“Celebrando EU” en la investidura de Biden, contará con: Lady Gaga, J.Lo, Lovato, Bon Jovi y Timberlake

WASHINGTON.- Todo un performance especial se ha preparado para la investidura del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, el próximo 20 de enero, evento que será presentado por el actor Tom Hanks y que contará durante 90 minutos con las actuaciones de artistas como Lady Gaga, Jennifer López, Demi Lovato, Jon Bon Jovi y Justin Timberlake , mientras que Lady Gaga será la encargada de cantar el himno del país.

CELEBRANDO ESTADOS UNIDOS ha sido denominado el programa que será trasmitido a las 20.30 horas el próximo miércoles 20 de enero (01.30 GMT del jueves) por las principales cadenas de televisión estadounidense, destacó en un comunicado el denominado Comité de Investidura Presidencial, una organización sin fines de lucro independiente del equipo de transición oficial. Entre los artistas invitados destaca también Ant Clemons, según la información.

El segmento, de 90 minutos que contará con intervenciones de JOE BIDEN y la vicepresidenta electa, KAMALA HARRIS, “celebrará a los héroes estadounidenses que están ayudando a sus conciudadanos a superar esta crisis”, agregó la nota, resaltando además la resistencia, el heroísmo y el compromiso del pueblo de unirse para “sanar y reconstruir”.

“Esta inauguración presenta una oportunidad única para destacar la resistencia y el espíritu de Estados Unidos unido”, afirmó el presidente del comité de investidura, Tony Allen.

El programa se transmitirá en las cadenas de televisión CBS, ABC, CNN, NBC y MSNBC, y se también por YouTube, Facebook, Twitter, entre otras plataformas en línea.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Hace 40 años la conmoción fue global: ¡asesinaron a John Lennon!

NUEVA YORK.- Hace 40 años asesinaban a John Lennon y nacía el mito más grande la música popular contemporánea. La noche del 8 de diciembre de 1980, una serie de disparos efectuados por un fan desequilibrado que lo estaba esperando en la puerta de su vivienda en Nueva York ponían fin de manera prematura a la vida de JOHN LENNON, fundador y líder carismático de The Beatles; y referente indiscutido de una generación que experimentó algunos de los cambios más importantes a nivel social y cultural del siglo XX.

Aunque al momento de su muerte el artista británico ya se erigía como una especie de leyenda viva, tanto por haber conformado junto a Paul McCartney la sociedad compositiva más importante de la música popular contemporánea, como por simbolizar una verdadera revolución cultural; el fatal desenlace lo convirtió en el mito más grande del espectáculo moderno.

Ocurre que el icónico músico no solo conmovió a millones de jóvenes en todo el mundo con las nuevas estéticas propuestas desde el famoso cuarteto, sino que además representó una era en la que la juventud alzó su voz contra un conservador orden establecido por el mundo adulto a nivel político y socio-cultural.

En tal sentido, la música de Lennon expandió a límites insospechados a la música pop, pero además expresó los sentimientos de una generación nacida en la posguerra, que buscaba un cambio de época a través de una libertad que confrontaba viejos prejuicios.

Nacido el 9 de octubre de 1940, en Liverpool, en medio de uno de los recurrentes bombardeos de la Alemania nazi a su preciado puerto, Lennon fue producto de su tiempo y de su propia historia familiar, marcada por el abandono de sus padres y las exigencias de su tía, encargada de su educación, para que diera respuesta a los mandatos sociales de la época.

John transcurrió su infancia tironeado internamente por la herencia del espíritu libre heredado de su padre Alfred, un marino amigo de la diversión; y del desparpajo de su joven madre Julia, quien delegó su crianza para poder rehacer su vida; y las severas reglas fijadas por su adorada tía Mimi.

En una ciudad y un contexto en el que solo el fútbol y el humor aparecían como alternativas para los jóvenes de eludir un inexorable destino familiar, Lennon encontró en el arte su válvula de escape; primero a través del dibujo y las historietas, y luego en el rock and roll y la rebeldía que encarnaban Elvis Presley y James Dean, respectivamente.

El sueño de replicar el furor de Elvis en su tierra natal tomó forma cuando conoció a Paul McCartney, un joven con asombrosa destreza para la música, y lo incluyó en el aficionado grupo que había formado con compañeros de su colegio. Tras varios años embrionarios –marcados a nivel personal por los severos reproches de su tía para que encauzara su vida y por la trágica muerte de su madre, de la que fue testigo-, la banda, a la que había bautizado como The Beatles y que completaban George Harrison y Ringo Starr, estaba lista para conquistar al mundo.

Sin embargo, así como en su vida personal se debatía entre las exigencias de Mimi y su espíritu rebelde, Lennon mostró signos de disconformidad hacia los mandatos que el mundo del entretenimiento concentraba en el grupo, que hacia la primera mitad de la década del `60 ya era un fenómeno mundial.

En medio de la efervescencia juvenil y el desparpajo que suponía la irrupción del nuevo orden que simbolizaba The Beatles, John se animaba a plantear reparos, a través de algunas canciones como Help! o I´m a loser; y de algunas actitudes y declaraciones provocativas que podían tener como blanco a “indiscutibles” como la Reina de Inglaterra o el propio Jesucristo.

El verdadero Lennon iría mostrando sus cartas con el correr de los años, a nivel musical con exploraciones psicodélicas, producto de su amor por el surrealismo y el consumo de drogas lisérgicas; y en el plano social, con posturas radicales que dejaban de lado los esfuerzos por agradar al público más conservador.

La segunda mitad de los `60, cuando los jóvenes que lo habían tomado como un ícono comenzaron a impulsar cambios profundos en la sociedad, la llegada a su vida de Yoko Ono, su gran amor, abrirían las puertas para que el artista encontrara su rumbo definitivo.

La vanguardista artista japonesa fue la gran responsable de la deconstrucción del músico, quien no solo se animaría a experimentaciones sonoras que lo alejarían poco a poco de sus compañeros de grupo, sino que también radicalizarían su discurso político.

El despojo final de los mandatos tradicionales estaría dado por el viraje de Lennon hacia el feminismo. Su romance con Yoko suponía la ruptura de su primer matrimonio con Cynthia Powell, la abnegada novia de la adolescencia con la que se había casado cuando supo que esperaban un hijo y a quien mantuvo relegada en todo sentido.

El joven que había escrito canciones como Run For Life, en la que le decía a su chica que “prefería verla muerta en vez de con otro hombre” y de la cual abjuraría más adelante; transitó un proceso que lo llevó en 1972 a componer Woman Is The Nigger Of The World o a lamentar poco antes de su muerte no haber incluido a Yoko como coautora de Imagine, su tema más emblemático, por presiones sociales y de la industria.

Más allá del camino recorrido, la honestidad brutal en su música fue la gran constante en la trayectoria de Lennon, lo que se reflejó en discos como Plastic Ono Band, de 1970, su primer trabajo “post-Beatles”; o en Sometime in New York City, de 1972, su álbum más politizado.

La citada deconstrucción de Lennon tuvo su punto culminante cuando en 1975 abandonó la actividad para dedicarse de lleno a la familia que conformaba con Yoko y Sean, el hijo de ambos; luego de años marcado por excesos y enfrentamientos con el gobierno estadounidense de Richard Nixon, país en donde se había radicado.

Su efímero regreso en 1980 con Double Fantasy mostró a un artista con líricas y una estética sonora lejos del riesgo y la vanguardia encarada años atrás; más orientado a sus antiguos seguidores que a seguir ofreciéndose como emblema de cambios sociales.

Sin embargo, Lennon ya era una leyenda y solo restaba el accionar criminal de un lunático a quien su arte había fascinado para que naciera el mito más grande de la música popular contemporánea.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Quino en voz propia, homenaje de Canal 22 al humorista universal

Esta noche a las 23:30 horas, Canal 22 rinde homenaje al humorista gráfico e historieta argentino, JOAQUÍN SALVADOR LAVADO TEJÓN, mejor conocido como QUINO, creador de la icónica tira cómica Mafalda.

En el episodio de la serie documental Escritores en primera persona, se entrevista al dibujante hijo de migrantes andaluces, quien comparte cómo fue su infancia.

De viva voz, QUINO relata la influencia artística de su familia, la radio y el tango en el imaginario argentino, su paso por la Universidad de Bellas Artes, sus revistas de referencia como Rico Tipo, su aprendizaje al lado de Guillermo Divito, y cómo desarrolló el humor en sus historietas.

También conversará y recordará sobre el nacimiento de su obra más famosa: Mafalda, cuyo personaje entrañable forma parte de la cultura pop latinoamericana, así como la creación de otros personajes que se fueron sumando a la historieta como Don Manolito, Miguelito y Felipe; y la manera de abordar temas tabú sin herir la sensibilidad del público.  

Además, se suma la opinión del escritor invitado Gustavo Nielsen, arquitecto y dibujante argentino, quien habla de los elementos en las historietas de Quino, como la ternura y el humor, y el impacto de su obra en la cultura.  

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

Llora Mafalda: murió Quino, su creador y consejero a los 88 años

BUENOS AIRES.- El jueves 17 de septiembre Quino se acostó a dormir la siesta y no volvió a despertar: un ACV causado por el Parkinson que lo aquejaba hace años. Joaquín Salvador Lavado Tejón comenzó a despedirse lentamente aquel día y murió este día después de que Mafalda, su máxima creación artística, la más celebrada a nivel mundial, pero no la única, cumplió 56 años.

Quino nació hace 88 años en San José, Guaymallén, donde hizo los primeros dibujos sobre la mesa de madera de la casa familiar, donde la guerra civil española era tema de debate permanente. Su corazón se apagó en su casa de Chacras de Coria, adonde se había radicado hace tres años, ya de regreso a la Mendoza natal. Alicia, su otra mitad, su mano dereca, había fallecido años atrás.

Estaba rodeado de familiares. De sus sobrinos. De sus sobrinos nietos. De los cuidadores profesionales.

Las redes sociales se poblaron rápidamente de mensajes, de evocaciones, de tristeza y de viñetas de Mafalda y sus amigos despidiendo al creador. Al padre.

Roberto Sergio Lavado es uno de los cinco sobrinos por parte de los Lavado. Diario UNO lo llama cuando la noticia sorprende y quema en las redacciones y en las redes sociales.

“Se fue tranquilo. El Parkinson lo había complicado mucho en los últimos años pero la pandemia de coronavirus lo fue apagando de a poco”, dijo el abogado penalista e hijo de Roberto Lavado, quien dejara un gran legado al Derecho Penal mendocino.

En Buenos Aires, Julieta Colombo, sobrina y representante de Quino durante los últimos años, atiende el celular. “Quino estaba muy debilitado por cuestiones de salud propias de la edad. Su partida es una situación triste y difícil pero la pandemia hace todo más difícil”, dice.

Paradoja de la vida. El martes, el planeta soplaba las velitas por el cumpleaños de Mafalda. Ahora, el mismo planeta, al que Quino diagnosticó tan enfermo de guerras, dictaduras y egoísmo tantas veces, se estremece por la noticia de la muerte del creador de aquella niña rebelde y respondona que nació para darle vida a una marca de heladeras.

Quino había cumplido años el 17 de julio pero en mayo el planeta pudo verlo y escucharlo hace cuatro meses. Aunque más no fuera a través de las pantallas.

Fue por el estreno del documental Buscando a Quino, obra inédita sobre la vida y obra del artista. Dirigido y conducido por el actor Boy Olmi, el trabajo de CONECTA + Fiis salió al ruedo simultáneamente en Argentina, Chile y España y puede ser visto en Youtube.

Y claro que la muerte de Quino es una noticia de alcance mundial. Si él era el que ponía sobre la mesa todos los males que aquejaban al mundo.

CON INFORMACIÓN DE ANSA

TV&SHOW/ Rondero’s Medios