Con Letra Grande: “60 AÑOS DE SOLEDAD”, LA VIDA DE CARLOTA

Carlota pasó de un cuento de hadas a un infierno. Ésta es la historia de ese infierno. 60 AÑOS DE SOLEDAD (Editorial Grijalbo), el más reciente libro del escritor hidrocálido GUSTAVO VÁZQUEZ LOZANO, en el que la emperatriz volvió a ser princesa.

Después de que su marido fuera fusilado en el Cerro de las Campanas, la consentida, la enamorada, se convirtió en una paria de las monarquías europeas y pasó sesenta años en la locura. Esta obra es la primera que se concentra en las seis décadas que Carlota de Sajonia-Coburgo-Gotha vivió después de que se derrumbara el Segundo Imperio Mexicano, y ofrece un estudio lúcido de uno de los personajes más apasionantes en la historia del país.

UN DATO:

Aquí hablan los diarios de los médicos de Carlota, los papeles de Adrien Goffinet (administrador de sus bienes), testigos de aquellos años, archivos reales, las cartas de su servidumbre, bitácoras de viajeros y la prensa europea de la época.

Paso a paso, se revela cómo la “princesa más triste del mundo” terminó convertida en un peón. Y cómo, de las ruinas del México de Maximiliano, surgió el imperio privado del rey belga Leopoldo II en el Congo.

carlota_mexico.jpg

HAN DICHO:

“Yo pienso que va a ser la princesa más bonita de Europa.¡Si tan sólo eso le trajera la felicidad!” Leopoldo I, padre de Carlota, cuando ésta tenía 16 años.

“Soy apática. No tengo ambición de nada. No soy suficientemente ardiente en mis estudios. La única cosa que quiero es aquello que no puedo obtener, lo cual prueba que debo de tener un espíritu deforme”. Carlota, a los 16 años

“Tú, que nacida sobre regia cuna nunca el dolor de cerca has contemplado; tú, la hija feliz de la fortuna, ampara siempre al pueblo desgraciado”. Poema para Carlota de Soledad Manero a su llegada a Veracruz, 1864.

51EXfKlV0tL._SY600_.jpg

DEL AUTOR:

Aguascalientes, México, 1969. Es escritor, traductor y maestro de escritura creativa. Parte de su obra ha sido traducida al inglés, portugués y ucraniano. Ha publicado más de treinta libros, especialmente de género histórico y biográfico. Destacan sus obras sobre Pancho Villa, Maximiliano de Habsburgo y el Escuadrón 201. En México obtuvo el Premio Nacional de Cuento Beatriz Espejo y ganó el Certamen Internacional de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz. Su novela La Estrella del Sur fue incluida como lectura para los estudiantes de español en la Universidad de Moscú. Actualmente trabaja en una novela sobre la historia del rock en México.
CON LETRA GRANDE

YO NO

Hacer frente al nazismo se dice fácil, pero vivirlo y afrontarlo como lo hizo el historiador y periodista alemán JOACHIM FEST (1926-2006), resulta atípico y conmovedor. YO NO (Editorial Taurus, 317 páginas), es un libro que recoge la resistencia al régimen nazi de una familia católica alemana desde la profunda convicción moral de su padre del autor –quien falleció poco tiempo después de escribirlo-.

Prisionero en carne propia, Fest recrea en estas memorias sus años de infancia y juventud, una visión íntima de sus vivencias más directas durante esos años oscuros, con la temprana prohibición de ejercer la enseñanza que sufrió su padre, sus lecturas durante el servicio militar o su intento de fuga de un campo de prisioneros estadounidenses.

Los lectores de YO NO, el rechazo del nazismo como actitud moral, podrán hallar y comprender los rasgos y mecanismos del nazismo.

JUDIOS.jpg

“Yo no habría podido escribir sobre mis más tempranos recuerdos si a comienzos de los años cincuenta la radio no me hubiera encargado un relato sobre la historia reciente de Alemania. Como el material bibliográfico no era por entonces muy amplio, completé el estudio, hasta donde fue posible, con conversaciones con testigos de esa época, desde Johan Baptist Gradl hasta Ernst Niekisch, pasando por Heinrich Krone. Pero a quien más consulté fue a mi padre, quien como ciudadano políticamente comprometido había vivido en primera persona los conflictos y padecimientos de esa época. Por supuesto, estas conversaciones pasaron pronto al terreno personal y pusieron de manifiesto problemas familiares que yo había vivido, pero de los que apenas me había dado cuenta.

“No he pretendido hacer una historia de la época de Hitler, sino plasmar su reflejo en un entorno familiar. Por ello, predomina lo que se ha vivido, lo incidental, incluso simplemente lo anecdótico, que forma parte de la vida.

Joachim-Fest-fhd.jpg

UN FRAGMENTO:

La visita de Fengler nos llevó otra vez al pasado. Mi padre estaba furioso y divertido al mismo tiempo. Volksgemeinschaft. ¡Por Dios! ¡Ese tipo repugnante produce náuseas!”. Después de todas las cosas incomprensibles que se habían llevado a cabo de manera oficial a través de las leyes, la exclusión de todos los judíos de las profesiones civiles, incluidos médicos y farmacéuticos, la retirada de aparatos telefónicos y la “estrella amarilla”, ahora, continuaba mi padre, se atenta cada vez más contra la gente corriente de la calle y se inventan nuevas formas de acoso para las autoridades. Los judíos no se podían sentar ya en los bancos de los parques, no podían “apestar con sus paseos el fresco aire del bosque alemán”. Tampoco podían ya estar suscritos a revistas y periódicos, y el doctor Meyer, que hasta hacía poco había sido un gran “paseante”, había tenido que entregar su bicicleta y su máquina de escribir. Hacía poco se había decretado que los judíos tampoco podían tener animales domésticos como perros, gatos, canarios o hámsters”.

CON LETRA GRANDE

TV&SHOW / RONDERO’S MEDIOS

Otras notas que te pueden interesar:

Estrenará serie sobre Freud, Netflix

La radio está mejor que nunca

TELÉVORO: LA DECADENCIA SE HA INSTALADO EN LA TELERA ABIERTA