“Mulan”, el filme de Disney, se politiza por las represiones chinas

LOS ÁNGELES.– La eterna polémica entre Estados Unidos y China también se traslada al cine. La controversia esta vez para Estados Unidos es Disney y su producción cinematográfica del momento: MULAN. 

El agradecimiento es de Disney por rodar la película en territorio chino. En particular, en los créditos se agradece a seis agencias gubernamentales chinas que operan en Xinjiang, una región donde el gobierno ha creado campos de internamiento, aunque oficialmente se denominen ‘Centros de educación y formación profesional’, con el objetivo de ‘reeducar’ por la fuerza a la población de Uigures, un grupo étnico de religión islámica de habla turca. 

Pekín está acusado de llevar a cabo una campaña de violaciones de derechos humanos mediante detenciones masivas, desapariciones, trabajos forzados, esterilización forzada, así como la destrucción de la herencia uigur. 

MULAN fue lanzada el fin de semana pasado en la plataforma de transmisión Disney +.

Por tanto, las críticas a la película fueron mucho más allá del aspecto cinematográfico. Se estima que China ha encerrado a más de un millón de uigures en campos de internamiento.  

“Solo puede empeorar – se lee en Twitter -. Ahora, cuando miras a Mulan, no solo cierras los ojos a la brutalidad policial y la injusticia racial (refiriéndose a las posiciones pro-China de algunos actores), pero también es potencialmente cómplice del encarcelamiento masivo de los uigures. #boycottMulan”.

Esta película – explicó Tahir Imin, activista uigur afincado en Washington – fue realizada con la asistencia de la policía china mientras que al mismo tiempo esta policía cometía crímenes contra la población uigur en Turpan.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios