
Previamente, Paul se encontró en medio de un rumor, que hasta hoy persiste, referente a su supuesta muerte en un accidente automovilístico, así como en distintos escándalos periodísticos cuando reconoció que él también consumía drogas lisérgicas, como sus compañeros de banda.
Junto a su gran compañera de la vida, Linda Eastman, con quien formó una familia y se mantuvo unido hasta su muerte en 1998, atravesó los momentos más significativos de su historia desde finales de los ’60.
Fue junto a ella que formó Wings, la banda que sucedería a The Beatles hasta 1980, cuando finalmente decidió encarar formalmente una carrera solista, en la que también fue acompañado por su esposa.
Si bien los ’70 fueron épocas de éxitos comerciales, largas giras y algunos problemas con la ley por su reconocida afición a la marihuana, McCartney debió soportar todo el tiempo las comparaciones entre sus nuevas composiciones y las que había realizado para los Beatles, junto a Lennon.
Las críticas que le achacaban un carácter demasiado meloso a su música no le impidieron convertirse en el ex beatle más exitoso y prolífico.
Aunque en los ’80 atravesó su período creativo más bajo, Paul siguió adelante y recuperó su nivel a partir de “Flowers in the dirt”, sobre el final de la década, en un trabajo en el que contó con la colaboración de Elvis Costello.
paul-mccartney--620x349.jpg
Ya sea por sus diferentes aventuras sentimentales luego de la muerte de Linda, la publicación de notables discos, sus maratónicas giras, las distintas reediciones de The Beatles, las cuales supervisó en la mayoría de los casos, o sus distinciones, premios y reconocimientos, McCartney siempre tuvo algún motivo para ocupar espacio en la prensa.
images.jpg
CON INFORMACIÓN DE ANSA
TV&SHOW / Rondero’s Medios

The Beatles, homenaje en Cuba

 LA HABANA.– Debió pasar medio siglo para que THE BEATLES, alguna vez vistos con “desconfianza” en Cuba por sus cabellos largos y su música “estridente”, recibieran un homenaje en La Habana y ahora atraen no solo a nostálgicos sino a niños, jóvenes y turistas.   

bt.jpg

Un concierto que recordó el disco Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, de la banda, uno de los más vendidos en la historia de la música, atrajo a siete agrupaciones locales de rock a un céntrico parque habanero bautizado como John Lennon.

Allí se colocó una estatua de bronce del músico de Liverpool asesinado en Nueva York, sentada y en actitud de meditar, que se han convertido en una atracción turística desde su develación el 8 de diciembre del 2000, en una ceremonia a la que asistió el entonces presidente Fidel Castro.

Uno de los organizadores del homenaje, el periodista Guillermo Vilar, explicó que el concierto fue convocado para recordar “una obra antológica dentro de la producción discográfica de aquellos años”. Agregó que con su salida al mercado, “la música pop y rock cambió para siempre, pues se demostró que podía incluir piezas con una compleja realización y con textos importantes”.

beatles50ca1261604f6.jpg

Los “cuatro fantásticos”, Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr, están finalmente en la cúpula también en Cuba de la genialidad musical. No siempre fue así. Cuando aún The Beatles no se había “desarmado” a partir de querellas internas, a inicios de la década de los años 60, despertaban desconfianza en la isla, cuando en aquella época iniciaba un conflicto con Estados Unidos, que de cierta manera se mantiene y paradójicamente podría expandirse de nuevo por decisiones del presidente Donald Trump.

Un objetivo del sistema cubano en aquellos momentos era afianzar la cultura nacional como una de las bases de la nacionalidad, “atacada”, según tales criterios, por “extravagancias” que venían del extranjero. La defensa de la cultura nacional es aún un pilar oficial en el país aunque despojada de los prejuicios que llevaban entonces a no reconocer la calidad ajena y a los Beatles al ostracismo.

Como resultado de la nueva manera de ver las cosas, hicieron su espectacular concierto ante cientos de miles de personas los Rolling Stones en La Habana en marzo de 2016. Algunos aún esperan a otros músicos del rock de gran prestigio, incluyendo, a los exBeatles McCartney y Ringo.

“Paul”, como también llaman los cubanos a McCartney ya estuvo una vez en Cuba, en Santiago, 900 kilómetros al este de La Habana, quizá con la idea de actuar aquí, pero nunca se acordó nada.

Hoy no parece haber desconfianza alguna hacia el rock y mucho menos al de los Beatles y otros conjuntos de los años 60 que tienen su “templo” en La Habana en el centro nocturno “Submarino Amarillo”, a unos pasos del parque John Lennon en el barrio del Vedado.

depositphotos_61101789-stock-photo-statue-honoring-the-beatles.jpg

Pero sí afloran a veces, en medios culturales, “disgustos” con otras modalidades como el “regueton” a las que algunos atribuyen violencia verbal gratuita y poca educación.

Mientras tanto, THE BEATLES no solo salieron de la lista de criticados, sino que según un medio local “han sido completamente apropiados y cubanizados incluso por los niños”.

La compañía infantil La Colmenita, muy reconocida en la isla y en otras partes del mundo, realizó ya hace poco una versión de La Bella Durmiente con música de los Beatles.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW / Rondero’s Medios

50 años del Sargento Pimienta

En medio de rumores sobre un destino incierto para la banda luego de la decisión adoptada meses atrás de no realizar más presentaciones en vivo, el legendario grupo británico THE BEATLES, sorprendió al mundo, el 1 de junio de 1967, con el lanzamiento de Sargent Pepper’s Lonely Hearts Club Band, su revolucionario octavo disco de estudio, que contenía innovaciones musicales, tecnológicas y artísticas que marcaron a fuego la cultura pop del Siglo XX.
Además de llevar al extremo las exploraciones sonoras iniciadas en Rubber Soul y Revolver, sus dos placas anteriores, el nuevo disco del cuarteto de Liverpool dio inicio a lo que se conoció como “art rock”, una comunión entre la música y otras ramas del arte, a partir de una presentación en images.pngdonde el hilo conductor de sus canciones y la tapa conformaban un único concepto.
Considerada una de las obras clave de la psicodelia, este trabajo también se constituyó en la perfecta banda sonora del incipiente movimiento hippie, que se concentraba especialmente en la ciudad estadounidense de San Francisco, gracias al clima que logra transmitir a través de sus canciones.
A pesar de tratarse de un disco en donde se radicalizaba el espíritu experimentador de Los Beatles, tal el caso de canciones como A day in the life, Being for Mr. Kite o Lucy in the sky with diamonds; Sargent Pepper’s Lonely Hearts Club Band también contaba con temas que podían agradar a un amplio público, como ocurría con el aire de vodevil de When I’m 64. en un guiño que lograba acercar a personas mayores a la música pop.
images.jpg
Grabado en los míticos estudios Abbey Road, a lo largo de cinco meses, la realización de este disco puso a prueba la inventiva del productor George Martin, quien debió apelar a diferentes trucos surgidos de su ingenio para satisfacer los insólitos pedidos de John Lennon y Paul McCartney, para lograr los sonidos buscados.
En un principio, el cuarteto integrado por Lennon, McCartney, George Harrison y Ringo Starr iba a grabar una placa basada en la infancia de ellos en Liverpool, pero las demoras en el estudio obligó a “sacrificar” material cuando hubo que lanzar las canciones Penny Lane y Strawberry Fields Forever como simple por presiones de la discográfica Emi.
La idea conceptual del álbum surgió mientras se ensayaba el tema que le da nombre al disco, cuando a McCartney se le ocurrió que toda la obra fuera presentada como si hubiera sido grabada por la banda del Sargento Pepper a la que aludía la letra.
Años después de su lanzamiento, el propio McCartney reconoció que la idea de hacer un álbum conceptual rondaba en su cabeza desde que había escuchado el disco Pet Sounds, de The Beach Boys, para muchos, el primero de este tipo.
39057d29cdacbe36eaab8bafb9de6c02.jpg
Aunque en Sargent Pepper...” el hilo conductor se pierde un poco a lo largo de la placa, el concepto se mantiene gracias al sonido del disco y a la inclusión de un “reprise” de la canción principal sobre el final, a modo de despedida.
Si bien el beatle más entusiasmado con el proyecto era McCartney, quien prácticamente se puso al frente de la banda en el estudio de grabación, fueron las cuatro composiciones aportadas por Lennon las que le darían su personalidad al disco.
La surrealista letra de Lucy in the sky with diamonds, la polémica canción inspirada en un dibujo realizado por su hijo Julian, cuyas iniciales aludían al LSD, la droga de moda del momento; el circo psicodélico sonoro de Being for the benefit of Mr. Kite; la inclusión de sonidos de animales en Good morning, good morning; y, especialmente, el collage de A day in the life, el tema más celebrado del disco, son la prueba irrefutable del papel jugado por Lennon.
Estos temas obligaron a George Martin a apelar a recursos inéditos como tomar una cinta de un organillo de circo, cortarla en pedazos y mezclarlas al azar para lograr la cacofonía sonora que puede oirse en Being for the benefit of Mr. Kite; o la decisión de convocar a una orquesta sinfónica a la que le pidió que cada músico tocara lo que quisiera, dentro de un rango determinado de notas, para lograr “un sonido que surgiera de la nada y llegara hasta el fin de los tiempos”, de acuerdo al vago pedido de Lennon para A day in the life.
Esta grabación se llevó a cabo en una memorable sesión, en la que se celebró una fiesta con la orquesta ataviada con máscaras y narices de payaso, exóticos humos y vestimentas de colores, y la presencia de invitados de todo tipo, entre los que destacaban figuras como Mick Jagger y Brian Jones, de The Rolling Stones, en una imagen que resume el clima de época.
BAA.jpg
Por su parte, McCartney, además de idear el concepto del disco, intensificó su búsqueda de perfil de “músico serio” con piezas como She’s leaving home, con sus arreglos de cuerdas y su adulta letra. Mientras que Harrison y Starr también tendrían sus momentos con la hindú Within you without you y el clásico With a little help from my friends, respectivamente.
Sin embargo, años más tarde, ambos músicos confesarían que se aburrieron “bastante” durante las sesiones, debido a que era poco lo que tenían para tocar, habida cuenta que el gran trabajo del disco pasaba por la consola de sonido en la etapa de post-producción, una zona monopolizada por Martin, McCartney y Lennon.
El otro aspecto revolucionario del disco estuvo marcado por su presentación, con una legendaria portada en la que sobre una foto realizada por Michael Cooper, con los Beatles personificando a miembros de la banda del Sargento Pepper, como si fueran sus alter-egos, el artista Peter Blake armó un collage con imágenes de diversas figuras, entre las que destacaban políticos, filósofos, deportistas, humoristas y artistas.
Así convivían en la portada el boxeador Sonny Liston, el pensador Karl Marx, el escritor Oscar Wilde, la diva Marlene Dietrich y el músico Bob Dylan, entre otros personajes surgidos de un listado armado por los propios Beatles. Una labor para la cual el departamento de legales de la compañía Emi debió obtener permisos especiales para usar esas imágenes, en algunos casos tras arduas negociaciones.
A pesar de todo, los Beatles aceptaron la recomendación de Emi de prescindir de la imagen de Jesús y de Gandhi, para evitar conflictos con la Iglesia Católica y con la República de la India.
Sgtpeppergatefold.jpg
Celebrado hasta el paroxismo por el público y la crítica al momento de su lanzamiento, la placa se convirtió de inmediato en una referencia para toda la música pop, al punto que proliferaron discos inspirados tanto en sus sonidos como en la portada, tal el caso de Their Satanic Majesties Request de The Rolling Stones o la paródica We’re only in it for the money de Frank Zappa and The Mothers of Invention.
Prueba irrefutable del impacto que el disco tuvo resulta el hecho de que se afirma que millones de británicos y estadounidenses son capaces de precisar qué estaban haciendo cuando lo escucharon por primera vez, un fenómeno que generalmente ocurre ante una gran tragedia o un hecho determinante en la historia de la humanidad, como la llegada del hombre a la Luna.
Sin embargo, en su etapa más iconoclasta, el propio Lennon se encargó de derribar el mito cuando al ser consultado sobre el tema sentenció: “Pepper fue una cima, pero a mí me gusta más el Álbum Blanco porque allí está mejor reflejada mi música”.
CON INFORMACIÓN DE ANSA
TV&SHOW / Rondero’s Medios

Con ustedes…¡el pirata Mccartney!

El legendario músico británico PAUL MCCARTNEY regresará al cine a sus 74 años interpretando a un personaje en la nueva cinta de la saga PIRATAS DEL CARIBE titulada LA VENGANZA DE SALAZAR.
image.jpg
El ex beatle Paul McCartney vuelve al cine interpretando a un personaje en la quinta entrega de la saga Piratas del Caribe, que lleva por nombre La venganza de Salazar.
El otrora cantautor, bajista y vocalista de The Beatles, informó de su incorporación a la cinta mediante su cuenta oficial de Twitter, publicando el siguiente poster.
Desde el año pasado se dio a conocer que McCartney formaría parte del elenco de la nueva cinta, pero hasta el momento se desconocen detalles de su personaje.
Paul McCartney se sumará al otro legendario músico que aparece en la cinta, el guitarrista de los Rolling Stones, Keith Richards.
2E4FC85548224F85AC91234F85A956.jpg
CON INFORMACIÓN DE ANSA
TV&SHOW/ Rondero’s Medios

El Sargento Pimienta, cincuentón