Entre el escándalo y abuso infantil, murió el reconocido director de orquesta James Levine

NUEVA YORK.- El mundo de la música se despidió de JAMES LEVINE, uno de los directores de orquesta más importantes y controvertidos del mundo que durante más de 40 años ha estado en el podio de la Ópera Metropolitana desde la que fue despedido en 2018 por un sensacional escándalo de abuso infantil. Levine murió en Palm Springs, California a la edad de 77 años, confirmado por el médico Len Horovitz al New York Times, aunque versiones contrastadas ubican el pasado 9 de marzo como el día de su fallecimiento.

Levine había realizado más de 2500 actuaciones en el MET (más que cualquier otro director) y ganó 37 Grammys. También se cotizaba por todo lo alto: $1.8 millones solo para la temporada 2015-2016.

A finales de 2017, en medio del escándalo #MeToo, el New York Times había sacado a la luz acusaciones de pedofilia, incluyendo una de un hombre, en ese momento de quince años de edad, que el acoso sexual del músico empujaría al borde del suicidio.

No era la primera vez que los rumores sobre el comportamiento de Levine habían recorrido el mundo de la ópera -la ex portavoz del Met Johanna Fielder había escrito al respecto en un libro de 2001-, pero ésa fue la primera vez que el teatro no los desestimó como chismes infundados.

Después del despido, siguieron las acciones legales: Levine había demandado al MET por $5.8 millones. El teatro respondió. En el verano de 2000 se llegó a un acuerdo extrajudicial en virtud del cual Levine recibió 3,5 millones de dólares para cerrar el caso.

El maestro había sufrido serios problemas de salud en los últimos años: cuando todavía subió al podio -y finalmente se dirigió desde una silla de ruedas-, los músicos se quejaron de que, debido al Parkinson, era imposible seguir sus indicaciones mediante su batuta.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios.