28 años sin “Cantinflas”; Mario Moreno recibió los halagos del mismo Charles Chaplin

Cuando suele haber interrogantes sobre quién ha sido el mejor cómico de México, el nombre de MARIO MORENO CANTINFLAS surge de inmediato, no por nada es el único que mereció un calificativo como tal del mismo Charles Chaplin. Ni más ni menos.

En un día como hoy pero de 1993, a sus 81 años, en su casa en Ciudad de México, falleció MARIO MORENO, a causa de cáncer de pulmón.

CANTINFLAS fue el comediante mexicano más popular del cine en lengua española, se caracterizaba por sus películas y su peculiar forma de hablar, la cual integraba muletillas coloquiales y términos cultos mal empleados. 

25 años después de su muerte vive en el recuerdo de todos sus admiradores pues hizo reír a varias generaciones de latinoamericanos y españoles con un humor que dejaba entrever un trasfondo de crítica social.

Formó parte de una familia numerosa, abandonó sus estudios siendo muy joven y se dedicó a limpiar botas, fue cartero, taxista y boxeador, entre tantas otros oficios a los que se abocó antes de trabajar en el circo.

CANTINFLAS debutó en el cine en 1936, aunque fue un año después en el que se volvió sumamente exitoso con Cara y cruz, desde ese entonces, no abandonó jamás su personaje, lo hizo memorable por su ternura, su inigualable figura y vestimenta y su manera de expresarse.

Con títulos como El Padrecito (1964), Su excelencia (1966) y Un Quijote sin mancha (1969) consiguió acrecentar su enorme popularidad en los países hispanohablantes.

UN DATO:

Cerca de medio millón de personas se despidieron del actor en la capilla ardiente, abierta al público durante dos día en un teatro de la capital mexicana.  

Cantinflas dejó escrito su epitafio: “Parece que se ha ido, pero no es cierto”. 

En la película Ahí está el detalle, realizada en 1940, dirigida por Juan Bustillo Oro, su personaje se consolidó. 

En esta cinta, Cantinflas es el centro de un malentendido que lo lleva a un juicio por el asesinato de un hombre llamado Bobby, quien compartía su nombre con el perro rabioso de la casa donde trabaja su novia Pacita (Dolores Camarillo). 

ALGUNAS DE SUS PELÍCULAS:

En su segunda aparición como el Sargento 777 (personaje que aparece en tres películas de Cantinflas y que más tarde tendría su propia cinta), Cantinflas recibe la inesperada visita de la hija de su comadre, quien le pide en una carta que se haga cargo de la niña. 

La vuelta al mundo en ochenta días (realizada en 1956)

Basada en el libro de Julio Verne, La vuelta al mundo en ochenta días es el trabajo más importante de Cantinflas a nivel internacional, estuvo nominada a ocho premios Oscar, de los cuales ganó cinco, siendo Mejor película el reconocimiento más importante de ellos, fue traducida en varios idiomas y ayudó a Cantinflas a ser reconocido en el extranjero.

El bolero de Raquel (realizada en 1957)

Es la primera cinta a color de las películas de Cantinflas, fue dirigida por Miguel M. Delgado y una de las más reconocidas de su carrera gracias a la escena del baile que ocurre entre el protagonista y Mimí (Elaine Bruce), la bailarina de un bar que no entiende por qué este individuo está con ella en el escenario. 

Sinopsis: es una de las historias más conmovedoras de Cantinflas, al verlo tratar de ser el padre sustituto de Chavita (Francisco Fernández), su ahijado, después de que el niño pierde a su padre en un accidente. 

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

A 120 años del nacimiento del cine

Dale clic a la imagen para verla en su tamaño original

Desde hoy en el dominguito sagrado y hasta el próximo miércoles por Canal 22, el séptimo arte está de manteles largos al celebrarse 120 años desde que un 28 de diciembre, pero de 1895, en el Salón Indien del Gran Café, en el Boulevard des Capucines de París, los hermanos Auguste y Louis Lumière realizaron la primera proyección comercial de imágenes en movimiento.

Este ciclo por la telera nuestra de cada día comienza hoy con Cinema Paradiso (a las 22 horas), en la que se rinde un homenaje al quehacer cinematográfico y es considerada la obra cumbre del director Giuseppe Tornatore, así como una de las más memorables de todos los tiempos.

Además, fue ganadora del Gran Premio del Jurado y nominada a la Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes, 1989; obtuvo el Oscar en 1990 y el Globo de Oro 1990 por Mejor Película de Habla No Inglesa; así como 11 nominaciones en los Premios BAFTA, 1991, en donde se llevó los galardones a Mejor Actor, Mejor Actor de Reparto, Mejor Película de Habla No Inglesa, Mejor Música Original y Mejor Guion Original.

Para mañana lunes no perderse Chaplin, el nacimiento de Charlot (20 horas), en la que con apoyo de material de archivo e imágenes restauradas de las películas que estelarizó Charles Chaplin, el largometraje retrata la incursión del actor en la pantalla grande y explica por qué fue el personaje más famoso del cine mudo.

¿Cómo logró este británico convertirse en pocos años en el actor mejor pagado de Hollywood, a principios de siglo XX? y ¿de qué manera su incursión en el teatro influyó en su obras cinematográficas? Son algunas preguntas que el largometraje responde a lo largo de una hora.

Al terminar el documental el banquete de lujo se complementa con La quimera del oro (22 horas).

Charlot es un vagabundo que viaja a Alaska en busca de fortuna, ahí es sorprendido por una nevada y se refugia en una cabaña sin saber que es habitada por un ladrón. Tras permanecer varios días encerrado retoma su camino pero ahora existen nuevas complicaciones para llegar al oro.

Cabe señalar que una versión sonora de la película fue reestrenada en 1942, con el acompañamiento musical y la narración de Charles Chaplin, quien recibió dos nominaciones al Oscar por Mejor Sonido y Mejor Banda Sonora.

         Ver para creer. Telévoros: ¡uníos

         Por Roberto Rondero / Rondero’s Medios