Acoso e intimidación a las mujeres en Hollywood, arroja investigación

HOLLYWOOD.– Las mujeres en la industria del cine están doblemente sujetas a acoso e intimidación, ha sido el resultado de la tercera ronda de investigaciones que realiza la comisión de Hollywood liderada por la abogada Anita Hill, quien se hizo famosa a nivel nacional en 1991, cuando acusó al entonces candidato de la Corte Suprema de los Estados Unidos de América, Clarence Thomas, de acoso sexual.

La encuesta se llevó a cabo en el transcurso de tres meses e involucró a cerca de 10 mil participantes que trabajan en el sector. Los datos revelaron que básicamente Hollywood tiene un problema de acoso escolar. “Hollywood – lee el informe de la Comisión de Hollywood para la Eliminación del Acoso y la Promoción de la Igualdad en el Lugar de Trabajo liderada por Hill – tiene un problema endémico y profundamente arraigado con el acoso que se ve agravado por los desequilibrios de poder en la industria”.

En la encuesta, la definición de bullying incluía, entre otras, conductas intimidatorias o humillantes como insultos, sarcasmo, gestos, gritos o incluso actos físicamente agresivos.
Si bien la definición de acosadores incluía a los supervisores que se ocupan de las horas y cargas de trabajo, los deberes de los empleados o las decisiones de despedir a alguien. En el 68% de los casos eran hombres, en el 31% mujeres.

Según Hill, el acoso escolar está tolerado en Hollywood como una especie de precio profesional. “El acoso – argumenta – podría haber sido una norma aceptada en el pasado, pero en 2020 entendemos el mal que causa un ambiente lleno de insultos humillantes y sarcasmo, el lanzamiento de objetos por ira y blasfemia”.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Jennifer Lawrence también fue humillada

La actriz JENNIFER LAWRENCE, de 27 años y ganadora del Oscar, denunció las humillaciones a las que fue sometida no hace mucho tiempo, cuando su único deseo era poder actuar.

Le pidieron que se colocara junto a otras cinco chicas con la piel pegada a sus huesos y así, con solo unas cintas adhesivas cubriendo sus pechos y su vagina presionaron a Jennifer Lawrence: “si realmente quieres trabajar como actriz, tienes que bajar de peso”.

La meta impuesta y nada saludable consistía en deshacerse de 15 libras (6.8 kilos) en solo dos semanas.

Ahora lo recuerda y se ríe, más de alivio que de otra cosa, porque de cómico, el incidente no tuvo nada. Jennifer Lawrence lo trajo a colación el lunes en la noche, durante la vigésimocuarta celebración de la Mujer en Hollywood, un evento de la revista ELLE en el cual otras actrices emitieron comentarios sobre los abusos a los que han sido sometidas mientras intentan abrirse paso en la industria del cine.

En el caso de Jennifer Lawrence, contrario al de otras estrellas que han denunciado en tiempos más recientes al poderoso productor Harvey Weinstein, no fue un hombre el primero en agredir su autoestima sino una productora. La ganadora del Oscar por ‘Silver Linings’ no identificó a su agresora, más sí reveló que luego de hacerla decir unas líneas junto a unas cadavéricas chicas, le sugirió que utilizara sus fotos al desnudo para motivarse a perder peso. También debía servirle de estímulo el hecho de que otra aspirante a actriz fue despedida porque no rebajó lo suficiente.

Obligada a seguir las reglas de la industria, para que no la etiquetaran como “problemática” o “difícil”, Lawrence calló. En el proceso, recordó, hubo un director de películas que en broma le espetó “no sé por qué todo el mundo piensa que estás gorda, porque estás perfecta para tener sexo”. Y hasta le sugirió que probara suerte en la industria pornográfica.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW / Rondero’s Medios