En un Oscar desangelado ganan “Nomadland”, Zhao, McDormand, Hopkins y 3 mexicanos en sonido

LOS ÁNGELES.- Chloé Zhao se convirtió el domingo en la segunda mujer en ganar el Oscar a la mejor dirección por su película Nomadland, en una peculiar gala en la era de la pandemia que marca la noche más importante de Hollywood.

Su drama sobre la gente de precarios recursos que recorre el territorio estadounidense en camionetas es la favorita de la fiesta, que se celebra en persona y en vivo en la estación de trenes del histórico centro de Los Ángeles.

“Esto es para cualquiera que tenga la fe y el valor de aferrarse a la bondad en su interior. Y aferrarse a la bondad de los demás”, declaró Zhao al recibir el premio, tras llegar a la gala junto a “nómadas” de la vida real que interpretaron versiones ficcionales de sí mismos.

Nacida en Pekín, Zhao es la primera asiática que gana como directora y la segunda mujer en lograrlo tras Kathryn Bigelow, quien lo obtuvo en 2010 por The Hurt Locker.

El premio a la actriz de reparto se lo llevó, como se esperaba, la surcoreana Youn Yuh-jung por su retrato de la abuela en Minari, un drama autobiográfico sobre una familia coreana que migra a Estados Unidos.

Youn recibió el premio de manos del actor Brad Pitt, diciéndole “¡Finalmente! Un gusto conocerte. ¿Dónde estabas cuando estábamos filmando?”.

En un entrañable discurso, dijo que no creía en las competencias y que no tenía sentido vencer sobre Glenn Close, quien volvió a perder el premio de la academia tras haber sido nominada ocho veces.

“Interpretamos roles distintos. No podemos competir una con la otra. Esta noche tuve un poco de suerte”, añadió.

El director danés Thomas Vinterberg recibió el premio de la Academia a la mejor película internacional por Another Round con un emotivo homenaje a su hija Ida, quien falleció en un accidente de coche poco después de que comenzara el rodaje en mayo de 2019.

“Terminamos haciendo esta película para ella, como un monumento a ella”, dijo, entre lágrimas, el creador de la comedia dramática sobre los altibajos del alcoholismo.

Daniel Kaluuya, quien ganó como actor de reparto por “Judas y el mesías negro”, recibió después su estatuilla de mejor ánimo y diciendo que se sentía “feliz de estar vivo”.

La cinta de Pixar Soul, que explora el sentido de la vida, se llevó la estatuilla a mejor película animada, mientras “Mi maestro el pulpo”, de Netflix, triunfó como mejor documental.

Los mexicanos Jaime Baksht, Carlos Cortés y Michelle Couttolenc -junto a Nicolas Becker y Phillip Bladh-– ganaron al premio al sonido por El sonido del metal, una potente descripción de la experiencia de la sordera.

La actriz y directora Regina King marcó el inicio de la heterodoxa gala diciendo que los invitados, la mayoría de los cuales no llevan tapabocas, “han sido vacunados, testeados, vueltos a testear, están socialmente distanciados y siguen rigurosos protocolos”.

“Estamos de luto por la pérdida de muchos”, recordó.

Antes de que comenzara el show, los artistas se detuvieron brevemente para dejarse fotografiar y dar entrevistas rápidas y distanciadas, en lo que los organizadores llamaron una “alfombra roja diminuta”.

Las actrices Carey Mulligan y Andra Day deslumbraron con el glamour que suele reinar en los Óscar.

La usual multitud de fotógrafos era muy reducida debido a la pandemia y hasta los ejecutivos de los estudios tuvieron que ver la gala por televisión.

“Estamos aquí, ¿no es una locura? ¡Seres humanos en carne y hueso!”, dijo Riz Ahmed, nominado a mejor actor por “El sonido del metal”.

Con las salas de cine cerradas todo el año y el estreno retrasado de las grandes producciones, Nomadland y sus mayores rivales a mejor película –Minari y El sonido del metal-– capturaron el “zeitgeist” de la pandemia en un impresionante retrato de los marginados de la sociedad.

Contendientes como Promising Young Woman, cuyo guion original se alzó con el Oscar, y El juicio de los 7 de Chicago tocan temas relevantes en estos tiempos, como el #MeToo y las protestas contra el racismo, pero aún así es improbable que se lleven el premio final de la noche.

El rubro a mejor actriz está “en el aire” y “podría ir en cualquier dirección”, dijo el columnista de los premios en Deadline, Pete Hammond.

Las cinco candidatas, incluidas Viola Davis (La madre del blues) y Carey Mulligan (Promising Young Woman), vienen de ganar premios importantes este año.

El coprotagonista de Davis, Chadwick Boseman, quien murió el año pasado de cáncer antes del estreno de la película donde interpreta a un trompetista atormentado por actos racistas atroces, es favorito para ganar el tercer Óscar póstumo de la historia para un actor.

Pero Anthony Hopkins, quien interpreta a un enfermo de demencia senil en El padre, podría dar una sorpresa. La cinta ganó el Oscar a mejor guion adaptado.

El evento culminante de la temporada de premios de Hollywood se postergó dos meses y se realiza principalmente en la estación de trenes Union Station de Los Ángeles, elegida por sus grandes espacios para aplicar el distanciamiento social en esta gala de la era del covid-19.

En el espectáculo previo, un coro de niños interpretó la nominada a mejor canción Huvasik desde el pequeño puerto islandés del mismo nombre.

Los nominados europeos que no pudieron viajar a Estados Unidos están reunidos en los “centros” de Londres y París.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Los premios Oscar afectados por el desinterés y las bajas audiencias

NUEVA YORK.- Este domingo se emitirá en la red ABC (TNT y !E por cable) la primera velada del Oscar de la era del coronavirus, y el temor de los organizadores es que haya un “contagio” con los demás premios de esta temporada, durante la cual los Grammy perdieron el 53% del público y los Globos de Oro el 60% respecto de las ediciones 2020.

El virus del desinterés afecta incluso a los expertos del sector: “Cuando hasta para mí es difícil apasionarme, empieza a ser un problema”, dijo al New York Times Jeanine Basinger, fundadora del departamento de estudios sobre cine de la Wesleyan University, y autora de ensayos sobre Hollywood como The Star Machine. El riesgo está a la vista de los especialistas y sobre todo del equipo de productores encabezados por Steven Soderbergh, es por que ello que para frenar la hemorragia, el realizador -ganador del Oscar por Traffic- habría impuesto en su contrato una cláusula categórica para que la entrega de las estatuillas no sea por Zoom.

Por lo tanto, los premios serán en vivo, aunque distribuidos en varias locaciones: no solo dos en Los Ángeles, sino también Londres y otra veintena en conexión vía satélite.

Los participantes, además, no podrán usar mascarilla frente a las cámaras (aunque sí cuando no estén siendo filmados), porque la realización del show, en cuanto a medidas anti Covid, será tratada como un estudio de filmación, con medición de la fiebre al entrar y al menos tres hisopados a los participantes en los días previos a la ceremonia.

Habrá asimismo una versión reducida de la alfombra roja, con tres fotógrafos y un número limitado de periodistas -habrá medios no estadounidenses llegados de Japón, Canadá, Gran Bretaña, Francia, Brasil, España, México y Australia- mantenidos a debida distancia de los entrevistados.

Todo para dar la impresión de un espectáculo que avanza sin trastornos pese a los temores por el Covid. Y gracias asimismo al poder de Hollywood para transformar la realidad.

Sin embargo, los datos de Nielsen conceden pocas ilusiones: la audiencia de los Oscar ya estaba en caída libre antes de la pandemia: -44% de 2014 al año pasado, cuando 23,6 millones de personas miraron el film surcoreano “Parasite” al ganar el primer premio.

Si esta vez la baja fuera comparable a la del Globo de Oro, sería una catástrofe para la Academia y para ABC, que por la exclusiva de la emisión en directo se comprometió a pagar casi mil millones de dólares hasta 2028.

Anticipando resultados menos que estelares, la emisora puso en venta este año espacios publicitarios a precios de descuento: dos millones de dólares por 30 segundos, el 13% menos que en 2020.

Algunos muy fieles, como Verizon, volverán, pero no Ferrero, cuyos Kinder-Joy -que habían debutado en el Oscar de 2018- esta vez no serán de la partida.

Los Óscar no obligarán a los nominados y sus acompañantes a llevar mascarilla ante las cámaras, pero sí pedirán a todos los asistentes que se cubran la boca y la nariz cuando se encuentren fuera de plano.

La revista Variety dio este lunes algunos detalles de una reunión que los responsables de los Oscar mantuvieron esta mañana con nominados y publicistas de Hollywood.

Así, Variety aseguró que, debido a que los Óscar se concebirán como si fuera el rodaje de un programa televisivo o una película, las mascarillas no serán obligatorias mientras se esté ante las cámaras (por ejemplo, durante la ceremonia).

Pero cuando los candidatos o sus acompañantes no aparezcan en pantalla (por ejemplo, durante las pausas comerciales) sí tendrán que llevar mascarilla.

El pasado sábado, los productores de la gala dejaron entre interrogantes si los asistentes a los Óscar de la pandemia tendrían que llevar mascarilla en todo momento.

“Esto es lo que tenemos que decir sobre eso: las mascarillas jugarán un papel muy importante en la historia de esa noche”, dijo Steven Soderbergh, productor de la ceremonia junto a Stacey Sher y Jesse Collins.

Por otro lado, la Academia de Hollywood está planeando una gala con aforo limitado de unas 170 personas.

Se requerirán varias pruebas PCR a los asistentes en los días previos, habrá controles de temperatura y también se organizarán rotaciones de los invitados a lo largo de la velada para garantizar el distanciamiento.

UNA GALA SEGURA Y CON ESTÉTICA DE CINE

Una ceremonia preparada como si fuera una película y cien por ciento segura contra el coronavirus es la doble receta que propondrán los Óscar, que se retrasaron dos meses por la pandemia y que se celebrarán este domingo 25 de abril.

Los productores explicaron el sábado que los Óscar tendrán una estética de cine, se transmitirán en 24 frames por segundo y con un formato panorámico, emplearán encuadres más típicos de una cinta que de la televisión, y serán “tres horas de entretenimiento” fundamentadas en el “optimismo” y la “sinceridad”.

La gran fiesta del cine se ha conjurado para celebrar una ceremonia lo más presencial posible y para ello cambiará su centro de operaciones del Dolby Theatre a Union Station, la estación de trenes de Los Ángeles (EE.UU.).

En cualquier caso, los Oscar están preparando dos subsedes en Londres y París para quienes no puedan acudir a Los Ángeles.

Por otro lado, los cerebros de estos Oscar explicaron que la alfombra roja será este año “muy pequeñita” y que formará parte de la previa del show, donde además se verán las interpretaciones de las cinco nominadas al premio a la mejor canción.También habrá un programa especial posterior a la ceremonia.

Por ahora, la relación de presentadores de estos Oscar tan peculiares incluye a Brad Pitt, Zendaya, Rita Moreno, Joaquin Phoenix, Harrison Ford, Laura Dern, Regina King, Marlee Matlin, Reese Witherspoon, Renée Zellweger, Angela Bassett, Halle Berry, Bong Joon Ho, Don Cheadle y Bryan Cranston.

Los productores indicaron que faltan un par de presentadores por anunciarse.

Laura Pausini actuará el 25 de abril en la ceremonia de los Oscar, cantando I Yes (Seen), la canción escrita por Dianne Warren nominada a la estatuilla y parte de la banda sonora de la película ‘Life Ahead of Her’ con Sophia Loren.

La actuación -que también contará con los otros nominados con sus canciones nominadas a Mejor Canción Original, Celeste, H.E.R., Leslie Odom, Jr., Daniel Pemberton, Molly Sandén- estará en el centro de Oscar: Into The Spotlight’, el espectáculo de apertura en la ceremonia 93.

Los productores Jesse Collins, Stacey Sher y Steven Soderbergh lo anunciaron. Una de las actuaciones se grabará en Husavik, Islandia, cuatro se llevarán a cabo en la Terraza Familiar Dolby del Museo de Cine de la Academia en Los Ángeles.

Presentado por los actores Ariana DeBose (Hamilton) y Lil Rel Howery (Bad Trip), Oscar: Into the Spotlight narrará en 90 minutos el viaje de los candidatos a la noche más grande de Hollywood, ofreciendo a los fans de todo el mundo y a los expertos la oportunidad de husmear alrededor del evento y llevando la música de los Oscar a las festividades por primera vez.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Apple TV+ desafia a Netflix con producciones de Spielberg y Tim Coo…

LOS ÁNGELES.- Apple desafía a Netflix con un servicio de video original. Se llama Apple TV +, para lanzar la noticia también hay algunas de las estrellas de Hollywood.

El director Steven Spielberg está en el escenario de Cupertino, así como la actriz Jennifer Aniston y Reese Witherspoon. Y Steve Carrell y la reina de la pequeña pantalla  Oprah Winfrey recibieron una ovación.

Aniston y Whiterspoon son los protagonistas de ‘The Moring Show’, la producción de Apple que ofrece “una mirada honesta a las complejas relaciones entre hombres y mujeres en el lugar de trabajo”, explican las dos actrices. En el escenario también Jason Momoa, la estrella de ‘Aquaman’, y Alfre Woodward que presentan su espectáculo ‘See’ se alternan. Kumail Nanjiani en el escenario lanza su programa ‘Little America’, dedicado a la inmigración pero no al de personajes excepcionales como Albert Einstein sino al normal con todas sus dificultades.

3.jpgY la aplicación Apple TV también se renueva. Rediseña la experiencia televisiva al permitir que quienes la usan paguen solo lo que desean en una aplicación, que se presenta a pedido y sin publicidad. “La televisión es más que entretenimiento, es algo cultural”, dice el presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook. La aplicación ha sido completamente rediseñada para que sea más fácil de usar.

También llega un servicio de videojuegos. Apple presenta ‘Arcade’, el nuevo servicio de juegos. Es un servicio de suscripción. “Ofrece a los desarrolladores lanzar sus ideas innovadoras y su creatividad”, dice Apple. Con la suscripción, tendrá acceso a más de 100 videojuegos nuevos y exclusivos, incluso sin conexión. El servicio estará disponible en el otoño.

“Hoy todo está dedicado a los servicios”, dice Tim Cook, que abrió el evento en Cupertino. El gigante californiano busca fortalecer los servicios yendo más allá del iPhone. Entre los nuevos servicios que están surgiendo está Apple News +, que “lleva a Apple News a un nivel completamente nuevo”. El CEO de Cupertino luego deja el escenario para dejar espacio para un video que habla sobre la importancia del periodismo y la información. Apple News + es un servicio de pago desde el cual puede acceder a periódicos y más de 300 revistas.

1 .jpg

Entre los títulos incluidos en Apple News + se encuentran People, New Yorker y Time. Los periódicos incluyen el Wall Street Journal y el Los Angeles Times. La suscripción “Apple News +” cuesta $ 9.99 al mes y está disponible en los Estados Unidos a partir de hoy. Pero también en Canadá. Más adelante en el año, el servicio desembarcará en Australia y Gran Bretaña.

“Estamos ejecutando más de 10 mil millones de transacciones con Apple Pay este año”. Así lo afirmó el CEO de Apple, Tim Cook, que también lanzó su ‘Tarjeta Apple’, la tarjeta de crédito con la que pretende revolucionar la industria.

La tarjeta fue desarrollada con Goldman Sachs. “Se puede usar dondequiera que se acepte Apple Pay”, explica Apple, que afirma que la tarjeta también es “física”: está hecha de titanio y no muestra ni el número de la tarjeta ni su fecha de vencimiento. Apple señala que la tarjeta es fácil de usar: “si tiene preguntas, simplemente envíe un mensaje de texto para obtener respuestas sobre las transacciones y más”, agrega Cupertino, asegurando que la tarjeta también apunta a garantizar una “mejor vida financiera” a aquellos que usos. La tarjeta ‘verifica’ los gastos, los divide en categorías, ofreciendo la posibilidad de un monitoreo completo.

INFORMACIÓN ANSA

TV&SHOW RONDERO’S MEDIOS

Aquí hay otras noticias que te pueden interesar:

“La Cenicienta” ya es septuagenaria; salvó a Disney de la bancarrota

Los Golden Globe 2020: “Joker” y Phoenix van por todo… habrá hasta menú vegano

“The Witcher”, primeras imágenes por Netflix; su estreno, el 20 de diciembre