Jammie Foxx, listo para dar la pelea y convertirse en Myke Tyson en el cine

NUEVA YORK.- El actor ganador del Oscar JAMIE FOXX confirmó que interpretará a Mike Tyson en una próxima película biográfica sobre la vida del ex campeón mundial de los pesos pesados estadounidense.

El lanzamiento de la película, con Foxx en el papel principal, había sido anunciada por primera vez en 2014, pero por seis años existieron dudas para realizarla.

En un diálogo con el productor de Hollywood Mark Birnbaum en Instagram Live, el actor de 52 años, quien también es comediante, cantante y productor, puso fin a esos rumores, revelando que había estado aumentando de masa muscular con un régimen de ejercicio agotador, en preparación para la filmación.

“Sí”, respondió la estrella afroamericana ganadora de un Oscar a Mejor Actor por Ray (2002) cuando se le preguntó si la película seguía adelante.

“Es un sí definitivo”, le dijo a Birnbaum. “Hacer biografías es algo difícil. A veces se necesitan 20 años para hacerlo, pero oficialmente conseguimos que la pelota funcione. No puedo esperar para mostrarle a la gente lo que es”, agregó la estrella de Django Unchained (2012).

 Foxx reveló que conoció a Tyson después de realizar una comedia de stand up a los 22 años, durante la cual contó una broma sobre el boxeador, que estaba sentado entre la audiencia y se acercó a él al final del espectáculo.

Dijo que había visto a Tyson, que ahora tiene 53 años, a través de “vidas diferentes”. Un oponente formidable y un campeón mundial indiscutible en la cima de su carrera, el boxeador que fue encarcelado después de ser declarado culpable de violación en 1992, declarado más tarde en bancarrota en 2003 y culpable de posesión de cocaína y conducir bajo la influencia en 2007.

“Lo vi en el apogeo de su carrera, y luego, cuando las cosas se pusieron malas y llenas de baches, también lo vi. Así que lo que me entusiasma de la película es mostrar esos momentos”, agregó. “Creo que todos, jóvenes y viejos, podrán entender el viaje de este hombre”.

Durante la entrevista, Foxx mostró una fotografía de su físico totalmente cambiado a como se lo conoce, y reveló un régimen de ejercicio agotador en preparación para el papel, que consiste en decenas de flexiones y natación. Además, tendrá que aumentar de peso a medida que avance la filmación.

“¿Cómo me veré? Garantizo que la gente me va a encontrar en la calle y me pedirá autógrafos, pensarán que soy Mike”, aseguró el actor tejano.

Con información de ANSA

TV&SHOW / RONDERO’S MEDIOS

Julio César Chávez. La verdadera historia

En estas páginas sin censura se cuenta todo sobre la vida intensa, de esplendor y tragedia, del mejor boxeador que ha tenido México y uno de los campeones mundiales más grandes de todos los tiempos.

Casi todas las grandes estrellas del boxeo mundial nacieron en la miseria. Crecieron en zonas marginadas o populares donde los juegos infantiles y las calles polvorientas eran parte de su cotidianidad. Son muy pocos los boxeadores que logran la fama, el reconocimiento de los expertos y el cariño del público

De niño, Julio César Chávez, vivió con sus padres y hermanos y en un viejo vagón de tren, en la pobreza más extrema; desde sus primeras peleas profesionales sorprendió de inmediato a los expertos; sus victorias ante rivales duros y experimentados (a veces sin ganar un solo peso por sus combates) le dieron la oportunidad de llegar a ansiado título del mundo, para con ello iniciar su leyenda.

99dabb7e-3c4f-4b61-b786-377b44b3987e[1].jpg#alcohol

#drogas

espectáculo

#testimonios

#escritorJamás se había escrito con tanta franqueza sobre sus logros como boxeador, sus peleas por los campeonatos mundiales, sus enfrentamientos legados con Mario El Azabache Martínez, Rubén Castillo, Edwin El Chapo Rosario, Roger Mayweather, Meldrick Taylor, Óscar de la Hoya y mucho más peladores fuera de serie; su incursión en el mundo del alcohol, las drogas, el torbellino de una vida al límite que derivó en las derrotas más trágicas de su vida.

Julio César Chávez: la verdadera historia revela la historia quiénes fueron los grandes amores del campeón mexicano; qué actrices, cantantes y celebridades fueron seducidas por su carisma; cuál fue su relación con políticos poderosos, presidentes del país, empresarios, narcos encumbrados y estrellas del espectáculo.

Nunca se había trazado la vida del gran campeón mexicano de manera tan dura y al mismo tiempo tan conmovedora, los rounds de cada libro son más que lecciones de vida, son el rostro festivo, amargo, dolorido, ilusionado, de un extraordinario boxeador, sin duda, el último gran campeón mundial de boxeo mexicano: son la sangre, los nervios y las decisiones de Julio César Chávez, la leyenda.

a3d2c13d-6e01-42af-b9a3-f5462dc09462[1].jpg  El testimonios del gran campeón mexicano y del hermano mayor de El César del boxeo, recogido por Javier Cubedo, no sólo es el repaso de una vida intensa y delirante, es también una serie inolvidable de lecciones de vida, un recuento de las vidas en el ring, de los romances prohibidos y las confesiones de esas horas de excesos demenciales, sin olvidar las trágicas muertes de los hermanos del campeón mexicano y los detalles donde se da muestra de generosidad del campeón con su familia y la gente del pueblo que, sin duda, lo hizo ya inmortal

 

Aquí puedes leer pimer capítulo

Aquí hay otras noticias que te pueden interesar:

“Aute Retrato”, documental de estreno In memoriam al cantautor español, por el 22

CON LETRA GRANDE: “El niño con rostro color de la muerte”

Ni en búrbuja de plástico libró el líder de Rammstein, Till Lindemann, el Covid-19

“El César” boxea en las audiencias abiertas de hoy

La serie El César sobre la vida de la estrella mexicana del boxeo Julio César Chávez, estrenada en México por Azteca Uno en su horario estelar, en comparación con su competencia en Las Estrellas, Por Amar sin Ley, es casi como el Madmen mexicano en términos de calidad de producción e interpretación.

Su trabajo dramatúrgico en lo general es bien logrado; hay estructura y lógica (poco común hoy al aire), así como verosimilitud en ambientación y caracterización. El trabajo de su protagonista, Armando Hernández, es sobresaliente tanto como el de su cuadro de actores. En este casting hay actores en perfil actuando (gracias, Dios), no el club de amigos faranduleros del productor.

La producción Disney-BTF Media-TV Azteca se cuece aparte incluso de la errática “bioserie” José José: el príncipe de la canción (ya reseñada) porque evidencia un esmero en llevar calidad a la pantalla y no una absurda austeridad que impide la verdad escénica. Recordemos que en TV & Show antes de su estreno en Estados Unidos, advertimos de sus fallas de origen; no obstante la pirotecnia publicitaria que Telemundo le dispuso, no supera el segundo lugar con menos de un millón de espectadores. Terminó imponiéndosele un dramático doblado (otrora impensable en ese mercado): la brasileña El rico y Lázaro, visualmente espectacular.

cesar.jpg

Ahora bien, si la factura es de buena calidad ¿por qué entonces una serie como El César no ha logrado la primera sintonía de audiencia ni en EU ni en México? Invito a considerar las siguientes variables para no caer en reduccionismos estériles como “al público no le gustó” que extravían a la industria de la actualidad.

Programación: pequeños grandes detalles

Por su propuesta, El César debió programarse en fin de semana y no en emisión diaria en horario de telenovela. Tal y como sucedió con Hasta que te conocí (2016) que si bien es cierto que la inesperada muerte de Juan Gabriel levantó el rating de los episodios finales, sería injusto no reconocer los méritos de aquella producción que se posicionó como EL referente. Implica otra forma de consumo.

resize1_La-fiscal-de-hierro01.jpg

El César sólo tiene 26 episodios: si senganchan las audiencias tradicionales, problema para fidelizar con lo que viene (sólo mes y medio al aire) y si se pretende atraer targets nuevos, los ejecutivos no advierten la falta de credibilidad de la televisión abierta que también le pega a Azteca Uno que además viene de títulos fallidos como La Fiscal de Hierro, Nada Personal y Las Malcriadas. Producciones que, lo siento, exponen un abismo de diferencia en calidad con El César. Si ésta hubiera hecho ruido (trenddy) para cuando las nuevas audiencias pretendieran sintonizarla, o la encontraban a la mitad o por el final. Flaco favor. En todo caso era construir a partir de Hasta que… para arriba. Lástima, no lo hicieron.

Hay decisiones que si los escritores no las advierten, los productores y ejecutivos están obligados a hacerlo. El ritmo narrativo (no la calidad) de la serie en cuestión es más apto para un canal de cable o una plataforma OTT que para una señal abierta del 2017-18. Por hábitos, las audiencias latinas, aunque más demandantes y con más opciones, son más sensibles a disponer de un nivel de atención diferente en fin de semana. Si la publicidad apuesta por un sentido de acontecimiento (show) en vez de una ficción diaria, ahí tienen oportunidad.

El ring de la vida: decisiones dramatúrgicas y de producción

Si lo que nos están proponiendo es la historia de un boxeador excepcional, narrativamente (no gráficamente) en pantalla tenemos que ver: expectación, bullicio, la gran arena a reventar, golpes (de los que se sienten), velocidad, campana, gritos, gancho al hígado, repliegue, golpe, campana, se van a esquinas (tensa calma), campana, más golpes, heridas, sangre, expresiones del público, cae a la lona, se levanta, sudor, campana, esquinas, dudas, campana, knock out, tambalea, el cuerpo que se debate, knock out fulminante, alaridos, triunfo avasallador y éxtasis. Todo ello desde el primer capítulo. Traduzcamos en positivo la repercusión (en rating) de los balazos y persecuciones como las de El señor de los cielos en las franjas nocturnas diarias en EU, por ejemplo.

maxresdefault.jpg

Se necesitaba, en metáfora dramática, llevar a este personaje a un combate al límite dentro del ring de la vida. Recordemos la exitosa saga Rocky (1976-2015) e incluso el estupendo filme Warrior (2011).  Se demanda ESPECTÁCULO de alta intensidad, del bueno: lo exige esta historia tanto como lo que lograban las épicas en vivo del Julio César Chávez de la vida real. Hoja de muestra la mítica pelea de 1993 en la que le destrozó la boca a Greg Haugen ante un atiborrado Estadio Azteca que exigía la restitución de la dignidad nacional en guantes del sonorense.

La serie es correcta pero no logra ese nivel de emoción. Vemos al Julio César doméstico que alterna con la grandilocuencia de sus triunfos, pero la audiencia quizá esperaba encontrar también al Julio César de la epopeya (con hervida sangre latina) y éste no aparece en esos términos por decisiones de guion, producción y edición. La pelea está en escena, faltó la campal con un knock out de paroxismo dramático.

download.jpg

Si deseamos aprender con franqueza, el combate de El César en las pantallas hispanas, nos alecciona para lo que viene en la industria de la televisión.

Por Daniel Lares Muñoz

                                                    TV&SHOW / Rondero’s Medios

Otras notas que te pueden interesar:

Como Churchill, Oldman va por el Oscar

Aniquilación con Natalie Portman, llegará a la plataforma el 12 de marzo por Netflix

Demandan por plagio a “La forma del agua”… otra más