Leah Remini vs. Tom Cruise

NUEVA YORK, 22 NOV – Estalló la interna dentro de la Iglesia de la Cienciología, luego que la actriz Leah Remini aseguró que Tom Cruise no solo conoce los abusos que ocurren en su interior, sino que además sabe de los castigos aplicados por un miembro de alto rango sobre algunos fieles

“El está muy consciente de los abusos que ocurren en la Cienciología”, dijo Remini, quien abandonó ese culto hace más de una década, en una entrevista a The Daily Beast. “El fue parte de eso”.

“La gente cree que Cruise es una víctima inocente en todo esto”, explicó. “La mayoría de los cienciólogos sí que lo son, y realmente puedo decir esto porque lo conozco muy bien. Pero en lo referente al actor, es muy diferente”.  “Es consciente de los abusos que ocurren en la Cienciología.

Ha sido parte de ello”, agregó, sin especificar que tipos de abusos.

Remini agregó que a quienes se suman a esta iglesia “se les dice que Tom Cruise está salvando el mundo por sí solo, por lo que se lo considera una deidad dentro de la Cienciología”, superado sólo por David Miscavige , el líder de la agrupación desde 1986.

Ambos son “grandes amigos”, continuó la actriz de 48 años. Es decir, Cruise “ha tenido conocimiento de los castigos que David Miscavige imparte”.

La actriz de “King of Queens” alegó que, inclusive, Miscavige amenazó a su personal con llevar a la estrella de “Mission Imposible” hasta Gold Base, sede de la Iglesia de la Cienciología a San Jacinto, California, “para patear sus culos”.

Al mismo tiempo, acusó a la iglesia de hacer todo lo posible para proteger a Cruise ante cualquier cosa que busque menospreciar a la religión. “Irán tan lejos como que, si él (Cruise) va a caminar por un lugar determinado, se asegurarán de que no haya revistas o medios que sean anti-cienciología”, agregó Remini.

Por su parte, la iglesia rechazó todas las acusaciones de Remini “por considerarlas falsas”.

Lo afirmó la portavoz de relaciones con los medios, Karin Pouw, quien subrayó que “la entrevista es un truco para imponer una falsa realidad”.

“Mientras los medios impriman las mentiras de Leah Remini, su intolerancia antirreligiosa tendrá voz. Su forma de odio tiene graves consecuencias”, agregó la vocera.

Remini, nacida en Brooklyn, Nueva York, es precisamente una ex integrante de la iglesia de Cienciología, la cual abandonó en 2003. Actualmente, Leah y su familia son Católicos practicantes.

Además, conduce una serie de documentales donde entrevista a víctimas de abusos por parte de la cienciología, denominado “Leah Remini: Scientology and the Aftermath”.

INFORMACIÓN ANSA

TV&SHOW / RONDERO’S MEDIOS

Aquí hay otras noticias que te pueden interesar:

“Judy”, la leyenda detrás del arcoiris

¡ARRIBA LOS CORAZONES!, el grito de vida de Fernando del Solar

Un libro para el inventor del tacón aguja

“Un día particular”, aceptarse como uno es, que cada día cuente

En las 100 representaciones de UN DÍA PARTICULAR (Teatro Rafael Solana), Edith González y Luis Felipe Tovar vivieron y compartieron en escena una pieza teatral que se puede digerir como un bocatto di cardinale, como bien lo llevó al cine su director Ettore Scola, que catapultó a la fama a la pareja Sophia Loren y Marcelo Mastroniani en la versión original de 1977, Una Giornata Particolare.

Como Antonietta Tiberio (Edith González) y Gabriel (Luis Felipe Tovar), la Italia fascista de Benito Mussolini fascinada ante el Tercer Reich de Adolph Hitler, no se queda en el pergamino de la historia; por el contrario, en pleno 2017, las intolerancias, la verborrea bélica y las amenazas de mandatarios enajenados por la supremacía, tienen nuevamente al mundo de cabeza.

UN DÍA PARTICULAR, dirigida por Claudia Ríos, bajo la producción general de Daniel Gómez Casanova, refleja la transformación de numerosos seres humanos ante el embate propagandístico y mediático, en este caso el fascismo. Antonietta  (Edith González) es el estereotipo de la mujer fascista y de la aceptación, sumisión y apego al sistema. Es una mujer poco instruida en la formalidad de un aparato educativo pero cumple diligentemente sus deberes como esposa y madre, pese a los maltratos e infidelidades de su enajenado esposo militarizado. En el fondo se siente una mujer desilusionada, frustrada y con baja autoestima.

Gabriel (Luis Felipe Tovar), por su parte, es un hombre frustrado, vilipendiado por su condición homosexual, despedido de su trabajo como locutor radiofónico, escondido en la sombra y con un arma que le espera para que la descargue en su sien.

20120119_005127.JPG

Aquí puedes checar el video de Karla Iberia Sánchez, tira la placa

Ambos en esta obra se vuelven poderosos al revelar sus secretos, sus penurias y deseos de ser valorados. UN DÍA PARTICULAR se vuelve más que especial en la vida de estos dos solitarios que compensan sus carencias, sus secretos y emociones a flor de piel. Es, finalmente, la condición humana, que no distingue razas, colores, sexos ni miedos y frustraciones.

Delicada en escena, a veces demasiado frágil, Edith González, quien atraviesa la recuperación de un cáncer de mama que ha enfrentado con creces en el escenario, tiene en Tovar un poderoso compañero, que sale al quite en todo momento, con más ímpetu que gloria, y que valora, como lo dijo a TV&SHOW,” este privilegio como actor, porque es un honor compartir escena con Edith, a quien tanto respeto”.

En las 100 representaciones, 117 en total, con la asistencia del Embajador de Italia en México, Luigi Maccotta y de la periodista Karla Iberia Sánchez como padrinos de develación, Edith González exclamó: “Que cada día sea particular, que cada día cuente, es lo que me ha dejado esta obra. Por la educación en México, por el verdadero conocimiento”.

20120119_004155.JPG

LO CURIOSO:

Al intentar Karla Iberia Sánchez, develar la placa, ésta cayó de su pedestal.

Por Roberto Rondero / Fotos y video: Lourdes Córdoba / TV&SHOW