Con Letra Grande: El Informe Hitler

Hitler sabía usar con mucha habilidad los esquemas mentales del pueblo alemán y movilizaba grandes masas aludiendo a problemas políticos reales o de su supuesta candente actualidad. Como orador poseía capacidad de sugestión, tanto en conversaciones privadas como en reuniones de masas, todo ello contiene EL INFORME HITLER (Tusquets Editores, 622 páginas), traducido por Henrik Heberle y Matthias Uhl para un único lector: Josif V. Stalin.

En mayo de 1945, recién conquistado Berlín, unos agentes de los servicios secretos soviéticos -el temido NKVD- merodeaban entre las ruinas de la cancillería del Reich para cumplir una orden de Stalin: averiguar si realmente Adolf Hitler había muerto. Pero el dictador soviético también sentía curiosidad por los métodos empleados por Hitler para mantener un feroz control sobre la población alemana.

Pronto descubrieron entre los millares de prisioneros alemanes a dos importantes cautivos, Otto Günsche y Heiz Linge, ayudantes personales del Führer que gozaron de su confianza y que cumplieron la orden final de quemar el cadáver del dictador alemán tras su suicidio.

Desde su captura hasta 1949, Günsche y Heinz Linge, desgranaron, para el llamado INFORME HITLER, los rasgos de la vida privada de este que más podría interesar a Stalin: su relación con las mujeres, la dependencia de medicamentos, sus vulgares gustos musicales o sus bromas acerca de Chamberlain o Franco.

En la introducción de EL INFORME HITLER, Richard Obery señala: “El expediente es importante no tanto por la posibilidad de que Stalin lo leyese, sino por lo que podía decirle sobre la personalidad y el comportamiento político de Hitler. Había algunas similitudes entre los dos personajes y Stalin debía de haber reconocido por lo menos algunas de ellas mucho antes de leer aquellas páginas. Ambos eran políticos populistas cuya suerte se vio transformada por una profunda crisis social y política que les ayudó a gravitar desde los márgenes hasta el centro de la político.

UN DATO:

El informe Hitler ofrece una perspectiva inesperada y original del Tercer Reich y de su líder. Como documento histórico debe usarse con prudencia. Es mucho lo que en él se ha omitido adrede y mucho lo que sus dos autores soviéticos desconocían. El relato es una aproximación y no una réplica exacta de la realidad histórica. Pero, en lo referente a la verdad histórica general, no resulta ni más ni menos apropiado que las numerosas crónicas occidentales sobre Hitler y la guerra que pretenden que la Unión Soviética fue un complemento del esfuerzo bélico en vez de un elemento fundamental.

EL INFORME HITLER es un recordatorio oportuno de que el centro de la terrible transformación que la crisis europea obró en el siglo XX fue la pugna entre dos tiranos extraordinarios y entre los dos sistemas que encabezaban.

CON LETRA GRANDE

TV&SHOW/ Rondero’s Medios

DE ADOLF A HITLER, de bicho raro a líder

DE ADOLPH A HITLER (Editorial Taurus), es un apasionante relato, escrito por el prestigioso y galardonado historiador Thomas Weber.

Cómo pudo ser ante los ojos del mundo y de su propia nación, que un tipo solitario, torpe y desempleado, sin cualidades de liderazgo reconocibles y con ideas políticas fluctuantes, se convirtiera en el líder seguro de sí mismo y violentamente antisemita con quien por desgracia el mundo pronto se familiarizaría.

Hitler niña 2.jpg

No es la primera vez que Thomas Weber se adentra en la vida de uno de los hombres más crueles de todo el siglo XX: Adolf Hitler. Además de haber colaborado con Ian Kershaw en la elaboración de su biografía sobre el führer y de haber escrito más de un centenar de artículos sobre el tema, en 2012 publicó La primera guerra de Hitler (Taurus), un libro en el que desmontaba el mito del soldado valeroso que se había levantado en torno a la figura del líder nazi. Sin embargo, la escritura de aquel ensayo, así como la lectura de la bibliografía existente sobre el personaje, le hizo comprender que continuaban habiendo muchas lagunas en torno al político alemán, motivo por el cual ahora entrega De Adolf a Hitler.
De hecho, Weber reconoce en el prólogo que, durante muchos años, estuvo obsesionado con una sola pregunta: ¿en qué momento se radicalizó el joven Hitler? Para descubrirlo, rebuscó en los cientos de volúmenes existentes sobre el creador del partido nazi, así como en los documentos desperdigados por medio continente, llegando a la conclusión de que, a lo largo de las últimas décadas, se habían dado tres tipos de respuestas a dicho interrogante: en los 90 se defendió que el fanatismo de Hitler apareció en sus años de juventud, cuando todavía vivía en Austria.
Algún tiempo después, cuando se descubrió que no había sido así, los investigadores lanzaron la hipótesis de que se radicalizó durante la I Guerra Mundial y durante los convulsos años que se vivieron posteriormente en Baviera. Pero esta teoría también quedó desmontada cuando apareció una generación de historiadores que llegó a la conclusión de que Hitler endureció sus opiniones durante su estancia en el Munich posrevolucionario, momento en el que absorbió ciertas ideas que flotaban en el ambiente.
Weber no se sintió satisfecho con ninguna de esas respuestas y, harto de especulaciones poco fundamentadas, se puso a escribir De Adolf a Hitler, una biografía acotada en la que trata de responder a una única pregunta: «¿Cómo es posible que Hitler se transformara, en tan solo un año, en un consumado propagandista del incipiente partido nazi, y que muy poco después llegara a convertirse no solo en el jefe de este partido sino también en un político hábil e intrigante?». Y, para contestar, el autor se ciñe a los años de formación del líder nazi. De hecho, este libro sólo aborda el periodo comprendido entre 1918 y 1926, prestando la misma atención a la biografía de Hitler que a la de Alemania y Múnich, una ciudad que pasó de ser una república comunista a convertirse en el epicentro del nazismo.
A lo largo del medio millar de páginas que compone De Adolf a Hitler, el autor derriba no pocos mitos sobre el genocida –prestando especial atención a las mentiras que contiene Mi lucha– y lanza la teoría de que aquel soldado a quien todo el mundo consideraba un bicho raro se transformó en un político de altura en 1919, cuando sus superiores decidieron nombrarlo representante de la compañía a la que estaba destinado. Aquel salto hizo que Hitler se sintiera por primera vez capaz de liderar un grupo. Y disfrutó tanto dirigiendo los pasos de sus compañeros que, algunos años después, pretendió hacer lo mismo con el destino de Europa.

MOMENTOS CLAVES ENTRE 1918 y 1926:

El bicho raro (1918-1919): A su regreso de la I Guerra Mundial, Hitler se unió a la revolución socialista que se gestaba en Múnich. Se alistó a un ejército que defendía el comunismo e incluso defendió a los judíos que ya empezaban a ser perseguidos. Esta actitud hace que Weber lo considere un ‘oportunista’ que se unía a las causas políticas más por interés propio que por amor a su país.

El nacimiento del líder (1919): Durante sus primeros meses en Múnich, Hitler se empapó de las ideas de los radicales de izquierdas y apoyó el alzamiento del régimen revolucionario. Pero la vida de aquel soldado obediente, silencioso y burócrata dio un giro de ciento ochenta grados el día en que lo nombraron representante de la compañía militar donde está destacado. Fue entonces cuando descubrió su gusto por el liderazgo.

Transformación ideológica (1919): El día en que Múnich se convirtió en una república soviética, Hitler apoyó la alianza con Moscú. Muchos soldados abandonaron el ejército asustados ante el cariz de los acontecimientos, pero él no tenía ninguna familia a la que acudir y decidió continuar su vida castrense. Cuando Berlín envió a las tropas para aplacar la revuelta, Hitler vio su futuro tambaleándose. Pero era un «oportunista» y enseguida se cambió de bando, pasando a ser un confidente del gobierno legítimo. Además, se apuntó a un curso de propaganda contra los ideales de la izquierda y absorbió el argumentario con tanta eficiencia que acabó convertido en un ferviente opositor a cualquier movimiento político que no buscara la fortaleza de Alemania.

Los primeros apoyos (1920): Hitler empezó a dar charlas contra el bolchevismo y, poco a poco, desarrolló sus teorías antisemitas, según las cuales Alemania se estaba debilitando por culpa del materialismo de los judíos. Por tanto, su antisemitismo nació siendo una derivación de su anticapitalismo. Al mismo tiempo, Hitler se aproximó al DAP (Partido Obrero Alemán), consiguiendo ganarse a sus afiliados gracias a las dotes de oratoria que ya mostraba. Poco después, introdujo cambios en el partido para convertirlo en el NSDAP (Partido Nacional Socialista Obrero Alemán) y para alzarse como su único líder.

Un genio llamado Hitler (1920-1922): Hitler comprendió enseguida que el pueblo necesitaba un genio que le guiara y reinventó su propio pasado para que la gente le viera como tal (llegando a compararse con Jesucristo). Con todo, carecía del apoyo de las clases pudientes, algo fundamental para conseguir triunfar. La suerte le sonrió el día en que los hombres adinerados de la Liga Pangermánica le tendieron la mano. Por aquel entonces, no pocas personas se referían a él como El Mussolini alemán.

Un líder mentiroso y fracasado (1923-1926): Obsesionado por reescribir su propio pasado, Hitler escribió una autobiografía –plagada de mentiras– que hizo firmar por otra persona para que pareciera un hombre merecedor de una biografía. Después, convencido de que ya tenía la suficiente proyección nacional como para hacerse con el poder, reunió al establishment de Baviera para apoyar el famoso putschcervecero de 1923. Pero se equivocaba. Su golpe de estado fue un completo fracaso y, mientras huía hacia Austria, su coche se estropeó. Ya encarcelado, se lanzó a escribir otro libro plagado de falsedades: Mi lucha.

http_%2F%2Fi.huffpost.com%2Fgen%2F2439234%2Fimages%2Fn-HITLER-628x314.jpg
ASÍ COMIENZA “DE ADOLF A HITLER”:

adolf-hitler.jpg                                      HAN DICHO:

«El libro más importante sobre Hitler y el nazismo desde la monumental biografía de Ian Kershaw». Harold James

«Un retrato absolutamente cautivador y original de un genio perverso en toda su grandeza y horror». Michael Ignatieff

«Enormemente importante: una contribución genuina a nuestra comprensión de uno de los ogros de la historia». Rofer Moorhouse, BBC History Magazine

«Esta completa obra debería ser el libro de referencia sobre Hitler y los orígenes del partido nazi». Library Journal

«Esta impecable investigación cuenta la transformación de este oportunista sin rumbo en un orador vehemente que contaba con el apoyo de millones de personas». Booklist

«Una convincente y original investigación que ofrece una comprensión más completa de la mente y los motivos del demagogo». Kirkus Reviews

DEL AUTOR: Thomas Weber es profesor de Historia Europea e Internacional en la Universidad de Aberdeen y dirige el Centre for Global Security and Governance. Desde que se doctoró en la Universidad de Oxford ha mantenido colaboraciones y dado clase en la Universidad de Harvard, en el Institute for Advance Study de Princeton y en las universidades de Pensilvania, Chicago y Glasgow.

Su primer libro, Lódz Ghetto Album, ganó un Golden Light Award en 2004 y un Infinity Award en 2005. El segundo, Our Friend “The Enemy”, recibió el Duc d’Arenberg History Prize por su exposición de la historia y la cultura del continente europeo. También es autor de La primera guerra de Hitler (Taurus, 2012).

CON LETRA GRANDE

TV&SHOW / RONDERO’S MEDIOS

Otras notas que te pueden interesar:

Guión escrito por Stanley Kubrick, descubierto

Cher lanza un álbum con temas de ABBA

NETFLIX HARÁ SERIES Y PELICULAS DE LAS HISTORIAS DE MARK MILLAR