El concierto “John Malkovich: el crítico músical”, por Film&Arts

Este domingo por la telera nuestra de FILM&ARTS a las 19:00 horas,  se estrena el concierto JOHN MALKOVICH: EL CRÍTICO MUSICAL, que transportará a la audiencia al prestigioso Konzerthaus de Viena, donde su escenario principal se transforma en una legendaria cafetería vienesa, un tradicional lugar de reunión elegido a menudo por poetas, escritores, críticos y gente común para quejarse de cualquier cosa, a veces hasta incluso para quejarse en soledad.

Este lugar es el elegido por el experimentado actor de cine y teatro John Malkovich, quien, equipado con un popurrí frívolo de insultos musicales, se pone a criticar sarcástica y humorísticamente la música de Mozart, Beethoven, Chopin, Dvořák, Brahms, Schumann, Debussy, Kancheli, Piazzolla e Igudesman. 

Tomando su café con un strudel de manzana a un lado, Malkovich se desliza en el papel del crítico malvado. Haciendo una mezcla de las críticas musicales más malvadas de los últimos siglos, desde que Schumann se cree un “compositor”, mientras que Brahms es un “bastardo sin don”, Claude Debussy es simplemente feo y que la música de Beethoven, Chopin, Prokofiev y otros compositores del estilo, es aburrida y triste.

INTÉRPRETES:

ALEKSEY IGUDESMAN, Violín

SO-OCK KIM, Violín

MAX BAILLE, Viola

TANJA TETZLAFF, Violonchelo

HYUNG-KI JOO, Piano

¿DÓNDE VERLO?

Film&Arts puede verse en México por: AxtelTV (625), Totalplay (494), Sky (427 y HD 1437), Megacable (297), Izzi (430), Cablemás (430), Cablevisión Monterrey (430).

EN REDES:

Sitio web: filmandarts.tv

Facebook: @FilmAndArtsTV

Twitter: @FilmAndArtsTV

Instagram: @filmandarts.tv

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Scorsese sigue muy activo: estrena el documental “Pretend It’s a City”

NUEVA YORK.- El realizador estadounidense MARTIN SCORSESE, quien hace un año confió a los medios su convicción de haber llegado “tal vez” al final de su obra, está más activo que nunca y The Irishman no será su último trabajo.

Pretend It’s a City, cuyos estreno el 8 de enero en Netflix, es un viaje pre coronavirus a la Gran Manzana, a través de los ojos y la sensibilidad de su amiga y conciudadana Fran Lebowitz.

“La gente se enoja conmigo porque tengo demasiadas opiniones”, dice Dorothy Parker en el trailer del documental, que apunta la cámara hacia sus frustraciones por la forma en que la gente navega su amada Nueva York, como cuando Fran ve un nuevo puesto de la librería Strand en la “trampa para turistas” de Times Square y le dice al vendedor: “¿No te parece injusto traer aquí un libro? Injusto para los libros…”.

No es la primera vez que Scorsese y Lebowitz trabajan juntos: hace diez años, la autora de Dos pandas en Nueva York fue tema de Public Speaking, para HBO, donde se la veía pontificar sentada en su mesa preferida del Waverly Inn, el restaurante del entonces director de Vanity Fair, Graydon Carter.

En 2013 la humorista apareció en dos papeles distintos como extra en The Wolf of Wall Street. Ahora septuagenaria, Fran ofrece a Scorsese “temas que van de los turistas al dinero, el metro, el mercado inmobiliario y el arte, no tan sencillo, de atravesar Times Square”.

A lo largo de las décadas, desde que en 1978 publicó Metropolitan Life, Fran Lebowitz fue para Nueva York una intelectual política capaz de réplicas cortantes como pocas, aunque quedando a los márgenes del modo de vivir contemporáneo: no tiene computadora, teléfono, dirección de mail o cuenta de Twitter.

Pero el humor con los pies en la tierra siguió brindándole adeptos: Scorsese la filma por la calle mientras pasan muchachas que arrastran pesados neumáticos como forma de ejercicio.
Perpleja, Fran comenta: “A la gente le gusta inventarse desafíos. Yo creo que la vida es suficiente”.

El documental es el último de una serie que Scorsese dedicó a personajes famosos como Bob Dylan, George Harrison,Elia Kazan y los Rolling Stones, y que precede a un “trabajo en curso” sobre David Johansen, líder de la banda de hard-rock New York Dolls.

Además, en el pasado agosto estrechó un acuerdo con Apple: el realizador, de 78 años, que ya tiene en marcha Killers of the Flower Moon con la compañía tecnológica, producirá y dirigirá películas para Apple TV+.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Llora Mafalda: murió Quino, su creador y consejero a los 88 años

BUENOS AIRES.- El jueves 17 de septiembre Quino se acostó a dormir la siesta y no volvió a despertar: un ACV causado por el Parkinson que lo aquejaba hace años. Joaquín Salvador Lavado Tejón comenzó a despedirse lentamente aquel día y murió este día después de que Mafalda, su máxima creación artística, la más celebrada a nivel mundial, pero no la única, cumplió 56 años.

Quino nació hace 88 años en San José, Guaymallén, donde hizo los primeros dibujos sobre la mesa de madera de la casa familiar, donde la guerra civil española era tema de debate permanente. Su corazón se apagó en su casa de Chacras de Coria, adonde se había radicado hace tres años, ya de regreso a la Mendoza natal. Alicia, su otra mitad, su mano dereca, había fallecido años atrás.

Estaba rodeado de familiares. De sus sobrinos. De sus sobrinos nietos. De los cuidadores profesionales.

Las redes sociales se poblaron rápidamente de mensajes, de evocaciones, de tristeza y de viñetas de Mafalda y sus amigos despidiendo al creador. Al padre.

Roberto Sergio Lavado es uno de los cinco sobrinos por parte de los Lavado. Diario UNO lo llama cuando la noticia sorprende y quema en las redacciones y en las redes sociales.

“Se fue tranquilo. El Parkinson lo había complicado mucho en los últimos años pero la pandemia de coronavirus lo fue apagando de a poco”, dijo el abogado penalista e hijo de Roberto Lavado, quien dejara un gran legado al Derecho Penal mendocino.

En Buenos Aires, Julieta Colombo, sobrina y representante de Quino durante los últimos años, atiende el celular. “Quino estaba muy debilitado por cuestiones de salud propias de la edad. Su partida es una situación triste y difícil pero la pandemia hace todo más difícil”, dice.

Paradoja de la vida. El martes, el planeta soplaba las velitas por el cumpleaños de Mafalda. Ahora, el mismo planeta, al que Quino diagnosticó tan enfermo de guerras, dictaduras y egoísmo tantas veces, se estremece por la noticia de la muerte del creador de aquella niña rebelde y respondona que nació para darle vida a una marca de heladeras.

Quino había cumplido años el 17 de julio pero en mayo el planeta pudo verlo y escucharlo hace cuatro meses. Aunque más no fuera a través de las pantallas.

Fue por el estreno del documental Buscando a Quino, obra inédita sobre la vida y obra del artista. Dirigido y conducido por el actor Boy Olmi, el trabajo de CONECTA + Fiis salió al ruedo simultáneamente en Argentina, Chile y España y puede ser visto en Youtube.

Y claro que la muerte de Quino es una noticia de alcance mundial. Si él era el que ponía sobre la mesa todos los males que aquejaban al mundo.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Bill Murray, el cazafantasmas, celebra siete décadas de vida

LOS ÁNGELES.- Para sus amigos más cercanos lo conocen como William James, pero para sus fans y el mundo fílmico el nombre de BILL MURRAY, su calidad artística no está en duda, preparándole un emotivo festejo por sus 70 años que cumple este lunes. 

“Pero ese chico William James ha recorrido un largo camino. Nacido en Evanston, Illinois, fue el quinto de nueve hijos, huérfano a los 17, estudiante indisciplinado y expulsado de la Universidad de Denver por consumo de marihuana, BILL MURRAY llegó a ser actor casi por desesperación.

Su suerte cambió cuando se cruzó en el camino con John Belushi, quien lo arrastra a la loca aventura de National Lampoon Radio Hour en la ciudad de Nueva York. Es 1974 y tres años después sigue a Belushi a NBC donde despega el programa Saturday Night Live. En el ’79 Ivan Reitman le ofrece la gran oportunidad con Polpette en la que es el jefe scout Tripper, creador de bromas mortales contra los equipos rivales. Cinco años después se reunieron para Cazafantasmas, donde Bill Murray reemplazó a John Belushi, quien murió poco antes.

Característico e inseguro como suele ocurrir con los grandes comediantes, Bill intentó desintoxicarse del cine y se encontró en los pequeños escenarios del off Broadway pero en 1993 fue otro amigo quien brilló su talento: con Ricomincio da capo, de Harold Ramis, el público se lo nota y la película se convierte en un objeto de culto. Como ocurrirá diez años después con Lost in translation de Sophia Coppola. Mientras tanto, el actor se convierte en el alter ego del talento emergente de los 90 en todas las películas de Wes Anderson. Lamentablemente, la serenidad personal no se corresponde con la consagración artística que lo lleva a ser uno de los actores más cotizados del nuevo milenio.

Frances McDormand le presenta al clan Cohen (y él llegará agradecido en autobús a Roma para celebrar a su amigo en el Festival de Cine de Roma); Wes Anderson lo llama para el aún inédito The French Dispatch, Sophia Coppola para On the Rocks, Jason Reitman (el hijo de Ivan) para el reencuentro de Ghostbusters: Legacy, que se espera se estrene el próximo año. 

En definitiva, si no fuera por ese personaje maldito, a veces demasiado sensible y devorado por la ansiedad, el cumpleaños de Bill Murray sería una feliz ocasión. Por supuesto que lo es para sus admiradores que saben que pueden contar con un talento aún capaz de dar mil sorpresas.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios